Ultimos Temas
Reapertura [17/8]

Reapertura del foro!
Dominio personalizado!
Nuevos personajes Cannon disponibles
Nuevas tramas y actualizaciones
Anuncios
Our Staff
Gabriel
Admin
MensajePerfil
Amethyst
Admin
MensajePerfil
Gray
Admin
MensajePerfil
El staff esta disponible por me para cualquier duda que puedan tener. Si su problema es tecnico o no es personal se les pide que por favor utilicen el subforo de dudas /quejas y sugerencias ya que su duda podria ser tambien la de otro, de esta formar redistribuimos la información y ayudamos mas a nuestros usuarios. Agradecemos su colaboración
Links rapidos
Los reconocidos
Award
Award
Award
Los mas buscados
Wanted
Wanted
Wanted
Wanted
Normas Basicas
❧ Nada de Fisicos humanos, este es un foro anime
❧ El mínimo de líneas por post es de diez completas
❧ El tamaño predeterminado para los avatares es de 180x400 ni mas ni menos
❧ El tamaño máximo para las firmas es de 500x500 y se pueden tener máximo 2 en la firma visibles, si se quieren tener más se pueden meter entre Spoiler.
❧ Solo se puede mantener un maximo de 4 cuentas

Creditos & agradecimientos
El diseño del foro fue hecho por Sylver de Glintz, agradecemos a las comunidadesde Glintz por sus maravillosos tutoriales y trucos para nuestro foro y a la comunidad de Source Code por compartir los codigos que utilizamos para nuestro querido Silent. Las imagenes son de sus respectivos autores, solo fueron retocadas y editadas por el staff para mantener la armonia del foro. La trama es una ficcion original creada por el staff, con adaptaciones de otros escritos, modificados y adaptados a la ficción para nuestros propocitos. Agradecemos especialmente a Eniozu, Frejya, y Kata por su apoyo para nuestra comunidad. Y obviamente a todos los usuarios de Silent Soul que hacen todo esto posible.Ademas queremos incluir en la lista a nuestro corrector ortografico portatil (alias Gray) por su ayuda en la redaccion y correcciones para el foro. Gracias por ayudarnos a mejorarlo
» La Pluma y la Ficción [Cambio de botón-Elite]
Sáb Nov 07, 2015 10:22 pm por  Invitado

» [Privado] El orgullo está para tragárselo.
Miér Ago 19, 2015 4:44 pm por  Inm Ebonfear

» Cry Out [Re-apertura]
Lun Ago 17, 2015 8:20 pm por  Invitado

» [Combate Privado] Encuentro Prevenido
Sáb Ago 15, 2015 1:13 pm por  Marcel Dumont

» Holas Sigue vivo el foro?
Mar Jul 21, 2015 10:07 pm por  Moira LeNoire

» Galerías Vaynese [Tema libre]
Lun Jul 20, 2015 6:25 pm por  Mila Vaynese

» Sobre cuantos personajes se pueden tener
Vie Jul 17, 2015 6:36 pm por  Asmodeus Loki Akibeel

» Other World [re-apertura] Inuyasha, Naruto y Saint Seiya (élite)
Lun Jun 22, 2015 6:29 pm por  Invitado

» Fantasy based in reality // Afiliación Elite
Lun Jun 22, 2015 1:23 am por  Invitado

» Afiliación (Élite)
Jue Jun 18, 2015 11:52 am por  Invitado


Vacaciones Familiares [Xerrac - Kardia]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Vacaciones Familiares [Xerrac - Kardia]

Mensaje por Connor Dewitt el Miér Nov 13, 2013 12:58 am

Connor había hecho las maletas de todos, unas horas antes, tenia 3 boletos de avión listos para partir la madrugada siguiente hacia Vorkuta en Rusia. Suspiro con profundidad, nunca había estado tan lejos de "casa" medito, después de todo en ese lugar tenia el calor de un lugar, sin embargo no todo estaría mal, sus hijos lo acompañarían, con o sin tanto consentimiento, necesitaba estar con ellos, por una parte Xerrac ya era un adolescente que queriéndolo o no venia de una familia muy temperamental, ya lo había visto en el cuando se conocieron y Kardia, Kardia parecía ir en retroceso, cada vez era menos maleable, su comportamiento rebelde le comenzaba a causar más problemas.

-Solo sera un lapso corto.

Tras todo ello se dirigió a la puerta, el taxi lo esperaba, subió todo el equipaje mientras se despedía de la ciudad de Rumania, volverían pronto de eso no cabía la menor duda.

La nieve caía implacable en la vieja ciudad europea, la tecnología hacia un cálido contraste con algunos detalles de la vieja arquitectura de siglos pasados, sin embargo aquel no era el destino deparado para la muy peculiar familia "Dewitt". Más a la orilla en un viejo pueblo se erguía un castillo antiguo y majestuoso, depositado cuidadosamente sobre la orilla del mar que comenzaba a congelarse, las grandes puertas se abrían para recibirlos, entrando en el lujoso auto. A pesar del clima el jardín lucia hermoso, flores y robles adornaban un extenso camino hasta la puerta principal del coloso, Connor sonrió medianamente mientras el auto se detenía y la puerta se abría para dejar salir al Demonio.

-Llegamos, bienvenidos a la casa de los Dewitt.

Varios sirvientes humanos daban la bienvenida formados en las amplia escalinata que daba hacia el portón principal, Dewitt con amabilidad dio las gracias asentando la cabeza.

-Es agradable volver a casa, señores les presento a mi familia, son mis hijos, nuestra estancia aquí sera de uno o quizá dos meses, espero que sean tratados como los Dewitt que son.

La servidumbre quedo anonadada, nadie sabia que el heredero de la casa demoníaca Dewitt tenia hijos, aun que no era de sorprenderse, tomando en cuenta que, aquel era un coqueto, y cuanta jovencita no fue victima de aquel encanto y galanura, afortunada era la que ahora había dado herederos al reconocido apellido. La puerta grande del castillo se abrió, mientras Una anciana de aproximados 70 años camino con el pesar de los años hacia Connor, sin pena alguna lo abrazaba como un hijo.

-Connor hijo, cuantos siglos han pasado!

-Cortana! -Contesto Connor con euforia- No lo sé pero han sido ya varios, dime como han estado las cosas por estos lugares.

-Bien, Aquí todo ha estado bien, he mantenido este lugar como lo solicitaste, tu padre ha venido algunas veces, tu madre has visto a tu madre?.

-No, pero ya habra tiempo para ello, ahora... mira, mi familia.

Cortana fue la nodriza de Connor, una demonio anciana los siglos, no! milenios se veian en sus cansados y arrugados ojos, su cabello era de un tono plata muy claro y unos ojos violeta llenos de la sabiduria y cariño que una abuela podria ofrecer. Ahora procuraba de cuidar exclusivamente la casa terrenal de los "Dewitt" habia servido a esa familia por tantas generaciones, que bien merecido tenia un descanso, sin embargo el cariño que la unia a Connor era tal, que se mantuvo a sus servicios por muchos años más.


-No cambias hijo, no cambias -Dijo la señora con una risa- pero entren a su casa, todo esta preparado.

Invitándolos a pasar, Connor no espero más tiempo y se dirigió al interior, era tal y como lo recordaba, los ventanales con vidrios de colores azules rojos y ámbar, las finas alfombras persas, armaduras relucientes, varias chimeneas y amplias cortinas que se alzaban de 5 a 6 metros en las paredes de piedra tallada, al fondo escaleras de mármol. Sillones, sillas forradas con terciopelo, todo era tan lujoso y amplio. Los pasos del demonio hacían eco en un lugar tan grande, y de un chasquido las chimeneas se encendieron, junto a los candelabros de cristal y plata que estaban en el techo.

-Cortana, después de la cena preparame la tina con agua caliente, el viaje fue largo, este viejo huargo ya no sirve para estas situaciones.

-Algo más que deseen, estamos para servirles.

Sin más Cortana se retiraba de la sala, Dewitt inmediatamente se sentó sobre una silla grande y amplia mientras hablaba de manera despreocupada y se servia un vaso de Ron.

-Cenamos en veinte minutos, tienen tiempo para desempacar.

Él se quedo sentado mirando un gran ventanal que daba hacia el jardín, concentrándose solo en descansar por un momento antes de la cena.

OFF ROL:
Bueno, y aquí comienzan las hermosas vacaciones de los Dewitt lol, ok no, bueno aquí pueden rolear lo que gusten, ya sea que pasan los días y se aburren que tienen una aventura, que un psicópata nos persigue, etc. Espero que nuestros lazos sean más fuertes Siii <3
avatar
Connor Dewitt
Vigilante
Vigilante

Mensajes : 64

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vacaciones Familiares [Xerrac - Kardia]

Mensaje por Invitado el Miér Nov 13, 2013 1:09 am

Tras hacer las Maletas miro a su padre subirlas al taxi, el sonido de los viejos relojes podía escucharse, después de tanto tiempo se iría, siempre bajo las ordenes de Dewitt, estaba resignada, no conocía el lugar. Kardia miro al piso con melancolía, dejaba sus cosas que la hacían sentir segura, tal vez Connor tenia razón y su actitud no había sido la mejor, su comportamiento rebelde. Bajo las escaleras de manera pesada dirigiéndose a la salida de su amada tienda, con una sonrisa hacia Connor cerro todo con llave, cabizbaja entro al taxi, despidiéndose de Bucarest.

Luego ya de varias horas ahora se encontraba a bordo de otro auto, este era lujoso, nunca imagino que Connor pudiera sustentar aquello, pero poco le importaba, el paisaje del pueblo que estaba retirado de la gran meca de Vorkuta la tenia admirada, eran hermosos los colores pre invernales, hasta que miro a lo lejos un enorme castillo que se alzaba tan majestuosamente, enserio ese seria su lugar de descanso?. No omitió palabras durante el trayecto, solo observo las puertas abrirse dejando pasar el auto, y a la fila de sirvientes.

-Enserio esta es tu casa?.

Pregunto hasta que el auto detuvo su trayecto y Connor bajaba, recibiendo a todos sus criados de manera afectuosa, principalmente a una anciana que Kardia nunca había visto, pero que al parecer era muy cercana a Connor, y por su actitud también pareció un Demonio, lo que se confirmo cuando escucho la pequeña conversación que sostuvieron.

-Me llamo Kardia, es un gusto.

Dijo tímidamente, pero manteniendo su elegancia, sus memorias llegaron, recordó la gran casa en la que vivio de niña, pero aun así no se comparaba con el castillo de los Dewitt, ya adentro observo la elegancia que deslumbro sus ojos, si no era cuidadosa probablemente se perderla entre tantos cuartos, era como un cuento de princesas, algo de ella adoraba ese lugar, las chimeneas desprendían ese calor peculiar, recordándole su casa en Bucarest.

-Y cual es mi habitación?... -Dijo ante el comentario de Connor sobre desempacar antes de la cena- Espero que no sea en un lugar alejado y oscuro.

Susurro después mientras una mujer de unos 20 años la tomaba suavemente de la mano para llevarla hacia su respectivo lugar de descanso, volteando a ver a Connor que parecía perdido en sus pensamientos. Subió escaleras y camino por pasillos hasta llegar a su recamara. Era enorme, realmente se sintió de la realeza en ese instante, aun más cuando miro que tenia un cuarto de baño del doble de tamaño que su propia tienda, recordándole el cuarto de la Reina francesa Maria Antonieta.

-Gracias, por favor podría venir a verme cuando Connor llame a la cena?.

