Ultimos Temas
Reapertura [17/8]

Reapertura del foro!
Dominio personalizado!
Nuevos personajes Cannon disponibles
Nuevas tramas y actualizaciones
Anuncios
Our Staff
Gabriel
Admin
MensajePerfil
Amethyst
Admin
MensajePerfil
Gray
Admin
MensajePerfil
El staff esta disponible por me para cualquier duda que puedan tener. Si su problema es tecnico o no es personal se les pide que por favor utilicen el subforo de dudas /quejas y sugerencias ya que su duda podria ser tambien la de otro, de esta formar redistribuimos la información y ayudamos mas a nuestros usuarios. Agradecemos su colaboración
Links rapidos
Los reconocidos
Award
Award
Award
Los mas buscados
Wanted
Wanted
Wanted
Wanted
Normas Basicas
❧ Nada de Fisicos humanos, este es un foro anime
❧ El mínimo de líneas por post es de diez completas
❧ El tamaño predeterminado para los avatares es de 180x400 ni mas ni menos
❧ El tamaño máximo para las firmas es de 500x500 y se pueden tener máximo 2 en la firma visibles, si se quieren tener más se pueden meter entre Spoiler.
❧ Solo se puede mantener un maximo de 4 cuentas

Creditos & agradecimientos
El diseño del foro fue hecho por Sylver de Glintz, agradecemos a las comunidadesde Glintz por sus maravillosos tutoriales y trucos para nuestro foro y a la comunidad de Source Code por compartir los codigos que utilizamos para nuestro querido Silent. Las imagenes son de sus respectivos autores, solo fueron retocadas y editadas por el staff para mantener la armonia del foro. La trama es una ficcion original creada por el staff, con adaptaciones de otros escritos, modificados y adaptados a la ficción para nuestros propocitos. Agradecemos especialmente a Eniozu, Frejya, y Kata por su apoyo para nuestra comunidad. Y obviamente a todos los usuarios de Silent Soul que hacen todo esto posible.Ademas queremos incluir en la lista a nuestro corrector ortografico portatil (alias Gray) por su ayuda en la redaccion y correcciones para el foro. Gracias por ayudarnos a mejorarlo
» La Pluma y la Ficción [Cambio de botón-Elite]
Sáb Nov 07, 2015 10:22 pm por  Invitado

» [Privado] El orgullo está para tragárselo.
Miér Ago 19, 2015 4:44 pm por  Inm Ebonfear

» Cry Out [Re-apertura]
Lun Ago 17, 2015 8:20 pm por  Invitado

» [Combate Privado] Encuentro Prevenido
Sáb Ago 15, 2015 1:13 pm por  Marcel Dumont

» Holas Sigue vivo el foro?
Mar Jul 21, 2015 10:07 pm por  Moira LeNoire

» Galerías Vaynese [Tema libre]
Lun Jul 20, 2015 6:25 pm por  Mila Vaynese

» Sobre cuantos personajes se pueden tener
Vie Jul 17, 2015 6:36 pm por  Asmodeus Loki Akibeel

» Other World [re-apertura] Inuyasha, Naruto y Saint Seiya (élite)
Lun Jun 22, 2015 6:29 pm por  Invitado

» Fantasy based in reality // Afiliación Elite
Lun Jun 22, 2015 1:23 am por  Invitado

» Afiliación (Élite)
Jue Jun 18, 2015 11:52 am por  Invitado


Cargar con todo el peso del mundo sobre tu espalda -Privado-

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cargar con todo el peso del mundo sobre tu espalda -Privado-

Mensaje por Xerrac Ion el Dom Oct 13, 2013 5:32 pm

¡Había olvidado mi mochila en el aula! No podía dejarla allí, las pocas cosas de valor que contenía estaban dentro y, si no lo llegaba a recuperar, me moriría. Me mordí el labio mientras corría cada vez más rápido, todavía tenía mucho trayecto hasta llegar al aula… ¡Maldición porque todo tenía que ser tan grande! Me apoyé cansado sobre una fila de taquillas, comprobando cuanto faltaba para llegar allí. Todavía faltaba subir dos pisos por escaleras. Gemí de preocupación, mordiéndome el labio y mirando hacia lados del pasillo, tratando de descubrir de qué manera podría llegar a más deprisa. Observé la ventana y abrí los ojos emocionado, descubriendo el camino más corto.

Me acerqué hacia la misma y, sentándome en el alfeizar, me quité las botas, até los cordones entre ambos pares de zapatos y me los colgué al cuello. Si iba a trepar, iba a necesitar mis pies descalzos para ello. Comencé a escalar rápidamente, como si fuera una especie de salamandra o algún tipo de insecto. Llegué hasta la ventana y posándome por sobre la misma, salté hacia adentro, agradeciendo mentalmente que estuviera abierta y cayendo delicadamente dentro de la habitación.

Corrí preocupado hacia mi pupitre, rebuscando desesperado hasta encontrar lo que estaba buscando: mi vieja y desgastada mochila color verde viejo. Suspiré con alivio y abracé aquel trozo de tela fuertemente contra mi pecho. ¡Y yo que la había dado por perdida! Sonreí y alcé la mirada, cruzándome con un par de ojos que me miraban confundidos. ¿Desde qué momento había alguien en la habitación? – ¡Lo siento! Había olvidado esto. – dije un poco asustado, pensando en el penoso aspecto que tenía en ese momento, con los zapatos colgados al cuello como un imbécil…


Última edición por Xerrac Ion el Dom Dic 08, 2013 4:00 pm, editado 1 vez
avatar
Xerrac Ion
Estudiantes de Silent Soul
Estudiantes de Silent Soul

Mensajes : 131

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cargar con todo el peso del mundo sobre tu espalda -Privado-

Mensaje por Invitado el Sáb Nov 09, 2013 9:07 pm

Sin temor a equivocarme puedo decir que este día fue agotador, -reconozco que la vida de un estudiante es algo extenuante- digo mientras suelto una leve sonrisa levantándome de mi asiento, pero, ahora que todos se han ido puedo descansar de sus alaridos y malos modales, es mucho mas agradable el silencio, no hay duda.

Al caminar por el salón dirigiéndome a la salida me acerco a una ventana abriéndola de par en par para refrescarme con la brisa del atardecer y puedo observar desde allí un reducido grupo de estudiantes en el patio principal,no distingo de que grados son, ellos juegan, correr y ríen, -parece que se divierten... vaya estupidez- es lo que pienso al observar tal perdida de tiempo, sigo mi camino encontrándome con una carpeta que llama mi atención, tenia muchas cosas entre libros y demás material escolar pero,un objeto sobresalía, una vieja mochila desgastada por el pasar del tiempo -No solo son escandalosos sino también descuidados- me digo frunciendo el ceño. Me disponía a tomar dicho objeto pero recordé que mi tiempo es limitado y aun tenia muchos deberes en el salón de arte, por lo que acelere el paso y salí de dicho lugar.

Camino apresurado por los corredores llegando por fin al salón del cual soy encargado - por fin he llegado, pensé que esto me tomaría mas tiempo- revisando entre mis cosas descubro que me faltan materiales importantes - ¡rayos! olvide lo principal ... - voy corriendo hasta el salón en el que había estado momentos atrás, dirigiéndome al estante del fondo obtengo lo que tanto buscaba, un estuche de acuarelas...- sin esto no podre avanzar en lo absoluto- susurro, dándome la vuelta veo como algo se desliza con rapidez pero a la vez delicadeza a través de la ventana - pero este salón esta en la planta superior-pienso con detenimiento, es un muchacho "aparentemente de la misma edad que yo", -¿que hace aquí?- me pregunto obteniendo de inmediato la respuesta al verlo sostener la misma mochila que antes había estado a punto de coger.

El rostro del muchacho esbozaba una sonrisa de felicidad y al mismo tiempo de serenidad pero, al verme parado a unos cuantos pasos de el su reacción cambio de inmediato por lo que supuse que no se había percatado de mi presencia, al observarlo pude ver que estaba descalzo, es mas traía los zapatos colgados del cuello -si que es un tipo tonto- fue lo que pensé antes de escuchar algo proveniente de el dicho con mucho ímpetu y nerviosismo ... -N-no hay problema, yo también he olvidado algo- repuse de forma dubitativa apretando fuertemente el estuche que sostengo en manos- demonios aun no me acostumbro de todo al cambio y vaya que suerte socializando a saber con "quien", definitivamente este sujeto no es un ser humano ...tssk ... que molesto supongo que debo presentarme ...- pienso mientras el sigue parado cerca de la carpeta observándome - Soy Verchiel Deveraux, encargado del salón de arte, mucho gusto - me siento estúpido haciendo esto pero bueno por algún lado debía empezar ... - ¿Quien eres tu ? - pregunto, esperando que deje de mirarme tan anonadado.


Última edición por Verchiel el Lun Nov 11, 2013 3:07 am, editado 1 vez

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cargar con todo el peso del mundo sobre tu espalda -Privado-

Mensaje por Xerrac Ion el Sáb Nov 09, 2013 10:10 pm

Olvidar cosas parecía mucho más normal de lo que creía. Sonreí aliviado y feliz, mostrando simpatía ante aquel chico que parecía haber olvidado algo tan preciado como era aquella desgastada y vieja mochila para mí. Hice sonar los huesos del cuello y de los hombros, liberando la tensión producida por el nerviosismo y la ansiedad de recuperar nuevamente mis posesiones.

- ¡Mucho gusto Verchiel! Soy Xerrac Ion... - comenté feliz, tendiéndole mi mano para un apretón. Porque eso así al gente cuando de acababa de conocer, ¿no? Se daban apretones de mano o besos en las mejillas o reverencias... Suspiré, había personas de tantos países y culturas diferentes que dificilmente sabía como reaccionar ante cada una.

Al moverme sentí como las zapatillas se movían, realizando que todavía las llevaba colgadas al cuello. Si planeaba irme en aquel momento, tal vez podía usar simplemente la puerta, colocarme mis desgastadas deportivas y comportarme por primera vez en mi vida como una persona normal... O la otra opción, la más llamativa para mi gusto, era seguir trepando hasta la azotea y comerme el almuerzo que llevaba en la mochila como si fuera una rata... A veces realizaba en que no estaba hecho para vivir en sociedad...

- ¿Así que te gusta...? - comencé a decir, mordiéndome la lengua ante el acto reflejo de decir una idiotez como "respirar", observando el estuche que tenía entres sus manos y reemplazando aquella incoherencia por algo un tanto más adecuado. - ... pintar, ¿no? Por eso eres encargado del salón de artes... - añadí feliz, sonriendo y felicitándome mentalmente por haber podido decir algo meramente inteligente.

