Ultimos Temas
Reapertura [17/8]

Reapertura del foro!
Dominio personalizado!
Nuevos personajes Cannon disponibles
Nuevas tramas y actualizaciones
Anuncios
Our Staff
Gabriel
Admin
MensajePerfil
Amethyst
Admin
MensajePerfil
Gray
Admin
MensajePerfil
El staff esta disponible por me para cualquier duda que puedan tener. Si su problema es tecnico o no es personal se les pide que por favor utilicen el subforo de dudas /quejas y sugerencias ya que su duda podria ser tambien la de otro, de esta formar redistribuimos la información y ayudamos mas a nuestros usuarios. Agradecemos su colaboración
Links rapidos
Los reconocidos
Award
Award
Award
Los mas buscados
Wanted
Wanted
Wanted
Wanted
Normas Basicas
❧ Nada de Fisicos humanos, este es un foro anime
❧ El mínimo de líneas por post es de diez completas
❧ El tamaño predeterminado para los avatares es de 180x400 ni mas ni menos
❧ El tamaño máximo para las firmas es de 500x500 y se pueden tener máximo 2 en la firma visibles, si se quieren tener más se pueden meter entre Spoiler.
❧ Solo se puede mantener un maximo de 4 cuentas

Creditos & agradecimientos
El diseño del foro fue hecho por Sylver de Glintz, agradecemos a las comunidadesde Glintz por sus maravillosos tutoriales y trucos para nuestro foro y a la comunidad de Source Code por compartir los codigos que utilizamos para nuestro querido Silent. Las imagenes son de sus respectivos autores, solo fueron retocadas y editadas por el staff para mantener la armonia del foro. La trama es una ficcion original creada por el staff, con adaptaciones de otros escritos, modificados y adaptados a la ficción para nuestros propocitos. Agradecemos especialmente a Eniozu, Frejya, y Kata por su apoyo para nuestra comunidad. Y obviamente a todos los usuarios de Silent Soul que hacen todo esto posible.Ademas queremos incluir en la lista a nuestro corrector ortografico portatil (alias Gray) por su ayuda en la redaccion y correcciones para el foro. Gracias por ayudarnos a mejorarlo
» La Pluma y la Ficción [Cambio de botón-Elite]
Sáb Nov 07, 2015 10:22 pm por  Invitado

» [Privado] El orgullo está para tragárselo.
Miér Ago 19, 2015 4:44 pm por  Inm Ebonfear

» Cry Out [Re-apertura]
Lun Ago 17, 2015 8:20 pm por  Invitado

» [Combate Privado] Encuentro Prevenido
Sáb Ago 15, 2015 1:13 pm por  Marcel Dumont

» Holas Sigue vivo el foro?
Mar Jul 21, 2015 10:07 pm por  Moira LeNoire

» Galerías Vaynese [Tema libre]
Lun Jul 20, 2015 6:25 pm por  Mila Vaynese

» Sobre cuantos personajes se pueden tener
Vie Jul 17, 2015 6:36 pm por  Asmodeus Loki Akibeel

» Other World [re-apertura] Inuyasha, Naruto y Saint Seiya (élite)
Lun Jun 22, 2015 6:29 pm por  Invitado

» Fantasy based in reality // Afiliación Elite
Lun Jun 22, 2015 1:23 am por  Invitado

» Afiliación (Élite)
Jue Jun 18, 2015 11:52 am por  Invitado


Duty and weakness [Aurel]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Duty and weakness [Aurel]

Mensaje por Persephone el Miér Nov 20, 2013 3:08 pm

Gritos,dolor, palabras inentendibles para su agotada conciencia, un peso enorme que cargaba en sus hombros, la muerte de los que más que sus subordinados eran sus amigos, todo esto era una especie de mal sueño, en su cabeza las ideas y los recuerdos estaban completamente a la deriva, como si ya no fuera parte del mundo terrenal. Discernir entre que era real o no le resultaba imposible, ¿ que pasaba? ¿ a que hora había llegado a aquel abismo del que le costaba salir? La confusión estaba a la orden del día, no solo su cabeza, también su cuerpo estaba sintiendo las  consecuencias...se sentía tan pesada como una roca, era como si su cuerpo realmente no le perteneciera, intentar abrir los ojos o mover alguna de sus extremidades le resultaba casi imposible.