Kardia se expreso con amabilidad y miro a la mujer sonreirle asentando con su cabeza, mientras se retiraba y cerraba la puerta, sin más Baratheon se lanzo sobre su cama, era mullida, suave y tenia un suave aroma a lavanda, las sabanas eran nuevas, se quedo boca arriba unos minutos mientras miraba el techo, una sonrisa traviesa le cruzo por la cabeza y levantándose corrió a mirar cada detalle de sus enormes aposentos, después de todo aquellas vacaciones no eran tan malas.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Vacaciones Familiares [Xerrac - Kardia]

Mensaje por Xerrac Ion el Miér Nov 13, 2013 9:23 pm

Todo había pasado muy rápido. A penas había llegado del instituto, aún con mi uniforme puesto y la mochila vieja y descocida cargada al hombro cuando al entrar a la tienda de antigüedades me invaden los ruidos de cosas siendo arrojadas de aquí para allá… Y antes de que pudiera siguiera reaccionar que estaba pasando, ya estaba allí: en un coche yendo a un rumbo desconocido con mis escasas pertenencias dentro de un bolso remendado y roto. Al principio no había entendido que era lo que Connor estaba planeando… ¿Vacaciones familiares? Había creído que era una broma, que sólo estaba molestando con nosotros, pero al ver como Kardia comenzaba a sacar mis escasa pertenencias a través de una fisura espacio-temporal, no me quedo otro remedio más que empacar…
Después de unas largas horas de viaje, por fin parecía que estábamos llegando. Todo el camino me la había pasado observando un punto fijo en la ventana, viendo los árboles hacerse pequeños y como las luces se alejaban hasta convertirse en luciérnagas a medida que dejábamos Bucarest atrás. Suspiré y me abracé las rodillas, poco acostumbrado a salir y ansioso por ello. Pero no de la ansiedad buena, sino de aquella que te hace sentir como un idiota al no saber que es lo que estaba pasando.

Llegamos a una casa… Mansión… Castillo… Tenía que estar bromeando ¿esa era su casa? Elevé una ceja intrigado al ver a todos los sirvientes que bajaban a saludar al señor Dewitt. Tenía que estar bromeando. Me giré para ver a Kardia, confirmar que todo era parte de un malvado plan pero por su rostro pude comprobar que no, que estaba yo sólo con mis suposiciones.

Connor se saludo amablemente con una señora ya de muchos años, lo que me hizo verla con curiosidad. ¿Era también un demonio? Por lo que parecía sí, mas no cumplía con aquellos estereotipos de demonio que todo el mundo suele escuchar… Por ejemplo, parecía más una abuelita cariñosa más que una amante de la tortura… Le sonreí al pasar a su lado, guiando hacia un cuarto por un joven de aproximadamente la edad de Kardia.

Llegué a al cuarto y con tan sólo abrir la puerta ya quería cerrarla e irme a dormir al patio. Eran tan grande, con techos tan altos que me hacía sentir pequeño, sólo y absurdo, como si sobrara en aquel lugar. Aquel chico, me preguntó por mi equipaje a lo que yo respondí mostrando mi bolso. Volvió a preguntarme pacientemente por mi equipaje, con un deje de humor, como si yo no entendiera la pregunta a lo que volví a responder de la misma manera, un poco más serio que antes. No todos podíamos tener castillos, no, algunos sólo nos conformábamos con un bolso mal trecho y tres mudas de ropa. Luego de un silencio un tanto incómodo, se retiró de allí, algo que agradecí profundamente. Incómodo con el excesivamente enorme cuarto, tomé mi bolso y trepé hacia un pequeño altillo colocado cerca del vitral. Por lo menos allí iba a estar más cómodo: a poca distancia del piso y de las ventanas. Ese lugar en sí me hacía acordar al orfanato en el que me había criado toda mi infancia, más que anda por la construcción, lo único que cambiaba eran las personas allí reunidas.

A poco menos de media hora, el joven volvió a entrar al cuarto, buscándome con la mirada un poco confundido. No dije nada, y a los pocos segundos se volteo y salió del cuarto, para volver a entrar casi instantáneamente. Tal vez quería decir algo importante. - ¿Qué pasa…? – pregunté desde donde estaba, preocupado de que le agarrada tortícolis por la manera violenta y sorprendida en que giró su cabeza. Hablo sobre la cena, que estaría lista dentro de poco tiempo y que debería de bajar para comer todos. Eso era lo que decía, pero en sus ojos lo único que podía ver en aquellos momentos era la preocupación de saber si debería o no limpiar manchas de zapatos en las paredes… Señalé mis zapatillas colgadas en mi cuello, después de todo, ya estaba acostumbrado a no dejar rastro de por donde escalaba…

Hice lo que aquel criado había sugerido, aunque ya que estaba arriba no planeaba bajar de allí… Me colé por la ventana y me escabullí hasta una planta inferior, en un cuarto con una gran mesa de caoba marrón y muchas sillas ubicadas a su alrededor. Por lo que podía ver desde allí Kardia y Connor ya se encontraban allí. Entré por la ventana superior y me deslicé suavemente hacia el suelo, sacudiéndome el polvo de las ropas y colocándome las zapatillas. Tardaron unos minutos hasta que descubrieron que me encontraba allí, pero después de todo, yo no estaba tan parlanchín como solía estarlo… Mas que nada era porque me habían sacado de mi hábitat natural y metido en aquel lugar que se parecía tanto al orfanato. Suspiré y me acerqué a ellos sonriente, interesando en que estaban haciendo. Después de todo… ¡ahora éramos una familia reunida!
avatar
Xerrac Ion
Estudiantes de Silent Soul
Estudiantes de Silent Soul

Mensajes : 131

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vacaciones Familiares [Xerrac - Kardia]

Mensaje por Connor Dewitt el Jue Nov 14, 2013 5:45 pm

Connor miro los minutos pasar, era hora de la cena, tal vez sus invitados no estarían tan cómodos, después de todo se encontraban lejos de casa, bufo con desgane mientras se levantaba para dirigirse al enorme comedor, todo estaba perfectamente ordenado y listo, las luces ámbar se encendían para recibir al señor de la casa, que tomaría asiento en la silla principal que era más grande que el resto, una media sonrisa le cruzo por los labios mientras agradecía a sus sirvientes en cuanto estos le servían de comer, alzo una ceja en cuanto vio al menor de sus vástagos entrar por una ventana, como un gato; no perdía las costumbres.

-Por favor siéntese a cenar, Xerrac, tu lugar esta a mi diestra, y frente a Kardy.

Alego con entusiasmo, después de tantos años la fortaleza terrenal de los Dewitt se veía viva con la llegada de una nueva generación, los platillos comenzaron a ser servidos, los modales de Connor no eran exactamente los mejores en la mesa, no en cuanto la anciana Cortana llego con un tarro de cerveza enorme para Connor.

-No sean tímidos, este también es su hogar, de ambos, además ustedes también son unos Dewitt, por cierto hijo. -Dirigiéndose de manera paternal al muchacho- Te gustaría salir a navegar en hielo?, tengo un viejo barco en la bahia y en estas temporadas el mar se congela, lo compre hace tanto pero nunca lo use jajajaja

Las carcajadas de Dewitt llenaron el comedor, mientras degustaba la cena de manera peculiar, como si no hubiera probado bocado en tanto tiempo.

-Cariño si gustas algo no dudes en pedirlo. -La vieja nodriza miro al pequeño Xerrac con cierta familiaridad- Me recuerdas a Connor cuando era un pequeño lobezno que corría por los bosques huyendo porque no quería bañarse, y tú mi querida niña, tienes la elegancia de una gacela, ningún rey dudaría en volverte su consorte.

La cena prosiguió, Dewitt esperaba que las cosas fueran más relajadas entre los presentes.


Última edición por Connor Dewitt el Jue Nov 14, 2013 5:52 pm, editado 1 vez
avatar
Connor Dewitt
Vigilante
Vigilante

Mensajes : 64

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vacaciones Familiares [Xerrac - Kardia]

Mensaje por Invitado el Jue Nov 14, 2013 5:51 pm

Kardia bajo a la cena como se esperaba, entro al comedor que era enorme, le recordó aquella cena inoportuna y hasta cierto grado triste que había tenido un par de semanas atrás, trago saliva de manera amarga, hasta ver a Connor ahí como todo un señor, sentado y comenzando a cenar como siempre podía ser un heredero de renombre, pero esas viejas costumbres bohemias jamás desaparecerían, luego llego Xerrac, y sonrió ampliamente, sintiéndose más segura con su hermano adoptivo. Como era de esperarse el comportamiento de ella en la mesa era el de una dama.

-Gracias.

Susurro de forma tímida, el comentario de la señora Cortana la hizo casi escupir el vino que consumió en ese momento, ahogándose y tosiendo, mientras apretó la servilleta con sus manos y agachaba la cabeza, claro ella una reina, ella jamás podría aspirar a ser una Reina, prefirió ignorar el comentario mientras cenaba en silencio, como siempre guardaba la compostura. Miro a Connor y Xerrac sin evitar sonreirles, no era tan malo estar en familia, tal vez no podía llamar a ese enorme lugar "casa" sin embargo el ambiente no era desagradable. Suspiro con tranquilidad antes de seguir consumiendo sus alimentos antes de hacer un comentario.

-Siempre creí no tenias ni un centavo, tenias bien escondido todo esto.

Kardia sonrió de manera malvada con sus palabras, jamás había esperado de él que gozara de todo aquel capital, ella apenas podía sustentar sus gastos y ahora resultaba que su padre tenia una muy jugosa fortuna bien guardada en el extremo norte del planeta, más relajada siguió cenando, tal vez era tiempo de tomarse tiempo para ella.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Vacaciones Familiares [Xerrac - Kardia]

Mensaje por Xerrac Ion el Sáb Nov 16, 2013 10:05 pm

Me senté donde Connor me indicaba, a su derecha. Fui con un poco más de ánimo, jugueteando con Kardia debajo de la mesa a tocarnos con las puntas de los pies y huir. Creería que Connor fue golpeado un par de veces por este juego infantil que teníamos, pero de una forma u otra, o se la cayó o simplemente la devolvió de una manera tan natural que no parecía extraño del todo. Era bastante agradable comer todos en familia.

- Siempre y cuando no se hunda y tengamos que nadar hasta la costa en aguas heladas seguro, suena genial… - comenté con una gran sonrisa y un encogimiento de hombros. Iba a preguntar si podríamos pescar… Pero si había un lago congelado difícilmente habría peces allí. Aunque, de una forma u otra, pescar se basaba en eso. Sentarse con una caña esperando inútilmente que algo pique e ir hablando y bromeando sobre cualquier cosa. Incluso se podría pesar en el aire mismo, sentados en el mismo tejado sin agua a ningún lado. Me reí ante la idea, seguramente a Connor le parecería algo estúpido y bastante bizarro para decir. – Nunca me subía a ningún barco, seguramente me maree y este moribundo todo el día, reconsidéralo… - comenté divertido estirándome y prestándole atención a la anciana nodriza de Connor, sonriéndole y escuchándola atentamente.

- Oh, no se preocupe, me encuentro bien y cómodo… Y ciertamente me baño todos los días… -comenté divertido. ¿Qué parte de mí le recordaba a Connor? No éramos parecidos en casi nada físicamente y con el tema de personalidad… ¿Lo decía porque me había visto entrar por una ventana? Sí, era un poco salvaje en algunos sentidos, eso lo compartía con él, pero yo solía ser mucho más débiles en todos los aspectos. Asentía ante su comentario sobre Kardia, después de todo ya había opinado lo mismo la primera vez que la había visto con su vestido azul de rey.