- ¿Queda muy lejos el salón de artes de aquí? - pregunté curioso, después de todo, desde que arte era una asignatura y un taller optativo, definitivamente no estaba en esa clase.
avatar
Xerrac Ion
Estudiantes de Silent Soul
Estudiantes de Silent Soul

Mensajes : 131

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cargar con todo el peso del mundo sobre tu espalda -Privado-

Mensaje por Invitado el Lun Nov 11, 2013 3:02 am

Todo esto me producía gran incomodidad, no solo recaía en el hecho de entablar una charla con un desconocido que definitivamente tenia algo fuera de lo normal, sino también la frustración que me provocaba el no saber como reaccionar ante una situación completamente nueva para mí.

De un momento a otro el muchacho que solo me había brindado un par de sonrisas, que al parecer eran sinceras, estiró uno de sus brazos ofreciéndome su mano como muestra de cordialidad, la tensión había desaparecido de él, era algo fácil de adivinar por las muecas en su rostro. Mientras hacia este gesto profería algunas palabras para corresponder a la presentación antes hecha por mí. Por un instante dude si era acertado responder de forma afirmativa esta muestra de gentileza, analizando los "pro y contra" solo pude deducir que era algo necesario.

Le extendí mi mano para estrechar la suya; dejándome extrañado ya que no percibí una sensación de frío o calor excesivo; era un sentimiento de calidez que pocas veces había sentido antes.

Luego de decirme su nombre hizo una interrogante, interrumpiéndose por algunos segundos para luego terminar su frase, esto causó gracia en mi (extraño de cierto modo) ya que parecía hablar con sí mismo, podría saber que estaba pensando con solo desearlo, pero ... ¿Donde quedaría la diversión entonces? ...  - En efecto me gusta la pintura aunque, eso no es un requisito primordial para ser el encargado de aquel salón, digamos que tuve suerte - le decía mientras daba una pequeña vuelta para coger algunos pinceles de mi escritorio.

- No, al contrario, queda a unos cuantos pasos de aquí, es por eso que pude llegar tan rápido, tal vez te apetezca ir un momento, puede que encuentres algo que te agrade como una pintura o escultura, o simple curiosidad - respondía mientras observaba que aun llevaba el calzado atado al cuello, al parecer él había olvidado completamente como estaba presentado... - pero, ¿Podrías decirme como es que has llegado hasta aquí? Es que esta aula esta situada dos pisos arriba del patio principal o es que ...¿Acaso tienes hermosas alas como las de los ángeles? - pregunto cambiando mi tono de voz, pasando de lo cortés a lo serio y mirándolo fijamente esperando con gran curiosidad que responderá.


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cargar con todo el peso del mundo sobre tu espalda -Privado-

Mensaje por Xerrac Ion el Lun Nov 11, 2013 3:49 pm

Estrechamos manos y por alguna parte de mi cerebro escuché una peque voz exclamar “level up”… Por lo menos había acertado en la manera de presentarme. Sonreí ampliamente y sacudí su mano de una manera un tanto energética, demostrando demasiada emoción… Después de todo así era yo, demasiado efusivo.

- Nunca fui muy aficionado a las artes… Soy bastante desastroso para todo aquello, digamos que están las personas que nacen con talento y las que no, y después estamos las que somos un completo desperdicio… - comenté mientras me frotaba la nuca. ¿Yo? ¿Arte? No eran cosas que vayan conmigo en absoluto. Suspiré y me fijé directo a sus ojos, bastante emocionado. – ¡Aunque por otro lado suena lindo poder verte pintar! – exclamé feliz. Me gusta ver los talentos de otros, me hacía sentir feliz. Lo miré por unos minutos en silencio, esperando a que me diera el permiso o que me invitara o que simplemente accediera, o, por otro lado, que me dijera que no. – Ya sabes lo que dicen, la curiosidad mató al gato… - comenté con un encogimiento de hombros, cerrando bien los cierres de mi mochila y colgándomela a los hombros.

Alcé al escucharlo observando que todavía llevaba las zapatillas de manera precaria y descolgándolas las tiré al suelo para calzármelas. ¿Hermosas alas de ángel…? Nada más alejado de la realidad. No pude soltar una leve risa nerviosa, viéndolo fijamente a la cara. – ¡Trepando! – dije mientras ponía mis manos como garras y sonreía divertido mostrando mis incisivos anormalmente largos. – Sería raro que un Deimos como yo tuviera alas, si las tuvieran serían más como las de un murciélago que las de un hermoso ángel, ¿No crees? – comenté mientras me agachaba a atarme los cordones y a acomodar las lengüetas de las rotas y viejas deportivas blancas.

- Así que ya sabes, si algo se te queda pegado al techo me chiflas…- comenté con un guiño, alzando un pulgar y sonriendo, después de todo, mi único talento consistía en trepar cosas y poder quedar colgado boca abajo del techo en cualquier momento… Eso y poder hablar idioma demoníaco.

- ¿Qué hay de ti? No creo que compartas mi pasatiempo de trepar cosas, pero además de la pintura, ¿Qué te gusta hacer? – pregunté curioso, acercándome hacia la puerta.
avatar
Xerrac Ion
Estudiantes de Silent Soul
Estudiantes de Silent Soul

Mensajes : 131

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cargar con todo el peso del mundo sobre tu espalda -Privado-

Mensaje por Invitado el Lun Nov 11, 2013 7:09 pm

Me preguntaba con cuanta energía contaba este joven, después de sentirse en confianza no dejaba de sonreír ni por un instante, es una cualidad admirable pero poco útil.

Creí que de alguna manera este muchacho tendría alguna relación con el arte, pero, me equivoque al parecer o eso fue lo que entendí por sus palabras, - No es mala idea que vengas conmigo, no me molesta que aprecien mi trabajo, ademas estamos en la misma clase ¿No es así? - ¿Contradictorio? lo es, me gustaba estar solo, pintar solo, no necesitaba la aprobación o la admiración de alguien más, pero ¿Por que no intentarlo esta vez? a fin de cuentas no tenia nada mejor que hacer... por ahora.

Aparentemente él se disponía a acompañarme, de forma evidente no podía ir por los pasillos descalzo así que se dispuso a colocar las zapatillas en el lugar que correspondían. Siempre haciendo muecas, con esa sonrisa es su rostro, ¿Por que siempre está feliz? me preguntaba hasta que el comenzó a explicarme con gestos como fue que llegó hasta donde nos encontrábamos actualmente. Separando parte de sus labios al sonreír me mostró su dentadura, tenia colmillos... - ¿Deimos? así que ¿Eres un deimos? ¡Fascinante! - comentaba sonriente sin medir las consecuencias de que que mi entusiasmo desbordaba; ¡Pero que maravilla! la primera persona con la que tengo un contacto directo es una mitad humano mitad demonio, ¡Esto no podría ser mejor!... si, odio a esta clase de personas, pero, todo en este mundo tiene una utilidad, ¿Por que no comenzar con él? ...

- Haha, no dudes que acudiré a ti si necesito algo, porque ahora somos amigos ¿No es cierto? - le mencionaba con una gran sonrisa para corresponder al gesto amical que él hacia mostrándome confianza y simpatía, tomando por completo las cosas que había ido a buscar.


- ¿Eh? - solté una leve carcajada - No, yo no trepo las paredes o cosas por el estilo ¿Qué otras cosas? pues... si vamos ahora al salón de arte podría explicártelo mejor - le ofrecía mientras él se disponía a salir del salón, - Es por allá, doblando en esa esquina - le señalaba en dirección al pasillo de la derecha, él se quedó pensando mientras yo caminaba hacia atrás en dirección al lugar ya mencionado, esperando que se animara, esto será muy divertido... pensaba con entusiasmo.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cargar con todo el peso del mundo sobre tu espalda -Privado-

Mensaje por Xerrac Ion el Miér Nov 13, 2013 8:49 pm

Sonreía al escucharlo, asintiendo levemente feliz. Después de todo, si iba a poder verlo pintar. Y eso me hacía feliz por el simple hecho de que iba a poder conocerlo mejor. Era agradable estar en su compañía, no me sentía intimidado y eso era genial.

- Yo no lo veo para nada fascinante, pero gracias por tu entusiasmo... - comenté con gesto un poco sorprendido y un poco curioso. No era agradable ser mitad demonio, siempre despreciado, siempre ser la lacra de la sociedad, siempre ser el chivo expiatorio de las culpas ajenas. Suspiré, eso no le ocurría a los Neflim, no, por tener sangre angelical se creían superiores y nos trataban como escoria. Tanto que incluso en un tiempo llegué a creer que lo era. - ¿Y que hay de ti? No pareces un Deimos, pero tampoco humano... - pregunté mientras observaba su rostro, justo cuando estaba a punto de atarme la agujeta que faltaba, colocando mi mano en la barbilla y observándolo fijamente, tratando de encontrar algo que dijera de que raza se trataba.

- Claro, seré tu ... amigo... - comenté un poco extrañado. Acostumbrado a estar sólo y excluido nunca había tenido un "amigo" propiamente dicho. ¿Quien te diría que el día de mañana no te traicionen y quedes sólo? ¿Para qué querer un amigo si después lo perderás? "Es más triste el hombre que ama y pierde que el que nunca amo, puesto que este ultimo nunca supo de lo que se perdía..." Y eso se aplicaba a absolutamente todo. Sin embargo, le devolví una amplia sonrisa.

Seguí las direcciones que dijo hasta llegar a la puerta, pensando que hasta ahora todo había sido bastante fácil. No había habido silencios incómodos en la conversación, ni insultos, ni ningún comentario ofensivo, había podido hacer preguntas correctamente y no había dicho (muchas) estupideces. Abrí al puerta que se encontraba debajo del cartel "Taller de Arte". Así que ese era el famoso Salón de Artes...

Abrí el pomo y entré, quedando un poco sorprendido por la cantidad de color que había allí dentro. Cuadros de todo tipo, con colores fuertes o apagados, planos o tridimensionales, complejos o simples. Esculturas de todos los tamaños y forma, desde una sirena a escala real hasta una ardilla diminuta a medio hacer con una bellota entre sus garritas. Sonreí, corriéndome para dejar a mi acompañante pasar sin problemas. - Wow, todo es tan... mágico... Pensar que se puede crear tan sólo con la imaginación y las manos... - comenté mientras soltaba un silbido de admiración, girándome para verlo y dedicarle otra gran sonrisa.
avatar
Xerrac Ion
Estudiantes de Silent Soul
Estudiantes de Silent Soul

Mensajes : 131

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cargar con todo el peso del mundo sobre tu espalda -Privado-

Mensaje por Invitado el Lun Nov 18, 2013 3:01 am

El muchacho de la inigualable sonrisa estaba encantado de acompañarme y observar uno de mis pasatiempos favoritos, la pintura. No podría definir si acaso sentía cierta simpatía por mí o es mera curiosidad lo que ha impulsado ese acto que me otorgara una pequeña ventaja sobre todo esto.

