Ultimos Temas
Reapertura [17/8]

Reapertura del foro!
Dominio personalizado!
Nuevos personajes Cannon disponibles
Nuevas tramas y actualizaciones
Anuncios
Our Staff
Gabriel
Admin
MensajePerfil
Amethyst
Admin
MensajePerfil
Gray
Admin
MensajePerfil
El staff esta disponible por me para cualquier duda que puedan tener. Si su problema es tecnico o no es personal se les pide que por favor utilicen el subforo de dudas /quejas y sugerencias ya que su duda podria ser tambien la de otro, de esta formar redistribuimos la información y ayudamos mas a nuestros usuarios. Agradecemos su colaboración
Links rapidos
Los reconocidos
Award
Award
Award
Los mas buscados
Wanted
Wanted
Wanted
Wanted
Normas Basicas
❧ Nada de Fisicos humanos, este es un foro anime
❧ El mínimo de líneas por post es de diez completas
❧ El tamaño predeterminado para los avatares es de 180x400 ni mas ni menos
❧ El tamaño máximo para las firmas es de 500x500 y se pueden tener máximo 2 en la firma visibles, si se quieren tener más se pueden meter entre Spoiler.
❧ Solo se puede mantener un maximo de 4 cuentas

Creditos & agradecimientos
El diseño del foro fue hecho por Sylver de Glintz, agradecemos a las comunidadesde Glintz por sus maravillosos tutoriales y trucos para nuestro foro y a la comunidad de Source Code por compartir los codigos que utilizamos para nuestro querido Silent. Las imagenes son de sus respectivos autores, solo fueron retocadas y editadas por el staff para mantener la armonia del foro. La trama es una ficcion original creada por el staff, con adaptaciones de otros escritos, modificados y adaptados a la ficción para nuestros propocitos. Agradecemos especialmente a Eniozu, Frejya, y Kata por su apoyo para nuestra comunidad. Y obviamente a todos los usuarios de Silent Soul que hacen todo esto posible.Ademas queremos incluir en la lista a nuestro corrector ortografico portatil (alias Gray) por su ayuda en la redaccion y correcciones para el foro. Gracias por ayudarnos a mejorarlo
» La Pluma y la Ficción [Cambio de botón-Elite]
Sáb Nov 07, 2015 10:22 pm por  Invitado

» [Privado] El orgullo está para tragárselo.
Miér Ago 19, 2015 4:44 pm por  Inm Ebonfear

» Cry Out [Re-apertura]
Lun Ago 17, 2015 8:20 pm por  Invitado

» [Combate Privado] Encuentro Prevenido
Sáb Ago 15, 2015 1:13 pm por  Marcel Dumont

» Holas Sigue vivo el foro?
Mar Jul 21, 2015 10:07 pm por  Moira LeNoire

» Galerías Vaynese [Tema libre]
Lun Jul 20, 2015 6:25 pm por  Mila Vaynese

» Sobre cuantos personajes se pueden tener
Vie Jul 17, 2015 6:36 pm por  Asmodeus Loki Akibeel

» Other World [re-apertura] Inuyasha, Naruto y Saint Seiya (élite)
Lun Jun 22, 2015 6:29 pm por  Invitado

» Fantasy based in reality // Afiliación Elite
Lun Jun 22, 2015 1:23 am por  Invitado

» Afiliación (Élite)
Jue Jun 18, 2015 11:52 am por  Invitado


Hunters can fail too... [Privado Emily Atches]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hunters can fail too... [Privado Emily Atches]

