Ultimos Temas
Reapertura [17/8]

Reapertura del foro!
Dominio personalizado!
Nuevos personajes Cannon disponibles
Nuevas tramas y actualizaciones
Anuncios
Our Staff
Gabriel
Admin
MensajePerfil
Amethyst
Admin
MensajePerfil
Gray
Admin
MensajePerfil
El staff esta disponible por me para cualquier duda que puedan tener. Si su problema es tecnico o no es personal se les pide que por favor utilicen el subforo de dudas /quejas y sugerencias ya que su duda podria ser tambien la de otro, de esta formar redistribuimos la información y ayudamos mas a nuestros usuarios. Agradecemos su colaboración
Links rapidos
Los reconocidos
Award
Award
Award
Los mas buscados
Wanted
Wanted
Wanted
Wanted
Normas Basicas
❧ Nada de Fisicos humanos, este es un foro anime
❧ El mínimo de líneas por post es de diez completas
❧ El tamaño predeterminado para los avatares es de 180x400 ni mas ni menos
❧ El tamaño máximo para las firmas es de 500x500 y se pueden tener máximo 2 en la firma visibles, si se quieren tener más se pueden meter entre Spoiler.
❧ Solo se puede mantener un maximo de 4 cuentas

Creditos & agradecimientos
El diseño del foro fue hecho por Sylver de Glintz, agradecemos a las comunidadesde Glintz por sus maravillosos tutoriales y trucos para nuestro foro y a la comunidad de Source Code por compartir los codigos que utilizamos para nuestro querido Silent. Las imagenes son de sus respectivos autores, solo fueron retocadas y editadas por el staff para mantener la armonia del foro. La trama es una ficcion original creada por el staff, con adaptaciones de otros escritos, modificados y adaptados a la ficción para nuestros propocitos. Agradecemos especialmente a Eniozu, Frejya, y Kata por su apoyo para nuestra comunidad. Y obviamente a todos los usuarios de Silent Soul que hacen todo esto posible.Ademas queremos incluir en la lista a nuestro corrector ortografico portatil (alias Gray) por su ayuda en la redaccion y correcciones para el foro. Gracias por ayudarnos a mejorarlo
» La Pluma y la Ficción [Cambio de botón-Elite]
Sáb Nov 07, 2015 10:22 pm por  Invitado

» [Privado] El orgullo está para tragárselo.
Miér Ago 19, 2015 4:44 pm por  Inm Ebonfear

» Cry Out [Re-apertura]
Lun Ago 17, 2015 8:20 pm por  Invitado

» [Combate Privado] Encuentro Prevenido
Sáb Ago 15, 2015 1:13 pm por  Marcel Dumont

» Holas Sigue vivo el foro?
Mar Jul 21, 2015 10:07 pm por  Moira LeNoire

» Galerías Vaynese [Tema libre]
Lun Jul 20, 2015 6:25 pm por  Mila Vaynese

» Sobre cuantos personajes se pueden tener
Vie Jul 17, 2015 6:36 pm por  Asmodeus Loki Akibeel

» Other World [re-apertura] Inuyasha, Naruto y Saint Seiya (élite)
Lun Jun 22, 2015 6:29 pm por  Invitado

» Fantasy based in reality // Afiliación Elite
Lun Jun 22, 2015 1:23 am por  Invitado

» Afiliación (Élite)
Jue Jun 18, 2015 11:52 am por  Invitado


Porque los viernes son sólo otro día de la semana... - Libre-

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Porque los viernes son sólo otro día de la semana... - Libre-

Mensaje por Aurel di Genaro el Lun Sep 30, 2013 1:06 pm

¡Hoy era viernes! ¡Y los viernes sólo significaban una cosa! Bueno “un conjunto de cosas”, las cuales giraban mayoritariamente en no hacer nada productivo hasta el domingo en la noche. Dormir, leer, pasear, conquistar chicas lindas… ¡Casi una infinidad de posibilidades! Sin embargo, a pesar de que me gustaría desperdiciar todo mi fin de semana sin hacer nada para contribuir al  mundo, tenía otras cosas de “importancia” que hacer. Ahora, en vez de estar tirado leyendo un libro, estaría horas y horas entrenando en combate… En estos tiempos eran como la Paz Armada, sin saber muy bien cuando comenzarían los verdaderos conflictos entre las distintas razas. Había que estar preparado para que no nos caiga encima como una fiera salvaje. No me quejaba, me gustaba entrenar y combatir era mi pasión, pero era bastante tentador descansar por un rato.

Sonreí, jugueteando con un hilo que se había soltado de mi manga, hasta averiguar que tanto podía tironearlo antes de que se cortara por la mitad. Caminaba a paso lento, algo extraño en mí, mientras balanceaba la espada de entrenamiento en un hombro. Espadas, mazas, arcos, ballestas… Un buen guerrero debía aprenderlas a manejar todas, y no estancarse con una sola. Suspiré, recordando a mi hermanita y su obsesión por las katanas. Eran buenas armas, no lo negaba, filosas duraderas y de largo alcance incluso para alguien con brazos tan cortos como ella. Aunque no en todas las ocasiones uno tiene una katana a mano y, a pesar de que la lleve encima, si los adversarios la desarmaban se quedaría sin posibilidades. Palos, piedras, cadenas… Todo podía ser un arma en momentos de presión, por lo que no se debía siempre confiar en un solo objeto.

Entré al gimnasio, el cual tenía un sector dedicado al entrenamiento. Dejé mi bolso sobre las gradas y me cuando estaba a punto de dedicarme a comenzar, me giré en redondo para encontrarme con un par de ojos que me miraban fijamente –Hey, hola… ¿Quieres entrenar un rato tu también? ¿O buscabas otra cosa? – pregunté con una sonrisa torcida, esperando recibir una respuesta por parte del extraño observador.
avatar
Aurel di Genaro
Estudiantes de Silent Soul
Estudiantes de Silent Soul

Mensajes : 116

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Porque los viernes son sólo otro día de la semana... - Libre-

Mensaje por Invitado el Lun Oct 07, 2013 11:11 am

Hoy era...¿qué día era? No suelo estar muy pendiente de esas cosas, mucho menos la hora. Acostumbro a ser de las que preguntan sin cesar a los demás y nunca recuerda por mucho tiempo lo que le han contestado y esto mosquea a mucha gente, incluso si no lo hago intencionadamente. A menudo, haciendo algo de esfuerzo, logro recordar la fecha. Viernes, sí, eso era, número y mes era ya más difícil de recordar.

Había sido un día como otro cualquiera de la semana, con sus respectivas clases y horarios, un par de recesos y la hora de comer, después de eso llegaba la libertad del fin de semana el cual no había preparado en absoluto y se representaba repleto de indecisiones, junto a varios momentos de aburrimiento. De modo que, sin ganas de empezar los deberes, fui a deambular por los alrededores, sin rumbo ni atención. Primero por el interior de los edificios hasta luego dirigirme hacia los jardines y finalmente a otras zonas exteriores, un poco agotada, pensaba que estaría bien encontrar un lugar solitario donde descansar.

Al final fue por culpa de mi poco conocimiento sobre el lugar, deplorable orientación y mala suerte que acabé entrando en un edificio al azar, el gimnasio de entrenamientos. Sin duda el lugar idóneo para ejercitar el cuerpo y perfeccionar el manejo de armas, de entre aquellas yo también podía usar unas cuantas con considerable habilidad pero eso es algo que nunca iba a decir en voz alta, tampoco soy alguien que esté a menudo involucrada en peleas, no es necesario que los demás lo sepan. Quise tomar alguna de ellas, probar que tanta práctica había perdido, mas me detuve y aparté al escuchar que alguien más entraba. Un chico de cabello rojo, un parche negro cubriendo un ojo y el otro era verde brillante, no pareció percibir mi presencia al entrar pues dejando la bolsa en las gradas sin mucho interés estuvo a punto de ir directamente a entrenar. Ahí estaba yo, anonada e insegura de si era correcto saludar o hacer como que no me había dado cuenta. Pero la situación
cambiaba, él se giró a verme y saludó tranquilamente. He de decir que tardé varios segundos en recapacitar y negar nerviosamente con la cabeza.

- Solo pasaba por aquí... -"y casi empiezo a dar golpes con una espada por toda la sala, pero así es, he venido casualmente", terminar la frase como de vedad la estaba pensando una parte de mí era demasiado atrevido para un desconocido que se acaba de cruzar en mi día- ¿Y-y tú? ¿A qué se debe que vengas a entrenar..?

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Porque los viernes son sólo otro día de la semana... - Libre-

Mensaje por Aurel di Genaro el Lun Oct 07, 2013 9:27 pm

- Se podría que ya es rutina de los viernes - "y de los lunes, martes, miércoles... Diría de los sábados, pero esos días entreno incluso el doble" Comenté entre risas, cortando mis pensamientos a la mitad, después de todo, además de que podría llegar a resultarle pesado saber toda mi rutina, podría llegar a ser peligroso para mí en cierta manera... ¿O no? Era como estar vigilado.

- No muchas personas vienen aquí a "sólo pasar" - dije mientras me acercaba a las armas y comenzaba a tantearlas, buscando una que no sea lo suficiente pesada como para ralentizar ni lo demasiado liviana como para que los golpes se desviaran. Silbé al encontrar la espada perfecta... Aunque la palabra espada le quedaba corta, una larga cuchilla de doble filo y punta chata, muy parecidas a las chucherías chinas con las que mi hermana pasaba el tiempo untando manteca al pan, puesto que para otra cosa más no servían. ¿Kanatas? ¿Katakanas? Daba igual.