Me reí al ver cómo se las arreglaba para disimular su reacción ante el comentario de aquella nodriza. Me gustaba el ambiente, era muy cómodo y agradable, con mucha confianza en el lugar. Estar en familia debería de sentirse exactamente de la misma manera. Me ahogué con el agua que estaba tomado al escuchar el comentario de Kardia. Me estaba riendo de tal manera que a los pocos segundos estaba completamente rojo y me faltaba el aire en el cerebro. Pestañé varias veces, aun conteniendo los espasmos de la risa anterior.

- Pensé que tenías planeado vivir a expensas de Kardia… Ya planeaba cazar palomas para las cenas… - dije mientras me quitaba de los ojos los restos de lágrimas de mis ojos. Bien, lo había dicho como una broma, pero no era como si nunca lo hubiese hecho de pequeño, más que nada en los largos días de aislamiento en el orfanato en que fui criado, donde un castigo significaba irse a la cama sin cenar y muchos castigos no comer por una semana. Y yo era un tanto problemático.

- ¡Esto esta completamente delicioso! – exclamé abriendo los ojos, tomando un pequeño bocado más de aquel plato. ¿Qué era? No podía decirlo con exactitud. Había verdura, una salsa agridulce por sobre todo y pedazos de carne jugosa entremezclado por aquí y por allá. Le sonreí a la nodriza y me concentré feliz en la comida. Puede que no sea mucho para otros, o que sea habitual, pero eso me sabía a hogar, como cuando Kardia cocinaba pasteles o masas. - ¿Qué tiene? – pregunté mientras limpiaba las comisuras de mi boca con una servilleta, recordando sobre los supuestos modales de la mesa. “No comas con las manos, no te chorrees, no hablas con la boca llena, no apoyes los codos sobre la mesa, no te confundas de cubiertos” Suspiré, resginándome a ello.
avatar
Xerrac Ion
Estudiantes de Silent Soul
Estudiantes de Silent Soul

Mensajes : 131

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vacaciones Familiares [Xerrac - Kardia]

Mensaje por Connor Dewitt el Mar Nov 19, 2013 3:34 pm

Hacia mucho tiempo que Dewitt no recordaba su juventud, aquellos años en los que sin más sacaba de sus casillas a la vieja Cortana, de un lado a otro, nunca fue el más tranquilo de los hermanos, sin embargo recordó que sobre sus hombros cargaba el peso de una familia, suspiro profundo y dio una sonrisa con cierto sazón de tristeza, ya no era más aquel despreocupado lobo que podía hacer y deshacer a voluntad, no ahora con una familia. Aclaro su garganta un par de veces ante los comentarios tanto de Kardia como de Xerrac, era verdad, nunca hablo de ello, pero para que mencionarlo, era mejor que se enteraran por sorpresa antes que hacer alarde de aquella enorme "Fortuna" material, a lo que Connor contesto de manera muy relajada.

-Bien, bien me han descubierto par de pilluelos, pero cabe destacar que, todo esto solo son latas y sólidos que un día van a terminar siendo polvo. Hay que aprender a vivir de manera humilde, aun que, a veces hay que darse un gusto de vez en cuando no?.

Tras ello soltó una carcajada llenado todo el comedor con aquel espíritu tan encendido, característico del Huargo, los sirvientes de igual manera rieron al unisono con él, la cena parecía transcurrir con mucha paz, Dewitt no quería comenzar a incomodar ese momento especial con la situación de su hija, por lo que los temas dentro de la mesa no fueron variados, varias memorias de un pasado ya distante y viajes, desvió su atención al menor de sus dos hijos, mientras dirigiéndose de manera paternal le hablo.-Este no es el orfanato, esta es tu casa, y aquí puedes comer como se te antoje, es estofado de ciervo, aquí en el norte no hay muchas posibilidades de criar bovinos, por lo que la mejor opción son los venados y los mariscos pero a mi no me gustan tanto, aun que claro si ustedes lo desean les pueden servir. -No paso mucho tiempo antes de que los postres llegaran, una variedad grande de tartas, pasteles, gelatinas y de más golosinas fueran colocadas en la mesa, esa era la hora favorita de Connor, pues el anfitrión no espero más tiempo antes de apoderarse de una tarta grande de frutos silvestres, el sabor agridulce del postre lo hacia perderse tanto que parecía un infante que se deleitaba con un dulce después de tanto tiempo sin probarlo, y aun con algo de aquella tarta en la boca hablo sin pena alguna.

-Aun los sigues preparando de manera deliciosa Cortana, ya extrañaba tus platillos, uhm, no te ofendas Kardy, también adoro tu comida, pero la tarta de frutos silvestres de mi Nana, es sencillamente lo mejor.

Connor pareció prestar más atención en ese momento a su postre que a lo que pudiera pasar alrededor, la alegría de aquel enorme castillo era evidente, cada momento que pasaban juntos le hacia ver al demonio, que después de todo, a pesar de su naturaleza se podía ser feliz y vivir en armonía con los que le rodearan, principalmente ese par de muchachos que aun que a veces le dieran dolores de cabeza, no podría vivir sin los mismos.
avatar
Connor Dewitt
Vigilante
Vigilante

Mensajes : 64

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vacaciones Familiares [Xerrac - Kardia]

Mensaje por Invitado el Mar Nov 19, 2013 3:47 pm

Casi no hablo durante toda la cena, sus ojos seguían perdidos en la nada, ya había meditado tanto y tanto sobre como su vida cambiaba de manera abrupta en ese lugar que solo suspiraba de vez en cuando para vaciar todas las emociones que se juntaban de un golpe en ella. Hasta escuchar la bulla que Xerrac y Connor hacían sonrió para disimular su distracción del mundo en el que se veia inmersa. Hasta escuchar la palabra "Ciervo" si, ciervo, estaba comiéndolo en ese justo momento, nunca le cruzo por la cabeza que eso pasaba, no sabia tan mal, al contrario era delicioso, pero...

-Connor, si sabes que es el escudo de mi familia verdad?.

Dijo mirando la carne fijamente con un sentimiento de culpa y a la vez de antojo, no sabia si pensar en el sufrimiento del pobre animal, o resignarse a seguir degustando su platillo, se debatió por unos instantes antes de recordar que tal vez era momento de dejar a un lado tantos modales y comportamientos elegantes para ser parte de los "Dewitt", no, ella no era un cambia pieles, pero en tantos años aquel demonio la cuido, velo por ella y la considero parte de su manada, por lo que Kardia con un profundo suspiro opto por seguir cenando, hasta llegados los postres, si, todos esos colores pastel y esos aromas de la crema dulce, frutos, y de más. Tal vez no compartían sangre, pero si, compartían cierto amor por la comida dulce, y es que para dos personas que habían sido criadas en lugares tan fríos, el azúcar era algo que les otorgaba energías, igualmente de manera cuidadosa tomo uno de esos pastelillos que se veían apetecibles.

-Esta muy rico... Connor deberías guardar más compostura.

Dijo con calma y suavidad, adornados con un ligero sonrojo, era Kardia, no podía evitar ser así, tan... elegante, esa etiqueta y porte que eran solo de ella, sintiéndose como el cordero negro de su familia, pero un cordero que era querido por sus miembros.

-Podemos dar un tour por todo el castillo mañana, supongo que después de la cena todos debemos ir a dormir, yo quisiera, el viaje fue largo y descansar un poco es lo que necesitamos.

Su comentario pareció hacerse pequeño pues, Connor estaba tan concentrado en devorar a la pobre e indefensa tarta, que kardia no dudo en reír de manera divertida, ahora no era ese temible demonio que bebía y gruñía cuando solía escapar de casa para ir en busca de aventuras.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Vacaciones Familiares [Xerrac - Kardia]

Mensaje por Xerrac Ion el Mar Nov 19, 2013 5:38 pm

Alcé una ceja al escucharlo… ¿Enserio estaba hablando conmigo sobre vivir la vida de manera humilde y que la riqueza material no lo era todo? Encarné una ceja divertido, conteniendo una carcajada. Parecía como si se hubiese olvidado que me crié en la pobreza, agradeciendo el techo bajo el que dormir, la educación impuesta sea por las buenas o las malas y, a veces, la comida que recibía… Sacudí suavemente la cabeza y le di otro gran sorbo a la copa de agua, mirando a Connor todavía divertido. – Connor… Sabes que Kardia y yo no somos así… - comenté mientras depositaba la copa nuevamente sobre la mesa y me estiraba. Pensando que para él “polvo y tierra” sería poco tiempo… ¿Cómo iban de afectarle un par de siglos o décadas a alguien que llegaría a vivir milenios completos? Sonreí divertido, tratando de eliminar de mi cabeza los pensamientos de que estaría muerto mucho antes de que todo eso si quiera se desintegrara un poco.

- Por mi parte como lo que venga… - comenté mientras comenzaba a comer con más ánimos. La señorita educada de aquella sala era Kardia, no yo… Y por eso agradecía haber nacido medio bestia, tenía mis propias escusas para comer carne cruda, trepar cosas, escalar por techos y ensuciarme. Me reí suavemente al escuchar a Kardia quejarse educadamente por la procedencia de la carne. – Kardi, recuerda que es ciervo y no humanos… - comenté ahogándome con un trozo de verdura al comenzarme a reír ante el simple pensamiento. Se veía tan horrorizada y culpable que pareciera que éramos un cortejo de demonios caníbales…

Me reí al ver el entusiasmo de Connor ante la hora del postre. Parecía alguien que hubiese muerto de inanición en una vida anterior. Kardia, por su parte, sabía controlar todavía más sus impulsos y todavía tenía la delicadeza de una dama al comer. Por mi parte, ya estaba lleno, comer cualquier otra cosa más sería considerado como gula y… Sacudí levemente la cabeza, recordando las palabras de Connor “ya no te encuentras en el orfanato”… Sonreí y tomé un pequeño bollo de manteca relleno con frutas, mordisqueándolo distraídamente, saboreando su gusto.

- Si, la idea de dormir es bastante llamativa… - comenté distraídamente, observando el techo de la habitación con aire distraído. Mi idea de “tour” era muy diferente al que podría llegar a tener ella… Vigas de madera, Mampostería de piedra, cristales tintados… Temblé de emoción, tantas cosas geniales por trepar, tantos escondrijos por descubrir… Miré a Kardia con emoción, puesto que Connor ya se encontraba perdido en su mundo llenándose el buche de tarta de frutas. – Treparás conmigo… ¿Verdad? – comenté emocionado, tentándola con la idea de alpinismo en interiores. A ella le gustaban las emociones y tranquilamente podría cargarla con facilidad en mi espalda… No podría colgarme cabeza abajo en el techo, pero sería igual de emocionante de todas formas…

Luego de Connor terminara de comer, los criados tomaron las sobras y los platos usados sin siquiera darnos la oportunidad de ayudar. No me molestaba lavar platos ni fregar suelos, pero por la mirada divertida que nos dedicaron, incluso antes de decir cualquier cosa ya sabía que me tratarían de senil… Subimos a nuestras recámaras, preparándonos para dormir. Luego de dar unas cuantas vueltas en mi cuchitril elevado, terminé durmiéndome hecho una bola entre mis cosas, sin si quiera darle una chance a esa esponjosa y mullida cama.
A la mañana siguiente me desperté fresco como una lechuga, con los primeros rayos de luz solar dándome de lleno a la cara y escuchando una voz llamarme a gritos un tanto sorprendida, ya que al abrir la puerta lo primero que alguien se esperaba era un joven Deimos ocupando una cama, mientras que desde donde estaba, difícilmente era visto a simple vista.
avatar
Xerrac Ion
Estudiantes de Silent Soul
Estudiantes de Silent Soul

Mensajes : 131

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vacaciones Familiares [Xerrac - Kardia]

Mensaje por Connor Dewitt el Mar Nov 26, 2013 9:21 pm

La cena había sido un éxito, ahora estaba cansado y con ganas de solo tumbarse en su enorme cama y dormir a pierna suelta, el viaje había sido bastante largo y todos en esa "casa" o mejor dicho, castillo, necesitaban descansar. Con pesadez se dirigió a su habitación, pidiendo antes un vaso enorme de leche tibia con miel, era un hombre al que le costaba conciliar el sueño, agregado a algunas cosas que le rodeaban la cabeza, no seria muy fácil, pero debía amanecer fresco para el día que vendría pronto.