- ¿Eh?, parece que te he incomodado con mi comentario, lo lamento, no deseaba molestar - Me excusaba con él, modificando un poco el grado de énfasis al soltar todas esas palabras haciendo que la disculpa sonara tan sincera como si de verdad lo fuera. Haha, ¿Crees que eres escoria? lo eres, pero una muy pequeña... eran las palabras que se aglomeraban en mi mente al poder escuchar los murmullos en su cabeza.

- La curiosidad mató al gato, ¿No es así ? - Repliqué con una voz amable, tanto que yo mismo quedé sorprendido de que bien podía desenvolverme ahora, - Es solo una broma - le explicaba - Bueno, podría responder a tu pregunta y hacerlo fácil o dejar a tu imaginación que es lo que soy, pero se me ha ocurrido algo mucho mejor... Si me ayudas a terminar un trabajo pendiente te lo diré con mucho gusto - Contestaba a su pregunta con gran alegría... - Se que has dicho que eres un desastre para esto y aquello, pero intentarlo podría ser divertido para ti - Le decía mientras gesticulaba sonriente la acción de coger un pincel y darle color a algo.

- No pareces muy atraído a la idea de ser amigos, ¿Qué podría hacer? - Decía en voz alta estirando los brazos para aligerar el estrés, mientras él se quedaba extrañado por el comentario que segundos antes había hecho - ¡Lo tengo! - exclamaba dando un pequeño salto inclinándome levemente frente al desconcertado joven que aún se encontraba arrodillado, - Tomarás clases de pintura conmigo una o dos veces por semana, y no acepto negativas, lo lamento - Le comentaba descaradamente sin importarme su respuesta. Al escuchar esto los ojos de mi jovial "amigo" adoptaron un tamaño mayor, obviamente era por la sorpresa que le causaba aquella paráfrasis que había dicho, quedándose sin habla o contestación alguna, aunque de todas formas no importaba, podría someterlo si su respuesta fuese un "no".

Transitábamos por los pasillos que nos conducirían al tan afamado "Salón de Arte" que a esa hora ya se encontraban prácticamente desolados. Pude observar por el rabillo del ojo el rostro pensativo de Xerrac, ¿Se estará arrepintiendo? me preguntaba con un ligero tono de aspereza... Veamos que lo mantiene tan distraído, enunciaba en mi cabeza cuando el escurridizo muchacho con gran agilidad se adelanto a tomar el mango de la puerta y entrar casi de un salto. Su rostro reformo la expresión al divisar la variedad de objetos que cabían en esa habitación, lo que antes parecía ser incertidumbre se había transformado en embeleso, - Jeh... - jadeé al contemplar al fascinado invitado, a lo que él correspondió haciéndose a un lado para cederme el paso.

- Es correcto - Agregaba... - En este lugar puedes darle forma a lo que desees, a lo que más te agrade, no importa cuan complicado pueda resultar - le manifestaba retribuyendo aquel comentario propio de un ser maravillado por lo que sus ojos le mostraban. Nuevamente su rostro proyectó una sonrisa de confort que fue interrumpida por un pequeño, pero audible crujir proveniente del estomago vació del mancebo, aflorando en mí una carcajada y en él un tenue color rojizo sobre el rostro - Vaya, parece que he tomado gran parte de tu tiempo - citaba mientras observaba las manecillas del reloj que se encontraba posado en una de las columnas.

- ¿Prefieres comer algo antes de empezar con el trabajo? - le consultaba ofreciéndole asiento lo más amablemente posible para mí. A partir de aquí el verdadero proyecto empieza, susurraba en esos recónditos pasajes de mi intrincada mente, dibujando esa maliciosa sonrisa que nadie había visto antes.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cargar con todo el peso del mundo sobre tu espalda -Privado-

Mensaje por Xerrac Ion el Mar Nov 19, 2013 6:08 pm

- No te preocupes… Ya estoy acostumbrado… - comenté divertido al escucharlo. Su forma de reaccionar fue bastante extraña, no lo había dicho de mala manera, y tampoco creía que tuviera esa clase de pensamientos sobre mi “especie”. Sonreí tímidamente, después de todo sólo lo había dicho por curiosidad y no tenía maldad detrás de sus palabras.

- ¡Pero yo no soy un gato! – comenté haciendo un puchero. Tenía dientes, tenía orejas puntiagudas, tenía cola… ¡Pero no era un gato! ¿Entonces estaba salvado y tenía una escusa para ser curioso? Me reí suavemente, sabiendo que de una forma u otra lo ayudaría. Podría llegar a ser divertido, sí, pero no estaba del todo feliz con ello. No me agradaba la idea de tener que hacer algo que pudiera resultar ser tan incómodo para mí como aquello. Suspiré, simulando una sonrisa. No quería que la conversación se interrumpiera y no me sentiría para nada bien si comenzaba a actuar antipáticamente con él. – Soy un desastre total, podrás reírte un rato de mis fracasos… - comenté con una sonrisa divertida… Sí, divertido para él, pero para mi bastante tortuoso.

- Uhm ¿Clases de pintura? ¿Estás loco? – pregunté divertido alzando una ceja, entre risas. Yo era un verdadero desastre, difícilmente podía dibujas una línea recta con un palo en la tierra. En mi vida había dibujado, nunca había tenido tiempo, ni medios, ni apoyo para eso… Suspiré, elevando mis manos al aire y sonriendo de costado. Dijo que no aceptaría negativas. – Prometo no comerme la pintura y portarme bien… - comenté como señal de tregua. Después de todo, sería divertido si pasaba tiempo con él. Era un simpático chico.

- Creo que minimizas mucho la parte de “cuan complicado puede resultar” – añadí poniendo los ojos en blanco, acercándome más a las repisas lejanas y observando las pequeñas figurillas colocadas allí de manera distraída. Mi estomago sonó y lo escuché reírse de eso, algo que me puso un tanto incómodo, más que nada por el hecho de que lo haya escuchado y ya. – Oh, no te preocupes, me encuentro bien… - comenté con un encogimiento de hombros. No solía comer en frente de otras personas, más que nada, porque era bastante poco educado en ese sentido. Le sonreí y hice un gesto restándole importancia, me importaba más lo que me rodeaba y a mi nuevo y misterioso “amigo”… “Además, si estoy muy lleno cuesta más trepar y me da sueño, por eso es mejor primero trepar y comer después”… pensé para mí mismo, suspirando. Sin embargo, me senté donde me indicaba, cruzándome de piernas al estilo indio y observándolo comer.

- ¿Sueles almorzar aquí? – pregunté mirando curioso a todos lados. Parecía un lugar poco concurrido, donde había cierta privacidad. Igual prefería la azotea, bendita azotea inaccesible para personas que no trepan ni vuelan. Sonreí divertido, tarareando alegremente.

- Si quieres tengo carne… - comenté curioso, pensando que mi almuerzo se componía exclusivamente por eso: carne. Era fría, lo que sobraba de una parrillada que Connor había cocinado ayer. Podía llegar a estar un poco quemada, pero era deliciosa carne al fin y al cabo.
avatar
Xerrac Ion
Estudiantes de Silent Soul
Estudiantes de Silent Soul

Mensajes : 131

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cargar con todo el peso del mundo sobre tu espalda -Privado-

Mensaje por Invitado el Sáb Nov 23, 2013 12:08 am

Siendo sincero conmigo mismo este sujeto ya no me parece un simple desperdicio, ahora pienso que sería una mascota estupenda, al ser un Deimos él se mueve en el círculo cercano a los moradores infernales, tengo grandes planes para este muchacho.

- ¿Acostumbrado? bueno no podemos simpatizar con todos ¿No crees? - Le mencionaba con un tono más amable de lo que debería aligerando un poco la tensión que supuse le causaba mencionarle algo sobre su origen, si el joven se encontraba nervioso me dificultaría aún más las cosas.

- Haha, no pensé que lo fueras, aunque podríamos hacer la prueba con una bola de estambre - Le comentaba entre risas sosteniendo en la mano derecha el material que había sido olvidado por algún alumno en el salón de arte - Vaya que eres pesimista - Le decía mientras me acercaba a él y con el dedo medio de la mano izquierda le daba un pequeño golpe en la frente - Si actúas de esa manera no podrás hacer nada, no solo con la pintura sino también con otras cosas - Continuaba diciendo.

La molesta sonrisa de Xerrac:


-¡Oh! ¡Vamos!, Los genios más importantes del mundo fueron llamados locos antes de ser reconocidos- Exclamaba intentando que el invitado se sintiera más en confianza, estirando un brazo y formando un puño en señal de compañerismo. No importa la manera en la que tenga que actuar, todo el esfuerzo que haga valdrá la pena, no cabe duda.

- No, te equivocas, hay cosas mucho más complicadas que sostener un pincel, aunque eso ya deberías saberlo - Acotaba a su respuesta desganada, observando cómo se acercaba a ver algunas de las pequeñas figuras que habían sido hechas con porcelana, - dice que no le interesa el arte, pero aun así lo aprecia, que tonto - Pensaba, girándome para colocar los lienzos en un lugar con suficiente luz para disponerme a  trabajar, cuando el sonido de su estómago vacío interrumpió el silencio.

- Ya es bastante tarde, deberías almorzar algo, no quiero que te desmayes aquí - Sugería mientras tomaba asiento y movía a un lado los materiales sobre la mesa más grande del salón para colocar el almuerzo que había comprado mucho antes de encontrarme con el muchacho. - Si - respondía desenvolviendo los panecillos de sus empaques... - Es un lugar bastante tranquilo para esto, ya que los comedores siempre están atiborrados de gente - Aunque no necesitase una gran cantidad de alimento, tenía que adaptarme tanto como pudiese a este mundo, si alguien notaba algo fuera de lo normal sería un problema, y detesto los problemas.

¿Carne? ¿Es en serio? - Susurraba en mi mente, aunque él no lo sabe no como animales, de ninguna clase... - ¡Oh! Claro, eres muy amable, gracias - Respondía con tono complaciente mientras el depositaba una pequeña porción de la carne quemada de ese pobre animal en un plato que rápidamente le alcance. Aunque recibí la comida no la probé, no podría...

- Dime Xerrac, ¿Cómo es tu familia?... - Preguntaba, mientras tomaba un mordisco de aquel panecillo con sabor agridulce, y esperaba que su respuesta me develara donde se encontraban algunos demonios, después de todo serán unos experimentos fantásticos.


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cargar con todo el peso del mundo sobre tu espalda -Privado-

Mensaje por Xerrac Ion el Lun Nov 25, 2013 9:00 am

Asentí de manera distraída al escucharlo. No era como si ya no supiera eso. No se puede simpatizar con todos. Lección básica de cuando estas rodeado de otros niños sin padres ni origen y huyen de ti por ser mitad demonio. Suspiré y sonreí, aunque debía de admitir que algunos simpatizaban mucho mejor que otros. Y después de todo, si mi origen sólo dificultaba más las cosas, ¿Para qué siquiera preocuparse? Estar sólo era triste, pero dolía menos que estar rodeado de personas que te odiaran y te juzgaran...