Tan solo le quedó esperar, el tiempo transcurría tan lentamente que era molesto, ¿ ya no pertenezco a este mundo? ¿ acaso no podré despertar nunca? eran las preguntas que en el laberinto de su mente divagaban como si se tratara de un conejo saltando por la pradera y el cazador a pesar de su habilidad no pudiera atraparlo, le resultaba imposible interpretar la situación por la que estaba pasando en ese preciso momento.  

Sus ojos empezaron a mostrarle imágenes rápidas, un lugar de paredes blancas y luces brillantes que giraba lentamente, su cuerpo empezó a recuperar de a poco la movilidad pero el dolor era agobiante a pesar de que al ser un demonio tenía una resistencia considerable al dolor, cuando logró abrir completamente sus ojos y dejó de sentir que el cuarto se movía notó que estaba recostada en una camilla...justo en ese momento las imágenes nítidas de lo sucedido, como había acabado con aquel par de escorias y  también como había logrado llegar hasta aquel lugar con ayuda del chico que había estado a su lado desde el principio de aquella travesía.  - El chico, ¿donde está ese chico ? - fue lo primero que atinó a decir en medio de la confusión, pero fue en vano porque se encontraba sola. La albina con gran esfuerzo logró sentarse en el borde de la cama y después ponerse de pié, no sabía como estaba la situación y primero estaban sus deberes que su salud así que cuando logró llegar a la puerta después de estar a punto de caer en varias ocasiones decidió quedarse allí haciendo guardia, a la espera de que el pelirrojo apareciera...necesitaba saber cual era la situación y si tenía que pedir refuerzos... por ahora la única persona que podía darle las respuestas era ese mocoso y neflim o no tendría que confiar en él.  - Espero que ese mocoso no esté dando problemas por ahí - dijo mientras su cuerpo dejaba escapar un suspiro.
avatar
Persephone
Nobleza Demoníaca
Nobleza Demoníaca

Mensajes : 57

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Duty and weakness [Aurel]

Mensaje por Aurel di Genaro el Jue Nov 21, 2013 5:48 pm

- No, él "mocoso" ya se acaba de limpiar todo el desastre que trajeron ustedes los militares a este lugar... - comenté con sarcasmo mientras abría la maldita puerta y la fulminaba con la mirada. Seguía tratándome de esa manera tan altanera después de todo y era bastante desesperante. Suspiré, mientras seguía limpiando mis cuchillas impregnadas con sangre en el desastre que en su momento era una camiseta blanca... Ahora, entre todos los rastros de quemaduras, sangre seca y fresca, ya no quedaba nada meramente blanco cerca de ella.

- Deberías de recostarte y descansar, ya tendrás tiempo de darle explicaciones a los directivos mañana... - dije mientras la miraba un tanto preocupado por su salud. Era un tanto preocupante al saber que incluso había perdido demasiada energía durante el combate... - Bueno, hoy... - añadí mientra observaba con curiosidad el reloj que colgaba en la pared. Ya eran exactamente las cuatro y siente minutos de la madrugada. No había pasado mucho tiempo desde que había dejado la enfermería. Una o dos horas, el tiempo necesario que me había tardado hasta rastrear los Deimos artificiales restantes y exterminarlos. Sólo habían sido tres, dos en un aula, alimentándose de lo que parecía ser un gato salvaje, y otro más, gritando por los pasillos y acercándose peligrosamente hasta los dormitorios de la Academia.