- Vamos, que si uno no entrena con el tiempo se oxida. - comenté abandonando mi actitud reservada y guiñándole un ojo. Era viernes, era prácticamente una regla universal tener que estar de buen humor. Además, era más divertido tratar de darle a algo que se mueva más que a una bolsa de arena rellena de arena. - ¡Oh! Claro, sobre eso... - Dije golpeándome la frente en un rápido gesto, hablando conmigo mismo en voz alta. Me reí mientras dejaba la espada en su sitio y me dirigía al armario amurado a la pared. Lo abrí y me hice con un par de espadas de madera. Mejor que nada, puesto que practicar con espadas de verdad era un tanto... irresponsable... Y yo no era de esa manera... Claro...

Volví a reír y le lancé una de las espadas, comprobando sus reflejos a ver si podía llegar a atraparla antes de que cayera el suelo. Golpeé las suelas de mis botas con la espada y me puse en posición defensiva, listo para comenzar - ¿Y que me dices? ¿Estas de humor para perder? - la desafié con un guiño, incitando una conducta completamente deportiva... Claro... "Lo más importante es divertirse"... Me reí con ironía de mi propio pensamiento antes de ponerme serio y esperar a que ella haga el primer movimiento.
avatar
Aurel di Genaro
Estudiantes de Silent Soul
Estudiantes de Silent Soul

Mensajes : 116

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Porque los viernes son sólo otro día de la semana... - Libre-

Mensaje por Invitado el Mar Oct 08, 2013 1:17 am

Suena como si fuese por gusto, ¿te agrada entrenar aquí?- ¿Rutina? Bueno, podía ser incluso si normalmente nadie lo hacía, eso le debía convertir en alguien bastante habilidoso, con mucha más práctica que yo, ni recuerdo cuánto tiempo ha pasado desde la última vez que tuve una simulación de pelea con mi madre, o mi padre. Estaba un poco baja en forma si no se contaban los conflictos callejeros a los que me enfrenté en a calle, de los que no me siento orgullosa, además, eran contra humanos.

- Emh... entonces, supongo que soy la primera. En realidad ni sabía que estaba entrando aquí. -respondí un poco avergonzada de mi torpeza e hice una pausa.- ¿Molesto? - y ahí es cuando me sentí incómoda pensando seriamente que mi presencia estaba interrumpiendo los planes del chico que... ¿cómo se llamaba? No veía oportuno preguntar. Solo me puse cabizbaja.

Fue un gran alivio que no me considerase molesta, en un momento me notaba mas relajada pero aún estaba reacia a acercarme sin que el avanzase primero o me dijese algo. Me quedé allí escuchando como casi hablaba consigo mismo, se me escapó una sonrisa divertida viéndole tan animado y afable con la situación, al menos hasta que se acercó al armario y pude adivinar sus intenciones, me mostré alarmada sobre la idea.- ¡Oh, no, espera! Soy muy mala en esto, en serio, ya ni recuerdo bien como posicionar los pies

Me di cuenta tarde de la forma en la que me había delatado, normalmente alguien que no había aprendido a pelear no se quejaría de un mal juego de pies y ese "recuerdo" también hizo evidencia innecesaria. Tal vez, no se dio cuenta de esto. La espada de madera voló hacia mi, tuve que dar un paso enfrente para alargar la mano derecha y sostenerla antes de que cayese. De nuevo cerró un ojo, ¿es que tenía un tic o algo?- Creo que será rápido. -dije, creyendo que su nivel estaría muy por encima del mío.

Un poco inclinada tome posición de ataque, avanzando a gran velocidad, la suficiente como para seguir pareciendo humana, deslizar la madera entre mis dedos para que girase en un aparente ataque lateral que dio más bien de frente y con mucha más fuerza de la deseada- Lo siento. -murmuré sorprendida y arrepentida.


Última edición por Angelina "Evelyn" Collins el Sáb Oct 19, 2013 7:53 am, editado 1 vez

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Porque los viernes son sólo otro día de la semana... - Libre-

Mensaje por Aurel di Genaro el Mar Oct 08, 2013 10:46 am

- Si, esta bastante equipado, aunque para ser sinceros el lugar donde se entrena es lo menos importante... incluso con un palo de escoba roto y un saco de arena se puede practicar lo suficiente para ponerse en forma... - dije con una sonrisa zanjado el tema, despues de todo no importa el "dónde" sino el "como" y el "cuanto". Es decir, si no se entrenaba diariamente y con enfuerzo entonces era en vano.

- ¿Molestar? Los chihuahuas molestan... - añadí entre risas, muentras continuaba rebuscando entre las espadas, mazas, arcos, lanzas... armamento al fin y al cabo. - Una dama y que ensima sabe de esgrima, ¿Que mejor compañía para un viernes por la mañana? - pregunté feliz dedicandole una sonrisa. De por sí era una persona con bien humor, más si era viernes y mucho más si practicaba. Entrenar me hacia feliz, entrenar con compañía me hacia todavía más feliz.

- Buenos reflejos, y me gusta tu optimismo, prometo se un rival a tu nivel - dije entre risas, tomando su comentario como si fuera un reto. Volviendo a golpear la espada para comprobar su resistencia. Se partiría si impactaba con demasiada fuerza, pero no planeaba lastimar a nadie asi que ese era un detalle menor.

Instintivamente crucé la "espada" sobre mi pecho, haciendo que el estallido resonara por todo el gimnasio. Las vibraciones producidas me entumecieron el codo, pero despues de todo estaba bien. - Bien, pero si planeas quebrarme una costilla deberas esforzarte un poco más... - dije mientras repelía el golpe y la alejaba de mi, saltando hacia atrás y poniendome nuevamente en posición defensiva. Esto resultaba cada vez mas interesante.

- Aunque debo admitir que si estas hubieran tenido filo, me habría rebanado un dedo al tratar de frenar tu golpe - dije mientras caminaba a paso lento a su alrededor, como si fuera un cazador asechando a su presa. Hice una embestida hacia delante, presionando suavemente la punta contra su costado, después de todo, yo si sabía como controoar mi fuerza y dañar no era el objetivo de las practicas.

Me rei y me aleje nuevamente, esparando a que comenzara la verdadera práctica.
avatar
Aurel di Genaro
Estudiantes de Silent Soul
Estudiantes de Silent Soul

Mensajes : 116

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Porque los viernes son sólo otro día de la semana... - Libre-

Mensaje por Invitado el Vie Oct 11, 2013 8:26 am

- Nunca he estado en una sala así, ni siquiera sabia que habían tantos tipos de armas -paseé la mirada por todos los estantes y armarios, varias armas como las espadas de doble filo estaban repetidas pero otras apenas contaban con una unidad, como un enorme mazo o la hoz que si no me equivocaba debía ser mas grande que yo.

- No soy una dama, en absoluto. -agité las manos efusivamente, era imposible darme una denominación tan sotisficada.- Y yo no diría que sé esgrima, no he aprendido nada de eso adecuadamente... -bajé la cabeza, mi aprendizaje se basó en saber coger un palo o espada y saber defenderme con el para no morir, no hubo ningún
nombre para eso.

- ¿Optimismo? Nada de eso, estoy convencida de que vas a derrotarme rapidamente. -relajé por un momento mi posición y por poco no pude bloquear el siguiente ataque, frenándolo con dificultad en el ultimo momento.

- Jamás querría quebrarte una costilla -exclamé alterada y preocupada de haber perdido la práctica controlando mis aptitudes físicas para  retenerlas a unas más humanas. Suspiré lentamente al alejarme de el, dando un paso atrás y colocándome de nuevo en posición.

Contuve la respiración al pensar que podría haber sido la culpable de hacerle perder un dedo.- Lo siento... -murmuraba cabizbaja a la vez que él empezaba a caminar alrededor, tardé un momento en volver a estar alerta, pero fue tarde y ya me había alcanzado, en otra situación, estaría muerta. Le escuché reírse y alguna parte de mi se picó por ello, tomando una pose decidida y tensa, pero no demasiado para poder cambiar en cualquier momento.

La segunda vez que avancé hacia él fue usando mucha menos fuerza pero si mas velocidad de la habitual, empleando un confuso cambio de dirección para colocarme por detrás y avanzar el arma rápidamente hacia el. Escuchándose solo el zumbido de su velocidad y un suspiro calmo por mi parte.

OFF ROL:
Siento la demora, estoy en un viaje y no tengo mucho tiempo para responder

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Porque los viernes son sólo otro día de la semana... - Libre-

Mensaje por Aurel di Genaro el Sáb Oct 12, 2013 9:13 pm

Me reí al escucharla. Lo de quebrarme una costilla o rebanarme un dedo había sido un cumplido... Uno un poco extraño, debía admitir, pero era un cumplido después de todo. - ¡Corazón! No me preocuparía quebrarme una costilla, después de todo es sólo un hueso más... - comenté mientras giraba la "espada" entre las manos, haciéndola tomar cada vez más y más velocidad.

Escuché el aire zumbar cuando se acercó corriendo hacia mí. Fue por el lado ciego de mi ojo emparchado, tal vez por eso me sentí demasiado incómodo y expuesto. Era una práctica sí, pero no iba a parecer débil ante ella. Caminé un paso para un costado, como si estuviera dejándome caer para evitar que su golpe impactara en mí. Después de todo, no era considerado como uno de los mejores luchadores por nada.