El estambre es lindo... Pensé para mi mismo mientras me reía suavemente. Me gustaba trepar a lugares altos, cazar animales pequeños y dormir largas siestas a la luz del sol... Tal vez si era un gato después de todo, pero no le daría la satisfacción de que lo supiese.

- No soy pesimista, sólo que conozco mis limitaciones... - y el arte tiene muchas de ellas. Suspiré y me resigné. Lo único que quedaba era dar mi mayor esfuerzo y ya. Después de todo, no perdía nada más que tiempo en intentarlo.

- Entonces vas a ser el erudito más grande de todos... - comenté alzando una ceja y mirándolo divertido. ¿Yo y pintura? Tenía mis sospechas de que si la pintura era inflamable terminaría prendiendo todo fuego antes de poder pintar un simple círculo con los dedos. Pero ya me había resignado, no debía de discutir... No... Discutir... Fruncí los ojos con fuerza y me concentré en eso por unos segundos, echando fuera a mis pensamientos negativos.

Uhm, yo podía asegurar que las copas de los árboles eran todavía más desoladas, incluso los tejados eran un lugar perfecto, cubiertos con finas capas de nieve que hacían que la luz del sol resplandeciera como los mismos diamantes. Me reí ante su comentario, como si saltearse una comida fuera a hacerme desmayar...

Saqué mi taper y le deje tomar lo que quisiera de allí, sonriendo divertido al ver la pequeña porción de carne que había tomado. - Pones la misma cara que Kardia con la carne de venado... Si te da asco no tienes porqué forzarte... - Asco disimulado por modales y modestia. Vivía con eso durante las comidas, ya que Kardia era una dama que no se quejaba de nada y aceptaba cualquier esfuerzo con una sonrisa y silenciosa cortesía. Cómo cuando llevaba perdices para la cena...

- Están muertos... - dije distraídamente mientras comía un pedazo de carne de manera desganada, perdido en mis recuerdos del pasado. - Bueno, estaban muertos pero ya no... O algo así... - comenté a contestar de una manera un poco confundida. Ya no entendía muy bien como había pasado todo. Hace poco menos de unos 4 meses había sido un chico que no tenía la menor idea de su familia y que había crecido sólo y aislado toda su vida. Y de repente tenía una hermana adoptiva y un supuesto padre biológico que ni sabia de mi existencia. Raro. Sonreí y dejé la comida de lado, sintiendo que debería de decir algo inteligente por primera vez en toda la tarde. - Encontré a mi padre biológico este año y tengo una hermana adoptiva... - comenté con una sonrisa, sacudiendo levemente la cabeza, diciendo que no quería hondear ese tema. Definitivamete ya era demasiado confuso para mi mente como para que también debiera de ponerlo en palabras.

- ¿Y que hay de tí? ¿Tienes una familia? - pregunté feliz, porque a pesar de que mi vida familiar había sido un desastre la mayor parte de mi vida, me encantaba escuchar las historias de otros. Y me encantaban los hermanos y todas las travesuras implicadas con eso. Reí suavemente mientras continuaba comiendo.

- Eres un ángel verdad, por eso no te gusta la carne ... - supuse distraidamente mientras terminaba de comer el contenido de mi taper. Sabía que el gusto a carne y a sangre era algo bastante tentador para los demonios y hasta incluso para la mayoría de los humanos. Y el sencillamente no era humano, así que no quedaba otra opción. Eso más el talento: los seres celestiales prácticamente venían embebidos de gracia y talento. Me reí suavemente, iba a tardar lo suyo si esperaba que yo fuera siquiera un centésimo de talentoso como él.



avatar
Xerrac Ion
Estudiantes de Silent Soul
Estudiantes de Silent Soul

Mensajes : 131

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cargar con todo el peso del mundo sobre tu espalda -Privado-

Mensaje por Invitado el Mar Nov 26, 2013 1:15 am

No importaba de qué manera tratara de estimular a este testarudo deimos, en esa mente dañada él siempre será basura, un desperdicio, menos que nada… Ja y no esta tan lejos de la realidad, en efecto es menos que polvo por el que caminar, pero con ese estado me complicara más las cosas, consumirá más de mi energía y vaya que gastarla con él ya me ponía los nervios de punta.

Escuchaba todas esas respuesta dignas de un perdedor, de alguien que por más dura que había sido su vida no sabía nada más que lamentarse y formar una coraza a su alrededor evitando ser lastimado.
- Patético – Pensé.

- ¿Kardia? ¿Es tu novia o algo así? – Preguntaba tomando otro pequeño trozo del panecillo agridulce - ¿Eh? No es asco, solo no suelo comer de forma seguida esta clase de alimentos es todo - Señalaba ante su comentario trivial, esperando que no se enojara o hiciera alguna majadería, o sino tendría que empezar antes de lo que tenia previsto.

Cuando pregunte por su familia su ánimo cambio drásticamente, lo sé porque puedo sentirlo en cada célula de su cuerpo, en cada gota de sangre que se mueve en el torrente sanguíneo, en cada pensamiento que trata de ocultar… lo encontrare todo, lo sentiré todo, no tienes a donde correr…         - Maravilloso, simplemente maravilloso – Repetía en mi cabeza constantemente al escuchar que en efecto tenia parientes, seguro deimos como él, o mejor aún algún demonio, eso me vendría tan bien ahora que estoy aburrido.  

- Así que tienes un padre y una hermana, eso es genial, de seguro ahora eres más feliz junto a ellos – Le comentaba sonriendo y entrecerrando lo ojos, sosteniendo las envolturas vacías de mi tan delicioso dulce y tomando un sorbo de agua mineral que estaba sobre la mesa.

- ¿Familia? Pues… tenía un padre, un magnifico padre que solía contarme historias, pero de eso hace mucho – Respondía a su pregunta con un ligero tono de serenidad. Mi Padre, alguien excepcional, alguien a quien amaba con todo lo que tenía, alguien por quien hubiese muerto… mi Padre… - ¿Qué? – Repuse de inmediato al escuchar su comentario sobre mi origen. No era difícil identificar a un ángel, somos superiores en muchos sentidos a los seres terrestres, somos la única creación que debe existir.

- Eres bastante perspicaz – Dije con una sonrisa en los labios – Pero no te diré nada hasta terminar el trabajo, además mi poco gusto por la carne no me identifica como un ser angelical… puedo ser un demonio vegetariano – Respondí intentando hacer una broma y que descartara la idea de cuál era mi origen, aun no era tiempo, quería jugar un poco más con él.

- Hey Xerrac, empecemos con el trabajo y al final de el te recompensare, será una sorpresa, una fascinante sorpresa – Le decía a mi joven y entusiasta ayudante mientras esbozaba una gran sonrisa que él interpretaría de seguro como amigable, extendiéndole la mano para que se pusiera de pie.
Serás una excelente marioneta, un juguete fantástico – Se formulaban los pensamientos.


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cargar con todo el peso del mundo sobre tu espalda -Privado-

Mensaje por Xerrac Ion el Mar Nov 26, 2013 8:01 pm

- No, es mi hermana adoptiva o algo así… - comencé a decir entre risas. Era bastante extraña en tan sólo imaginarme el salir con Kardia. Podía sonar bastante loco pero a pesar de que ella era bonita y amable, no me gustaba de esa manera. Creo que lo que más me atraía era ese cariño hasta rayando a lo maternal que nos tenía a mí y a Connor. – Esta bien, no tienes por qué forzarte de todas maneras, si no te gusta no te gusta… - comenté con un leve encogimiento de hombros. Después de todo, no era un niño al que se le estuviese retado para que comiera sus verduras ni nada por el estilo. Aunque ahora, lo irónico era pensar que no eran exactamente las verduras las que no querían ser comidas. Me reí suavemente, no compartía su opinión sobre la comida. Yo opinaba que nada debía de despreciarse y ya. Si era comestible pero tenía gusto a cartón, ¿para qué darle más vueltas?

- Si, estar sólo es un verdadero coñazo… Aunque con el tiempo te acostumbras, y termina por darte lo mismo… - comenté con una sonrisa sincera en mis labios. Creía que los últimos meses habían sido los más felices de toda mi vida. Desde que me había mudado allí había comenzado a sentir que valía algo a pesar de ser un Deimos, lo que ya era un cambio bastante radical. Además, podía sentirme parte de algo cuando estaba con Kardia y Connor. Éramos una familia, algo que no me hubiese creído nunca capaz de conseguir hace unos años atrás.

- Oh, lo lamento… Pero, ¡por lo menos siempre te quedarán las buenas memorias! – comenté con una sonrisa de simpatía. No podía decirle que sabía como se sentía, después de todo, eran cosas completamente diferentes perder a un ser querido que nunca haber tenido a ninguno. Yo siempre lo decía: “Sufré más el hombre que pierde el amor a aquel que nunca lo conoció”. Aunque, ahora que tenía a Connor en mi vida, podía asegurar que sería algo demasiado duro como para soportar…

- No creo que haya de ellos, pero bueno, si eres un demonio vegetariano sería interesante. Por lo menos sabría que no estás confabulando en mi contra y utilizándome, después de todo, podrías conseguir mejores herramientas… - comenté distraídamente mientras comía unas finas tiras de carne cocida, tarareando mentalmente una canción que Kardia había comenzado a tocar el piano el otro día. ¿Por qué todos se esforzaban por enseñarme cosas? Kardia en su momento había sido con el piano, ahora, él quería enseñarme a dibujar o pintar. Sólo faltaba que Connor quisiera enseñarme a beber una botella de vodka sin respirar o como utilizar una espada y tendría el cupón completo.

- ¡No juegues con mi curiosidad! - añadí entre risas, sabiendo que había dado un golpe bajo. Yo era curioso en exceso, no podía dejarme las cosas de esa manera. Ahora quería saber de qué se trataba, a pesar de que eso signifique sufrir algunas insignificantes horas con pinturas y lápices. No podía ser tan malo, había sobrevivido a cosas mucho peores. Y siempre podía escapar por una ventana… Todavía tenía a mi favor poder trepar por los techos.