Entré pesadamente en la enfermería y me serví un gran vaso de agua, tirando un poco de ella sobre mi cabeza y cara. Entre el ejercicio y toda la fuerza utilizada, estaba prácticamente exhausto. Quería dormir, pero tenía cosas de las que preocuparme... Como por ejemplo la Generala.
avatar
Aurel di Genaro
Estudiantes de Silent Soul
Estudiantes de Silent Soul

Mensajes : 116

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Duty and weakness [Aurel]

Mensaje por Persephone el Lun Nov 25, 2013 9:49 pm

Es un alivio que al mocoso no le haya pasado nada - dijo la joven militar con cierta ironía al ver que el pelirrojo finalmente había aparecido, a pesar de que sentía cierta paz porque se encontraba sano y salvo no pensaba mostrarle ni la más mínima pizca de compasión y mucho menos de preocupación, mucho más después de aquellas palabras que sin duda habían logrado sacado de quicio: "Él había limpiado el desastre...solo".  

La joven coronel intentaba mostrarse lo más tranquila e indiferente posible pero el solo hecho de estar en un cuarto con un neflim la enfermaba. No tenía nada en contra de aquellas criaturas, después de todo el vivir tanto tiempo en el mundo humano le había enseñado a convivir en paz hasta con los seres más repulsivos para un demonio, pero por algún motivo aquel chico había logrado sacarla de sus casillas, la desobediencia para ella era imperdonable y en ese momento se preguntó si los padres de aquel niño le habían enseñado a respetar las normas o si por el contrario lo habían malcriado que era lo más probable para ella, mientras seguía observando al joven limpiar la sangre que cubría sus cuchillas dejó que de lo más profundo de su ser escapara un largo y contenido suspiro el cual la ayudó a relajarse un poco. Pero su estado de relajación duró muy poco, ya cuando sus fuerzas empezaban a reponerse el chico  le dijo que debería dormir, ¿ con que autoridad lo hacía? una de las cosas que más la exasperaba era que alguien a quien veía como alguien inferior le diera órdenes, era como si un simple soldado se atreviera a decirle que hacer en determinado momento cosa que para cualquier militar de un rango solo un poco superior a él, era casi algo imperdonable. - Yo estoy bien, gracias...y no tiene que decirme que hacer que mis funciones yo las tengo perfectamente claras - dijo con un gesto estoico notable en su rostro, la misma ira la hizo permanecer recostada contra la pared completamente rígida, mientras tanto su mano empuñada daba golpes a la pared con insistencia.

Intentó controlarse y controlar su energía oscura que empezaba nuevamente a desbocarse como consecuencia de usar etherion sin tener cuidado y su segunda imprudencia había sido permitir que ese insolente vagara por ahí venciendo deimos creados por aquel experimento, si bien le había hecho un favor sentirse débil ante aquel sujeto la incomodaba bastante. Después de mucho meditar e inhalar y exhalar con fuerza para lograr nivelar sus niveles de energía se nivelaran, cuando logró su cometido empezó a caminar a paso lento alrededor de la pequeña oficina, sin quitar su mirada del chico...le provocaba asesinarlo a sangre fría, pero la había ayudado, tal vez una tortura no le vendría mal, pero había hecho una buena labor, sin embargo su orgullo le impedía mostrarle aunque fuera una muestra mínima de agradecimiento, así las palabras quisieran salir de su boca era como si alguien sellara sus labios y no le permitieran decir lo que pensaba, por ahora la única manera posible de mostrar agradecimiento que veía era curar sus heridas aunque a su manera. Se acercó con cautela al pelirrojo, no sin antes tomar unas vendas y antiséptico de uno de los estantes del lugar y los puso en una mesita cercana, en una rápida maniobra tomó al chico por los hombros y de manera brusca lo hizo sentar en una silla. - Después de esto será un buen chico y regresará a su habitación y hará de cuenta que aquí no sucedió nada - sus ojos se posaron fijamente en el chico y su sonrisa tenía esa extraña mezcla de ira y malicia, no podía ser una buena señal para alguien que no conociera a la chica, ella se aprovechó de esto y puso algo de antiséptico en una gaza y la puso sobre una de las heridas del chico.
avatar
Persephone
Nobleza Demoníaca
Nobleza Demoníaca

Mensajes : 57

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Duty and weakness [Aurel]

