Ultimos Temas
Reapertura [17/8]

Reapertura del foro!
Dominio personalizado!
Nuevos personajes Cannon disponibles
Nuevas tramas y actualizaciones
Anuncios
Our Staff
Gabriel
Admin
MensajePerfil
Amethyst
Admin
MensajePerfil
Gray
Admin
MensajePerfil
El staff esta disponible por me para cualquier duda que puedan tener. Si su problema es tecnico o no es personal se les pide que por favor utilicen el subforo de dudas /quejas y sugerencias ya que su duda podria ser tambien la de otro, de esta formar redistribuimos la información y ayudamos mas a nuestros usuarios. Agradecemos su colaboración
Links rapidos
Los reconocidos
Award
Award
Award
Los mas buscados
Wanted
Wanted
Wanted
Wanted
Normas Basicas
❧ Nada de Fisicos humanos, este es un foro anime
❧ El mínimo de líneas por post es de diez completas
❧ El tamaño predeterminado para los avatares es de 180x400 ni mas ni menos
❧ El tamaño máximo para las firmas es de 500x500 y se pueden tener máximo 2 en la firma visibles, si se quieren tener más se pueden meter entre Spoiler.
❧ Solo se puede mantener un maximo de 4 cuentas

Creditos & agradecimientos
El diseño del foro fue hecho por Sylver de Glintz, agradecemos a las comunidadesde Glintz por sus maravillosos tutoriales y trucos para nuestro foro y a la comunidad de Source Code por compartir los codigos que utilizamos para nuestro querido Silent. Las imagenes son de sus respectivos autores, solo fueron retocadas y editadas por el staff para mantener la armonia del foro. La trama es una ficcion original creada por el staff, con adaptaciones de otros escritos, modificados y adaptados a la ficción para nuestros propocitos. Agradecemos especialmente a Eniozu, Frejya, y Kata por su apoyo para nuestra comunidad. Y obviamente a todos los usuarios de Silent Soul que hacen todo esto posible.Ademas queremos incluir en la lista a nuestro corrector ortografico portatil (alias Gray) por su ayuda en la redaccion y correcciones para el foro. Gracias por ayudarnos a mejorarlo
» La Pluma y la Ficción [Cambio de botón-Elite]
Sáb Nov 07, 2015 10:22 pm por  Invitado

» [Privado] El orgullo está para tragárselo.
Miér Ago 19, 2015 4:44 pm por  Inm Ebonfear

» Cry Out [Re-apertura]
Lun Ago 17, 2015 8:20 pm por  Invitado

» [Combate Privado] Encuentro Prevenido
Sáb Ago 15, 2015 1:13 pm por  Marcel Dumont

» Holas Sigue vivo el foro?
Mar Jul 21, 2015 10:07 pm por  Moira LeNoire

» Galerías Vaynese [Tema libre]
Lun Jul 20, 2015 6:25 pm por  Mila Vaynese

» Sobre cuantos personajes se pueden tener
Vie Jul 17, 2015 6:36 pm por  Asmodeus Loki Akibeel

» Other World [re-apertura] Inuyasha, Naruto y Saint Seiya (élite)
Lun Jun 22, 2015 6:29 pm por  Invitado

» Fantasy based in reality // Afiliación Elite
Lun Jun 22, 2015 1:23 am por  Invitado

» Afiliación (Élite)
Jue Jun 18, 2015 11:52 am por  Invitado


El lenguaje de las flores | Mia

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El lenguaje de las flores | Mia

Mensaje por Gaspard H. Lecter el Lun Nov 25, 2013 4:19 pm

Cierto, me gustaba mucho las flores. Tanto es así que me di una escapada y fui directamente al invernadero. En casa había un jardín, había, aparentemente mi padre se deshizo de él porque mi madre era dueña de éste - viniendo de su boca -. ¿Por qué se empeñó en destruir algo tan hermoso?, yo lo cuidaba más que por obligación para mantener un recuerdo intacto que ahora solo es una imagen más. No sé si odiarlo por ello, o tratarlo de tonto. De algo estoy seguro, siento frustración.

Poco a poco, miré a mis alrededores en caso que alguien me viera quería tener un momento a solas conmigo y quizás repasar algo para el examen que se estaría por venir mañana. Abrí la puerta, observando la soledad que inundaba el lugar. No quería oír el bullicio de la gente a pesar que muchos compañeros tenían buen trato conmigo. Sólo me distraería, estaba seguro, me conozco y lo puedo decir abiertamente. Pero, de mí temo una cosa… ¿Cómo reaccionaría si me topase con un demonio?, ¿tomaría acciones preventivas y lo trataría hostilmente? La respuesta reside en mi odio hacia esos inmundos seres oscuros, me desagradan en demasía. No podía estar ajeno de todo lo que hacían, moviéndose como si fueran los reyes de la academia, en especial por todos los rumores que llegue a oír de ellos.  ¡Ah!, pero mejor no me limitaré en sumergirme en ese tema, me volvería un cínico.

La luz del sol traspasaba el vidrio, y muchas de las flores allí presentes estaban abiertas sin que sea su época del año. Esta era una de las muchas ventajas de tener invernadero. Te permite cuidar de las que son difícilmente de cuidar. Me deje embriagar por el aroma, la esencia de las plantas y el aire puro que se podía inhalar es muy relajante. Olvide por completo que deje la puerta abierta, permitiendo que cualquier ajeno entrase sin previo aviso. Suavemente pisaba el suelo, adentrándome a las zonas más verdes y sostenía mi mochila de un solo hombro. A penas sentir unos pasos me escabullí en un escondite para observar de quien se trataba, la claridad me permite mirar detalladamente el cuerpo ajeno y lo primero que se me paso por la cabeza fue un nombre que irónicamente qal pronunciarlo sonaba como: mía ¿por qué lo es cierto?  Sólo que su nombre es Mia, en un tono suave y acaramelado.