- Ahora esto se esta poniendo un poco más interesante... -comenté con una sonrisa de satisfacción, analizándola de arriba hacia abajo. - Fuerza... Velocidad... Deimos ¿no? - pregunté con una ceja alzada, abofeteándome mentalmente por no haberme dado cuenta de ello antes. Me reí, negando con la cabeza, por hoy prometía eliminar aquel tabú contra la raza demoníaca, es decir, después de todo todavía tenían un lado medio humano. - No me subestimes, no necesito que te controles... - le dije un poco ofendido, poniendo los ojos en blanco. Práctica o no, ¡quería una pelea que valiera la pena! Puede que ella sea una Deimos... Pero yo era un Neflim. Estábamos bastante igualados en lo que eran características superiores. Mi "raza" era un poco más ágil y sanábamos más rápido, ellos, eran un poco más fuertes pero casi igual de rápidos.

Esperé pacientemente su próximo ataque, clavado en mi posición defensiva sin moverme siquiera un centímetro. No iba a atacar, eso hubiese sido injusto, más sabiendo que fácilmente podría desarmarla. Sonreí, animándola con la cabeza para que se acercara a atacar. ¿Que haría a continuación? ¿Atacaría por atrás, por delante, se escabulliría por un costado, trataría de atacar por arriba...? Me reí, animándome cada vez más por la pelea... ¡Cuando había sido la última vez que me había divertido tanto durante un entrenamiento!

Off Rol:
Hey, no te preocupes! Por cierto, Aurel es engreído y buen luchador ya desde que era un cannon llamado Ennio, así que puede que resulte ser medio insoportable y diva... Uhm uhm
avatar
Aurel di Genaro
Estudiantes de Silent Soul
Estudiantes de Silent Soul

Mensajes : 116

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Porque los viernes son sólo otro día de la semana... - Libre-

Mensaje por Invitado el Dom Oct 13, 2013 11:40 am

- ¿Cómo puedes decir que es un hueso más? -dije, ya casi ofendida de su despreocupación- Seguro dolería, yo no quiero hacerte daño... -al contrario que "como se llamase aquel tipo", mi arma de entrenamiento se movía bastante menos, solo para cuando fuese necesario defenderse o atacar, nada de hacerla danzar sin sentido, era bastante molesto verle tan confiado pero no podía permitirme pelear al verdadero nivel que poseo y por lo tanto me vi en clara desventaja. Algo tenía bastante seguro, no era humano pero tampoco parecía un híbrido como yo o deimos.

Esquivó el ataque, tampoco me sorprendió, solo en ese momento la madera rodó entre mis dedos para prevenir de cualquier contraataque, bailando hasta quedar de nuevo en posición. Se había alejado así que bajé un poco la punta de la espada, relajada.

Estuve callada durante los siguientes segundos mientras él hablaba, esa actitud altiva me daban ganas de embestir con todo lo que verdaderamente tenía. ¿Subestimarle? Por supuesto que no, bastante claro tenía a lo que me enfrentaba, un Nefilim, mis motivos de luchar con una habilidad menor no tenían ninguna relación con eso. Que me confundiese con una Deimos no era un incordio, sangre demoníaca corre por mis venas, pero no sé mentir tan bien como quisiera así que negué con la cabeza.

- No soy...Deimos. -murmuré sin añadir nada más, ni una aclaración.

No, no le estaba subestimando. ÉL me subestimaba a mi, y no me gusta, noooo me gusta. Acabé enfurruñada. Soy una híbrido, repudiada, inhumana, pero es esa carencia de humanidad lo que me hace fuerte, no hay sangre que me proporciones capacidades débiles, en su lugar tengo dos tipos de esta luchando eternamente por apoderarse de mi cuerpo. Pero, no quería decirlo, no aún, seguramente él lo supondría pero fui incapaz de reconocerlo en voz alta a alguien más.

Lancé el arma a una no muy gran altura para luego volver a cogerlo por donde sería la punta de la hoja, entre el dedo índice y corazón, como quien lanza cuchillos a la diana. De igual manera, lo lancé, con la punta directa a su cabeza esperando que lo esquivase. Ese tiempo, sería suficiente, suficiente para correr a su lado y cuando el mango pasase por encima de su hombro volver a agarrarlo y girarlo hacia su cuello. Solo el movimiento de velocidad de aparecer allí y mover el arma hizo zumbar el aire.

OFF ROL:
Ya leí su ficha cannon, le queda mejor este nombre que el otro ovo. Y sí que es algo engreído XD, despertará rabietas en Evelyn/Angie *^*

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Porque los viernes son sólo otro día de la semana... - Libre-

Mensaje por Aurel di Genaro el Dom Oct 13, 2013 4:55 pm

¿No era un Deimos? Tenía sangre demoníaca, de eso no me cabía duda, podía intuirlo, prácticamente olerlo en el aire. Chasqueé la lengua. Si no era Deimos, y no era humano, entonces ¿Que otra cosa más quedaba que ser una de esos? - ¿Pero que tenemos aquí...? ¿Una pequeña híbrida perdida? - pregunté alzando una ceja. Esto era más interesante, nunca había peleado contra una híbrida y esto planteaba una situación bastante peculiar. Reí, pensando que ella era la definición de lo mejor de los dos mundos... O por lo menos eso aparentaba. Lo utópico nunca es conciso ni perfecto, y por más perfecto que pareciera, se estaba pudriendo internamente, en la lucha por la supervivencia de su sangre.

La vi tirar la improvisada espada hacia arriba y tomarla por la punta. ¿No se daba cuanta que si fuese un arma de enserio acabaría con los dedos lastimados? Puse los ojos en blanco, sonriendo ante su intento de impresionar. Casi no ví cuando la espada voló así mí, pero al escuchar el aire zumbar, y al ver como desaparecía de mi rango de visión ya tenía una idea bastante clara de lo que buscaba así. ¿Es que pretendía que cayera en un truco tan obvio?
Arrojar cosas al oponente como distracción antes de atacar era la estrategia más básica y poco original que conocía.

Golpeé con un golpe seco y certero el proyectil que iba directo a mi cabeza, escuchando el ruido de la madera al romperse en dos y caer al suelo mientras me giraba en redondo y hacía un barrido con la pierna, sin necesitar verla para saber que se encontraba a mi espalda. Atiné a tomarla de un brazo, para evitar que su cabeza impactara contra el suelo. - No estuvo nada mal, si no hubiese sido tan predecible... - La ayudé a incorporarse, mirando con un poco de asco a los pedazos de madera esparcidos por el piso. - Y otra cosa, no puedes arrojar tu espada hacia tu oponente si vas a quedar desarmado, para eso existen esas... - comenté señalando con la barbilla a una estantería llena de puñales arrojadizos, kunais, shurikens, bumerangs, filos y lanzas de todo tipos y mis favoritos, los anillos. - Si me prometes no ser una amenaza para la humanidad te enseñaré a usar alguno alguna vez... - dije emocionado acercándome a dicha estantería y tomando uno de esos anillos con una mano y girando el filo exterior con un brillo en los ojos. Había dado el combate por concluido, después de todo, su arma estaba echa pedazos en el suelo, y no iba a seguir combatiendo cuerpo a cuerpo. Me valía madres que fuera fuera una híbrido, no iba a golpear a una chica. Me di vuelta y le sonreí, haciéndole una seña con la cabeza. ¡Hace mucho que no tiraba uno de esos! Quería ir a practicar a la zona de blancos, y si tenía suerte, aquella chica aprendería algo sobre "que se puede tirar y que no durante una pelea".

- ¿Que te parece ser mi pupila? Míralo por el lado positivo, clases gratis... - bromeé guiñándole un ojo y pasándole un par de armas arrojadizas y de cuerpo a cuerpo. Dudando un poco antes de pasarle una maza de tamaño y peso considerable, antes de negar, recargarla sobre mi hombro junto con un par de cosas más y comenzando a caminar.

off rol:
Lo siento, tengo que seguir actuando fabulosisimo para mantener mi reputación (?) Ya podrás golpearme con algún arma arrojadiza y hacerme sangrar... o lograr sacarme el parche y ver una fea cicatriz y una cuenca sin ojos buuuu (??) Aunque eso me obligaría a pensar el porque no tiene ojo y usa parche ono
avatar
Aurel di Genaro
Estudiantes de Silent Soul
Estudiantes de Silent Soul

Mensajes : 116

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Porque los viernes son sólo otro día de la semana... - Libre-

Mensaje por Invitado el Dom Oct 13, 2013 6:35 pm

Siempre he pensado que tengo mala suerte, de todas las razas, tuve que nacer así, algunos dirán que es genial tener la fuerza de un demonio y un ángel juntos pero se equivocan, nadie te toma por humano cuando SÍ que sientes, ni un bando ni el otro puede aceptarte jamás y por si no fuese suficiente, esas habilidades conjuntas tienen que ser soportadas por un cuerpo débil que a cada momento se retuerce por dentro, como si la sangre de demonio fluyese a contracorriente con la de ángel. No contesté a su pregunta, centrada más bien en ignorar los pinchazos por todo el cuerpo y el ardor de la sangre bombeando a una velocidad anormal.

Tampoco es como si hubiese esperado ganar, ni deseado, seguramente solo quise ser un poco reconocida y tratar de que dejase de actuar tan a la ligera, conseguí por lo menos que se comportase algo más serio al detenerme. La madera se había hecho añicos y aunque la sangre hervía, tenía frío. Me liberé de su aguante y tosí un poco.