Camino entre los largos y oscuros pasillos apenas iluminados por los candelabros, mientras en la puerta de su habitación se topaba con alguien, una hermosa dama de cabellos platinados que coquetamente con aquel traje de mucama francesa lo incitaba a perderse entre sus largas y delineadas piernas, el demonio suspiro profundo, ¿era enserio?, sus hijos estaban ahí, seria una total falta de respeto, agregado a que ahora era un "Hombre comprometido" pues lo único que cruzaba por su mente era Anna Montenegro, con disgusto pero tratando de ser amable la miro indicándole que era mejor retirarse, ya no era un hombre que desfloraba a cuanta mujer se le cruzara por el camino, no señor, ahora era padre de familia y pronto, quizá, esposo.

-Retírate no tengo humor, no vine para esta clase de entretenimientos.


Paso de largo a la mujer entrando en su cuarto, era el más grande de todos, una enorme cama de cedro, sabanas blancas, almohadones y cojines suaves, se tiro en ella mirando el techo y luego al ventanal hasta que la puerta sonó.

-Adelante -Dijo con desgane.

-Te traje lo que pediste... la rechazaste?

-Así que la mandaste tú, Cortana ya hablamos de eso.

-Tan necio eres Dewitt? -Suspiro la anciana- Ya no eres ese niño inquieto, ni aquel muchacho que se antojaba de pasar sus noches con el calor de una mujer... Comienzas a madurar.

Connor sonrió ante el comentario, después de todo Cortana tenia razón, ya no era ese impertinente vago de antes, tras ello la anciana se retiro, para que el Huargo disfrutara de su sueño, tomándose la leche endulzada con miel, era relajante... Sin más Connor se acostó.

La noche dio paso a una mañana fría pero agradable, la nieve se extendía por todo el enorme terreno de aquel castillo, sin más Dewitt se levanto con pereza para tomar una ducha que terminaría por despertarlo, para luego vestirse de una manera más cómoda, una camiseta blanca y sobre esta una camisa abierta de cuadros rojos, como esas que usaban los leñadores, vaqueros azules, un cinturón de cuero y unas botas de trabajo color tabaco, y el cabello como siempre revuelto, con su barba apenas afeitada, pues detestaba esa sensación de "Niño bonito" que podría darle una piel lisa en su rostro.

-Saldremos de caza! prepárense tomen sus chaquetas sera una larga y muy agitada mañana.

Bajo las escaleras esperando que sus hijos estuvieran ahí para gritarles con animo.
avatar
Connor Dewitt
Vigilante
Vigilante

Mensajes : 64

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vacaciones Familiares [Xerrac - Kardia]

Mensaje por Invitado el Mar Nov 26, 2013 9:46 pm

Kardia ya en su cuarto se paro frente al enorme ventanal, mirando hacia afuera tratando de indagar que habia en ese profundo y espesa bosque que se encontraba casi a orillas del mar que se comenzaba a congelar, una sombra la perturbo. Algo familiar en la lejanía la desconcertó, haciendo que de inmediato cerrara la cortina y corriera directo a la cama como si esta la protegiera de todo y todos en aquel mundo cerrando los ojos con fuerza y cubriéndose toda con las sabanas.

-Estas muerto.

Susurro mientras el sueño la vencía poco a poco, que había sido aquello?, la verdad es que aquel castillo la perturbo en esa noche, esperando que los días pasaran rápidamente y retirarse cuanto antes para estar de nuevo en su jaula, como ella lo llamaba. Allí nadie podía lastimarla, o eso era lo que pensaba.

Por la mañana todo fue diferente, aun estaba envuelta en las grandes sabanas, pero aun así el sol se introducía para anunciarle la llegada del día, con una cara de enojo se incorporo sobre la cama, sus ojos entreabiertos la dejaron distinguir el lugar, y volteo a su izquierda para mirar su reflejo. Tenia el cabello totalmente revuelto y cayendo sobre su cara, levantándose con sus pesados pasos se fue al cuarto de baño, y tras eso de regreso a su cuarto en el que se dispuso a cambiarse...

Un jean azul marino con botas largas color café que llegaban hasta media pierna, una camiseta blanca con mangas cortas con una faja roja y sobre esta un cinturón de piel acorde con sus botas, sobre este una chaqueta azul larga bastante abrigada, en su reflejo se miro y una chispa de melancolía le lleno ese par de hermosos zafiros.

-Siempre me vas a seguir?

Se dijo así misma, suspirando de forma resignada se dispuso a bajar, en el salón que daba hacia el patio principal se sento sobre la silla más grande subiendo sus piernas sobre el respaldar perdiendo cada modal que antes habia mostrado, parecía una nueva Kardia, si, ahora tenia una actitud más despreocupada, era curioso como las ropas podían transformarla en una persona totalmente distinta. Tomando un adorno esférico de la mesa jugo con el lanzandolo hacia arriba y atrapándolo, hasta escuchar la voz de su padre, causándole una de las más cómicas escenas... Con un sonrojo trato de levantarse de su lugar cómodo dejando la esfera sobre la mesa que no tan quieta rodó hasta caer al suelo y no conforme con ella las demás, quebrándose y Kardia totalmente asustada como un gato.

-No quiero ir, yo quiero pasear por el castillo.

Dijo con los ojos totalmente abiertos esperando que Connor no dijera nada sobre sus adornos rotos y antes de recibir un regaño salio corriendo directo hacia un lugar incierto entre tantas puertas que había. Ya en una enorme biblioteca miro los libros y libros que se encontraban ahí... Miro por la ventana nuevamente pues esta la llamo con una poderosa fuerza que no podía contener, y otra vez aquella figura. Baratheon sin más abrió la ventana y miro la distancia, ademas de que nadie la viera saltar como una ladrona, para poder dejarse caer, aterrizando sobre la nieve casi sin ruido alguno, era una asesina silenciosa al final de cuentas, y como tal con precaución se atrevió a introducirse al bosque.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Vacaciones Familiares [Xerrac - Kardia]

Mensaje por Xerrac Ion el Jue Nov 28, 2013 6:26 pm

Alguien gritó… Y yo no contesté. Simplemente me giré con intenciones de seguir durmiendo. Lamentablemente, me giré para el lado equivocado y estuve a escasos segundos de caer de aproximadamente 5 metros de cara contra el suelo en picada libre. Me salvé porque me aferré inconscientemente de mi escondrijo con las uñas de una mano, colgando sólo por ellas. Las camas podían llegar a resultar un poco más prácticas después de todo. Con una sonrisa nerviosa me vestí rápidamente y salí del cuarto, viendo como una sombra se deslizaba por afuera desde un piso superior hasta caer en la nieve con delicadeza. Sólo podía ver a la sombra coloreada por los cristales tintados de los ventanales, pero, dudaba seriamente que Connor pudiese siguiera aterrizar con aquella delicadeza. Me reí suavemente y seguí con mi camino. Si Kardia se estaba escabullendo, entonces la cubriría de una manera u otra. Aunque eso significara aceptar un entrenamiento sobre combate con Connor o tener que limpiar las telarañas del techo con un plumero.

Suspiré y baje saltando los escalones de dos en dos, esquivando a las personas que decidían subir o bajar. Unas cuantas mucamas vestidas como mucamas y un par de hombres que transportaban baldes o pañuelos. La limpieza debía de ser muy dura en aquel lugar. O por lo menos debía de serlo cada vez que alguien iba allí de visita.

- ¡Connor! ¿Qué haremos hoy? – pregunté curioso, sacándole una manzana de una canasta a una chica que entraba tarareando con un gran cesto repletas de estas sobre la cabeza. Me gustaría saber de dónde las sacaba en pleno invierno, pero estaban tan jugosas y frescas que el jugo prácticamente resbalaba por las comisuras de mi boca.

Sonreí feliz y miré a Connor curioso, viendo que hoy estaba mucho más relajado que el día anterior, incluso un poco más feliz. - ¿Puedes enseñarme a pelear? Quiero mantenerme vivo por lo menos unos cien años más… - comenté con un encogimiento de hombros, sin querer darle demasiada importancia a ello. Sabía que Connor no se negaría y, que a pesar de que sabría que sería duro y doloroso para mí, al fin y al cabo me serviría… Además, si no había escuchado mal, cazar sería peligroso con Kardia corriendo de aquí para allá entre los árboles. ¿¡Qué pasaría si le dispararan por accidente?! Negué con la cabeza con fuerza. Ella no era estúpida, sabría cómo evitar eso, pero si podía mantener a Connor lejos de las escopetas por un rato, sería todavía mejor y más seguro.
avatar
Xerrac Ion
Estudiantes de Silent Soul
Estudiantes de Silent Soul

Mensajes : 131

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vacaciones Familiares [Xerrac - Kardia]

Mensaje por Connor Dewitt el Mar Dic 03, 2013 11:55 pm

Tras los acontecimientos de hacia apenas unos intantes Dewitt estuvo desconcertado, ciertamente no esperaba esas reacciones, y ahora Xe, le pedía algo poco usual. Enseñarle a Pelear?! por un momento titubeo, era su hijo, y como tal enseñarle el arte de la pelea no seria fácil para ambos, sin embargo Connor venia de una casta dedicada a la guerra, por lo que ello corría por la sangre de un Dewitt de generación en generación, suspiro resignado, sonriendole amigablemente y siendo lo más blando posible decidió contestarle.

-Seguro?... No sera fácil, Sígueme.

El huargo camino entre la sala hasta un largo y oscuro pasillo, los pasos resonaban con un eco crudo y un tanto intimidante, hasta que llegaron a una amplia puerta de madera que Connor abrió, mostrando así un salón aun más grande con varias ventanas que le daban luz, en ellas distintos dibujos de guerreros de distintas épocas en las paredes varias armas colgadas, pero lo principal era una estatua al fondo, sentado sobre un trono de acero fundido, un hombre con una barba bastante crecida, cabello hacia atrás con un mechón que le colgaba sobre uno de sus ojos que eran fieros y grandes, sus rasgos fuertes eran enmarcados por las arrugas, tenia cierto parecido a Connor, y una larga cicatriz desde su ojo izquierdo, la nariz y la mejilla derecha.

-Antes de comenzar, te presento a Lord Travis Dewitt, mi padre, tu abuelo, líder de la casa Dewitt. Si un día lo conoces no te dejes intimidar, solo es un viejo amargado que vive de su gloria pasada.