Mensaje por Aurel di Genaro el Jue Nov 28, 2013 5:16 pm

- Si, un alivio… - comenté poniendo los ojos en blanco. Estaba más seguro que ella prefería que me hubiese inmolado después de haber limpiado aquel lugar de aquellas abominaciones que ni siquiera podían ser consideradas deimos artificiales: ni siquiera les quedaba una mínima parte de su lado humano, la sangre demoníaca los había poseído completamente por dentro y los tenía dominados. Seguramente si algo me hubiese matado hubiese sido estratégicamente más beneficioso para ella, después de todo era el único testigo de estos pequeños experimentos que se salieron de control. ¿Qué mejor cosa podría pasarle más que no quedara prueba alguna sobre ello? Me reí suavemente y sonreí con malicia, después de todo, era un hueso duro de roer y le sería bastante más difícil de deshacerse de mí que de ese demonio y sus marionetas. Yo no era un idiota, y sabía defenderme… Y ella estaba débil, bastante seguro que a pesar de que presentara batalla terminaría debilitada. Pero, ¿para que la había salvado si después planeaba deshacerme de ella? No era de esas personas: aliados o enemigos hasta el final, nada de medias alianzas.

Observé su mano alzando una ceja mirándola con cierta indiferencia. O por lo menos lo fingía bastante bien. Esos golpes me ponían irritable, como si de un momento a otro buscara perforar la pared con su puño. ¿Estaba nerviosa? Debía descansar y ya. – Mira, si no quieres descanzar no lo hagas. Hace un par de horas casi colapsas en el medio del pasillo, y necesitarás más que ese poco de sueño para recuperar fuerza… - comencé a decir mientras colocaba una de mis cuchillas sobre una mesilla de metal y me dedicaba completamente a limpiar la otra, mirándola de intervalos irregulares a la cara. Esperaba que mientras yo hablara ella menguara con esos golpeteos frenéticos. ¡Desesperantes! – Tu mejor que nadie lo sabrás, un soldado debilitado no vale para nada. Y si sales de esa puerta tiene que ser con la cabeza en alto por haber ganado y preparada para darle al enemigo otra paliza… Y no precisamente cabeceando del sueño o tambaleándote por no haber repuesto fuerzas… - comenté distraídamente cambiando de cuchillas y repitiendo el proceso. Poco después estaban tan brillantes como si estuvieran bajo el pleno rayo de sol. Tal vez eso era lo único bueno de la sangre de demonio, dejaba las armas como si fueran una tacita de plata… Sonreí satisfecho y enfundé ambas a mi cintura. Todavía tenía muchos artilugios más por limpiar….

Pude ver otros de esos pequeños rayos negros con parpadeos blancos parecer querer escapar de sus manos. Incluso estuve a pocos segundos de volver a insistirle que vuelva a dormir antes de que hiciera explotar el lugar entero. Pero gracias a todo, se calmo a los pocos segundos. Pude verla acercarse con decisión a mí, y llevé una mano a mi espalda, preparado para sacar uno de aquellos anillos arrojadizos, aún con mi mano izquierda reposando sombre mi cuchilla. Sin embargo, desistí de mi actitud defensiva al ver que tomaba unas vendas… ¿Qué iba a hacer? ¿Ahorcarme con ellas hasta la muerte? ¿Tirármelo a la cara? Si hubiese querido atacarme había mil millones de cosas más peligrosas y letales en aquel lugar. Y no le tenía miedo a un pedazo de gasa.
La dejé hacer, incluso baje la guardia para seguir con lo mío, hasta que sentí un tirón y caí en una silla. Estaba a punto de reaccionar y clavarle una de las cuchillas en un ojo, más que nada aún con la tensión del exterminio que llevé a cabo en contra de aquellas abominaciones que intentaban ser una mezcla fallida entre humanos y demonios. Sin embargo, me controle para que lo único que terminara lanzándole sea una mirada un tanto desafiante. Si quería matarme de un paro cardíaco no le funcionaría de esa manera, pero debía de confesar que mis instintos no eran lo más suaves y cariñosos. Siempre atinaba a primero cortar y rebanar y después, si quedaba tiempo, a preguntar. Y hasta ahora eso me había salvado la vida en varias ocasiones.