- No estoy desarmada... -murmuré casi para mí misma, solo con autolesionarme podía disponer de armas a gusto, o lesionar al contrincante haciendo que sangre.

"Una amenaza para la humanidad", podía ser una broma, podía no haberlo dicho en serio, pero era una de las frases que peor me hacían sentir: inhumana. Peiné un poco el alborotado cabello hacia atrás mientras él se acercaba hacia las armas, mi cuerpo volvía a rechazarse y era indefinido cuánto durarían esos dolores o si iría en aumento.

- Pero... -reproché recibiendo esas armas desconocidas-...yo no debería aprender a luchar. -es algo siempre dicho, si se hacía fuerte y poderosa irían todos a por ella para que fuese eliminada, mamá siempre lo decía, que tenía que esconderme porque no había bando para mí.

Sin embargo él se iba y no tenía muy claro de sí me había oído o no.- Tampoco necesito todas estas armas. -dije siguiéndole por detrás con un poco de inseguridad, y mareos. Nunca he tenido que usar un cuchillo para cortar o una maza para aplastar, todas esas finas y blancas cicatrices de mi cuerpo por autolesión son el nacimiento de la única arma que necesito, yo misma. Aún siendo medio ángel, la habilidad de sanación no se hereda en los híbridos y acostumbran a quedar pequeñas marcas de heridas hechas con arañazos y mordidas.

- ¿Y por qué querrías enseñarme? -pregunté parándome al fin- Soy medio demonio... ni siquiera tengo sangre humana, ¿no te parece horrible?

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Porque los viernes son sólo otro día de la semana... - Libre-

Mensaje por Aurel di Genaro el Lun Oct 14, 2013 10:37 am

- Nadie esta completamente desarmado nunca... - comenté con una sonrisa seria, sin saber muy bien a ciencia cierta a quue se refería - Pero si tu arma de entrenamiento esta destrozada en pedazos tecnicamente estas desarmada... Recuerda que no es un combate de verdad, no importa que tanto daño hagas sino que tan bien te desarrolles en el combate y cuanto puedas cuidar tus recursos... - concluí como un buen maestro guiñándole un ojo y alzando un dedo como para indicarle que debería tomar nota de aquello.

- ¡Todos deberíamos aprender a luchar! ¿Acaso quieres que te sigan subestimando? ¿Te gusta ser debil? - la regañé mirandola fijamente. Era semi angel y semi demonio, si quería ganar aquella lucha interna contra si misma necesitaba ser fuerte y tener una voluntad y decisión de hierro. - Saber defenderse y defender a los que uno quiere nos hace fuertes, es tu derecho saber pelear, la diferencia es que lo uses para el bien o para el mal... - concluí deteniéndome en lo que estaba haciendo y mirándola fijamente, con curiosidad en sus pensamientos ¿Por qué creía ella todo aquello de que no debería pelear?

- ¡Nunca debes depender de una sola arma! Si haces eso, estas perdida. No tienes que ser predecible, tienes que ser siempre versatil. Cualquier cosa puede ser un arma, tienes que aprovechqr ese principio al máximo - sonreí mientras agregaba un par de armas mas a mi pilón, recordando como ya le había dicho cosas similares a Mia sin obtener muchos resultados alentadores. Suspiré y negué suavemente con la cabeza, esperaba que estas clases tuvieran resultados un poco mas fructíferos.

- Te equivocas de nuevo, no eres solamente semidemonio... Eres un semiangel. Y si vuelves a decir horrible, te golpearé en serio - la reprimí mientras la miraba serio, con las cejas levemente fruncidas. ¡No tenia que ser tan cruel con ella misma! ¡No tenía que escuchar lo que otros dijeran!

Comencé a ordenar todo el armamento en filas en una mensula de madera ubicada cerca de la zona de blancos, emocinándome cada vez más y más. Baje los blancos y los acomodé para comenzar a usarlos. - ¿Que de todo esto sabes usar? - le pregunté, mirándola curiosa y tendiéndole uno de los cuchillos arrojadizos. Ya la habia visto tirar su espada de esa manera, ahora solo faltaba que puliera su técnica y que se las arreglara con algo más pequeño. La esperé hasta que tirara, tratando de encontrar algún detalle para ayudarla a mejorar.

- Prueba con estos, son un poco mas conplicados pero mucho mas letales... - comenté pasandole uno de los anillos, demostrandole la forma en que se arrojaban, se hacian girar en el dedo indice y... salió disparado hacia delante, girando al rededor del arco y volviendo hacia nuestra dirección. Le indiqué que se apartara un poco, justo a tiempo para que el disco plateado pasara zumbando entre nosotros e impactara en una diana a nuestras espaldas. Sonreí y le tendí otro, esperando a ver su desempeño.

off rol:
¡Vamos a convertirte en una amenaza para la humanidad! Tiralo tiralo tiralo, todos sabemos que quieeeeres ~ clavaselo a aurel en un brazo, o algo así, quiero verte usar tus armas con sangre *0*
avatar
Aurel di Genaro
Estudiantes de Silent Soul
Estudiantes de Silent Soul

Mensajes : 116

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Porque los viernes son sólo otro día de la semana... - Libre-

Mensaje por Invitado el Lun Oct 14, 2013 12:21 pm

- Te digo que no, nunca estoy desarmada... -musité en un muy leve susurro, todavía no sabía bien por qué estaba escuchando todo aquello, siempre había peleado libre y salvaje, sin seguir una enseñanza en particular o saber bien con qué y cómo debía atacar, no veía sentido que un arma fuese solo para cortar pudiendo darle otros usos en situaciones extremas. Además, la mayor parte de herramientas en combate eran formas punzantes y abstractas que cambiaban constantemente con el flujo de sangre.

- No lo entiendo. -respondí confundida- Peleamos para ganar porque hay algo que nos mueve a hacerlo, sino se gana y logra lo que deseamos, ¿qué sentido tienen los combates donde "te desarrollas y usas distintos recursos"? -hice una pausa pensativa- Es como si se tratase de embellecer y culturizar un instinto primitivo de conseguir algo mediante la violencia.

Por poco quise preguntarle sobre el tic en el ojo, ¿seguro que era normal? Pero lo consideré grosero y aunque la situación no lograba ponerme del todo afable era desconsiderado ser ruda con algo así.

- ¡No soy débil! -reproché con voz aguda- Es solo que sin un verdadero propósito no me gusta pelear. Y aunque digas eso, siempre van a subestimar esta apariencia. -me miré y luego a él, no solo la diferencia de alturas era considerable sino lo débil y delicada que parecía en comparación, con los bracitos delgados y blancos, era casi obvio subestimar un aspecto así.

Si algo estaba claro era que sus ideales eran totalmente opuestos, irritantemente contrarios.- ¿Por qué todo tiene que dividirse en el bien o el mal? Los buenos también han hecho el mal matando pero lo ven como algo bueno porque las víctimas son los que ellos consideran "malos", pero, ¿y si los verdaderos malos son ellos, los que tratan de que todo sea como desean? ¿Y si en realidad solo somos todos malvados egoístas que no queremos vivir bajo el mando de alguien que no comprende nuestra naturaleza? -aparté la mirada y crucé los brazos- Nunca se es totalmente bueno ni totalmente malo, nadie que pelea está haciendo el bien y nadie que puede sentir es siempre malvado. -recordé de memoria la frase que había sido la respuesta a centenares de preguntas que le había hecho a su padre tiempo atrás. Le echaba de menos. Aguanté mi melancolía con nerviosismo, me había precipitado y aquello parecía sonar como un reproche hacia él cuando en realidad no tenía la culpa de nada.- Perdona, olvida lo que he dicho.

Mentiría diciendo que no me hizo feliz su rotunda negación hacia estar tratando con algo "horrible y anormal", de una forma peculiar sin duda, amenazando justo después de animarme.- Entonces, ¿no te asquea pensar que no hay nada humano en mí?

Miré todas las armas disponibles preguntándome cómo podían haber tantas y quién podría haber inventado algunas de ellas, tan peculiares y complejas. La verdad ninguna me sonaba, a menudo he materializado sangre con la verdadera forma de una herramienta pero siempre lo más básico, jamás había visto algo como aquello.- Ninguna, creo... -murmuré fijando la mirada en el pequeño cuchillo otorgado, era bastante liviano pero no se acomodaba a mí en absoluto, al lanzarlo dio con buena puntería pero me sentía insatisfecha, incómoda con algo así.

- No me gustan... -fue lo que comenté tras ver la siguiente demostración, la segunda arma era incluso peor que la primera en mi opinión, los Nefilim se complicaban mucho para pelear, hacía sentirme como alguien sacado de la prehistoria. Recordé lo peligrosas que eran las espadas que utilizaban en las batallas para alguien con sangre demoníaca, era muy conveniente ser inmune a estas y también al acero de demonio que hiere a los ángeles.

Cogí la anilla con la mano derecha y la observé detenidamente, intentando convencerme de su utilidad, tanto que terminé enojada por verlo igual de inservible que antes, al menos en mis manos no era mejor que los métodos de siempre.- Definitivamente no puedo -respondí devolviéndose- Tus armas y las mías son muy diferentes, no me siento a gusto aprendiendo a manejar cosas de estas, tengo mis propias herramientas de las que me siento, un poco... orgullosa.