Menciono de manera burlona pero a la vez triste, recordando las épocas de antaño en las que la dureza de Travis lo había vuelto en un ser insensible, sin el más mínimo sentido de la compasión. Enseguida camino para jalar una vieja palanca llena de polvo, abriendo así una pared de la que salia un aparador de cristal que guardaba en el tres armaduras. Aparte de una lección de lucha, Connor le mostraría una lección de historia y valor, pues para una raza guerrera como la de él, no solo se trataba de puñetazos y desmembramientos.

-La armadura de la derecha es de mi hermano Altair, murió durante la disputa de los reinos demoníacos, cuando eso paso Dite estuvo de luto cien años, la del medio es de Travis, miras todas esas marcas?. las leyendas alegan que fueron hechas por arcángeles, y la de la izquierda es mía, es la menos ostentosa de las tres. Travis siempre tuvo predilección por Altair, ahora -Dijo mientras abria los cristales para tomar el Yelmo del Medio- Un día, yo tendre que ocupar ese cargo, y luego. -Lanzandolo a Xerrac con un poco de fuerza- Tal vez tú.

Tras ello soltó una carcajada, fácilmente en aquel yelmo podrían caber unas 3 cabezas del muchacho, apenas se daba cuenta que ciertamente era bastante pequeño, tenia cierto aire a su madre, Tya Dewitt, aquella mujer de una apariencia tan fragil y delicada por fuera, si embargo por dentro era una loba salvaje que fácilmente arrasaba con un imperio a base de su inteligencia belleza y fuerza.

-Bueno mucha charla es hora de mostrar de que estas hecho, primera lección... En combate no hay más maestro que el enemigo. Sólo el enemigo te enseña tus puntos débiles. Sólo el enemigo te enseña tus puntos fuertes. Y las únicas reglas del juego son qué puedes hacerle y qué puedes impedir que te haga. A partir de ahora soy tu enemigo. A partir de ahora soy tu maestro.

Las palabras de Connor fueron duras e intimidantes, sin embargo en sus ojos se podía ver toda la confianza que tenia en Xerrac, mostrando que pasara lo que pasara le ofrecería la mano para levantarlo, y animarle, aun que en cuestiones de técnica no esperaba mucho de un joven novato, tenia fe en que tendría el temple y furia de un Gladiador, era un Dewitt y un Dewitt nunca se rendía.

Sin esperar más Dewitt trono los huesos de su cuello y hombros, inclinándose un aura de un color grisáceo lo rodeo, el humo espeso desprendía un tenue olor a azufre, el cuerpo de Connor comenzaba a sufrir una metamorfosis, sus rasgos se transformaban de manera fiera... Finalmente un enorme lobo color blanco como la nieve pura, con ojos ámbar característicos de Connor, su pelaje era largo y espeso. Aun manteniendo la capacidad de hablar.

-Listo?!

Mostró sus largos colmillos amenazantes, y sin más avanzo de manera un tanto agresiva directamente al muchacho.
avatar
Connor Dewitt
Vigilante
Vigilante

Mensajes : 64

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vacaciones Familiares [Xerrac - Kardia]

Mensaje por Invitado el Miér Dic 04, 2013 10:00 pm

El fresco viento de la media tarde le agradaba, ese clima frió y de color blanco le dejaba las mejillas totalmente sonrojadas, sin embargo ella caminaba entre los arboles, miro algunas sombras deslizarse como fantasmas entre la espesa fauna, seguramente eran lobos que Connor había entrenado para vigilar sus extensos terrenos, la muchacha no prestaba mucha atención a ello, no cuando una voz distante parecía llamarla, se escuchaba hueca, fantasmal. Kardia decidió subir a las gruesas ramas de los enormes pinos, para tener una mejor vista.

-Dónde estas?.

Susurro mientras miraba el vapor cálido que escapaba de sus labios, el aleteo de un cuervo la distrajo haciéndola perder el equilibrio cayendo varios metros, hasta que sintió un agarre de su brazo, alzando la mirada de manera desconcertada su reacción no se hizo esperar, sus ojos se abrieron de par en par mientras abría su boca para tomar una bocanada grande de aire, el cual se había escapado de sus pulmones, su garganta no podía emitir sonido alguno y finalmente el silencio se quebró cuando escucho aquella voz tan familiar para ella.

-Aun sigues siendo una niña!

Kardia salio de su asombro, mientras reaccionado de forma brusca se incorporo tomándose de una rama, e impulsándose para quedar sobre ella alejándose del ente que ahora tenia frente a ella, gruño con desconfianza, aquello no podía ser posible. -Tú estas muerto! -Grito haciendo un estruendoso eco y aun asustada, hasta que con un movimiento rápido lanzo una daga en dirección al ser que sin más lo esquivo y se acerco a ella en una fracción de segundo acorralándola.

-Así me tratas despues de tanto tiempo?!

-Dónde estuviste idiota! No sabes cuanta culpa he cargado por tu culpa.

-No lo importante es que he regresado?.

-NO, las cosas han cambiado, todo ha cambiado... Yo he cambiado -Kardia suspiro mientras recordaba todo lo ocurrido en meses anteriores, incluido sus sentimientos, aquellos que en ese momento parecían nublados. "Dante" Fue lo que inundo su cabeza con un profundo cariño. -Clarke, qué paso?.

Pregunto antes de que "él" ya estuviera en otro árbol riendose de Baratheon quien con una molestia notoria se dispuso a seguirlo.

-Regresa aquí maldita sea Clarke!

Kardia olvido las vacaciones, olvido a su familia, olvido todo... Solo quería ir por respuestas, después de todo, ella misma juraba que él había muerto, a un grado tal, en el que ella fue quien le dio final con sus propias manos.

"Aquella tarde los caballos de Ápolo se escondían llevando al dios en su majestuoso carro, y en el, la caída de uno de los Corsarios más indomables que conocí, el verde de sus ojos había sido extinto. La dulce luz de Nicte consolaba mi espíritu que se levantaba de las cenizas para gritar a los cielos el lema de una familia que me desprecio... Nuestra es la furia... Furia, aquella con la que me levante esa mañana para terminar aquel viacrusis del que años atrás fuimos más que meros peones, el juego de los demonios comenzaba a darme asco"

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Vacaciones Familiares [Xerrac - Kardia]

Mensaje por Xerrac Ion el Jue Dic 05, 2013 4:59 pm

Creo que al final de todo, no había sido tan mala idea pedirle ayuda en eso a Connor. Es decir, era un gran guerrero, yo lo respetaba en muchas sentidos y me parecía que no era nada apresurado querer aprender a defenderme. Después de todo, Kardia parecía haber nacido con un puñal entre los dientes y lanzado patadas y Connor, no me extrañaría que hubiese nacido de manera similar. Después de todo, los lobos huargos desde pequeños que ya mordían y cazaban... Tal vez lo apodaban así por eso, por lo intimidante y fiero que podía ser en combate y además, tampoco creía que su emblema familiar no tuviera nada que ver con eso, después de todo era un lobo huargo aullando. Aún todavía no sabía cuales eran las diferencias entre un lobo normal y un lobo huargo, creía que eran tan sólo cuestión de tamaño y características físicas como la forma del cráneo o del hocico. Debía de preguntarle a Connor luego…

Suspiré al ver toda la gran sala. Aunque me encantaban aquellos ventanales finamente decorados y la gran cantidad de luz que entraba, era demasiado voluminosa y voluptuosa y demasiado letal para que pudiese sentirme cómodo allí... Había armas y estandartes de guerra colgados en cada rincón... Sin hablar de aquella gran estatua que observaba toda la estancia de manera fría y calculadora, como si no fuéramos más que insectos en su comparación. Escuché a Connor y sonreí tímidamente, después de todo ahora que lo decía tenían cierto parecido. - Siempre y cuando no sea del mismo material y no mida lo mismo que eso, creo que estaré bien... - añadí de manea un tanto burlona, tratando de parecer relajado ante la idea, aunque como bien sabía, nunca tenía demasiado éxito al fingir nada. No planeaba conocerlo nunca, ni en un millón de años, ya tenía bastante con el mismo Connor. ¡Daba terror absoluto! No me importaba si era un viejo amargado que vivía en la gloria pasada, el padre de Connor y o mi propio abuelo, por mi parte, no iban a lograr que me quedara en una misma habitación con esa persona ni aunque fuese el mismo Diablo. Después de todo, terminaría siendo bastante decepcionante verme, más que nada si eran una familia de temibles guerreros como Connor siempre lo planteaba.
Por su parte, mientras yo estaba divagando observando el amplio techo abovedado lleno de recovecos, Connor parecía jalar una palanca que parecía no haberse usado en mucho tiempo, lo que activó un mecanismo secreto que dejo al descubierto tres armaduras que parecían sacadas de las novelas épicas de caballeros medievales. Narró la historia de todas y yo lo escuché con atención. ¿Había tenido un hermano mayor después de todo? ¿Su padre había tenido favoritismos por él? ¿Había dicho “menos ostentosa”? A mis ojos seguía siendo igual de imponente que las demás, tal vez menos ornamentos, pero los ornamentos después de todo no te salvaban la vida… Quise decir algo de consuelo por el tema de su hermano, pero después de que termino de hablar me revoleó un yelmo, que un tanto por lo sorpresivo y otro tanto por el fuerte impacto, me hico trastabillar un paso hacia atrás. Por suerte logré mantener el yelmo entre las manos. Alcé una ceja al escucharlo… - Connor no dudo que tu ocupes este lugar, pero seamos realistas, yo… - comencé a decir en un tono un tanto gracioso y triste a la vez. “Soy un Deimos”. Connor podía llegar a vivir milenios completos, tanto como la tierra girara, en cambio yo seguía siendo medio humano, por lo que viviría aproximadamente lo mismo que ellos… Si un humano vivía 90 años, cuantos más podría llegar a vivir un Deimos, ¿200?¿300? debería incluso de sentirme afortunado si en verdad conseguía mantenerme vivo por todos esos años. Suspiré y sonreí de costado, para eso estaba allí hoy…
Escuché su discurso atentamente, aún con el yelmo entre mis manos. Era algo bastante alentador, aunque había algo que me turbaba de tras fondo. ¿EL enemigo es tu maestro? Sí, se podría decir que sí, después de todo a partir de las luchas contra otros uno mejora y progresa… ¿Pero como planeaba Connor que comience a luchar contra cualquier cosa si todavía no sabía siquiera defenderme…? Y algo que todavía no me cerraba, era que ese estilo de entrenamiento no tenía fallas… Porque si fallas frente a un enemigo, lo único que te conlleva es la muerte. “A partir de ahora yo soy tu maestro” … Lo que significaba que a partir de ahora era mi enemigo… ¿No podía arrepentirme de lo que había dicho al principio? Ahora todo ya no parecía tan buena idea, tendría que haberle pedido a Kardia que me enseñara a usar arco y flecha y ya…

Lo miré alzando todavía más las cejas, esperando que sus palabras intimidante fueran nada más eso. Pero podía asegurar que no cuando un aura gris lo rodeo. Antes de que pudiera siquiera comprender que estaba pasando su cambio comenzó… Un lobo… Se había transformado en un lobo… ¿¡Así que con eso se refería que era un cambiaformas?! Tuvo que habérmelo explicado desde un comienzo, si lo hubiese hecho, ¡ni de coñas que le pedía que me entrenara! Alejé a medida que él se acercaba, incluso me alejaba incluso un poco más rápido. Si Connor me parecía intimidante y un gigante en su forma humana, como lobo era incluso mil veces peor.