Mensaje por Invitado el Sáb Oct 12, 2013 5:03 am

—Ya ha llegado esa fecha, ¿no es así, señor Verlac?— Preguntaba aquel cantinero de confianza, que muchos años había servido en el bar como mi mejor empleado, aquel que siempre ganaba su premio como el “empleado del mes”. El hombre era de complexión robusta y su cabello y espesa barba mostraban aquel tono blanquecino dejado cruelmente por el paso de los años, sin advertencia alguna. Su mirada era penetrante, pero aquella sonrisa confiada lo caracterizaba entre los clientes, por ser una persona muy humilde y sincera, con la cual podían tratarse todas las penas, total, era parte de su empleo, escuchar las penas de los borrachos solitarios que bebían en la barra hasta que el establecimiento cerraba, era ya algo común. Sin embargo, ese preciso día había algo distinto en dicho sitio. La pequeña manecilla del reloj que colgaba de la pared, estaba por alcanzar las 6:00, el aseo comenzaba a realizarse alrededor de las 5:00pm, pero ese día todo parecía apagado, las persianas y la puerta permanecían cerradas, el hombre canoso llevaba ropa distinta a la de su trabajo, su cuerpo era adornado ese preciso día con un traje completamente negro, algo poco usual a sus playeras blancas del diario. El hombre tenía una cara un poco seria y hundida en sus facciones algo arrugadas por la edad. —¿Aún lo recuerda?— Preguntó a desgana el hombre, mientras se acercaba hacia mí avanzando pequeñas distancias en sus pisadas. —Lo recuerdo como si hubiera sido ayer...— mi tono era áspero, se sentía un profundo dolor en él, inclusive dentro de mi ser lo sentía, aquella sensación de vacío en el alma, el nudo en la garganta y las glándulas lacrimales a punto de estallar. —Fue algo que yo nunca quise hacer... pero... ese recuerdo me perseguirá hasta en las profundidades del averno...— añadí con el mismo tono de antes, cerrando ambas manos en puños y golpeando el diestro sobre una mesa con algo de fuerza. El hombre se acercó hacia mí y colocó su mano sobre mi hombre, tratando de darme un poco de ánimos.

[ × × × ] [ 2 years ago ] [ × × × ]

—Este es tu trabajo, joven. Una tarea bastante simple, a decir verdad. Encontrarás a ese hombre de capucha negra cerca del parque, recuerda que no debes llamar mucho la atención, puesto que, si alguien se entera precisamente ahora, se irán contra mí, entre él y yo existe una enemistad, y no quiero correr riesgo alguno, es por eso que estoy contratando a un cazador experimentado —dijo aquel hombre de aspecto sombrío, mientras me miraba atentamente a los ojos con sus orbes color carmín, y me ofrecía una gran cantidad de dinero. Con su mano sobre la mesa—. ¿Te interesa?
Obviamente, su oferta era más que tentadora, deshacerse de un demonio bastardo y obsoleto como él era una tarea bastante sencilla para mí, sin mencionar que el pago era demasiado sólo para limpiar su reputación debido a extraños sucesos innecesarios de saber. Sin dudarlo mucho acepté el trabajo, arreglé todos mis horarios esa tarde para salir en ese mismo momento, puesto que así indicaba la dirección. Cuando llegué a la escena planteada por el cliente, estaba sentado en un columpio en aquel pequeño parque que se encontraba solitario. Nadie podía verlo, por alguna extraña razón. Me acerqué a él con sigilo y sagacidad. El hombre se percató de mi presencia pero sólo descendió su cabeza, nublando a toda costa su rostro en aquel negro velo. Me acerqué un poco más, parándome enfrente de él al notar como no se movía en absoluto, no trataba de atacarme, no trataba de huir. Tan sólo estaba allí inerte, sin hablar ni balancearse, de alguna forma era intimidante, pero no lo suficiente.
—Y entonces... el sol descenderá, llevándose todo lo que hay a su paso —dijo el hombre con una voz espeluznante, como si no fuese sólo una persona la que hablara, eran como muchas voces entre sí entremezcladas para llegar a ese tono—. ¿Para qué crecer?
Aquello me hizo titubear un poco, pero aun así invoqué mi espada, sin perder de vista al sujeto. —Espero que estés satisfecho de que esas sean tus últimas palabras.— Mi tono era áspero y adusto, como el 95% de las veces. Con un ágil movimiento me aproximé con grandes zancadas, pasando el filo a través de su cuello. Dicho movimiento hizo que su cabeza saliera volando, tan simple como quitarle un dulce a un bebé.


[ × × ×] [/2 years ago] [ × × × ]

—¿Quién iba a pensarlo, Lenph?— dije en un hilo de voz, dirigiéndome al cantinero. Sobre la mesa, tomé un ramo de hermosas flores, de todos los colores posibles, grandísimo y oloroso. Volteé a ver a mi confidente. —No abras el bar hoy.— Ordené seco, mientras salía y tomaba un transporte hacia al cementerio.