Volví a mirarle, no parecía entenderlo, tampoco esperaba que lo dedujese, no todos los híbridos tienen esta habilidad por no decir que ninguno así que sin decir nada hice una pequeña muestra, pinchando las yemas de los cinco dedos con un arma de agujas punzantes que había cerca, de cada herida salía una gotita de sangre que no la dejé caer, quedó una perfecta esfera enganchada en cada uno, moví una mano hacia delante y una de estas salió disparada en línea recta a la diana, como si hubiese un piano invisible, deslicé los demás dedos por el aire, balanceando los brazos de un sitio a otro con bastante lentitud teniendo en cuenta la velocidad de aquellos proyectiles, cada uno en una dirección y forma distinta, bien curvada, de ida y vuelta, cayendo desde arriba o subiendo por abajo, la sangre golpeaba y se recomponía con la misma forma, movida por hilos imperceptibles que conectaban la mano con cada esfera, igual que un títere. Finalmente las bolas volvieron tranquilamente hasta mis manos.

- Proyectil, látigo, enredadera, trampa viscosa, filo cortante... -enumeré- Depende de cuánto lo solidifiques y la forma que quieras adaptar puede hacer la función de cualquier arma aquí, incluso juntar todas las funciones al mismo tiempo. -miré mis dedos, tenían unos pequeños cortes que tardarían más en sanar que lo que podría costarle a un Nefilim- Es la habilidad de mamá. -dije con enseñando los dientes en una sonrisa emocionada.

OFF ROL:
Muajaja, me motivé (?) Pero es tú culpa ovo, por alentarme xDD

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Porque los viernes son sólo otro día de la semana... - Libre-

Mensaje por Aurel di Genaro el Lun Oct 14, 2013 2:07 pm

- No se gana con fuerza bruta, entiende eso. Puede que en una guerra haya quienes peleen por un objetivo barbárico y otros no, pero siempre habrá alguien que luche por su propia supervivencia. - le repliqué al sentir que menospreciaba bastante el hecho de ser verosimil, de adaptarse. - Y con respecto a los recursos, ¿Que pasaría sí agarraras un palo, fueras corriendo directamente hacia mí y trataras de golpearme en la cabeza? Suponiendo que yo no supiera pelear, la primera vez funcionaría, la segunda ya se volvería predecible, y la tercera sería tu patron de ataque... ¿Entiendes por que es vital formarse con un amplio repertorio de armamentos...? - traté de explicarme mientras frotaba las manos nerviosamente. Suspiré y inhalé profundamente, buscando la mejor forma de exponer mi idea. Pas posibilidades de ganar eran directamente proporcional al factor sorpresa que causara ante el otro contrincante.

- Vivir es un buen propósito, creeme. Y con respecto a las apariencia, mi hermanita es prácticamente un poco mas menudita y pequeña que tu y eso no quita que sea letal... - traté de animarla, poniendo los ojos en blanco. En un mundo lleno de demonios, uno ya debería de dejar de lado las apariencias. Estas engañan, siempre había que ver detrás de ellas... - Recuerda que se gana con el cerebro y no con la fuerza. - le dije apoyandole un dedo sobre su frente. Despues de todo, David le había ganado a Goliat y precisamente no lo había logrado gracias a su privilegiado físico...

- Te entiendo... "Los que ganan son los que escriben las historias"... Tu no me entiendes a mi, te niegas a hacerlo. No me vengas con que no existe el bien y el mal. Si agarras uma espada y acribillas a un crio deimos inocente, ¿creerías que eso podría estar bien de algun modo...? Si agarras una espada y salvas a un angel inocente de que un demonio la asesine ¿Te parece algo incorrecto? - recriminé cabreado, mirandola de manera seria, tratando de comunicar el mensaje. - No es una cuestión de bandos. ¡Joder! Todavía nos queda algo de moral. - exclamé despeinándome los cabellos, un poco frustrado y herido por su comentario. Lo había tomado como una ofensa contra mi persona. - No somos asesinos desalmados, buscamos defender lo que amamos - le aclaré mas calmado luego de suspirar profundamente. Si alguien tratara de herir a mi familia... Si alguien tratara de hacerle algo a Mia... No duraría ni dos segundos antes de decapitarlo, clavar si cabeza en una pica para que todos comprendieran el mensaje.

- ¿Que quedaría de mí si me asquearas tu...? -pregunté entre risas, haciendole un cumplido. Era bastante mona y, sea Neflim o no, era un chico. No podia negar que era bonita y que me alegraba de poder mantener una conversación con ella.

Luego de su pequeña demostración tome su mano con delicadeza, observando las pequeñas lastimaduras que todavía no habían dejado de sangrar. Suspiré, recorriendo con una de mis yemas sus antebrazos surcados de cicatrices. Suspiré negando suavemente con la cabeza. - Es algo... bastante peculiar... No debes abusar de ello... ¿Cuanto debes utilizar para algo como un latigo o una espada? ¿Un litro, medio litro? - Negué con la cabeza, demostrando preocupación y tristeza por ella. Suspiré preocupado antes de seguir hablando. - Una persona promedio tiene 5 litros de sangre, y viendote, con toda la furia tendras 4 litros... Y necesitas como mínimo un 60% para seguir viva... Es peligroso para ti abusar de tu habilidades de la misma forma que es peligroso para mi utilizar las mías. - concluí sonriendole de manera torcida, tendiendole una espada de metal forzado y dandome vuelta para reacomodar los blancos de la zona.
avatar
Aurel di Genaro
Estudiantes de Silent Soul
Estudiantes de Silent Soul

Mensajes : 116

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Porque los viernes son sólo otro día de la semana... - Libre-

Mensaje por Invitado el Lun Oct 14, 2013 2:58 pm

- No creo que sea necesario variar en armamentos, definitivamente sería problemático ser repetitivo hasta el punto de predecible pero... atacar del mismo modo sin parar no es muy profesional. -medité con los dedos enrollados en un mechón largo y albino- Más que tener muchos recursos en armas hay que tener en técnicas, así incluso si solo utilizas una espada, no podrán predecir tus ataques.

- Ahh, suena bien eso de tener hermanos.-o alguna otra familia en la que depender, y de la que ya no parece quedarme nada, siempre he tenido curiosidad por saber cómo sería tener un hermano o hermana, fuese mayor o pequeño, alguien con quien confiar y hablar aunque también hubiesen discusiones fraternales.- Si el mundo se consiguiese solo a base de fuerza sería un caos... -o se habría destruído siglos atrás.

Suspiré tranquila, no estaba aclarando nada y en realidad, era culpa mía.- Una acción puede juzgarse, pero no existe el bien y el mal en las personas, creo... que nadie es "bueno" o "malo", tal vez deciden fomentar más su bondad o maldad pero siempre habrá un ápice del contrario, porque sin uno no puede existir el otro. -agaché la cabeza, triste por su enojo pero bastante calmada con la situación, pues is ambos se enfadaban no habría fin en la discusión.- Tú eres amable, pero también tienes egoísmo y avaricia como cualquier otro, quieres tomar un camino que consideras correcto por el bien de los demás. La responsabilidad de tener a alguien a quien proteger, ¿no? -sonreí un poco tratando de hacerle ver que no estaba pasando por alto todo lo que el decía. En cambio yo, no tengo ya nada que proteger más que mi propia vida.

- Serías como casi todas las demás personas... -respondí con la mirada perdida en el vacío- Pensarías que soy una especie de robot sin sentimientos que solo quiere destruir el mundo... pero no eres así, gracias. -sonreí, aliviada de poder sentirme menos acomplejada por mi naturaleza.

- En realidad... -dije, congelando las gotas que por poco salían de los dedos, detener la hemorragia, algo bastante útil que aunque no sanaba podía salvar a alguien.- Siempre que la sangre esté fuera del cuerpo, puedo controlar también la de los demás y debido a que esta es una habilidad demoníaca solo la sangre de demonio responde a este poder, dejando siempre la otra mitad en mi cuerpo. -dije, pues parecía preocupado- Solo es problemático si mantengo la habilidad mucho rato, porque al devolver la sangre a mi cuerpo el conflicto entre ambas podría hacerme perder el conocimiento.-hice una pausa, mirando las cicatrices en los brazos de las veces que he recurrido a esto.- Es también el único poder ofensivo que poseo, mi padre me dio una bonita habilidad de apaciguar, pero me da vergüenza usarla.

Recordé algo, como un relámpago pasando por mi mente, me sorprendí de que hubiese pasado por alto hasta entonces.- No sé tu nombre...

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Porque los viernes son sólo otro día de la semana... - Libre-

Mensaje por Aurel di Genaro el Mar Oct 15, 2013 4:31 pm

- Llegado a un punto, no importa cuantas técnicas utilices, todas serán prácticamente lo mismo a menos que tengas un arma secundaria de respaldo… Y no, no era a eso con lo que me refería con lo del palo… - llevé las manos a mi rostro y me refregué los ojos, dando por terminado el tema. Cada uno tenía su punto de vista y, si ella no quería aprender ¡Genial! Que no lo haga. No iba a gastar más tiempo y esfuerzo en aquella charla inútil sobre “porqué es o no útil la diversidad”. Suspiré y sonreí, sabiendo que tal vez estaba siendo un poco insistente sobre aquello.

- Ya todo es demasiado caótico hoy en día, y créeme cuando te digo que repartir besitos y flores no servirá para nada más que para que te exterminen… - Dije un poco molesto, cortando en seco la conversación. Yo decía Blanco, ella decía negro. ¿Para qué seguir dando vueltas en un tema que, a simple vista se veía, no teníamos ninguna opinión en común?