- Bueno, ¿Qué quieres que haga? – pregunté con un encogimiento de brazos, guardando lo que quedaba de mi taper y sentándome con las piernas cruzadas sobre un pupitre. Definitivamente estaba en posición de meditación, como canalizando energías para la dura tarea que se me vendría. Cerré los ojos y respiré profundo. Verdaderamente era malo dibujando, eso sería el sufrimiento…
avatar
Xerrac Ion
Estudiantes de Silent Soul
Estudiantes de Silent Soul

Mensajes : 131

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cargar con todo el peso del mundo sobre tu espalda -Privado-

Mensaje por Invitado el Dom Dic 01, 2013 12:33 am

Inestabilidad, dolor, pesar, amor, remordimiento, placer, etc. Todo eso puedo saberlo con solo darle una vista a las mentes, nada puede serme oculto, porque al mínimo movimiento freiría el cerebro y retorcería cada recuerdo hasta llevarlos a la locura. ¿Cuántas veces las emociones han llevado a la locura de los cuerpos? Las vidas que sucumben a sus emociones son solo basura…

- Soledad… la verdadera soledad… ¿Es tan desesperante? Lo es – Preguntaba y respondía al mismo tiempo. La soledad verdadera, dudo que un mocoso como este sepa de eso, la soledad espiritual ¿Cuánto de eso puede entender una criatura como esta? Es demasiado insignificante…

- No hay nada que lamentar, en mi mente siempre está mi Padre, siempre – Acotaba sonriente y con los ojos cerrados en dos finas líneas curvadas, lleno de deseo, el deseo que me provocaba aplastar esa pequeña mente. Los días fueron insoportables cuando deje de verlo, al único ser con el que había tenido contacto, reconozco que algo se quebró en mi interior, la credulidad, la estupidez, la esperanza de aquellos a los que tanto ame.

- Vaya… para ser un Deimos eres bastante incrédulo, eres molesto – Le decía a mi acompañante con un tono de arrogancia, pero a la vez infantil, cruzando los brazos y viéndolo acabarse su tan ansiada carne. ¿Cuánto podría soportar? ¿Acaso él se romperá? Espero que sea tan útil como imagino, o habrá sido un desperdicio total. – ¿Utilizarte? ¿Pero qué concepto tan malo tienes de mí? – Interrogaba con tal cinismo que hasta yo habría creído en esa mascara de mentiras – No voy a utilizarte, ¿Somos amigos o no? Y aunque no lo fuéramos no soy esa clase de personas – ¡Bravo! Este muchacho no es tan tonto como imaginaba, al final mi decisión de jugar con él era correcta.

- Sabes, desde que era pequeño tengo la habilidad de sentir las emociones de los demás – Mentía, en realidad podía deformar sus emociones y también sus acciones.- Así que cierra los ojos y dame tu mano – Comentaba con una gran sonrisa, estaba a punto de comenzar, era tan emocionante, hace mucho que no examinaba mentes.

Tomé la mano del muchacho induciéndolo al sueño, al estar físicamente conectado puedo intensificar las habilidades y hacer más fácil la búsqueda de recuerdos. Cada recuerdo que yo vea él lo volverá a sentir, no importa si es alegría o dolor. - Ahora muéstrame Xerrac – Le hablaba en el interior de su mente, el escenario proyectado era un enorme espacio vacío de color blanco con muchas puertas, diferentes unas de otras, con el muchacho en medio de ellas, esta era su conciencia y tal cual puede desplazarse por donde él quiera, al lado de este me encontraba yo, o mejor dicho, mi yo que vive ahora dentro de el – Vamos a los recuerdos de tu infancia – Le susurraba señalando una puerta de madera de color marrón oscuro. Al abrirla se puede ver un niño pequeño, llorando y lleno de heridas – Guíame – Volví a susurrar.


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cargar con todo el peso del mundo sobre tu espalda -Privado-

Mensaje por Xerrac Ion el Dom Dic 01, 2013 5:57 pm

Sonreí incómodamente por un segundo, alzando una ceja. Al principio había dicho el término utilizar como mera broma, pero había algo en su tono que me hacía sospechar. Me cabeza se llenó de recelo, y clavé la mirada en él por unos cuentos minutos, esperando descubrir algo más de lo que ocultaban sus palabras. Ahora éramos amigos, más su manera de comportarse había cambiado drásticamente. ¿Estaría hablando con el verdadero Verchiel en estos momentos? ¿Cómo confiar en alguien que no fue completamente sincero desde el principio? Cerré los ojos y reí suavemente contestando arrastrando un poco las palabras. – Claro, los amigos no se utilizan los unos a los otros… Y no eres esa clase de persona… - dije en un tono relajado, completamente contrario a la duda y al recelo que se formaba lentamente dentro de mis pensamientos. Difícilmente podría hablar de él como persona. Si fuera un ángel o un demonio, y no tuviera sangre humana en sus venas, no se regiría por las mismas leyes naturales que lo hacemos nosotros, los híbridos y humanos.

Le tendí mi mano un tanto inseguro. No me agradaba del todo la idea de que se metiera en mi cabeza. Y mucho menos me gustaba creer lo que él podría llegar a pensar sobre mis emociones. ¿Qué si era desconfiado? ¿Qué si era crédulo? ¿Qué si era curioso? ¿Qué si quería ser reservado…? Sentía que condicionaría mis pensamientos debido a su intromisión dentro de mi cabeza. Suspiré y cerré los ojos sintiendo la calidez de su mano un tanto hipnótica.

Me encontraba parado en una gran sala blanca llena de puertas. Pero decir que me encontraba allí parado era un tanto relativo. Mi cuerpo no era físico y eso lo podía decir al no sentir mis pies sobre aquellas baldosas blanquecinas, a no sentir la textura de las paredes ni de las puertas al pasar mis manos sobre ellas. Tal sólo lo único que percibía eran las diferentes temperaturas que emanaban de cada una de ellas y también las diferentes emociones que luchaban por escapar entre las rendijas de las bisagras. No hacía falta mucha lógica para reconocer ese lugar, después de todo, era mi propia mente
Escuché a Verchiel nuevamente: Quería ir a la puerta de mi infancia… Incluso me arrastró hacia ella y abrió la puerta en mi cara, dejando que aquella me succionara hacia adentro a pesar de mis vanos intentos de resistirme. ¿Por qué ir a la puerta más fría y dolorosas de todas? Llegamos al primer recuerdo consciente que tenía de mi infancia, a pesar de que no era del todo claro cuando estaba en mi vida diaria… Y si lo recordaba era porque había sido el peor de todos… Me encontré con mi yo de 5 años, llorando porque había sido castigado después de haber sido obligado a asistir a la primera misa de mi vida… Sentí pena por mí mismo, tenía ganas de decirme que dejara de llorar y que corriera a esconderme, pero por más que intentara algo sabía que iba a ser completamente inútil.

- Me crié en el orfanato religioso, pero soy un Deimos y lo sagrado me quema… Aquí tenía aproximadamente 5 años, mientras recitaban en evangelio, todo me comenzó a arder y lloré sin consuelo. Después de esto, descubrirán que no soy humano y comenzarán con los exorcismos… Pero como tu bien lo debes de saber, lo que se lleva en la sangre no se purga… - comenté con un escalofrío, dándome la vuelta y caminando hacia otro lado, escuchando como los pasos de los curas se acercaban apresurados diciendo a vivas voces “¡No es humano, no es humano!”. Suspiré agradecido al ver que el recuerdo se desvanecía antes de que la peor parte pasara.

- ¿Verchiel? ¿Puedes volver a las cosas que no recuerdo? Me gustaría ver el rostro de mi madre por primera vez… - comenté suspirando y cruzándome de brazos mientras me apoyaba en una pared y elevaba la mirada, viéndome a mí mismo escalar los techos por primera vez. Ese era un recuerdo bonito, por primera vez me había sentido libre y feliz en muchos años. Sabía que mi nacimiento no había sido el mejor del mundo. Si mi madre no había muerto dándome a luz, había sido asesinada antes o después de mi inminente nacimiento, claro, antes de haber sido abandonado entre las bolsas de basura de un callejón, lugar donde me encontró uno de las más viejas hermanas del orfanato. Sabía por lo que Connor me había contado que estaba siendo exorcizada por haber sido su amante, y que además siempre había sido una noble un tanto intrépida y extraña. Había dicho que tenía sus ojos y sus rasgos, pero ni siquiera estaba seguro de ser hijo de aquella María que él tanto había amado. Suspiré, caminando lejos de aquella memoria nuevamente al ver como resbalaba y caía de cara contra el suelo, retorciéndome unos segundos de dolor antes de volver a trepar nuevamente. – Curioso, ¿no? Antes me preguntaba el porqué no me moría con las caídas… supongo que ser medio-demonio también tenía sus ventajas. – añadí con una mueca, mirando hacia todos lados buscando a Verchiel. Me molestaba que fuese sólo una voz dentro de mi cabeza.

Los siguientes recuerdos fueron escenas cada vez más rápidas: el ayudante de chef dándome comida al saber que no podía comer ni un bocado de la comida bendecida, más castigos, yo corriendo descalzo por los techos cubiertos de nieve del lugar, la primera vez que había entrado al campanario, aprender a tocar el piano, las llagas de mis manos al tocar estatuillas santas, la primera paloma que capturé (y comí) cuando me estaba muriendo de hambre… No eran los mejores recuerdos, pero desde que había llegado al nuevo instituto habían mejorado bastante. Pudo haber sido alguna puerta muchísimo peor… - Vayámonos de aquí, no hay mucho más para ver… - comenté con un suspiro, buscando de nuevo aquella puerta por la que habíamos entrado.

Off rol:
Ahhh, la infancia (y vida en general) de Xerrac es bastante miserable, en partes esa es la gracia del personaje, aprovecharé este rol para poder explayar sobre eso porque no tuve oportunidad en otros <3 si quieres que hable sobre algo específico dímelo por mp, después será el turno de Verchiel de revelar secretos (?)
avatar
Xerrac Ion
Estudiantes de Silent Soul
Estudiantes de Silent Soul

Mensajes : 131

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cargar con todo el peso del mundo sobre tu espalda -Privado-

Mensaje por Invitado el Jue Dic 05, 2013 12:45 am

La mente, un lugar que puede ser sombrío o lleno de claridad, una laberinto intrincado o una puerta abierta millones de sensaciones y experiencias, un lugar donde se esconden los peores deseos reprimidos por la domesticación y donde aflora la falsa moral de una sociedad decadente. La mente, que varía de sujeto a sujeto por los sucesos acontecidos ¿Quién puede descifrar una mente compleja? ¿Quién puede entender una mente enredada? ¿Quién puede enfrentarse a sus propios miedos?

Lo que hago no solo presenta riesgos para Xerrac, sino también para mí mismo. Mi cuerpo es inestable aun, mi mente no está clara del todo, mis poderes no están en su mayor esplendor, pero aun así investigaré lo más que pueda ya que al final este mundo es un inmenso laboratorio, si alguien es desechado con rapidez se puede encontrar a otro sujeto de prueba; ese es el uso que merecen los terrestres.

