Ultimos Temas
Reapertura [17/8]

Reapertura del foro!
Dominio personalizado!
Nuevos personajes Cannon disponibles
Nuevas tramas y actualizaciones
Anuncios
Our Staff
Gabriel
Admin
MensajePerfil
Amethyst
Admin
MensajePerfil
Gray
Admin
MensajePerfil
El staff esta disponible por me para cualquier duda que puedan tener. Si su problema es tecnico o no es personal se les pide que por favor utilicen el subforo de dudas /quejas y sugerencias ya que su duda podria ser tambien la de otro, de esta formar redistribuimos la información y ayudamos mas a nuestros usuarios. Agradecemos su colaboración
Links rapidos
Los reconocidos
Award
Award
Award
Los mas buscados
Wanted
Wanted
Wanted
Wanted
Normas Basicas
❧ Nada de Fisicos humanos, este es un foro anime
❧ El mínimo de líneas por post es de diez completas
❧ El tamaño predeterminado para los avatares es de 180x400 ni mas ni menos
❧ El tamaño máximo para las firmas es de 500x500 y se pueden tener máximo 2 en la firma visibles, si se quieren tener más se pueden meter entre Spoiler.
❧ Solo se puede mantener un maximo de 4 cuentas

Creditos & agradecimientos
El diseño del foro fue hecho por Sylver de Glintz, agradecemos a las comunidadesde Glintz por sus maravillosos tutoriales y trucos para nuestro foro y a la comunidad de Source Code por compartir los codigos que utilizamos para nuestro querido Silent. Las imagenes son de sus respectivos autores, solo fueron retocadas y editadas por el staff para mantener la armonia del foro. La trama es una ficcion original creada por el staff, con adaptaciones de otros escritos, modificados y adaptados a la ficción para nuestros propocitos. Agradecemos especialmente a Eniozu, Frejya, y Kata por su apoyo para nuestra comunidad. Y obviamente a todos los usuarios de Silent Soul que hacen todo esto posible.Ademas queremos incluir en la lista a nuestro corrector ortografico portatil (alias Gray) por su ayuda en la redaccion y correcciones para el foro. Gracias por ayudarnos a mejorarlo
» La Pluma y la Ficción [Cambio de botón-Elite]
Sáb Nov 07, 2015 10:22 pm por  Invitado

» [Privado] El orgullo está para tragárselo.
Miér Ago 19, 2015 4:44 pm por  Inm Ebonfear

» Cry Out [Re-apertura]
Lun Ago 17, 2015 8:20 pm por  Invitado

» [Combate Privado] Encuentro Prevenido
Sáb Ago 15, 2015 1:13 pm por  Marcel Dumont

» Holas Sigue vivo el foro?
Mar Jul 21, 2015 10:07 pm por  Moira LeNoire

» Galerías Vaynese [Tema libre]
Lun Jul 20, 2015 6:25 pm por  Mila Vaynese

» Sobre cuantos personajes se pueden tener
Vie Jul 17, 2015 6:36 pm por  Asmodeus Loki Akibeel

» Other World [re-apertura] Inuyasha, Naruto y Saint Seiya (élite)
Lun Jun 22, 2015 6:29 pm por  Invitado

» Fantasy based in reality // Afiliación Elite
Lun Jun 22, 2015 1:23 am por  Invitado

» Afiliación (Élite)
Jue Jun 18, 2015 11:52 am por  Invitado


Eleven Pieces {Priv. Ashley}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Eleven Pieces {Priv. Ashley}