- Yin y Yang, el bien y el mal, el equilibrio, intercambio equivalente… - dije poniendo los ojos en blanco, no era como si no conociera sobre aquello, como si no fuera una disputa que ya venía desde tiempos inmemorables arrastrada por nuestra estirpe. Ella era prácticamente la representación gráfica de aquello: sangre de demonio, sangre de ángel… ¿Armonía? Ni hablar, sólo era una fachada por una disputa interna. – Pero como bien debes saber, por mucho que se trate el equilibrio, nunca es suficiente y uno siempre termina prevaleciendo… He de ahí nuestra opción de que sea el bien o el mal… - concluí, afirmando con la cabeza.

- Corazón, no te dejaría destruir el mundo… - le dije como si estuviera diciendo la cosa más obvia del mundo, regalándole una media sonrisa de compasión. Al ser medio ángel técnicamente tiene tendencia al bien y, por más de que su parte medio demonio lo contrarreste, su naturaleza iba a impedir que ocurriera algo como aquello.

- Cincuenta porciento no es nunca suficiente… Te deja débil y lenta. Y la sangre fuera del cuerpo… Simplemente es un poco asqueroso devolverla, contaminada, en contacto con el aire… - comenté frunciendo un poco la nariz. Comencé a acomodar las cosas que había sacado, poco a poco, colocándolas de nuevo en sus respectivos instantes. Debería de conseguirme un arma. Una bonita y útil arma. Claro, no la usaría siempre, y si podía sumarle dos o tres anillos arrojadizos o algún que otro puñal ya me sentiría bastante… ¿Completo? Sonreí, acariciando el filo de uno de los puñales, dejando que una roja gota de sangre se deslizara por el filo antes de que mis dedos comenzaran rápidamente a sanar. A diferencia de ella, yo sí que sanaba rápido.

- Soy Aurel Di Genaro… ¿Y tú? – comenté tendiéndole una mano, como si fuese la primera vez la hubiese visto durante toda mi vida. Después de haber estado hablando tanto tiempo con ella, lo de los nombres y presentaciones formales eran puras habladurías… Me reí entre dientes, clavando mi vista en el suelo.

- ¿Dónde aprendiste a pelear? – pregunté curioso, aun con su frase “yo no debería pelear” dando vueltas por la cabeza. A veces las personas eran un tanto… enigmáticas. Suspiré, clavando la mirada en sus ojos, tratando de encontrar la respuesta ahí. Le sonreí, alentándola a responder mientras pensaba que más preguntarle a ella.

- No vienes muy seguido por aquí, ¿no? ¿Tienes otros hobbys? A demás de chapotear en sangre, me refiero… - dije como broma, alzando una ceja y apoyándome sobre mis antebrazos para escucharla hablar. Quería saber más cosas de ella. No era agradable que una extraña, después de una larga charla siga siendo eso, alguien completamente desconocido y ajeno.
avatar
Aurel di Genaro
Estudiantes de Silent Soul
Estudiantes de Silent Soul

Mensajes : 116

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Porque los viernes son sólo otro día de la semana... - Libre-

Mensaje por Invitado el Dom Oct 20, 2013 8:50 am

- Pero... -empezaba con un hilo de voz, quedándome a mitad de la frase sin saber muy bien qué quería decir, había zanjado el tema de forma que me hizo sentir  apenada, como si después de todas aquellas palabras no hubiésemos hablado en absoluto y las frases se hubiesen quedado en el aire sin llegar a una opinión compartida.-...lo siento. -murmuré cabizbaja- No pretendía molestarte con todo esto, supongo que soy demasiado negativa.

- Destruir el mundo esta completamente fuera de mis planes -aseguré con seriedad- No tengo ni poder ni ganas, sería problemático tener que ser responsable de repararlo a mi gusto después. -dije con un tono bromista junto a un fingido suspiro agotado, la sangre se había calmado sin darme cuenta y volvía a sentirse completamente normal.

- No siempre se devuelve, hay casos en los que está encharcada o seca y a menudo se ven frascos de estos con los que trafican -así era al menos donde estuve viviendo los últimos años, los suburbios, las callejuelas oscuras donde los padres no llevarían nunca a sus pequeños.No peleo a menudo así que tampoco uso esta habilidad con frecuencia y me desagrada abusar, solo en casos estrictamente necesarios.-el cristal de los dedos se deshizo, cayendo una gota de cada uno, pero la herida abajo ya no sangraba incluso si no se había curado.- Probablemente, siempre he anhelado nacer un poco humana, así podría elegir naturalmente qué clase de individuo soy y para qué debo emplear mis poderes, deshacerme de este tedioso conflicto eterno que involucra a los demás.

Me apoyé en uno de los armarios cerrados mientras me fijaba en cómo devolvía las cosas a su sitio y finalmente se presentaba, alargué la mano con inseguridad.- ¿Italiano? -su nombre apuntaba a que lo era- Me conocen como Evelyn Collins porque mi verdadero nombre, no se adapta a mí.-no completamente, una mitad de esta naturaleza lo veía como una broma mientras a la otra le venía perfecto.- Me llamo Angelina.

- Primero mi madre me enseñaba, mi padre más bien se encargaba de que no usase con frecuencia los trucos sucios que mamá me mostró; tener algo de honor. -expliqué, el dónde, era complicado, nunca hubo un hogar fijo- Más tarde, en la calle, si no luchas no sobrevives. Así durante unos tres años y desde entonces no he vuelto a tener enseñanzas o conflictos. -dejé que mi cuerpo resbalase hasta quedar sentada en el suelo, abrazando las piernas- ¿Y tú? ¿Quién te enseñó?

- ¿Hobbys? -repetí, sorprendida de lo sencilla que era la pregunta y lo mucho que me costaba responderla- No tuve tiempo para aficiones hasta ahora...-alcé la mirada pensativa- Me gusta leer, aunque es una afición reciente. Y tartas. -respondí satisfecha de considerarlo lo más cercano a una afición que tenía- En realidad quiero aprender hacer tartas, supongo que el el hobby es más bien comerlas...

Tiré de una punta del flequillo, estaba tan largo que empezaba a cubrirme la vista- No hay muchas cosas interesantes que contar sobre mí, hay tanto que no sé...

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Porque los viernes son sólo otro día de la semana... - Libre-

Mensaje por Aurel di Genaro el Lun Oct 21, 2013 9:13 pm

- Si, eso de reconstruir el mundo a tu beneficio suena bastante agotador… Si prometes mantener a los neflims con vida una vez que lo logres prometo hacerte limonada para que cada tanto decidas descansar… - comenté poniendo los ojos en blanco, divertido con la idea. Ahora que estábamos bromeando todo era un poco menos tensos. Éramos unos cabezotas, eso no se podía negarlo, pareciera como si amaramos llevarnos la contra, discutir constantemente sobre todo y sobre cada mínimo detalle. Me reí y le guiñé un ojo, haciéndole una silenciosa tregua de paz. Debería de dejarla salirse con la suya de vez en cuando, mi complejo de dios ya estaba sobrepasándose de sus límites, no podía estar constantemente diciéndole que se equivocaba y que mi visión era la única y la correcta… Lo era, pero tampoco debía decírselo tan sueltamente, según dicen eso es “descortés”.

- No te culpo, la sangre puede llegar a ser un poco… - negué suavemente con la cabeza, sin querer terminar la frase para no molestarla. “Desagradable”, “repugnante”, “Demasiado sucia”… Había millones de cosas que no me gustaban de la sangre, pero había millones más que me fascinaban. Díganme como quieran, pero cuando en una pelea verdadera veo sangrar a mi rival simplemente sabe a satisfacción, o el olor metálico y dulzón que hace que el cazador, el depredador se ponga a alerta… En cambio, sangrar en una pelea era un claro signo de debilidad, y yo aborrecía eso. – No debes lamentarte por lo que eres… Medio humana, medio ángel… ¿Qué más da? – dije con un encogimiento de hombros, tratando de darle ánimos. “El problema hubiese sido si fueras un demonio completo…” Pensé para mí mismo, negándome a decir algo como aquello mientras fruncía levemente la nariz disgustado por mi pensamiento.

- Angelina es un nombre hermoso, te queda… - comenté con un guiño de ojos, lanzándole un halago, o por lo menos mi mejor intento de uno. – Sí, es italiano… - dije entre risas, aún acomodando las cosas que quedaban por allí dispersas. Ahora solo faltaba la posición de cowboy y un “¿Vienes muy seguido por estos lares?” y la conversación más “normal” del mundo se habría llevado a cabo esa tarde. Ahora la pregunta era: ¿Quién de los dos lo haría?. Me reí nuevamente, definitivamente las películas del viejo oeste no eran un buen ejemplo a seguir como manual de sociabilización.

- Un poco de aquí, un poco de allá… Desde niño que entreno, es algo más bien familiar… - comenté con un encogimiento de hombros, viendo como se sentaba en el suelo, me arrimé a su lado y me senté a su lado, descansando un poco del “duro” entrenamiento que habíamos tenido.