Dentro de la mente del muchacho hay confusión, miedo, soledad, dolor, ira, odio… pero ahora en diminutas cantidades se están formando amor, gratitud, sensibilidad, alegría… La enorme sala blanca llena de puertas, cada una de estas representa un recuerdo ligado a una o más emociones. Esta mente proyecta el estado actual del sujeto, sin embargo ha encerrado muchos de los pasajes de su vida y estos están deseosos de salir e inundarlo hasta el límite. Cuento con la capacidad para abrir estas puertas, pero lo más seguro es que su cerebro sufra un severo daño, aun no es momento de hacerlo desaparecer.

Los recuerdos de su niñez, aquella puerta de madera vieja y de pintura descascarada estaba atada a emociones negativas. Una infancia dolorosa, insoportable para un niño – Debo admitir que es valiente – Pensaba en la habitación que había creado dentro de la mente de Xerrac. Estando conectados él podría ver parte de mis recuerdos, pero era casi imposible, mi mente está llena de muros, indescifrables en su lengua, mi mente reside en una sala blanca dentro de la de él mismo.
-Ya lo veo – Manifestaba al verlo de pie junto a su “yo” de 5 años llorando y de manera evidente oír sus pensamientos – Lo lamento, pero no puedes interferir en tus propios recuerdos, si lo hicieras distorsionarías parte de lo que eres como esencia y al regresarte podrías ser otra persona o en el peor de los casos no regresar nunca -  Le advertía con cautela, no estaba mintiendo, si alguien trataba de cambiar sus propios recuerdos solo los dañaría más, es algo muy diferente a sembrar recuerdos falsos.

- No puedo abrir puertas que no existen Xerrac, aquí no hay ninguna con un recuerdo de tu madre, y si en algún extraordinario caso esa puerta existiera tú la has ocultado muy bien, tú la estas ocultando de ti mismo y eso me bloquea – Respondía ante su interrogante proyectándose en mi habitación blanca el nombre «Connor», los datos han sido registrados, análisis terminado.  Xerrac sentía simpatía por este hombre, su supuesto padre, patético.

- Si tanto te molesta puedo tomar una forma astral – Acotaba mientras mi mente proyectaba una ilusión de mi cuerpo en la mente del muchacho - ¿Esta mejor? Espero que sí porque esto consume mi fuerza – Le decía dibujando una sonrisa.

Caminamos en círculos, abriendo más puertas, pero con otras sensaciones, podía sentir como el caos y la desesperación necesitaban escapar de sus prisiones, este frágil cuerpo que debe luchar con sus instintos demoniacos se hace débil, cada vez que intenta suprimirlos crecen más. – No, espera, aún no hemos acabado – Le daba la orden con un tono de aspereza serena. Había algo que me llamaba, una puerta necesitaba ser abierta, la puerta donde se almacenan las sensaciones sin recuerdos, solo eso, emociones puras. Me dirigí ante ella, Xerrac no quería adentrarse en más recuerdos, pero eso a mí me tenía sin cuidado, estaba aquí y necesitaba ver todo.

Abrí de golpe la puerta, y sus emociones me invadieron por completo, el dolor de su cuerpo y mente por las cosas santas, la soledad y abandono de sus padres, el hambre y frio, el odio de los otros niños, el miedo que él les causaba, el asco que sentían por él. Lagrimas se precipitaban de mis ojos, con las manos trate de atraparlas, pero no pude hacer que detuvieran su fluir, caí de rodillas frente a aquella puerta y vi al joven - ¿Qué me estás haciendo? -Pregunte con temor, sabía que al conectar dos conciencias los recuerdos de una podían invadir a la otra, pero mi capacidad era muy superior ¿Por qué? , todo esto me provocaba un dolor en el pecho, un dolor físico. Mi forma astral tapó sus oídos – ¡Vamos ciérrala! ¡Ciérrala! – Vociferaba señalando la puerta que tanto daño me causaba, pero era inútil no se cerraría hasta invadirme por completo.


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cargar con todo el peso del mundo sobre tu espalda -Privado-

Mensaje por Xerrac Ion el Jue Dic 05, 2013 7:06 pm

- No iba a intervenir de todas maneras… - contesté ante su advertencia. Parecía que al estar dentro de mi cabeza podía escuchar mis pensamientos además. Esto era un tanto perturbador en muchos aspectos. Me había encerrado a mi mismo con su voz flotando por dentro de mi cabeza dentro de mi mundo de recuerdos. Era como ser observado, como una rata de laboratorio, como una célula dentro de un microscopio. Suspiré, tratando de desechar esa idea y alejándome de allí.  

Sonreí ante lo que me había dicho. – Si, no creo que exista de todos modos… ¿O las personas guardan recuerdos desde que nacen? – pregunté curioso. Sabía que muchas personas podían recordar incluso sucesos de sus vidas pasadas, pero eso eran sólo excepciones extraordinarias. Los recuerdos de infantes se olvidaban a medida que pasaban los años, pero, ¿Seguirían por algún lado?  No lo sabía, tal vez sí y tal vez no… Tampoco quería que Verchiel se esforzara en exceso por tratar de encontrar una puerta que tal vez ni siquiera estuviera presente, pero estaba bastante seguro que si yo hubiese podido bloquear puestas a voluntad, la puerta de mi infancia estaría atrancada, con candados, debajo de cal y cemente y con letreros de no pasar con luces de neón a su alrededor. No me gustaba recordar mi infancia, pero después de todo era lo único que tenía y por lo único que había vivido.

- Sí, por lo menos ahora no me siento como un loco por estar hablando conmigo mismo… - comenté devolviéndole la sonrisa cansada. Puede que para él sea agotador todo aquello, pero el desgate que yo sentía al ver todas aquellas cosas que me había esforzado en no recordar era inmenso. Suspiré cansado, despeinándome los cabellos de la nuca y prestando atención a mí alrededor. Ahora me veía a mi mismo leyendo un libro mientras caminaba descalzo por lo fría nieve que había caído la noche anterior. Sonreí al saber que iba a pasar a continuación, un viejo panadero me regalaría un bollo caliente y me contaría una agradable historia de cuando era un joven marinero, tan sólo porque vio el dibujo de portada de aquella novela y le entró cierta nostalgia por todo. Luego, llegaría su esposa y lo regañaría por estar divagando en la gloria pasada… Tal vez si me quedaba un rato más podría volver a escuchar aquella historia… No, debíamos de continuar, por lo que seguí caminando junto a Verchiel, silbando tranquilamente y evitando todas aquellas puertas que sabía que contenían las peores cosas. No eran muy difíciles de confundir, después de todo tenían los picaportes con escarchas y parecía que alguien las empujaba con fuerza desde adentro. No eran muchas, pero eran las suficientes…

No quería quedarme más tiempo en las puertas de mi infancia, y mis recuerdos como adolescente eran tan escasos y tan recientes que ni siquiera me molestaría en querer recordarlos. ¿De qué me servía volver a ver mi primer encuentro con Connor si lo tenía fresco en la memoria? ¿De qué me servía volver a revivir aquellas tardes con Kardia si perfectamente podía ir a la tarde a su casa y añadir otra similar a la colección? Después de todo, eran memorias más felices que aquellas en su mayoría, pero no quería gastar demasiada energía en ello. Sin embargo me moría de ganas de ver el rostro de mi madre, como se lo había hecho saber a Verchiel… Aunque, pensándolo bien, eso también implicaba verla morir y no creía que fuera un precio justo a pagar por ello. Me conformaría con las descripciones de Connor y ya… Tal vez si consiga un cuadro o un retrato, debería de preguntarle si entre toda su colección tenía alguno.  
Verchiel se había quedado por unos segundos observando una puerta fijamente. Yo ya la había pasado por alto porque algo me hacía un nudo en el estomago cada vez que siquiera la miraba. No tenía una emoción definida dentro de la misma, sino que era un conjunto y un revoltijo enmarañado de todo un poco. Además, no sentía que correspondiera a un momento fijo de mi vida, sino a un transcurso de tiempo. A eso se le sumaba que era más grande y más amplia que las demás, incluso parecía mucho más elaborada por la talla que tenía la madera. Parecía una locura que la mente humana fuera capaz de tantos detalles y tantas cosas diferentes…

Muy a pesar de lo que yo mismo habría hecho, Verchiel abrió la puerta rápidamente. Por dentro se observaba una sala vacía, completamente negra, recubierta de espejos que nada más proyectaba las sombras de la nada misma que se encontraban allí dentro. Sin embargo, como la brisa fría de la misma Rumania en la que me crié, pude sentir que algo incorpóreo escapaba de allí, rodeándonos. Risas, llantos, gritos, palabras escuchadas a pesar de no ser dichas, un conjunto de emociones pareció acaudalarse fuera de allí, invadiendo poco a poco todo nuestro alrededor. Miré hasta con cierta indiferencia a aquella puerta: ya lo había vivido por todo eso, por lo que no podía afectarme más de lo que ya lo había hecho en su momento. Lo bueno de ver todas aquellas cosas era que marcaba todavía más como había cambiado desde aquellos momentos, de igual manera que aquellos que caminaban por el desierto, que se volvían más resistentes y más duros.

Sin embargo, a Verchiel pareció afectarle todavía mucho más, incluso cayó de rodillas llorando. – No estoy haciendo nada, tú mismo abriste esa puerta – dije un poco preocupado, agachándome a su lado y colocando una de mis manos en su espalda, para ver si estaba mejor o qué. Desde que había entrado a mis recuerdos que estaba reviviendo todo aquello: el miedo, el asco, el odio y el dolor… Todo venía recargado en aquel lugar, pero eso también significaba encontrar las emociones del amor, la caridad, la bondad, la alegría. Puede que sean pocas, como burbujas estallando y soltando su contenido de manera arbitraria, pero eran esas cosas las que nos hacían fuertes y nos permitían seguir resistiendo ante todo. Si no me quebraba y caía llorando como Verchiel es porque sabía que, de alguna u otra manera, todo pasaba, todo cambiaba y todo mejoraba.  

Me gritó que cerrara la puerta y yo, un tanto confundido y apartándome al ver que me gritaba, me dirigí hacia la puerta y la cerré, como quien cierra una ventana cuando el viento frío se cuela por ella. Todo quedó en calma por unos segundos, incluso por un momento me alegré de haberla cerrado. Ahora que ya no lo sentía, entendía lo frío que podía a llegar a ser lo que salía de esa puerta. – Oye, ¿Te encuentras bien…? – le pregunté con curiosidad y un tanto de preocupación ante su estado, apoyándome sobre la puerta para asegurarme que siguiera cerrada. Podía seguir oyendo las voces inconexas a través de la madera. ¿Por qué lo había afectado tanto?

- Te dije que no había nada más que ver, era una puerta vacía después de todo… - le dije mientras le tendía una mano para ayudarlo a incorporarse, observando sobre mi hombro hacia aquella puerta que parecía haber vuelto a la calma. De una forma u otra, tenía ganas de meterme allí y descubrir lo que había detrás de esos espejos. Pero sabía que terminaría siendo demasiado doloroso y cansador como para siquiera intentarlo.