Mensaje por Jason Lightwood el Vie Nov 15, 2013 7:49 am



All in the right place

Hay luz y hay oscuridad. Calma y tempestad. Causa y efecto. Existen culpas, y existen castigos. Pero todo tiene un balance, todo necesita ser equilibrado. Así es como funciona este mundo.
Revoloteando con las fuertes corrientes de aire, las ropas de tonalidades vino sonaban como si fuesen a rasgarse. Estando a una altura tan prominente, en la cima del Swordfish Bucarest Hotel & Convention Center, el edificio más imponente de la ciudad, no era de extrañarse que las ráfagas de viento impactasen con tal ímpetu. Aunque aquel fuese el caso, el solitario ocupante de esa terraza no sólo se mantenía firme, como si estuviese fijado al suelo como una más de las antenas. Sino que estaba parado al borde de la valla de seguridad. De cara a una caída mortal.
Un constante sonido de aleteo acompañaba el danzar de sus cabellos, proveniente de la corbata violeta, bajada a un nivel informal sobre sus ropas. Entre sus labios mordía lo que parecía ser una paleta, con una expresión que no se definía entre sonrisa o seriedad. La piel de sus antebrazos quedaba a la vista, con las mangas de su camisa subidas prolijamente al nivel de los codos. Describía una forma similar al de una jarra, con sus palmas descansando sobre sus caderas, como si estuviese reflexionando profundamente sobre un acontecimiento.
Esos ojos rojos, reflejando como espejos el paisaje de bulliciosas calles y altos rascacielos, en una surrealista y deformada realidad carmesí. Aún cuando las personas no fuesen sino hormigas vistas desde ese punto, todo se veía con claridad para él.
El delincuente tomando el bolso de la distraída anciana, niños descalzos pidiendo limosnas, hombres de negocio gritándole a sus secretarias por teléfono, extranjeros mirando a un lado y al otro en busca de alguna indicación. La escena diaria del Bucarest International Airport; normal, pasiva, aburrida.
Interrumpida.
Una de las comisuras de sus labios se alzó, reflejando un dejo de emoción. El de los cabellos dorados murmuró algo que nadie escuchó, dejando que las palabras se las llevase el viento. Y como si este fuese el ángel guardian de aquel sagrado mensaje, resguardo el sonido para su destinario; fue transportado un aire gélido, paralizante. Bajando a una velocidad anormal, ignorando el flujo normal de la atmósfera.
Fue tal el choque contra el suelo, que las hojas caídas de los árboles no tuvieron más remedio que danzar al compás, junto con las sombreros y las faldas de los distraídos. Siguió su rumbo, a través de esta multitud, hasta su objetivo: una muchacha de cabellos oscuros, encantadora y hermosa.
“Pequeña..., ¿no hemos pasado ya por esto?”— Resonó sólo a sus oídos, seguido de una leve risa, de anticipación. Una voz similar a un susurro, pero con una claridad ensordecedora. —  “Creí que habías entendido la primera vez...”
avatar
Jason Lightwood
Espias
Espias

Mensajes : 19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Eleven Pieces {Priv. Ashley}

Mensaje por Ashley Jäger el Vie Nov 15, 2013 8:52 am

-Atención pasajeros, estamos llegando al destino del vuelo 309. Si hacen el favor de mirar por la ventanilla, descubrirán la ciudad de Bucarest. Aterrizaremos dentro de dos minutos, por favor mantengan los cinturones de seguridad ajustados en todo momento- Esa frase había logrado despertar a la de cabellos oscuros de su profundo sueño, llevaba días sin dormir y había aprovechado el vuelo de Kansas a Bucarest para descansar un poco su mente. Se sobó un poco el ojo derecho mientras miraba por la ventanilla, viendo la gran ciudad en la que pasaría los siguientes días. Se aclaró la garganta y cerró los ojos, comenzó a pensar en lo primero que debía hacer al llegar a tierra firme ¿Debería llamarlo? No, lo primero era encontrar un lugar para quedarse y tomarse un baño, después de todo había pasado dos días enteros en el avión y estaba convencida de que no estaría lo suficientemente bien como para hablar con él. Suspiró de manera cansina y apoyo su mejilla en la diestra.
Al aterrizar el avión y conseguir sus maletas fue al baño y se acomodo las prendas, estiró un poco un poco la falda oscura que tenía y se acomodo el cuello de blusa. No estaba tan mal como pensaba, pero de igual manera necesitaba relajarse un poco. Al salir del baño comenzó a caminar hacía una agencia para alquilar un automóvil, en el trayecto observaba a la gente que se encontraban allí, familias reunidas, gente de trabajo recibiendo a los clientes que llegaban del extranjero y unos adolescentes que parecían irse de vacaciones; estos últimos le gritaron algo a distancia pero se limitó a hacer caso omiso y mover sus cabellos hacía atrás con la diestra, mostrando un poco de fastidio. Pero... ¿Era aquél el lugar donde se llevaría todo a cabo? Parecía una ciudad normal, como cualquier otra, ella esperaba algo más caótico... Estaba decepcionada.
De pronto la cicatriz que portaba en la parte izquierda de su cadera comenzó a cosquillearle, se puso nerviosa y comenzó a mirar a los costados de manera disimulada <<¿Porqué? ¿Qué sucede?>> Era algo nuevo, aquella cicatriz la había echo el ser más poderoso que había conocido, es más, se atrevería a decir que ese ser era aún mucho mas poderoso que su padre. Se intensifico y el nerviosismo comenzó a ser miedo <<¡Trickster!>> ¿Él se encontraba allí? ¿Porqué? ¿También estaba en la búsqueda de Jensen? Si era así... ¿Como podría saberlo? Colocó su mano libre en la cicatriz y hizo presión, si aquél monstruo se encontraba en aquella ciudad, debía ir con mucho cuidado. Un recuerdo cruzó rápidamente por su mente, los cabellos rubios danzando al compás que el viento les daba, una sonrisa burlona insoportable y el calor de las llamas que parecían quemar su alma. La única criatura que la había burlado y además herido de manera terrible. De pronto sus dudas fueron confirmadas, aquella voz, esa voz aterciopelada y a la vez musical, sintió como entraba en sus oídos y apretó los puños.