- Deberías de conocer a mi hermanita, ella alardea de saber cocinar… Tal vez puedas enseñarle a no quemar cosas… - comenté divertido. Sabía que Mía cocinaba bien, bastante bien, pero era su hermano mayor y por derecho divino, o vaya uno a saber porqué, podía criticarla todo lo que quisiera, después de todo, ella sabía que la quería y que no lo decía en serio. – No, enserio, cocina bien… - me ratifiqué, levantando mis manos al aire para terminar con la broma allí. No quería clavos en mi comida, y si Mia se enteraba de que criticaba su habilidad para cocinar, seguramente ese sería el resultado que obtendría. - Algún día iré a comer algo de lo que cocines... Comer parece un hobby bastante divertido... - añadí divertido, riéndome por la situación. Sólo esperaba no estar metiéndome en la boca del lobo, y que lo que ella cocinase no fuera radioactivo ni nada por el estilo.


- ¿Cómo que hay tanto que no sabes? ¿Pérdidas de memoria? – pregunté sin rodeos, mirándola fijamente con curiosidad. Nunca podría haber adivinado que ella sufría por algo por el estilo. – Oh vamos, seguramente haya algo interesante que puedas decir… - comencé a decir con una sonrisa, poniendo los ojos en blanco. - ¿No tienes color favorito? ¿O qué tipos de libros te gustan? Dijiste que te gustaba cocinar, ¿qué es lo más loco que cocinaste o comiste? ¿O qué es lo más extremo que hiciste? – Comencé a preguntarle juguetón, hablando rápidamente para ver si me seguía o no el ritmo.
avatar
Aurel di Genaro
Estudiantes de Silent Soul
Estudiantes de Silent Soul

Mensajes : 116

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Porque los viernes son sólo otro día de la semana... - Libre-

Mensaje por Invitado el Lun Nov 04, 2013 3:04 pm

- Muy amable, gracias. Y con mucho azúcar por favor, el ácido limón me da escalofríos. -y cualquier otra comida ácida, pero en especial el limón que es el cítrico por excelencia, siendo la naranja un poco más dulce que este. Bromeamos un poco después de tanta disputa, lo cual se agradecía, temí por si la discusión terminaba con ambos enfadados y sin hablarnos. Cabezonería es uno de mis muchos defectos y solo me doy cuenta de mi insistencia cuando he sobrepasado el límite de lo aceptable.

Sonreí con torpeza- Pareces ser el único que piensa así. -sabía que no lo decía por mera educación peor aún así me sentía insegura, como siempre que conocía a alguien- Eres la primera persona que no le da importancia y me evade por ello...

Me ruboricé un poco, había pasado tiempo desde que escuchaba halagos, porque ese era uno ¿no? - Que va, que va. -repetí con nerviosismo y agitando las manos- Es mucho más adecuado para alguien como tú y también es demasiado refinado para mí. Por eso, es mejor llamarme Angie.

- ¿Y te gusta? -pregunté curiosa- Entrenar digo, para algunos les resulta una obligación pero no me parece ese tu caso... -a mi por ejemplo, si pelear no hubiese sido un medio de supervivencia sino una responsabilidad lo habría llegado a odiar profundamente, pues todo aquello que disfrutas una vez se hace bajo presión se le pierde el gusto. Me pregunto si entrenar hubiese sido un hobby, nada que ver con obligaciones o necesidades, ¿lo habría disfrutado?

- Oh, tienes una hermana. -murmuré encantada de haber descubierto ese pequeño detalle, siempre había querido un hermano, bien menor para proteger y apoyar o mayor, alguien de quien depender siempre.- Sería genial aprender algo de ella, son pocas las recetas que domino al fin y al cabo... -y la mayoría postres, que es lo que más me interesa personalmente, varios platos básicos y alguna que otra cosita más compleja.- Espero no decepcionarte, no hago maravillas pero es comestible. -hice una pausa, pensando en si debía o no preguntar una cuestión que había aparecido en mi cabeza momentos antes- ¿Te llevas bien con tu  hermana?

- N-no... recuerdo mi vida, más o menos. -respondí, pues detalles de la infancia se habían disipado con el tiempo no habían lagunas de memoria.- Eso son muchas preguntas. -dije riendo con su actitud espontánea- Pues... me gustan todos los colores, dependiendo de para qué sean. Pero el blanco y el negro diría que son mis favoritos, los usaría para casi cualquier cosa, sean juntos o separados. Me gustan los libros de suspense, y de ficción, respeto mucho los escritores que pueden crear mundos completamente nuevos. -paré unos segundos, las últimas preguntas eran más difíciles de responder- Una vez comí una especie de bicho acorazado a la brasa... no sé bien que era. -no, no era marisco, sé sobre las gambas, cangrejos y langostinos pero nunca los he probado, demasiado lujosos.- Y extremo, hay varias cosas, no tuve una vida del todo tranquila aunque sí monótona. -un día a día riesgoso e incesante, todos los días iguales, batallando por sobrevivir.

- ¿Y tú? Quiero saber, cosas como tu comida favorita o aficiones y gustos, soy buena escuchando si quieres contarme anécdotas rutinarias. -alenté decidida e interesada por una poco habitual pero común conversación.

OFF ROL:
Siento la demora ;w;, me castigaron sin ordenador y no pude pasarme a postear.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Porque los viernes son sólo otro día de la semana... - Libre-

Mensaje por Aurel di Genaro el Miér Nov 06, 2013 10:34 pm

Puse los ojos en blanco con su respuesta, echándome a reír. No hacía falta aclarar que prefería amputarme la lengua antes de ser siervo de nadie y, en segundo lugar, que para conquistar el mundo antes debería de pasar por sobre mi frío e inerte cadáver. Sin embargo sonreí y asentí, qué más daba, no iba a darle más vueltas a una simple broma, a un simple decir, después de todo, yo había empezado con la broma…

- Puede que sea el primero, pero no seré el último, después de todo, estas en una academia que mezcla a todas las razas… Vas a encontrar muchas más tolerancia de la que nunca hubieses imaginado… - comenté entre risas, acomodándole un mechón suelto por detrás de la oreja. Esperaba infundirle ánimos con eso, después de todo, cualquier mestizo sabía de cierta manera lo que era la discriminación. Por mi parte no lo había vivido al extremo, pero no era idiota, y sabía y escuchaba los comentarios de los humanos puros y sus opiniones sobre nosotros…

- Claro, “alguien como yo” utilizando el nombre Angelina creo que sería… algo demasiado bizarro para mi gusto… - comenté mientras alzaba una ceja, negando con la cabeza y frunciendo la nariz ante la imagen mental. No, prefería quedarme con mi nombre o si no, preferentemente nombres de hombre. No debería de echarse de menos, era una simpática y hermosa chica, con un talento bastante especial. Seguramente muchas más personas podrán darse cuenta de aquello.

- Si, lo admito, me encanta… - confesé con una sonrisa, mirando con cierto cariño a todas las armas de las estanterías. No había mucho que pudiera decir sobre ello, era simplemente que la adrenalina de las peleas, el dolor muscular después del duro trabajo físico, el pensar rápido y estar en constante movimiento, la búsqueda de respuestas y reflejos rápidos… Todo eso era como una droga para mí. Me reí y me estiré, sonriéndole, de una forma u otra, podría adivinar por su rostro que ella no compartía del todo mi afición.

- Oh, no soy demasiado exigente con las comidas, siempre que prometas que será comestible te creeré… - respondí sonriendo sinceramente, después de todo, yo quería probar su cocina, ver otra de sus facetas. Era agradable estar tiempo con ella, hablar, sus opiniones y comentarios, quería conocerla un poco más. – Si, no, un poco, a veces… - comencé a decir entre muecas, buscando la mejor manera de resumir mi relación amor-odio con mi hermana. Al final suspiré y cerré los ojos por unos instantes, dejando que las palabras implemente acudieran y ya. – Ella se ofende muy fácilmente y me encanta hacerla enojar, pero al fin y al cabo nos cuidamos el uno del otro y nos ayudamos… - concluí con una sonrisa torcida, dándome cuenta que por muy extraño que me pareciera que sonara tan normal como cualquier par de hermanos cuando en realidad era un tanto más complicado, más añadiéndole el hecho de que Mia era una tsundere difícil de tratar…

Escuché atentamente a sus respuestas, mirándola directo a los ojos y acompañándola con mis expresiones. ¿Blanco y Negro? ¿Por qué no me extrañaba? Los dos colores opuestos conviviendo juntos, como el sol y la luna, como los ángeles y demonios. Sonreí e hice un gesto de entendimiento, dejándola continuar. Compartía mi misma afición por los libros de fantasía y ciencia ficción, con los mundos mágicos y nuevos por descubrir, los viajes por otras realidades y los héroes épicos. Suspiré, recordando que debería de encontrar otro libro para leer. Me reí ante el comentario sobre el bicho acorazado a las brazas y por inercia me la imagine comiendo insectos, como cucarachas lombrices… fruncí la nariz, tratando de eliminar aquella imagen mental. Cuando llego a la parte sobre sus difíciles días por sobrevivir simplemente me quede mirándola sin expresión alguna en el rostro, con cierta solemnidad y respeto, acompañándola con sentimiento.