Off rol:
Perdón ando escasa de imaginación
avatar
Xerrac Ion
Estudiantes de Silent Soul
Estudiantes de Silent Soul

Mensajes : 131

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cargar con todo el peso del mundo sobre tu espalda -Privado-

Mensaje por Invitado el Mar Dic 17, 2013 12:06 am

- No lo tomes tan mal, de todos modos no podrías – Le decía con voz serena. Cualquier intento de interferir en algún recuerdo colapsaría su mente de inmediato, y reconstruir algo como este enmarañado corredor de puertas y basura sería tan tedioso para mí.

Escuché con atención su pregunta y conteste según mis conocimientos – Se han dado casos, pero es algo sumamente extraño. Se supone que una criatura está conectada a la madre desde que nace, sintiendo sus emociones tanto positivas como negativas, pero como es conocido ya en su mayoría nunca recuerdan que antes pertenecieron a otro cuerpo, este tal vez es ese caso o puede que estés ocultando esa puerta y ni tú mismo sepas donde se encuentra – Era extraño que alguien no tuviese esa puerta, muchos la tienen bloqueada, pero en la mente de este muchacho no exista tal cosa, un motivo más para seguir examinándolo.

Xerrac seguía caminando sin abrir ninguna puerta, todas ellas tenían recuerdos malos, solo habían pequeñas puertas que contenían momentos felices, tan pocos que casi era admirable que este sujeto siguiera cuerdo.

El abrir la puerta que me había provocado tanto daño al nivel de hacer que derramara lágrimas en frente de un sujeto como aquel daba como resultado que por un instante la conexión psíquica se mezclara, ahora parte de mi memoria se encontraba entrelazada con las de Xerrac. Con gran esfuerzo él pudo cerrar esa puerta que contenía grandes emociones, pero eso no era el mayor problema ahora, sino las puertas de mi mente que estaban abiertas para él. – Sí, estoy mejor, pero escuches lo que escuches no abras ninguna puerta ¿Entiendes? – Le decía poniéndome de pie y limpiándome el rostro – Vámonos – Ordené con la voz llena de seriedad, no era un momento para fingir simpatía si no encontraba el nexo principal de mi mente, este muchacho vería mis recuerdos.

Caminamos más por ese sendero blanco en el que crecían zarzas blancas, este ya no era el camino a la gran sala blanca de Xerrac, era mi camino, mi mente. Sentí una punzada profunda en el pecho lo que me detuvo de inmediato, me gire para ver a Xerrac y lo que vi me causo un escalofrío que recorrió mi columna entera. Xerrac estaba de espaldas observando una puerta entreabierta  de color dorado, al verlo intente alcanzarlo pero una barrera me lo impidió ¿Cómo era posible que mi propia barrera me bloqueara?, la puerta se abrió por completo y dejaba ver a un hombre alto y delgado, de cabellos blanco que brillaba como pequeños cristales, pupilas doradas, no podría ser nadie más que yo mismo - ¡Xerrac no vayas! ¡Espera! ¡No lo veas! – Grité y golpeé el muro invisible, pero no dio resultado él entro a la sala de mi mente.

Spoiler:


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cargar con todo el peso del mundo sobre tu espalda -Privado-

Mensaje por Xerrac Ion el Mar Dic 17, 2013 9:26 pm

Asentí, por lo menos estaba asegurado que no podría interferir en mis propios recuerdos. ¿O tal vez si quería interferir todo cambiaría tan radicalmente que podría hasta dañarme a nivel cerebral? – Oye, si me suicido aquí dentro… ¿Muero en la vida real? – pregunté curioso, queriendo saber hasta qué nivel estaba conectado esto con mi cuerpo físico y que tan parecido a la hipnosis o a los sueños era todo. Suspiré, esperaba que su respuesta sea negativa, o que dijera algo como “No, vuelves a la vida real” y ya. Aunque sabía que si ese era el único camino no sería lo suficientemente valiente como para hacerlo…

- ¿Conectados a otra vida? – dije curioso al escucharlo, sabiendo que sonaba extraño y perturbador. Y lo más perturbador es que esa puerta se encontraba en muchas personas… ¡Pero porque no justo en mí! Bufé apenado, era una verdadera lástima. – Bueno, sí recuerdo alguna cosa técnicamente podría aparecer, ¿no? – cuestioné de manera pensativa, si me respondía de manera afirmativa todavía tendría esperanzas en ello. - ¿Y qué hay con las vidas pasadas? ¿También puedes ver sus recuerdos? – pregunté curioso, recordando cómo había personas que podían hablar idiomas con fluidez a pesar de que nunca antes habían escuchado o que podían describir a la perfección el sentimiento de un impacto de una bala, o diversas imágenes sensoriales que recordaban.

Cuando logré cerrar esa puerta, algo había parecido cambiar en él: su espíritu aventurero. Lo miré curioso, insinuando que ocultaba algo. ¿Las emociones lo habían afectado tanto que ya no se animaba a abrir otra puerta…? No parecía ser aquello. - ¿Qué ocurre? Antes estabas tan curioso en abrir todas las puertas aunque te dijera que no lo hagas y ahora quieres apartarte de todas… - pregunté aún con recelo en mi voz. Algo había cambiado, muchas puertas se veían modificadas y había una cantidad descomunal de ellas por todos lados… De algunas incluso salían emociones y sentimientos que nunca había conocido en toda mi vida… Definitivamente allí tampoco estaban tan sólo mis puertas.  

Ya todo era demasiado extraño. Yo era curioso, pero hasta la curiosidad tenía un límite y eso estaba rayando a lo bizarro. Suspiré profundamente y lo seguí por un camino de adoquines blancos, adornados por unos arbustos que parecían resecos y necesitados de agua. Cuando estaba caminado, sentí que algo me atraía como un imán, que me empujaba como si mi centro de gravedad hubiese cambiado repentinamente. Traté de alcanzar a Verchiel, de gritarle, pero cuando estaba a punto de tomar su brazo, algo me impidió poder aferrarme a él. ¡Simplemente se sentía como rebotar contra un cristal! Me dejé arrastrar, deseando que no sean otras de esas horribles puertas de mi infancia. Pero no lo era, estaba bastante seguro por el marco dorado que la acompañaba. No, esa era una puerta de Verchiel…

La puerta ya se encontraba entreabierta, incluso mucho antes de que pudiera poner mi mano sobre el pomo de la misma. Y allí estaba, un completo extraño parado frente a mí, aunque no me negaba que era extrañamente familiar…  ¿Qué hacía allí? ¿No deberíamos estar tan sólo yo y Verchiel…? Ah, pero Verchiel es un ángel, no siempre se vio de la manera en que lo vez ahora… Alguna vez tuvo apariencia divina y celestial y un cuerpo que no es terrena. Di un paso enfrente, acercándome más a la puerta y abriéndola completamente, dejando que la luz me cegara.

Suspiré y entré, después de todo, ahora era mi turno de curiosear recuerdos ajenos… Y además había algo que me llamaba dentro, algo que no había en ninguna de aquellas puertas de mi propia cabeza…
avatar
Xerrac Ion
Estudiantes de Silent Soul
Estudiantes de Silent Soul

Mensajes : 131

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cargar con todo el peso del mundo sobre tu espalda -Privado-

Mensaje por Invitado el Sáb Dic 21, 2013 12:58 am

- No – Negué con la cabeza. – Si te suicidas despiertas, pero esto no es un sueño Xerrac, ni nada parecido. – Le decía mientras continuaba caminando aun preocupado.

Mi forma astral estaba perdiendo movilidad, mantener esa apariencia requiere de energía astral, energía con la que no contaba a menos que… Xerrac interrumpió mis pensamientos nuevamente. – Digamos que no es como “lo deseo y ya”, es muy complicado, un recuerdo liberado de forma violenta podría afectar la frecuencia de los otros. – Le explicaba al muchacho un tanto agotado, todo esto ¿Era lo correcto? Estaba olvidando mi tarea original, ¿Qué era? - ¿Ehh? Bueno sin concentro mucha energía psíquica es una posibilidad, pero en este momento dudo de eso ya que si una mente está demasiado cargada los recuerdos se mezclan y hacen por así llamarlo “corto circuito” – Le decía imaginando a Xerrac como un vegetal por la pérdida de sus impulsos nerviosos.

Después de todo había fracasado, ni yo mismo podía derrumbar el muro, no en este estado, ese hombre de adentro ahora tenía en control. – Malditos recuerdos – Refunfuñaba molesto por no haber borrado mi propia mente. Y Xerrac, ese mocoso no iba a durar un minuto entero con él, conmigo. Solo tenía una opción, una salida, vincularnos para absorber su energía astral y salir del atolladero. – Lo lamento jovencito, pero yo tengo mejores cosas que hacer en cambio tú, bueno démosle un sentido a tu existencia – Pensaba mientras canalizaba la energía psíquica y trataba de sincronizar las vibraciones del cerebro.

Interior de la sala “Las rosas blancas”
- Vaya, vaya, un invitado.  – Decía el hombre de cabello blanco que era tan hermoso como el cristal y dueño de pupilas color oro, llevaba puesto un traje similar a un militar. El hombre giró la cabeza un tanto despreocupado y llamó al muchacho que había llegado. - ¿Cómo es que te dejó entrar? No somos visitados con frecuencia muchacho. – Mencionaba el hombre mientras arrancaba del suelo una rosa blanca. - ¿Y bien te vas a quedar parado ahí o vas a hacer algo? No soy muy paciente. – Terminaba su frase con algo de molestia. - ¿Dónde está él?

Pasadizo de zarzas blancas
Muy bien, solo falta un poco más y el poder astral de ese muchacho será mío. Un circulo con símbolos brillantes se dibujaba en el suelo a la par con las palabras que mencionaba una y otra vez. – Inah ahpran koh sahtee ha jem…
_______________________________


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cargar con todo el peso del mundo sobre tu espalda -Privado-

Mensaje por Xerrac Ion el Sáb Dic 21, 2013 11:02 pm

Nunca pensé que diría esto en toda mi vida, pero suicidarse parecía el camino más rápido para salir de allí de una vez por todas. No, ya sabía que nada de eso era un sueño… ¿¡Qué clase de sueño podría causarte una muerte cerebral o confundirte a tal nivel psicológico como para perder todas tus memorias?! No, ninguno de ellos era ni la mitad de peligrosos.

- Oh no, ya he entendido que cualquier mínima cosa que haga aquí dentro afectará todo mi cerebro… Gracias por avisarme de esto antes de entrar aquí, sirvió de mucho que también me explicaras que era exactamente lo que querías hacer… - dije con un tono un tanto sarcástico e irritado, suspirando con resignación .Si me hubiese dicho la mitad de las cosas que significaba todo aquello, directamente no hubiera accedido a nada de todo esa especie de regresión hipnótica que había hecho. – Oh, ya voy entendiendo que todo lo que haga es letalmente peligroso para mí y mi salud mental… - dije mientras alzaba las manos y jadeaba un poco preocupado. Ya dejaría de preguntar, si con cada respuesta que recibía mi nivel de preocupación aumentara más y más. Creía que en cualquier momento comenzaría a explotar.