Sin embargo, invirtiendo aquel casi sagrado orden, abrí la boca para preguntar qué carajos hasta que el desinfectante cayó sobre un tajo que tenía sobre mi hombro izquierdo. No me lo esperaba, por lo que el ardor me distrajo y me hizo dar un pequeño salto en el lugar. – No te preocupes, curo rápido y además son pocos cortes… La mayor parte de la sangre no es mía - comenté mientras mostraba ahora la piel de mi cuello, como de una manera casi extraña iban uniéndose pequeñas fibras de carne y músculo desde los dos extremos de la herida y comenzaba a sellarse de manera. Era un Neflim, sanaba mucho más rápido. Cuando había llegado a ese lugar, casi había perforado hasta el músculo y ahora, era tan sólo un corte superficial, en poco menos de media hora sería tan sólo un rasguño. Y en un día, si quiera quedaría cicatriz de aquello. Sin embargo sonreí y me crucé de piernas, reclinándome y disfrutando con aquellos. Si no me daba miedo un par de vendas, mucho menos me daría un poco de desinfectante. - ¿Quieres traer sal y limón? Así te será más interesante… - comenté con una sonrisa de malicia, sabiendo que al principio lo había hecho adrede para hacerme arder. ¡No me dejaría vencer por aquello!

Después de todo el cansancio físico por el que había pasado, al sentarme después de horas y horas corriendo estaba completamente exhausto. Ella no era la única que debía dormir. Incluso podría jurar que bostecé unas cuantas veces antes de comenzar a cabecear sentado. En un momento creo que incluso llegué a dormirme, hasta que me levanté sobresaltado de manera instantánea, sacudiéndome el sueño en ese mismo instante. - ¡Mia! – exclamé impulsivamente, deseando que después de todo aquello mi hermana siguiera bien. Con el corazón galopeando por el sobresalto, busque mis cuchillas y me dispuse para irme. Necesitaba ducharme, dormir y encontrar a mi hermana.
avatar
Aurel di Genaro
Estudiantes de Silent Soul
Estudiantes de Silent Soul

Mensajes : 116

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Duty and weakness [Aurel]

Mensaje por Persephone el Vie Dic 27, 2013 5:34 pm

De cierta manera la coronel estaba logrando desahogarse al limpiar las heridas del chico, por un breve momento dejó de pensar en desquitarse del chico causándole dolor mientras realizaba el proceso  y en vez de eso remembró a sus compañeros caídos y una situación similar por la que había pasado recién le fue entregado su pelotón, pero aquel recuerdo fue efímero y fácilmente disuelto por las palabras de aquel neflim que estuvieron a punto de hacerla soltar una enorme carcajada la cual con dificultad logró contener. - Ja...sería algo magnífico, pero no creo que usted me de el gusto de verlo revolcarse de dolor, además con la suerte que he tenido últimamente probablemente eso le ayude a sus heridas incluso más que el antiséptico - respondió con bastante seguridad y sarcasmo, después la chica levantó la mirada para encontrarse de frente con el joven el cual parecía sentir cierto agrado por sus cuidados, era como si Morfeo invadiera la enfermería y empezara a tener un agradable efecto sedante, el chico empezaba a bostezar y mientras terminaba de revisar aquellas heridas sus ojos empezaron a sentirse pesados y el excesivo uso de energía amenazaba con pasarle factura si no se tomaba la molestia de descansar como se debía, pero primero...primero tenía que pensar en como deshacerse de la información que el chico había descubierto y que podría poner en peligro los intereses del ejército como institución,eliminarlo no era opción lo que hacía que arrebatarle sus recuerdos fuera la mejor forma, pero el chico era astuto y tenía que idear rápidamente un plan para deshacerse de sus recuerdos,pero se vio interrumpida por la reacción estrepitosa que presentó el chico, de su boca salió el nombre de una chica, la cual supuso era alguna familiar o tal vez su novia,pensamiento que por algún motivo estaba a punto de hacerla reír por lo que al terminar de limpiar sus heridas optó por alejarse.