- Uhm, bueno, sobre comida, me gusta un poco de todo pero prefiero lo picante a lo dulce. Aficiones no tengo muchas, soy más de esas personas que siempre hicieron un poco de todo durante sus vidas, aunque siempre fue más a lo relacionado al desgaste físico y entrenamiento… - comencé a contarle, tratando de tocar todos los puntos por los cuales mi había preguntado. Me puse pensativo, tratando de recordar alguna anécdota graciosa que pudiera llegar a contarle. – Una vez cuando éramos pequeños encerré a mi hermana en una cómoda sin querer… Como siempre fue pequeñita estábamos jugando a ver en qué lugares podía meterse y cuando se cerró la puerta no pudimos volver a abrirla por como 3 horas hasta que llegaron nuestros padres… Confieso que me sentí tan mal que me quedé a su lado leyéndole cuentos hasta que se durmió y pudiéramos sacarla de allí… Todavía le regalo galletas como compensación por eso… -narré rápidamente, rememorando toda la historia en mi cabeza. Había sido bastante extraño todo eso.
- Cuéntame sobre tu familia… - le pedí mirándola a los ojos. Quería saber que había pasado con ellos, como había llegado al punto de tener que sobrevivir por su cuenta, como se habían conocido sus padres, todo eso, buscando de esa manera poder conocerla un poco más

Off rol:
Oh, dear, no te molestes por la tardanza, aquí me falta agregarle los colores no mas, pero hoy ya no tenía tiempo y quería que ya quedara así podías leerlo y eso
avatar
Aurel di Genaro
Estudiantes de Silent Soul
Estudiantes de Silent Soul

Mensajes : 116

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Porque los viernes son sólo otro día de la semana... - Libre-

Mensaje por Invitado el Jue Nov 07, 2013 3:44 pm

- Estaría bien que fuese así -dije esperanzada, desde que había llegado apenas mantuve contacto con las personas a mi alrededor, por cobardía probablemente, y tampoco muchas se acercaron voluntariamente a mí, todos tenían ya sus amigos y asuntos como para atender a una chica sigilosa y solitaria que va de un lado a otro del centro como un fantasma.- Tampoco conozco a otros como yo, bueno... no conozco a nadie más por aquí. -hice una pausa, distraída- Solo me sé los nombres de profesores. -y el suyo claro, se me da mal recordar nombres pero son pocos los que debo memorizar- Cuanto más hablo más deprimente suena. -reí avergonzada y un poco más positiva a la idea de que allí no todo iba a ser rechazo.

- No, no me refería a eso. -reí un poco, obviamente Angelina es nombre femenino, igual que Evelyn, y es poco probable que se le denomine a un chico así.- Lo decía por lo de ser un Nefilim, también para un ángel sería apropiado. -estaba bastante segura de que había entendido a qué me refería- Ya que los hay que rechazan la otra parte de mí prefiero no darles una razón más para detestarme, con mi nombre. Así que, suelo ser Evelyn, menos para ti. -y mamá y papá, a quienes les debía el nombre, de no ser porque ellos lo eligieron habría terminado deshaciéndome de él, mas era como un recuerdo suyo, un rastro del terrible humor de mi madre.

- Parecías disfrutarlo, antes, por eso también se te da tan bien. -aunque claramente raramente escogería esa actividad como nueva afición, demasiado pasiva en ese aspecto, porque a la vez que mantiene el cuerpo en forma produce numerosas lesiones; también sería extraño acostumbrarme a ver la pelea como un hobby

- Prometo nada de muerte súbita, ni dolor de estómago, ni cualquier otra cosa que pueda dar una mala comida. -estiré las piernas más relajada, un poco girada hacia él para no forzar el cuello, habíamos empezado a hablar naturalmente, sin discusiones ni problemas, era agradable.

- No sabía que había esa clase de hermanos, los que he conocido o bien no quieren hablarse o están unidos y afables el uno con el otro constantemente. -bueno, tampoco había visto muchos ejemplos de hermanos por las calles como para deducir el tipo de relación- De alguna forma suena como que os lleváis bien. -sin duda su hermana pequeña debía tener mucho carácter como para tener todas esas riñas- ¿También ella tiene ese color de cabello y ojos?

Era curiosa la cantidad de cosas en las que éramos contrarios, empezando por mi gran amor a los dulces pero algo sensible al picante siendo él más aficionado al segundo. De algún modo su anécdota me hizo sentir preocupada por su hermana en un principio, imaginando lo que debió ser aquello, hasta el final donde no pude evitar sonreír.- Lo que más me sorprende es que tuviéseis la idea de jugar a ponerla dentro de lugares pequeños.

- ¿Mi familia? -suspiré pensativa, ¿por dónde empezar?- Mi madre es una diablesa, bastante despreocupada y energética y mi padre un ángel, más bien tímido e introvertido, totalmente opuestos. Al ser él muy reacio a las peleas, además de miedoso, y ella muy vaga para luchar sin más, al conocerse fue bastante tranquilo entre ambos. Papá me contó que mi madre hablaba sin parar pero que era interesante escucharla y mamá a su vez dice que le daba la sensación de estar asustando a mi padre. -reí un poco imaginando la escena, incluso en mis recuerdos habían momentos así, donde él escuchaba atento y ella se emocionaba- Al final, se enamoraron y huyeron, nací yo y mi madre pensó sería divertido llamarme Angelina ya que parecía más ángel que demonio: igualita que mamá pero con los ojos de papá. -tomé aire, en sí, su historia podía protagonizar una novela de romance- Los primeros años mi padre fue mi profesor particular, pasaba los días encerrado en libros y sabía mucho, mi madre fue la que me enseñó a defenderme a la vez que viajábamos. Pero no siempre veía a ambos juntos, para no levantar sospechas, cada vez veía a uno en sitios distintos menos en ocasiones especiales. A los seis terminé en un orfanato donde estar protegida, todas las noches uno de ellos acudía a verme hasta que un día ambos dejaron de llegar. No volví a verles.

Guardé ciertos detalles, sobretodo la historia posterior a eso, desde los seis años hasta la actualidad, la parte más incómoda que contar.- Hubiese querido buscarles, pero no tengo ni medios ni pistas, egoístamente anhelo que vengan a buscarme ellos.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Porque los viernes son sólo otro día de la semana... - Libre-

Mensaje por Aurel di Genaro el Sáb Nov 09, 2013 9:45 pm


- Yo creo que no debería importarte lo que digan otros sobre tu nombre o descendencia… - comenté con un encogimiento de hombros. Evelyn, Angelina… Los dos eran nombres sofisticados y bonitos, pero el simple hecho de que censurara el nombre Angelina lo hacía ver todavía más hermoso… Como si por estar restringido fuera todavía más llamativo.

Sonreí al escuchar su respuesta sobre la comida. Parecía que poco a poco iba entendiendo a lo que me refería. Me reí y asentí, estirando mi mano como si fuéramos a cerrar un trato y esperando a que reaccionara ante ello.

- No me quejo, podríamos llevarnos peor… Y sí, el cabello rojo viene de genética, sólo que ella tiene los ojos un poco más amarronados… - comenté evocando el rostro de mi hermana a la memoria y, cómo no, estaba con el ceño fruncido y diciéndome idiota en japonés… Típico… Suspiré ante la imagen mental y sacudí la cabeza como si eso ayudase a que se disipara más rápido. A veces me gustaría entrar en su cabeza y ver que tantos cables estaban haciendo cortocircuito, contratar a un electricista y solucionar todos… Y luego recuerdo que si hiciera eso mi vida no sería ni la mitad de interesante…

- ¡No es mi culpa que ella sea una liliputiense! – exclamé entre carcajadas, haciendo un gesto con las manos como si sostuviera un balón pequeño con ambas manos. Mia siempre hacía sido menudita, pequeñita, delgadita, y con un gran carácter del demonio. A veces me preguntaba si ella crecería en algún momento… - El aburrimiento lleva a muchas cosas extremas… Una vez jugamos a tirarle piedras a los panales de avispas y a dar vuelta todos los gnomos del vecindario… Después de eso estuvimos castigados tanto tiempo que olvide parcialmente como era la luz del luz… - añadí entre risas, sabiendo que de pequeños éramos lo más problemático existente. Éramos niños inquietos. Y yo siempre había estado feliz de tener una hermanita con la cual hacer travesuras.

- Siento escuchar eso… - comenté poniendo una mano sobre su hombro y dándole un afectuoso y breve apretón, acompañado de una sonrisa de simpatía. Suspiré, era bastante difícil saber que decir en esos momentos, después de que contara que es lo que había pasado con su familia, el cómo no los volvió a ver. Mama diablesa y papa ángel… Una combinación un tanto caótica y especial. Le sonreí nuevamente, tratándola de animar. – ¡Ya los encontrarás! Aquí tienes bastantes medios para hacerlo, si sabes cómo buscar, no hay nada que no puedas encontrar en los archivos. Son detalles menores, pero con tiempo concentración y esfuerzo puedes llegar a encontrar un buen inicio por el cual empezar… - añadí tratando de animarla. Allí podría comenzar con las pistas y, por si fuera poco, había tantas razas en aquella ciudad debido a que era como la ciudad cosmopolita de híbridos, demonios y ángeles que también habría sido fácil encontrar conocidos en común tan sólo preguntando a las personas correctas. Después de todo, uno tenía que tomar las cartas en el asunto si lo que buscaba era triunfar, y no precisamente dejar a la suerte o al destino nuestras metas.

- Ya sé que te puede animar, cerca del centro inauguraron hace poco una tienda de malteadas, vamos, yo invito… - le dije poniéndome de pie, haciendo un gesto con la cabeza hacia la puerta, después de todo, luego de que me haya confesado sobre su familia, ahora el ambiente parecía bastante nostálgico y melancólico. Deprimente al fin y al cabo. Tal vez cambiando un poco de paisaje se alegrara un poco más…
avatar
Aurel di Genaro
Estudiantes de Silent Soul
Estudiantes de Silent Soul

Mensajes : 116

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Porque los viernes son sólo otro día de la semana... - Libre-

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.