Mi vestimenta era la que usaba comúnmente, todo mi set de ropa era de color negro: zapatos lustrados, pantalón que apenas mostraba líneas de planchado, camisa negra con el cuello bien acomodado y siendo adornado por una corbata del mismo color. Además de llevar un saco negro con los bordes de un gris claro, casi como si fuese color plata, con un pequeño medallón del mismo gris saliendo apenas de la bolsa del pecho, acompañado de un pequeño listón negro de luto. Mi cabello iba desarreglado, como siempre, pero completamente limpio y reluciente.

El taxista intentó entablar conversación, pero hablar no era muy de mi agrado, me mantuve en silencio, hundido en mis pensamientos y tan sólo me dedicaba a responder las preguntas que podía asentir o denegar con la cabeza. El trayecto fue largo, pero los taxistas siempre estaban locos y excedían el límite de velocidad, así que apenas bastaron treinta minutos para llegar a mi destino. Conforme avanzábamos hacia terrenos del cementerio, una espesa niebla inundaba el ambiente, complicando la visión para el chofer. —Aquí está bien.— Ordené mientras extendía mi mano para darle un billete de alta denominación. —Quédese con el cambio.— Por un momento me pareció ver los orbes del taxista brillar de la emoción, pero decidí no prestar atención y bajar para continuar mi camino hacia el cementerio. La noche trataba de hacer su aparición, la neblina bloqueaba totalmente la vista del sol. En silencio me deslicé por las calles que restaban antes de llegar a la entrada del cementerio. Ésta era de metal, un gran portón negro que se hallaba entreabierto. Lo empujé con ligereza mientras entraba; el olor a azufre era ridículamente enfermizo, podían verse tumbas de 1800, muchas saqueadas, otras sin mantenimiento, el olor de azufre estaba acompañado con el olor de la putrefacción de la carne, ni siquiera el frío del lugar era suficiente para mantener tanta materia en refrigeración. Continué hacia una tumba en específico, haciendo caso omiso de las demás tumbas innecesarias. Llegué hacia una hermosa capilla que no tenía mucho de hacer construida, aquella tenía hermosos bordes con angelitos en las esquinas, una pequeña puerta de metal con candado, y dentro de la misma, una vela especial que lanzaba un hermoso resplandor azul, la cual podía durar encendida por años, una total rareza del mundo demoniaco.

Descendí las flores frente a mí, acomodándolas sobre esa tumba y puse mi mano sobre la capilla, como si estuviese tomando otra mano, para depositar un pequeño beso sobre la misma. Erguí mi cuerpo con sutileza mientras retrocedía un poco para contemplar la tumba en su totalidad; aún no me había percatado, de que mis ojos comenzaban a gotear.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Hunters can fail too... [Privado Emily Atches]

Mensaje por Invitado el Miér Nov 20, 2013 1:46 pm

“para sumergirse con ella para siempre y poder al fin huir a un lugar donde ni el cielo ni el infierno nos pudieran encontrar jamás”

suspire leyendo las ultimas lineas del libro que había comenzado a leer hace unos días para distraerme de los aburridos y solitarios días, pero que como todo en la vida llego a su fin. Resignada lo cerré y me quede contemplando  por unos segundos su titulo, “El juego del Ángel”, me parecía un poco irónico, puesto que a pesar de llamarse de esa forma poco y nada de relación tenia con el contenido y trama que se desarrollaban dentro de él, pero que he de confesar me había hecho sentir un poco identificada con el protagonista, el que pasa una serie de situaciones y que como lector no sabes si de verdad están ocurriendo o simplemente son alucinaciones.
Eleve la vista sin posar mi mirada en ningún lugar en particular, ¿y si yo también me había vuelto loca como él?¿ y si todo este mundo sobrenatural en donde ahora estaba inmersa solo eran imaginaciones mías?...sacudí la cabeza para luego levantarme y dejar el libro sobre una estantería, tener tanto tiempo libre y de ocio me hacen mal, hasta he comienzo a pensar tonterías… pero quiero creer que es normal, después de todo hace unos meses solo era otra humana ignorante que solo disfrutaba de la vida y se divertía con sus seres cercanos...