¿ Que rayos haré para que este mocoso olvide el incidente? Fue el pensamiento que recorrió su mente mientras buscaba un par de vasos para servir agua, estaba tan desconcentrada e irascible que las ideas no fluían con claridad por su cabeza y su acompañante parecía dispuesto a irse y eso por supuesto no lo iba a permitir hasta lograr deshacerse de aquel inesperado espectador así que aprovechando que este estaba recogiendo sus cosas hizo una breve llamada por el pequeño comunicador que llevaba con ella, por supuesto de la manera más discreta posible.

- Habla la coronel Bellschmidt, necesito un grupo especial de reparaciones para el pasillo del segundo piso y un escaneo rápido de todo el lugar, en especial de las habitaciones de los estudiantes...quiero todo limpio y sin rastros de lo que ocurrió para las 700 horas, ¿entendido? - del otro lado contestó uno de los radio-operadores el cual parecía estar asustado cosa que era normal especialmente en los novatos, con voz titubeante contestó - C-coronel, el escaneo de las habitaciones arrojó que uno de los estudiantes no estaba en su habitación, su nombre es Aurel Di Genaro - de fondo se escuchaba una voz conocida deseosa de intervenir en aquella conversación y no tardó en hacerlo - ¿por que te deshiciste de mi ayudante? ya no podremos crear soldados perfectos y poderosos - sin querer darle mayores explicaciones a aquel hombre cortó la comunicación, ya se presentaría la oportunidad de hacerlo caer por sus experimentos.

Dejó escapar un largo suspiro y sin pensarlo se arrojó el contenido del agua sobre el rostro, por cosas de la vida ya había descubierto el nombre de aquel pelirrojo y saber que los estudiantes estaban a salvo le otorgaban un poco de la tranquilidad que necesitaba para concentrarse, mientras el agua revuelta con sangre rodaban por su rostro y se revolvían con su blanca cabellera surgió la idea perfecta, recordó que la sangre demoníaca tenía ciertas propiedades y entre ellas estaba la de dejar a su víctima en estado de indefensión el tiempo suficiente como para darle un golpe lo suficientemente fuerte para dejarlo sin los recuerdos de las últimas horas ¿ como no se me había ocurrido antes?, su rostro se iluminó con una sonrisa pero está fue opacada al ver que el chico quería partir.

Dio largos pasos para llegar a la puerta antes que él, no lo dejaría salir hasta concluir aquello que se había propuesto y si tenía que recurrir a los trucos más sucios lo haría así que se impulsó con fuerza hasta el pelirrojo de manera que ambos terminaron en el suelo, ella se puso sobre él, si bien era incómodo fue la mejor manera que encontró para detenerlo a su manera - ¿ Y piensas que puedes salir de aquí así de fácil? - el rostro de la joven adoptó cierta rudeza y reflejaba su exceso de confianza, agregó - Primero tienes que rendir cuentas ante mi como un buen soldado, después podrás ir a ver a tu querida Mia que al menos es más obediente que cierta persona por ahí...así que te escucho Aurel Di Genaro...nárrame con lujo de detalles como derrotaste a aquellos monstruos o no me moveré de aquí - rió con malicia para probar como reaccionaría el chico y  concluyó con las siguientes palabras dichas con un tono de voz suave e insinuante : - Para ser un neflim eres una silla bastante cómoda, no lo hubiera esperado. - Si su plan funcionaba pronto aquel chico perdería los recuerdos de aquella noche y si no...tendría que recurrir a medidas desesperadas.
avatar
Persephone
Nobleza Demoníaca
Nobleza Demoníaca

Mensajes : 57

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Duty and weakness [Aurel]