¿Cómo esperaba Connor que pudiera defenderme contra él? Di un pisotón hacia adelante, fingiendo que iría en carrera para atacarlo, tal vez el esperara interceptarme en la trayectoria, tal vez se quedaría en el lugar esperando a que llegara. Daba igual, sea cual fuese su decisión, pareció que mi plan de distracción fue un éxito, y alcancé los valiosos segundos necesarios para poder trepar por una de aquellas columnas y llegar a una distancia segura.

Si Connor creía que iba a bajar, estaba completamente demente. DEMENTE. No iba a ser su almuerzo y mucho menos su hueso de roer. ¿Quería saber mis puntos fuertes? Era buena alejándome del peligro, ágil y rápido, tenía buena puntería y todos esos años de cazar palomas me había dado cierta estrategia y habilidad para deducir patrones. ¿Y mis puntos débiles? ¿Acaso no se veían a simple vista? Era demasiado pequeño, demasiado escuálido, no era fuerte ni mucho menos valeroso, no era muy resistente a los ataque físicos, y carecía de habilidad para el ataque a cuerpo a cuerpo o la utilización de cualquier arma. Dudaba seriamente que pudiera levantar alguna de las espadas, mandobles, mazas que se encontraban en aquella habitación. Miré hacia abajo, tratando de localizar a Connor con la mirada. No me extrañaría si estuviera dando círculos alrededor de donde me encontraba, esperando a que bajara. Mirándolo bien, era todavía mucho más terrorífico que a un principio. Parado en sus cuartos traseros, llegaría a medir como mínimo dos metros y medio. Y a pesar de que su pelaje abultado no me dejaba verlo con claridad, estaba seguro que eran 120 kilos de pura masa muscular. Sin contar los colmillos que sobresalían intimidantes de su mandíbula. No me extrañaría que tuviera doble filas de dientes, parecía más un monstruo que un simple lobo. - ¡Ni creas que bajaré de aquí! – le grité un tanto aterrado al sentirme una presa atrapada.

Todavía tenía aquel pesado yelmo entre mis manos, por lo que esperé a que Connor estuviera debajo para soltarlo sobre su cabeza. Por la densidad de su cráneo, sabría que ese golpe no iba a ser nada, ni aunque el pesado objeto tomara velocidad con la caída. Pero para lo que él podía llegar a ser una simple caricia del viento, para mí la mitad de eso hubiese sido letal. Sin contar que el peso de aquel yelmo no me hubiese dejado trepar mucho más alto.

Y así lo hice, trepe por la columna hasta llegar al techo y una vez ahí, poniendo mis manos como garras, comencé a trepar por el techo cabeza abajo. Si lograba encontrar una ventana abierta me iría de allí sin dudarlo dos veces… Sin embargo encontré algo que a pesar de que no era tan bueno como una salida de emergencia, era bastante alentador: Cuerdas y cadenas….

Comencé a hacer algunos nudos y mecanismos. No se podría decir que era un experto en ello, pero por lo menos me daba maña para las trampas. Desde la altura en las que estaba, comencé a tirarlas hacia abajo, si tenía suerte y lograba que Connor pisara alguna, podría tenerlo colgado de cabeza en menos de lo que dura un parpadeo. Y si lo lograba podría irme por la puerta antes de que decida que me prefiere de cena antes de lo que cocinaba Cortana… Sabía que si me daba tiempo para escapar serían solo los minutos escasos minutos antes de que decida destrozar las cuerdas o cadenas con sus fauces, pero sería lo suficiente como para que pudiera marcharme de allí.
Definitivamente, pedirle ayuda a Connor, había sido una PÉSIMA idea...

Off rol:
Quedo largo pero te lo mereces porque siempre tienes que escribir doble post <3 Pobrecita. Seguramente Aurel si de una buena batalla, pero Xerrac...
Bueno, en fin, me imaginé la estatua del tamaño como la de Abraham Lincoln
http://i0.wp.com/www.sopitas.com/site/wp-content/uploads/2013/07/limpian-monumento-a-lincoln.png
http://p1.trrsf.com/image/fget/cf/ttv-sdp.terra.com/thumbox/freew/cnt487014_h229_w407_aNoChange_manchan-de-verde-la-estatua-de-lincoln-en-washington.jpg
avatar
Xerrac Ion
Estudiantes de Silent Soul
Estudiantes de Silent Soul

Mensajes : 131

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vacaciones Familiares [Xerrac - Kardia]

Mensaje por Connor Dewitt el Dom Dic 08, 2013 11:20 pm

Connor sonrió para sus adentros, la reacción de Xerrac había sido predecible, después de todo era casi un niño que aun no experimentaba la crudeza de estar en el medio de un campo de guerra, con el olor a sangre al por mayor, abrió sus fauces soltando un aullido, en parte Xerrac tenia razón, bajar seria suicidio, sin embargo para Dewitt el entrenamiento era otra cosa, o al menos eso era lo que le habían enseñado. Tras ello una parvada de cuervos se revoloteo en el techo, saliendo de sus nidos que se encontraban entre los recovecos de la edificación, causando un ruido estruendoso entre las cadenas y cuerdas, las plumas negras parecían formar un espeso remolino, mientras Connor se sentaba paciente.

-Y si tu adversario volara?... Lección numero dos. cinco segundos de valor, dudar puede volverte la cena de un oponente, en batalla esta prohibido dudar de tus acciones, mucho menos esperar a que alguien ataque, siempre debes ser el primero en moverte, si esperas a ser atacado solo ganaras ser devorado.

Miro del techo el yelmo caer, se quedo estático ante la acción, mientras de un salto lo tomaba en el aire con su fauces poderosas que terminaron aboyandolo, mientras caía al suelo con elegancia en sus patas traseras, doblándolas para que estas tomaran un nuevo impulso, las vertebras de su cuello se movieron hacia la izquierda, mientras con ayuda de esos poderosos músculos que lo formaban liberaban un brutal movimiento y de esa forma devolverlo no de manera amigable, más bien parecía como una bala de cañón que se dirigía directamente a dónde el muchacho para desequilibrarse, sin embargo el objetivo no era golpearle, el Yelmo se impactaría de lleno contra el techo haciéndolo vibrar dejando que una vez más la parvada de cuervos se alterara para volar de un lado a otro como una multitud impaciente de escapar debido al peligro.

-Cuando tu vienes de regreso, yo ya he dado dos vueltas más. Sera mejor que bajes, créeme esos cuervos son más peligrosos que un Huargo. Aun que si lo prefieres puedo seguirlos provocando.

Dijo mientras comenzaba a andar por toda la sala aullando, en cada aullido la parvada se descontrolaba más, ahora Connor comenzaba a correr y de un gigantesco salto volvía a tomar su forma humana de manera inmediata, su manera de controlar su estado de cambia pieles era más rápida de lo común, volviéndolo un luchador nato. Ahora Dewitt se sostenía de una de las cuerdas solo con sus piernas como los trapecistas de los circos.

-Oh ya me siento viejo para estas cosas -Suspiro y luego soltó una carcajada

Tomo una bocanada de aire mientras se incorporaba, con uno de sus brazos que eran ya bastante fuertes sostuvo todo su peso dejando su cuerpo totalmente colgado, de un momento a otro Connor se balanceo un par de veces antes de jalar la cuerda y con ello impulsar su cuerpo hacia el techo... El tiempo pareció detenerse.

En el aire y a ras de techo solo se pudo ver su cuerpo cayendo producto de la gravedad quedando cortos instantes frente a Xerrac, antes de caer de manera pesada contra el suelo abriendo una grieta en el mismo, dirigió su mirada hacia arriba.

-Tú ganas, no volveré a tomar mi forma de Huargo y tú bajas de ahí, esas aves son peor que avispas, y que buitres juntos, hagamos esto más fácil, déjate caer y golpearme con todas tus fuerzas, quiero ver que tan fuerte eres.

Sus palabras sonaban completamente tranquilas y llegas de sinceridad, sus ojos ámbar se mantenían fijos en la parvada que aun asechaba, en todo caso si Xerrac salia lastimado de ellas tendría que intervenir.
avatar
Connor Dewitt
Vigilante
Vigilante

Mensajes : 64

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vacaciones Familiares [Xerrac - Kardia]

Mensaje por Invitado el Lun Dic 09, 2013 5:10 pm

Kardia corría entre las frondosas ramas de los arboles que estaban nevados, sus sentidos le advirtieron de algo... Detrás de ella venían los lobos de Connor que seguramente la estaban cuidando, más que nada porque en cuestiones de necedad ella siempre se llevaba el premio; con una mueca de enojo bufo, y así les ignoro mientras corría detrás de su presa, hasta que el cansancio la venció, no sabia dónde estaba ni por qué o como había llegado hasta una parte de ese bosque bastante en particular, un pequeño lago con un enorme árbol en el medio, de corteza blanca como la misma nieve que pisaba, y unas hojas tan rojas como sus labios, "Yggdrasil" fue lo primero que le llego a la cabeza en cuanto lo miro majestuoso bañado por las luces del sol que apenas podia verse debido a las espesas nubes invernales.

Bajando de un salto, levanto la nieve que se esparció por el escenario mítico que se divisaba en sus ojos, "la curiosidad" mato al gato. La muchacha se acerco curiosa, esperando develar lo que ese lugar deparaba para ella, hasta que del agua inesperadamente volvió a salir su pasado, asustandola y dejándola caer de sentón sobre un charco.

-Eres un imbécil!

-Lo siento! -Contesto entre risas, era tan alto como lo recordaba, aun más alto que Connor, su chaqueta café cosida por todas partes producto del uso y los años, con ese cuello abrigado con piel de Huargo, un regalo de "Dewitt" recordó, la piel de Huargo era lo mejor para protegerse de las inclemencias del tiempo, fresca en verano y cálida en el más terrible de los inviernos, con él, el collar que mucho tiempo atrás había compartido con él, aun lo llevaba puesto. -Recuerdas cuando hacíamos rabiar a nuestros mentores?.

Dijo mirando hacia el árbol, los recuerdos llegaron a Kardia, las imágenes vivas de viejas edificaciones en Damasco con dos adolescentes corriendo uno tras de otro con sus capuchas cubriendo sus cabezas, con espadas de madera, parecía un juego de niños.

-Me gustaba tu cabello largo.

Así era, alguna vez Kardia llevo el cabello largo, atado en una coleta con un listón de color azul, como sus ojos, le gustaba tanto el color azul, aun recordaba el día que lo corto, fue la noche después de la muerte de él, sus manos aun llenas de sangre, sobrevolando la ciudad de Israel con Connor en un dirigible, si ese día había adoptado su peculiar vestido azul rey, era una manera de dejar atrás lo ocurrido, pues en su credo como asesina no le estaba permitido arrepentirse de sus actos, todo debía continuar su curso.

-Tú estas muerto -Dijo Kardia con resentimiento. -Los muertos no deberían interinar con los vivos.

-Uhmm, tal vez, pero te has preguntado si tú estas viva?.

-Claro que estoy viva, siento el calor del sol en mi cuerpo, percibo olores, sabores...

-Amas?

La pregunta dejo estática a Baratheon, sus sentimientos en ese instante quedaron totalmente confusos, por un lado tenia al rey Demonio que por si fuera poco con aquel beso tiempo atrás, la había dejado indefensa, por tantos años trato de ser indiferente a sus relaciones personales que ahora se sentía nimia, y ahora... Clarke, estaba de vuelta, regreso del mundo de los muertos?, no, eso no era posible, una vez que alguien degustaba de los brazos de la muerte, no podía volver jamás, pero estaba ahí, con ese temple único, aquella sonrisa y esos ojos cínicos, alguna vez le quiso, él fue su primer romance, su compañero.