Me gire con el objetivo de ir a recostarme sobre mi cama y tomar una siesta, pero en un momento de descuido pase a llevar una pequeña caja blanca que estaba sobre la mesa de cama, provocando que esta desparramara su contenido sobre el suelo. Me agache rápidamente para recoger los objetos, eran recuerdos, cartas, dibujos y fotografías... cogí una y la observe sin poder evitar sonreír con un poco de melancolía ante la imagen que se presentaba en ella, era una foto familiar, mis padres y yo en un momento detenido en el tiempo donde lo único que se veía era felicidad. Con tristeza pensé en nuestra situación actual tan diferente al momento en el que tomamos esa fotografía, lo más probable es que ahora me estuvieran buscando o ya me hubieran dado por muerta… y supongo que esto último era lo mejor, puesto que yo nunca podría volver junto a ellos.
guarde todo con rapidez evitando ver aquellas cosas, que en este momento solo harían que me deprimiera más y eso es lo menos que quiero en estos instantes, puesto que nada podía remediar ponerme triste.

El incidente provoco que mis ánimos para dormir se esfumaran, por lo que decidí salir a dar una vuelta, pero antes cogí el periódico que había olvidado recoger en la mañana y que se encontraba afuera de la residencia en la entrada.
Como si me hubieran leído la mente, el titular que se presentaba en el periódico era para mi sorpresa el siguiente “Finaliza búsqueda de joven desaparecida en un pequeño pueblo de Rumanía”. me quede unos segundos helada y estática contemplando el pedazo de papel como si fuera de mentira, como si observándolo aquellas palabras fueran a desaparecer, o eso era lo que deseaba. Con miedo en un impulso de valentía finalmente lo abrí y enfrente la noticia.

"hoy en la mañana se realizaron los funerales de la joven Emily Daller, estudiante que desapareció hace aproximadamente dos meses y que la pasada semana finalizo la búsqueda al encontrarse un cuerpo que correspondía a su descripción física y que los peritajes policiales confirmaron que correspondía a ella. El entierro se realizó en la ciudad de Bucarest alejada de la ciudad natal de la joven, puesto que según las declaraciones de su padre ese era el lugar donde su hija siempre había querido viajar..."

no pude seguir leyendo, cerré el el periódico y lo lance dentro de la casa, para luego cerrar la puerta y salir corriendo sin un rumbo definido, solo deseaba salir de ese lugar.
Cuando ya no pude seguir corriendo comencé a camiar... ¿como lo habían hecho?... era el único pensamiento que se presentaba en mi cabeza.
Sin darme cuenta como, me encontré frente al cementerio general quedándome de pie frente a la entrada sin realizar movimiento alguno dudando si ingresar o no, pero mi curiosidad fue mayor y finalmente me adentre al lúgubre lugar. no se cuanto tiempo estuve caminando y repasando cada lapida con la mirada leyendo los nombres que estaban grabadas en ellas… hasta que finalmente encontré la que estaba buscando. Pose mis ojos sin expresión sobre ella, arrodillándome para estar lo más cerca posible de aquella fría placa que solo tenia dos lineas.

“Emily Daller”
“siempre estarás en nuestros corazones”

Sonreí con tristeza reprimiendo las lagrimas que amenazaban con salir, pero no lloraría, no ahora, me había prometido no hacerlo. Me levante decidida refregando mis ojos con uno de mis brazos, esto solo era un símbolo de que terminaba un ciclo… era el final de mi antigua vida, y mis padres estarían mejor así, ahora ya no había vuelta atrás, mi único nombre a partir de hoy seria Emily Atches.

Adios Daller...

Me gire con el propósito de abandonar el lugar, pero  para mi sorpresa no me había percatado de la parecencia de un misterioso joven alvino que se encontraba a unas pocas tumbas de diferencia.
Me acerque y abrí mis ojos algo sorprendida al ver como el joven se erguía y besaba la mano de la fría estatua, lo más probable es que aquella tumba correspondía a alguien realmente querido por él. Iba a evitarlo y continuar con mi camino pero al acercarme más pude ver como de sus ojos caían unas solitarias lagrimas… busque en mi bolsillo y sin una razón lógica toque el hombro del hombre y le extendí un pañuelo intentando sonreír…

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.