-“Pequeña..., ¿no hemos pasado ya por esto? Creí que habías entendido la primera vez...”-

Su gran temor estaba confirmado, era él, se encontraba en Bucarest y era el único que podía arruinarlo todo. Solo había estado un par de minutos en aquella ciudad y ya se había encontrado con su más grande miedo, aquél maldito ente.
-Trickster...- Masculló a lo bajo, apretando los dientes y cerrando un ojo a causa del dolor. Caminó lo más rápido posible hacía la ventana para solicitar un auto, no se fijó bien que era lo que había alquilado, simplemente se limitó a firmar los papeles y salir a toda velocidad de aeropuerto -¿Estas detrás de él?- Exclamó ya subida en el coche, sabía que él sería capaz de escucharla, sin importar a que distancia se encontrara -Apártate de mi camino, te aseguro que todo será diferente a la ultima vez si interfieres- Sabía que estaba siendo muy tonta en decir eso, pero simplemente no podía quedarse callada. Encendió el motor del auto y aceleró a toda velocidad, ignorando todo. Mientras más rápido iba, más se calmaba el dolor -Tsk... Te odio- Dijo para sí misma mientras trataba de perderse de la vista de él, ocultándose entre los demás automóviles.
avatar
Ashley Jäger

Mensajes : 19
Edad : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Eleven Pieces {Priv. Ashley}