-Hago exactamente para lo que me trajiste de vuelta, qué perturba tanto a la hija de Dewitt?, quieres ganar una batalla interna sin sacrificar tu código, Kardy, eres esa clase de persona que prefiere ver el mundo o blanco o negro, nunca sabes que hacer con el gris. Puedes venir conmigo a ese lugar dónde no hay comienzo, ni fin, o quedarte con ese "Rey" en un mundo extenso.

Su corazón latió, era verdad, su vida estaba en un punto intermedio, aferrándose a sus costumbres, a su cotidiana vida y el pasado, mientras que en lo más profundo deseaba ser tan libre, que cuando finalmente lo era a lado de alguien más tenia tanto miedo de seguir adelante que el abismo se hacia más grande, tal vez era tiempo de tomar una decisión, firme y sin vuelta atrás como acostumbro toda su vida, suspiro esperando no errar.

-El tiempo es corto para mi, pero todo lo mio es Suyo para tomar, Clarke, el día que te arranque el ultimo respiro, solo te arrebate del mundo físico pero no del espiritual, y ahora te dejo ir, Haytham.

-Y si no te dejo ir?

El frió viento invernal levanto la nieve que envolvió a Haytham, llevándoselo entre la penumbra y dirigiéndose a ella como un tornado agresivo, Kardia sintió un peso en sus hombros, comprendiendo entonces que debía huir, sin duda alguna dándose la media vuelta comenzó a correr, correr lejos. El castillo se divisaba con imponente, hasta que corriendo llego a ella Hyperion el más grande de los lobos y mano derecha de Connor, que con un aire bastante agitado le hablo.

-Estas bien? Vamos te llevare con Dewitt

La muchacha llego hasta una puerta enorme de hierro fundido, Kardia tenia más fuerza de la que aparentaba y con ambas manos dio apertura a la sala, dejando entrar una ventisca que le revolvió el cabello.

-Haytham regreso! -Exigió mirando a Connor esperando con los brazos cruzados. -Dewitt! regreso, no sé como!

Finalizo mientras se lanzaba directamente hacia Connor abrazándole con fuerza y temor.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Vacaciones Familiares [Xerrac - Kardia]

Mensaje por Xerrac Ion el Lun Dic 09, 2013 11:19 pm

Bueno, después de todo no me equivocaba sobre Connor… ESTABA COMPLETAMENTE LOCO Y COMO SI FUERA POCO SALTABA DEMASIADO ALTO. No, bajar ya no se había vuelto una opción. Por suerte, por más que tratara de saltar, el techo era lo suficientemente alto como para estar a salvo o algo así… Con lo del yelmo se había pasado, ahora los cuervos revoloteaban molestos por todo el lugar, buscando cualquier trozo de carne por picotear. No me extrañaría que lo que dijera fuera cierto, pero si había algo que nunca me iban a dar miedo iban a ser las aves…

Sonreí mientras escalaba hasta el techo, sintiendo que tal vez Connor estaba subestimándome bastante. Puede que él sea extremadamente fuerte, ágil, rápido y prácticamente invencible, pero yo tenía lo mío. Después de todo, él podía saltar, pero no volar… Y mientras no crecieran alas de aquella espalda peluda de huargo suyas, yo estaba a salvo.  O eso creía hasta que al transformarse nuevamente en su forma humana, volvía a trepar y se impulso hasta quedar frente mío. Atiné a golpearlo con una patada, pero el momento en que mi pie cruzo el aire donde estaba su cabeza segundos atrás, ya estaba descendiendo rápidamente.

Bueno, por lo menos todavía seguía técnicamente fuera de su alcance. Y pensaba aprovechar al máximo las cosas que me rodeaban… Cadenas y cuerdas habían sido un error, pero todavía tenía a aquellos cuervos que volaban a mí alrededor. Me quedé en una cornisa, como si de enserio fuera a saltar de allí escuchándolo.

Connor no era de los que se rendía, así que probablemente todo sea una trampa para hacerme bajar. ¡Y yo no quería bajar por obviar razones!  No era que me daría miedo caer de aquella altura, había caído de alturas mucho peores y seguía vivo después de todo. Era extremadamente resistente a los huesos rotos, incluso parecía hecho de masilla, se deforma, la sostienes en el lugar y se pega solo… ¡Pero no podía decir lo mismo de las mordidas!

Respiré profundamente y cerré los ojos balanceándome allí. Debería de una vez por todas demostrarle que no era un inútil. O que por lo menos podía llegar a ser menos inútil de lo que en verdad creía. Los cuervos siguieron acosándome, hasta que con un rápido movimiento tomé al más grande de ellos de una pata y le arranqué la cabeza de un mordisco, escupiéndola hacia abajo.  Los otros cuervos, recelosos, se alejaron de mí alrededor. Por lo menos ahora me consideraban un depredador y se alejaban de mí.

Tanteé en mis bolsillos hasta encontrar lo que estaba buscando, un simple snack que tenía en aquellos pantalones desde que habíamos llegado a ese lugar. Era lo suficiente. Los abrí y llamé la atención de las aves, antes de arrojarlo hacia donde estaba Connor, asegurándome que suficientes migajas se desparramasen a su alrededor.

Sí, Connor tenía razón: eran peor que buitres y avispas. Picotearon y trataron de agarrar cualquier mínimo trozo de lo que había allí, sin tener mucho cuidado con sus garras ni con el mismo Connor.

Sin embargo, a pesar de que todo estaba bien, de repente todo se puso de negro de golpe, una subida de presión o lo que sea. Tal vez la gravedad decidió afectarme justo en el momento que estaba colgado boca abajo del techo. Y caí. No, no caí sobre Connor, el ya tenía demasiados problemas con los cuervos. Simplemente caí como un costal de papa, contra un costado. Ni siquiera fue tan impresionante como la caída de Connor. No iba a hacer una rajadura en el suelo pero por lo menos el charco de sangre esta vez fue de un tamaño considerable. No me preocupaba por eso tampoco, para dentro de poco ya estarían todas las heridas sanadas y los huesos soldados. En serio, a veces creía que era de goma. Por lo menos el estruendo hizo que los cuervos volaran a refugiarse nuevamente en sus nidos.

Y los estruendos no frenaros, en esos momentos Kardia entró corriendo al lugar, arrojándose sobre Connor. La cabeza todavía me daba vueltas por el golpe y no llegaba a comprender de lo que estaban hablando. - ¿Eh? ¡Kardi! ¿Qué ocurre? – pregunté curioso mientras me sentaba de piernas cruzadas y me acomodaba el hombro dislocado.
avatar
Xerrac Ion
Estudiantes de Silent Soul
Estudiantes de Silent Soul

Mensajes : 131

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vacaciones Familiares [Xerrac - Kardia]

Mensaje por Connor Dewitt el Jue Dic 12, 2013 9:16 pm

Las cosas con Xerrac transcurrían de un modo curioso, causándole gracia al Huargo, por instantes creyó mirar a Maria en él, lo que le traía ciertos remordimientos, y después miraba a su madre, Tya, la fusión de ambas mujeres cautivadoras estaba presente en el muchacho que no parecía asustado pero si lo suficientemente cuerdo para no bajar, hasta que escucho la puerta abrirse y la helada ventisca entrar, Kardia asustada, tiritando y con ella Hyperion que corrió hasta él, finalmente el abrazo lleno de terror que le daba Kardia, algo no estaba bien.

Lo que escuchaste Dewitt, Haytham esta de regreso, los cazadores me han informado.

Connor abrió los ojos con sorpresa, esperándolo todo, menos el regreso de ese... ese Joven, Dewitt suspiro profundamente, antes de expresarse escucho un sonido seco, y tras ello a Xerrac en el piso con sangre, asustado grito a Cortana que de inmediato apareció para acercarse al Deimos, y procurarle con rapidez.

Muchacho cómo te caíste de allá!, tranquilo, la vieja Cortana te hará sanar esas heridas.

Sin soltar a Kardia Connor se acerco a Xerrac y se coloco de rodillas para ver la gravedad de las heridas, sin dejar de pensar en lo que ahora pasaba en sus terrenos... Agacho la cabeza haciéndose una abrumadora sombra en sus ojos que siempre habían sido tan vivos. Gran parte de lo que ocurrió hace 6 años había sido su culpa, Haytham Clarke, le había traído problemas en el pasado, y una vez más regresaba, el Connor alegre y despreocupado se esfumo, de un momento a otro soltó a Kardia, mientras se incorporaba y caminaba hasta la puerta para cerrarla y dar sus ordenes, como debía ser, el líder de esa familia ahora debía protegerlos.

-Todos al salón principal, Hyperion redoblen guardia, Cortana di a los criados que todos deben estar en punto de las ocho en sus respectivos cuartos, y por nada descuides a Kardia, que no se te pierda ni un solo segundo... Y tú... tenemos que hablar en la biblioteca, Ahora. Xerrac vienes con nosotros.

Anuncio de forma temperamental, caminando dándoles la espalda, en efecto se dirigia a la biblioteca, aquello lo había tomado por sorpresa, siempre creyó que estaba muerto, él mismo vio el cadáver, lo enterraron y siguieron con sus vidas... Sentado sobre una gran cilla de cedro y de cojines negros frente a una chimenea como en esas películas de suspenso espero, el silencio era tan aterrante, nadie quería hablar, asomándose por la puerta de madera un loba, Rea, de un color gris claro con sus ojos grises sumisos, sus orejas agachadas indicaban que el líder, no estaba de muy buen humor, y cuando Dewitt no estaba de buen humor, cosas malas pasaban. Mirándola de reojos decidió hablar, sabia lo que ella le diría.

Hemos seguido sus ordenes Lord, incluso hemos rodeado la propiedad con centinelas, nada entra o sale de aquí sin que lo sepamos.

-Kardia, algo que agregar?, te escucho, pero antes espero que le cuentes a tu hermano la razón que nos a colocado en esta situación tan... Incomoda. -Tratando de contener su temperamento, sonando rudo y tajante. -Cómo paso?! Baratheon. Como jefe de esta familia mi responsabilidad máxima es cuidarlos, es mi deber, Xerrac te mudaras a mi habitación esta noche, y no quiero nada de reproches, tras escuchar a tu hermana entenderás mis razones, y tú Kardia dormirás en la de a lado con Cortana, no me arriesgare. Si es verdad que ese bastardo regreso Yo me encargare de devolverlo al Hades.

Finalizo mientras colocaba sus manos en su rostro mostrando cierto grado de frustración, por instantes dejo notar que sus colmillos de lobo se mostraban pero inmediatamente los guardaba, Haytham volvía a ser un dolor de cabeza.
avatar
Connor Dewitt
Vigilante
Vigilante

Mensajes : 64

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vacaciones Familiares [Xerrac - Kardia]

Mensaje por Invitado el Jue Dic 12, 2013 9:54 pm

La muchacha se mantenía abrazada fuertemente a su padre, pero aun se sentía desprotegida, si tan solo... estuviera en los brazos de, no, debía dejar de pensar en eso, ahora su familia era la prioridad, trato de calmarse hasta ver caer a Xerrac, se preocupo pero miro a Cortana entrar de inmediato para cuidarlo las heridas, todo había pasado tan rápido.