Mensaje por Aurel di Genaro el Sáb Dic 28, 2013 7:29 pm

Bueno, parecía que la Generala no estaba en tan mal estado físico como aparentaba. Estaba un tanto moribunda por el cansancio y el esfuerzo, pero parecía bastante capaz de apurar el paso si era lo que quería. Y si que parecía ser lo que quería… Pero había un pequeño choque de intereses: Yo quería salir y ella estaba en mi camino. Por un momento dude en envestir contra ella, apartarla y alejarme antes de que pudiera siquiera dar cuenta de ello, pero luego deseche la idea al pensar que era un tanto primitiva y un poco salvaje. Esquivarla hubiese sido mejor. Claro, si es que no se hubiera abalanzado como una fiera hacia mí. ¡Y después me quejaba yo de ser un tanto primitivo con mis maneras! Si no hubiera caído encima de mí en ser preciso instante, habría desenfundado una cuchilla y la habría colocado su empuñadura sobre mi abdomen, de esa manera, por simple inercia hubiera terminando lastimándose por ella misma. Pero yo sí tenía un poco más de decencia.

- Sí, exactamente es lo que pienso, para algo están las puertas… ¿O esperabas que me la complique saliendo por la ventana? – contesté con cierto sarcasmo, elevando una ceja e incorporándome con los antebrazos, observando cómo se sentaba sobre mí. Suspiré pesadamente, diciéndome a mí mismo que ya tendría tiempo para descansar después, que ahora era momento de pelear nuevamente. Y hasta me preguntaba si no hubiese sido mejor liquidarla en un primer momento y ya… Parecía que ella no dudaba dos veces en liquidar a alguien cuando ya no era de utilidad. Pero yo ya tenía suficiente mierda con la que lidiar como para tener que preocuparme de los problemas de ella ahora.

- Yo no rindo cuentas ante nadie porque, adivina, no soy uno de tus soldados. - ¿Qué carajos pasaba con ella? No era uno de sus subordinados y su poder militar estaba por fuera de lo que era ese instituto. Ya bastante con lo que no me había cabreado y echado fuera como había hecho con los bichejos que trajo. ¡No iba a obedecerla sólo porque sí! Yo tenía mis propios códigos, y seguir la autoridad impuesta por un demonio no era algo primordial entre ellos. - Y no la metas en esto… - añadía al escucharla pronunciar el nombre de mi hermana. No, este era un problema entre ella y yo, no había porque meter a terceros. Bueno, tal vez a sus soldados muertos ya a su demonio mascota desquiciado fuera de control.

-De la única manera infalible en la que se puede matar a un demonio, arrancándoles la cabeza y echándoles agua encima… Tranquila, sólo quedaron las ropas chamuscadas y ennegrecidas y una pila de huesos, la sangre demoníaca ya se había impregnado en la carne y los músculos así que desapareció rápidamente… - comenté mientras tomaba sus muñecas con mis manos, dándole a entender a que si no era el único atrapado allí.

- Me han dicho muchas cosas a lo largo de mi vida, pero es la primera vez que me comparan con una silla. – Comenté ya aburrido de tanto circo. Que me tenga contra el piso no significaba que me tenía bajo control. ¡Yo era un Di Genaro! ¡Y nunca puedes detener a uno! Y a eso sumado que nunca hay nada lo suficiente estúpido o imposible que yo no trataría de hacer durante una batalla. Si había una chance de poder ganar, entonces había que intentarlo.

Le sostuve las muñecas nuevamente, aprovechando que mi decenario de plata bendecida  había resbalado hasta mi mano propia y ahora estaba accesible. Apoyé la cruz de plata contra su piel, esperando su reacción. Era una Demonio, por lo que le iba a resultar difícil un tanto incómodo el tener que soportar eso, después de todo, el efecto ante los símbolos religiosos, sumado a la plata y a las bendiciones podía llegar a ser un poco excesivo… Me levanté aún con ella sobre mí, sosteniéndola a último momento para que no se callera y abriendo la puerta de una patada, deshaciéndome de ella una vez pasado el umbral, depositándola en el piso antes de echarme a correr a una velocidad vertiginosa de allí, alejándome sólo como un Neflim entrenado podría hacerlo.  

Y ya le había dicho, que salir de la enfermería era así de fácil.
avatar
Aurel di Genaro
Estudiantes de Silent Soul
Estudiantes de Silent Soul

Mensajes : 116

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Duty and weakness [Aurel]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.