Mensaje por Jason Lightwood el Vie Nov 15, 2013 9:54 am



All in the right time

❝Llamas. Llamas azure, devorándolo todo. El interior del hospital, completamente chasmucado, las paredes pintadas de sangre. Las camillas volteadas, los azulejos sueltos y quebrados. Trozos del techo cayendo a un lado y al otro, un humo sofocante matando a quienes hubiesen sobrevivido a la llamarada que lo inicio todo. Y en medio de todo ese caos y destrucción, un ser se alzaba. Impecable, con sus ropas intactas y sus cabellos sin el más mínimo rastro de hollín. Sus ojos llenos de una malévola aura, brillando como si el más inflamable combustible ardiese en ellos.
Frente a él, atrapada entre escombros y restos de materiales médicos, se encontraba la Cazadora. Demacrada, llena de moretones y raspones, sus elegantes ropas hechas añicos y manchadas de sangre. Y aún así, se mantenía consciente, porque sabía que si el fuego no la mataba, la falta de aire lo haría. El de los cabellos rubios hizo el rostro a un lado, examinando el destrozado campo de batalla, soltando un silbido de asombro. — Vaya, mira lo que me has hecho hacer. Cuanta gente inocente ha muerto por tu culpa. — Soltando una risa llena de malicia, llevó la palma de su mano a su rostro, quitando los cabellos de su visión. Y esos ojos rojos fulminaron con odio a la muchacha. — Pero eso no te interesa, ¿no es así? Diminuto e insignificante demonio...— Alzando una de las comisuras de sus labios, se puso de cuclillas junto a la muchacha. Por un momento se dedicó a tan sólo contemplar esa expresión de pánico, de temor. A dejarle que se preguntase como era que él sabía tanto, como era posible que fuese tan poderoso. — ¿Qué piensas lograr haciendote pasar por Cazadora? No lo sé, ni me interesa. Pero no me gusta para nada. Me enfada. — Su voz había cambiado, a una distante, seria, como un trueno distante. Tomó en su agarre el mentón de la muchacha, manchándose ligeramente con el hilo de sangre que caía a través de él. Después de eso sonrió, y posó su pulgar sobre los labios de la joven. Podia ver el sufrimiento en sus ojos.
Un atormentador dolor invadió su cuerpo; mientras la herida en la cadera de la falsa Cazadora lograba un espantoso aroma a carne quemada. Dibujando lentamente una cicatriz permanente, imborrable.
De esta manera, sabrás cuando debas alejarte. Porque me caes mal, y si te cruzas en mi camino de nuevo... — Sin completar esa frase, liberó el rostro de la muchacha, dejándolo chocar contra el suelo. Y desapareció, soltando una sonora carcajada mientras la dejaba retorcerse del dolor.
Lo que le siguió fue un acto surrealista, un chasquido de dedos del Trickster bastó para que el reloj girase en dirección opuesta. Los azulejos volvieron a su lugar, las camillas se levantaron, inclusive los pacientes asesinados volvieron a la vida; siguiendo con su rutina como si nada hubiera pasado. Sólo los médicos se detenían para ayudar a la muchacha que gemía del dolor en el suelo. Sus ropas estaban intactas y limpias, sus moretones y raspones habían desaparecido.
Sólo una dolorosa, y permanente cicatriz, la acompañaría como recordatorio de esa escalofriante fuerza.❞




El motor se apagó, las puertas del vehículo se cerraron. Hasta los vidrios se subieron a una velocidad imposible. Estaba atrapada.
Ha pasado un tiempo, ¿no, Ashley?
Lo vívido de esa memoria, los sucesos, las sensaciones. Todo había sido trasmitido nuevamente a la muchacha para que lo reviviese. Había sido apenas un segundo, que se había extendido durante lo que pareció una eternidad.
Sentado en el asiento trasero del automóvil, sus brazos extendidos a los lados, sus piernas cruzadas a la altura de la rodilla, estaba él. La última persona que esa chica querría ver allí. Aún llevaba la paleta entre sus labios, y sonreía soberbiamente, mirando el reflejo del rostro de esa muchacha a través del retrovisor. La cicatriz debía arder como un infierno en ese momento, él mismo la había diseñado para que así fuese. Quizá por eso alargó su visita, sólo para hacerla sufrir.
Llevando sus yemas al palillo del dulce, lo quitó de sus labios, aún sonriendo, e hizo un ademán hacia afuera, señalando los altos edificios. — Bucarest es una ciudad hermosa en estos tiempos. Llena de curiosidades y entretenimientos. Me gusta, creo que tomaré unas vacaciones largas aquí. — Sonrió diciendo esto a propósito, advirtiéndola de que no se iría de allí. Lo más seguro era que decidiese borrarla del mapa, o al menos, obligarla a irse. Pero en cambio... —  Deberías hacer lo mismo. Sólo... no te excedas... Porque lo sabré. — Sus ojos se devolvieron por un segundo, clavándose en los de ella. Esa mirada roja, del color de la sangre.  


   
   
   

Todo acabo después de esa corta visita. El motor se volvió a encender, las puertas liberaron sus seguros, los vidrios volvieron a bajarse. Inclusive la herida dejó de doler. Sólo el recuerdo, un recuerdo más que tolerar; uno más que necesitaba olvidar.
De regreso a su puesto de vigía, en la cima del Swordfish Bucarest Hotel & Convention Center, un objeto flotó junto al arcángel. Un tablero, que con las mismas propiedades del jugador, se mantenía inalterable ante la presión del viento. Una pieza de color negro, imposible de distinguirse cual, se movió con un leve zumbido.
Ya falta poco.
El arcángel sonrió, ansioso.
avatar
Jason Lightwood
Espias
Espias

Mensajes : 19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Eleven Pieces {Priv. Ashley}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.