-Estas bien?!

Dijo un poco asustada hasta que el temor se apodero más de ella cuando escucho a Dewitt, su voz, volvía a ser ese demonio que conoció en Paris, frió, seco, cruel; su cuerpo tembló y sus manos se enfriaron, agachando la cabeza camino detrás de él, hasta la biblioteca grande en la que su padre esperaba explicaciones, y sobre todo el que repitiera la historia para Xerrac que ahora era parte de su familia, y en la casa de los Dewitt Baratheon, no existían los secretos, trago saliva y respiro de forma entrecortada un par de veces antes de abrir sus labios que se veían menos rojos que de costumbre, para dejar escapar la historia.
 
-Comenzó hace años antes de conocer a Connor... Haytham Clarke, era un recurrente cliente de mi padre en la tienda antes de quedar huérfana, no iba por conocimiento o compras, solo asistía para que pudiéramos vernos... Era solo una niña cuando me enamore de él, cuando mi padre murió nos seguimos viendo, hasta que una noche cuando salio para conseguir un techo donde quedarnos unos demonios atacaron y entonces Connor me salvo la vida, nunca lo vi tras ese día. Tras unos meses me adopto y con el tiempo me interno en un monasterio de asesinos en el que casualmente volví a ver a Haytham, me alegre tanto al verlo de nuevo que a espaldas de Dewitt seguimos viéndonos. Al finalizar nuestros años en el monasterio y ser asesinos, nos dieron un trabajo... Haytham cambio el bando, y cometió traición, en el credo de los asesinos eso es imperdonable y debíamos ir tras él. Por cobardía lo deje ir con vida la primera vez, ya ambos puestos uno contra el otro, hace cuatro años...

Las palabras de Kardia sonaron amargas y con mas pesadez, estaba a punto de llorar pero sin dejarse doblegar continuo.

-Hace cuatro años, en Irán... nos volvimos a ver las caras, ahora yo estaba acompañada de Connor, Haytham regreso y con él una emboscada de la que casi no salimos vida, nos enfrentamos de manera brutal, finalmente tras escuchar la voz de mi padre, le di fin a su vida con unas espadas curvas, una le atravesó un pulmón y la otra el corazón haciéndolo literalmente estallar, yo misma vi el cadáver, yo jure que murió, nadie sobrevive a eso. Pero parece que no fue así.

FLASH BACK

Kardia comenzó a caminar para adentrarse a la ciudad, tras de ella sus hombres, mientras la gente huia aterrada por la presencia de la mercenaria, en su andar coloco ambas manos en su espalda para alcanzar las espadas curvas que se encontraban cruzadas, desenfundandolas, hasta que finalmente una tropa de casi quinientos hombres entrenados solo y exclusivamente para la guerra, contra los hombres de Kardia, parecía que el panorama se teñiria de rojo.

-Solo abran camino hasta la torre después de eso saben que hacer.

-No planeas ir sola verdad? -Dijo una voz detrás de ella.

-Son mis cuentas

-Y yo soy tu mediador

-Menos charla y mayor acción, es un maravilloso día.

Todo pareció ir en cámara lenta en cuando ambas fuerzas chocaron, ella no tardo en mancharse las manos de sangre, aun a pesar de ser la élite de guerreros no causaban mayor esfuerzo en Kardia, que como una fiera apuñalaba, degollaba y arrancaba extremidades, la furia de la guerra estaba en sus ojos, no necesitaba nada más que saciar su sed antes de encontrarse con su máximo adversario, por otro lado Dewitt cuidaba de sus espaldas avanzando con ella manchando su pelaje de carmín, sin perdería de vista, el cielo entraba en cólera dejando caer una tempestad terrible, algo poco común en Iran.

-Dewitt Yo puedo sola en la torre...

-No voy a dejarte.

-Es una maldita orden, obedece! ademas todo esto va a ser consumido.

-Te volviste LOCA!

-Tal vez -Dijo deteniéndose en medio de aquella carnicería- Esta vez no hay piedad, Connor.

Sin más Kardia se saco la chaqueta dejando solo una camiseta blanca que se adhería a su cuerpo por la lluvia, la mujer arranco el collar que tenia en el cuello entregándoselo.

-Kardi...

-Fue un placer Dewitt.

Kardia se introdujo a un más en la tormenta, avanzando ya sin adversarios, hasta la torre, dónde era esperada por quién ya temía.

-No hagamos esto de nuevo Kardia.

-Cállate, tú y yo acabaremos lo que comenzamos.

-Después de todo, no te volviste en lo que más odio.

-No, soy algo peor.

-Siempre supe que vivías...

-No me digas, solo camina en unos minutos esto estará ardiendo, quiero ver el espectáculo con tu cabeza colgando en mi mano.

-Baratheon. -Susurro el azabache a espaldas de una mujer que mantenía la tristeza de sus ojos a flor de piel- Si no regresamos, nos veremos en el Hades.

-Nuestra es la furia Clarke, nuestra es la furia.

La gran ciudad antigua era destruida, los castillos caian como pequeñas piezas de rompecabezas, una a una, el polvo se levantaba formando un enorme monstruo que comenzaba a devorar los vestigios de aquel pueblo,entre las ruinas, dos figuras se batían a muerte.

-Y yo te libero.

Fueron esas ultimas palabras las que dejarían a la joven asesina marcada, Clarke caía de rodillas frente a ella, tenia el pecho ensangrentado, dos espadas que lo cruzaban literalmente, una perforando el corazón, la otra uno de sus pulmones, sin lugar a dudas una muerte fulminante y limpia. Aun para la Deimos aquello era una escena llena del más puro honor.


Kardia se sentó sobre uno de los sillones que estaban junto a un enorme ventanal, su tristeza volvía a opacar el azul de sus orbes, por primera vez obedecía las ordenes de Connor... No podía pensar, no podía huir, no con la tormenta de afuera, el pasado la atormentaba otra vez. Con su mano toco su gargantilla, aquella que Clarke le regalo desde niños.

-Haytham era un híbrido, contratado por mi madre para asesinarme, supongo que regreso de las entrañas más podridas del averno para terminar el trabajo.

Finalizo, abrazando sus piernas escondiendo su cabeza entre sus brazos.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Vacaciones Familiares [Xerrac - Kardia]

Mensaje por Xerrac Ion el Vie Dic 13, 2013 12:14 am

Deje que aquella amable señora se acercara. Después de todo, las cosas estaban pasando tan rápido y me encontraba tan confundido que me ayudaría un poco bastante tener a alguien cerca que supiera que diablos estaba pasando. – Oh, no se preocupen, estoy bien… - comenté mientras volvía a acomodarme el hombro dislocado derecho sobre su correspondiente eje de rotación. No era de extrañar, siempre me había dicho a mi mismo que estaba hecho de goma. Miré con curiosidad mi pierna lastimada, una simple franja que la cruzaba y que supuraba sangre. Gracias a los vendajes de la que en su tiempo había sido la nana de Connor, todo tenía un mejor aspecto. Excepto los cuervos que había aplastado durante mi caída, esos seguían viéndose igual de mal que siempre… Suspiré mientras me incorporaba y me sacudía las plumas de encima, todo parecía una locura tremenda. Connor se acerco con Kardia a mi lado, y yo le sonreí tímidamente, después de todo estaba bien en serio. Prácticamente ileso, como siempre.

Lo escuché dar órdenes, como todo gran señor de la guerra. Era un tanto amenazante su tono, y era mucho más perturbador el motivo que pudo haberlo hecho llegar a ese extremo. Quería comprender, luchaba por comprender, pero parecía que había demasiados detalles que resbalaban de mi comprensión. Connor se levantó y se dirigió a la biblioteca casi al momento de terminar de decir aquellas cosas. Parecía otra persona, y era intimidante. Me levanté como había indicado, siguiéndolo tan rápido como podía, lo que no era mucho. Cada uno de sus pasos que rebotaban contra el frio suelo de piedra del lugar parecían el eco de los problemas que se avecinarían.

Ahora era el turno de Kardia de hablar y explicar. ¡Gracias a los ancestros! Por fin era el momento de entender bien que diablos estaba pasando a mi alrededor. Quería saber quién era ese sujeto y porque traía tantos problemas consigo, porque ponía a todos tan nerviosos… Lo miré curioso, con ojos de cordero. ¿Desde cuando yo reprochaba algo de lo que me dijera? No me molestaba dormir en la misma habitación que Connor, y menos después de que me plantearan lo peligroso que era aquel tipo. Temblé ligeramente, cruzándome los brazos sobre el pecho. Aquel problema tenía que ser lo suficientemente atroz como para hacer que Connor perdiera la compostura al nivel de que su forma lobuna tratara de salir y para dejar a Kardia tan indefensa como una niña…

Así que ese tal Clarke era el amor platónico de Kardia que se había vuelto malvado al fin y al cabo. Por lo que parecía, habían tratado de asesinarlo por traidor y no lo habían logrado la primera vez. ¿Ahora él buscaba venganza o recuperar el amor de Kardia…? ¿O ambos? Los miré confundido, tratando de imaginarme que tan fuerte y letal debería de ser para que tuvieran tantos problemas con él. Ella parecía bastante afectada al hablar de él, y la entendía, sabía lo doloroso que podía llegar a ser la traición y el perder a un ser apreciado. Sin embargo, a pesar de que estaba al borde de las lágrimas, continuó con decisión.

La miré pasmado al escucharla. ¿Qué diablos estaba diciendo? Si cuando estaban en Irán hace cuatro años le había estallado un pulmón y el corazón, si juraba haber visto el cadáver muerto e inerte…. ¿Cómo diablos es que ahora estaba aquí? - ¿No estaba muerto? ¿No será alguien similar a él? … - pregunté confundido antes sus palabras. Todo estaba de cabeza. Suspiré cerrando los ojos y tratando de concentrarme. La única posibilidad que se me cruzaba por la cabeza era que podía que haya vendido su alma para poder volver aquí y vengarse. No sería de extrañar que ahora sea un deimos artificial, claro, en el caso de que haya sido humano al momento de morir. Eso era si es que en verdad había muerto… ¿Qué paso con eso de que la muerte era un camino definitivo del que nunca se volvía? Jadeé confundido, todo era un completo caos.

- Kardi… - dije con cariño y paz mientras me acercaba a ella, sentándome a su lado y colocando una mano sobre su hombro. Le sonreí con ternura y cariño, tratando de calmarla con aquello. – No podrá hacerte daño, los muertos muertos quedan… - comenté con un poco de duda ante ello pero tratando de parecer tranquilo ante todo. Miré a Connor con duda, como buscando que reafirme mis palabras. ¿Los muertos se quedaban muertos…? Suspiré y abracé a kardia con fuerza, como si buscara ser su escudo en momentos como aquellos. –No estás sola, no tienes por qué tener miedo, Connor sabrá que hacer. – añadí con una sonrisa torcida mientras la miraba a los ojos y me separaba un poco. No quería manchar sus ropas de sangre después de todo.
Me hubiese gustado poder decirle que sería de ayuda, que podría protegerla, pero no quería mentir, después de todo, yo era tan inútil en aquella pelea como un mondadientes contra una espada de acero. Simplemente suspiré y masajeé mis ojos cerrados, sentándome a su lado. Confiaba en que Connor supiera que hacer contra aquel sujeto peligroso.
avatar
Xerrac Ion
Estudiantes de Silent Soul
Estudiantes de Silent Soul

Mensajes : 131

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vacaciones Familiares [Xerrac - Kardia]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.