Buena la puerta conducía a un bello lugar. No me extrañaba que fuera uno de los recuerdos de Verchiel, ese lugar era tan… Celestial. Rosas blancas inundaban con su perfume por todo el lugar, como si quisieran ir a compoce con aquel sujeto de cabellos largos y uniforme militar delante de mi. - ¿Quién eres? – pregunté con un suspiro resignado, sin tocar nada de lo que me rodeaba más que el propio. Supuestamente interferir con los recuerdos era algo peligroso, pero el simple hecho de que pudiera verme y hablarme no lo hacía desde ya un tanto… ¿Sospechoso?

- ¿Te refieres a Verchiel? Afuera, donde lo dejaste… - comenté receloso un tanto desconfiado de aquel sujeto. Había sentido aquella barrera con mis propias manos, sabía que no había sido cosa del chico que había conocido esta tarde porque parecía ni inmutarse ante ella.

De repente, caí de rodillas al suelo, débil. No me sentía para nada bien, como si mis fuerzas me estuvieran dejando… - Ma-mátame… - supliqué mientras tapaba mis oídos con mis manos, tratando de controlar el dolor. Si me moría volvería a la vida real. No podía con todo aquello…
avatar
Xerrac Ion
Estudiantes de Silent Soul
Estudiantes de Silent Soul

Mensajes : 131

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cargar con todo el peso del mundo sobre tu espalda -Privado-

Mensaje por Invitado el Miér Dic 25, 2013 5:13 pm

Interior de la sala "Las Rosas Blancas"


El hombre de la habitación de rosas blancas miró al muchacho en frente de él y sonrió algo resignado y cansado. – Es de mala educación no presentarse, fuiste tú quien entró aquí, aunque eso ya no importa, no te queda mucho tiempo… - Decía el hombre olfateando el aroma de la rosa blanca que sostenía en las manos.
El muchacho cayó al suelo de rodillas suplicando adolorido, el hombre no se inmutó - ¿Lo ves? Te lo dije, no fue buena idea que entraras aquí, lo lamento, pero las cosas son así. Aunque puede que pase algo… ¿Deseas que te ayude? – El hombre se acercaba al joven y flexionaba la piernas quedando de cuclillas a su lado.


Pasadizo de zarzas blancas

Ese sujeto de ahí adentro debe estar haciendo contacto con Xerrac, no podía permitirlo, si ese deimos se enteraba de la verdad echaría a perder mis planes.
- Vamos Xerrac muere para que yo pueda renacer una vez más… Inah ahpran koh Sahtee ha jem, Ay pahta kay rasa tahn… - El poder comenzaba a surgir, ¿Qué elegiría Xerrac?


Última edición por Verchiel Deveraux el Dom Feb 09, 2014 1:49 am, editado 1 vez

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cargar con todo el peso del mundo sobre tu espalda -Privado-

Mensaje por Xerrac Ion el Miér Dic 25, 2013 7:17 pm

Aquel sujeto sólo sostuvo la rosa y la olisqueo… Y podía ser por algo en su tono o por algo en su actitud, pero en ese mismo instante me hubiese encantado que aquella rosa tuviera mucho más espinas de las que parecía tener… No quité mi actitud recelosa hacia él en ningún momento, pero había algo que ya sabía de antemano: Aquel sujeto no parecía ser de fiar. Y ahora incluso dudaba de que Verchiel lo fuese. “No te queda mucho tiempo…” Había algo en sus palabras que resultaba perturbador. Y no era exactamente su actitud prepotente ni su arrogante tono.

El dolor era intenso, concentrándose en mi cabeza y extendiéndose poco a poco a lo largo de mi cuerpo. Pude escuchar sus palabras, aunque de ahí a comprenderlas era algo totalmente distinto. Yo ya estaba acostumbrado al dolor que te prohíbe pensar, al dolor que puede llegar a matarme. Pero si de algo estaba completamente seguro era que ese dolor no acabaría conmigo, sino que simplemente se prolongaría hasta llevarse consigo toda mi cordura, dejándome como una cáscara vacía que sólo sentía sufrimiento. Jadeé al verlo tan cerca, sintiendo como el aire de mis pulmones se volvía insoportable como el fuego mismo. – Púdrete en el infierno Verchiel… - susurré tan fuerte como podía, si hubiese sido por mí se lo habría gritado en la misma cara. Aquel sujeto sólo parecía limitarse a verme retorcerme de agonía, como el cazador que observa a su presa morir en sus garras, como aquel niño que tira agua dentro de un hormiguero y cuenta las hormigas que flotan inerte sobre la misma…

Si no me iba a ayudar con aquello. ¡Pues que se pudra! Saqué mis garras y las hundí en mi garganta. No le iba a dar la satisfacción de verme sufrir, y tampoco iba a permitir que aquello continuara. Si estaba buscando algo de mí, que lo saque del inerte cadáver de mi subconsciente. No iba a dejarle llevarse mi cordura. Comencé a escarbar sobre la expuesta piel, sintiendo como el tejido cedía a mis poderosas uñas de cambiapieles, una de las pocas herencias genéticas que tenía. Tejido, músculo, arterias, incluso un pedazo de tráquea logré desparramar en aquel suelo tan blanco, manchando las rosas de mi alrededor y hasta incluso a aquel sujeto. Y el dolor que sentía por aquello era pura satisfacción en comparación con aquello que buscaba hacer explotar mi cerebro…

…Y respiré, viendo la cegadora luz del aula de arte. Sintiendo mis uñas clavas sobre mi cuello por la simple inercia de la acción anterior, sabiendo que todo había sido tan real como mi vida misma, pero a la vez tan irreal como un simple sueño. Me aparté de Verchiel de un saltó, tomando mis cosas y dirigiéndome a la ventana. Ya no sería su rata de laboratorio por más tiempo. ¡Que se pudriera en el infierno!  

Off rol:
Haz algo por el pobre Xerrac y no completes tu hechizo al tratar de succionarle la energía vital, se lo merece después de que lo trataras de conejito de indias (?) Y creo que te tiene miedo, ya no confiará en ti, eso te pasa por meterte en los cerebros ajenos (???) Nos leemos luego! :'D
avatar
Xerrac Ion
Estudiantes de Silent Soul
Estudiantes de Silent Soul

Mensajes : 131

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cargar con todo el peso del mundo sobre tu espalda -Privado-

Mensaje por Invitado el Dom Feb 09, 2014 2:18 am

Interior de la sala " Las Rosas Blancas"


El muchacho era un ser que poseía grandes dotes y resistencia al dolor, lo más acertado de seguro era que a lo largo de su vida había sufrido diferentes tipos de abusos y traumas, pero aun así su fortaleza y tenacidad no eran suficientes para hacerle frente a ese monstruoso poder que poseía mi otro yo… definitivamente el moriría a menos que interviniera lo que significaba sellarme una vez más en esta habitación de ilusiones tan repugnantes…  - Te ayudaré… - Susurré de forma casi imperceptible llevando las palmas de las manos al frente para debilitar en hechizo de encierro.

Pasadizo de zarzas blancas


- Inah ahpran koh Sahtee ha jem, Ay pahta kay rasa tahn  Inah ahpran koh Sahtee ha jem, Ay pahta kay rasa tahn … - Repetía sin cesar sintiendo como la energía revitalizaba mi mente y la atmosfera se volvía más densa. Un golpe fuerte experimento mi pecho y el poder comenzó a escapar por las intersecciones de mis manos, ¡Era imposible! … Aquel sujeto se atrevió a ayudarlo bloqueándome  con un conjuro de protección - ¿Cómo… cómo te atreves…? – Rezongaba furibundo apretando las espinas de las zarzas derramando la sangre carmesí por aquel terreno blanquecino. – No hay más remedio que una vinculación… - Las palabras del hechizo vinculante eran las mismas solo que se necesitaba sangre en ese caso.

Sentía la sangre de Xerrac derramarse en aquella habitación, tanta que escurría por debajo de la puerta encontrándose con la mía, uniéndose y retorciéndose en conjunto. – Aun si no puedo consumirte viviré de tu energía astral. – Decía algo sonriente ante el problema generado. La mente de Xerrac empezó a colapsar y era evidente, él me estaba rechazando, a ambos, no había más remedio que salir, al fin y al cabo ya tenía lo que deseaba.

Salón de arte
 

Al abrir los ojos estaba es ese pequeño salón que tantas cosas mías albergaba, pestañeé un poco para lubricar los ojos y que la luz entrante no lastimara mi vista, al instante pude ver a Xerrac casi colgado de la ventana preparándose para hui como la sucia rata que era, pero no podía dejar las cosas así, él había visto a mi otro yo, ese que alguna vez fue digno de alabanza pero demasiado ingenuo.

- ¡Espera Xerrac! ¡Debo explicarte algo! Si no te detienes me obligarás a retenerte a la fuerza y no deseo hacerlo… - Mentía como siempre, espera que hiciera caso a mi advertencia o lo sentiría por la persona de limpieza ya que tendría que remover el sucio cadáver de aquel muchacho.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cargar con todo el peso del mundo sobre tu espalda -Privado-

Mensaje por Xerrac Ion el Dom Feb 09, 2014 3:53 pm

- Vete a la puta mierda – gruñí me decidía a arrojarme de una ventana de un segundo piso. No quería estar ni un segundo más con ese psicópata extraño en esa habitación… ¡Ni en ninguna otra! Ya tenía suficiente con que rebuscaran entre mi recuerdos y emociones y con todo lo que había procedido a aquello. ¿No le parecía ya bastante castigo el saber que me había visto forzado a suicidarme? Ya era bastante malo saber que había tenido el valor para hacerlo y que ni siquiera lo había dudado, como para también ponerme a considerar que es lo que pasaría en el caso de que lo hiciera en la vida real. Gruñí, tratando de convencerme que sólo lo había hecho para salir de allí y no porque de verdad hubiese esperado terminar con mi vida.

- No quiero escuchar nada que provenga de ti, puras mentiras serán de una forma u otra… - gruñí mientras me sentaba en el alfeizar de la ventana, tratando de poner la mayor distancia posible entre él y yo. ¿Qué era una caída desde un segundo piso comparado con lo que ya había sufrido? De una forma u otra, terminaría cayendo de pie, como siempre, e intacto… Como casi siempre. Suspiré y me dispuse a saltar…

1… 2… 3…

avatar
Xerrac Ion
Estudiantes de Silent Soul
Estudiantes de Silent Soul

Mensajes : 131

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cargar con todo el peso del mundo sobre tu espalda -Privado-

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.