No quise salir de primeras, sé que ella se iría al verme, imaginando que tenemos esa relación de aceite y agua; tratar de combinarnos no daba buenos resultados y tengo esa imperiosa necesidad de sacar su lado tsundere – aunque ella me refute a muerte que no es nada de esto –. Pero en el fondo tengo la certeza que no quiere destacar, que solo quiere permanecer como alguien normal y sin muchos detalles que implique resaltar sus rasgos más distintivos… ¿Pero que digo?, obvio que halagaré sus características sin embargo es más por cortesía que por intentar coquetearle, aunque no evite hacerlo y ella termine dándome una tunda.
avatar
Gaspard H. Lecter
Nobleza Demoníaca
Nobleza Demoníaca

Mensajes : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El lenguaje de las flores | Mia

Mensaje por Kiara Xenidis el Jue Nov 28, 2013 6:17 pm

El aburrimiento básicamente me estaba sometiendo por completo, estaba aburrida, la rutina desde que entre en la academia, quería al menos ser libre aquella mañana, pero el problema estaba en que… ¿y si me encontraban? El apellido que portaba representaba a una de las más fuertes familias de Neflim que existen en la actualidad, cualquier persona sabia quiénes eran los Di Genaro o los Moreaus, quizás muchos lo pasaban por altos, pero el prestigio siempre me era marcado, porque era una Di Genaro, debía estar en contra de la paz, debía ser buena en la lucha y sentir un gran odio hacia cualquiera que su naturaleza fuese demoniaca, odiada por muchos.

Bufe ante mis propios pensamientos  realmente para algunas personas el apellido pesaba, querer ser libre de ello ¿estaba mal? Amaba a mi familia por sobre todo, pero no, mis pensamientos e ideales no eran los mismos, yo seguía el ideal del director, la paz, ¿Por qué no podíamos vivir todas las razas simplemente en paz? Las reglas entre el cielo y el infierno que estaban definidas han sido eliminadas con el caer del vaticano al igual que las barreras que nos separaban, de ello ya han pasado años, ¿Por qué no simplemente podían superarlo? Al parecer era como la política, nadie la entiende no importa cuánto se explique.

Ahora debería ir a la academia, ¿pero dónde estoy yendo? No lo sé, no sé qué es lo que hago, el impulso siempre ha sido mi aliado y enemigo, ¿Por qué he de negarlo ahora? Un pequeño suspiro escapo de mis labios, y mire hacia otro lado, un pequeño gatito se encontraba bajando por el lugar, e instantáneamente me dirigí hacia él, me era imposible el no hacerlo, porque amaba a los animales, se podía decir incluso que eran mi debilidad. El pequeño animal corrió hacia el invernadero y con ello me arrastro a seguirlo hacia dentro del lugar.

Al llegar allí tome al pequeño gatito en brazos observando, jamás había entrado allí, lo había visto a los lejos sí, pero nunca por dentro, sonreí levemente, realmente era un bello lugar y al parecer estaba vacío, de alguna manera las flores y todo esto me recordaban a cierto idiota que se apellidaba Moreau y respondía por el nombre de Claude, no es que fuese que lo amase o algo así y que por esto lo recordara, si no que el muy idiota comparaba a todas con flores.

Todos mis pensamientos fueron eliminados gracias a que el animal entre mis brazos huyo de allí y corrió hacia una parte del invernadero más frondosa en plantas, deteniéndose y comenzando a maullar, dándome a entender  que había alguien allí, rápidamente fruncí el ceño, alguien se había escondido cuando yo había entrado.

-¿Quién está allí?- musite hostilmente, frunciendo el ceño mientras esperaba para ver  quién era el cobarde que se escondía entre las plantas.
avatar
Kiara Xenidis
Estudiantes de Silent Soul
Estudiantes de Silent Soul

Mensajes : 236
Edad : 19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El lenguaje de las flores | Mia

Mensaje por Gaspard H. Lecter el Sáb Dic 07, 2013 4:25 pm

Hermoso. No encontraba algún otro sinónimo que pueda expresar cuanta belleza podía emanar una joven en un solo sitio como lo es un simple invernadero, rodeada de plantas en el que intervino la mano del hombre pero que de todas formas era todo un arte a admirar y apreciar. El trabajo debe valorarse, lástima que posiblemente el jardinero quizás sea un pobre hombre que ha sido engañado por su mujer, un iluso que fue atrapado por las garras de esta mujer propiamente dicha debido a que es demasiado débil y no solo de cuerpo, también a los sentimientos. ¿Por qué su mujer le engañaría? ¿Por estupidez, por lujuria o porque sencillamente es una golfa? Mi cabeza analizaba a detalle lo que las imágenes me decían o lo que yo quería ver, ningún cuerdo o loco de aquí se pondría a analizar cuan divertido es saber la vida de un jardinero que se empeña en regar las flores de esta academia, y que a simple vista tenía cara de haber estado más de 20 años en un matrimonio. ¡Es como analizar una pintura!, pero muchos olvidan que todo lo artístico tiene un mensaje o varios. Por otro lado, tal vez le este buscando la quinta pata al gato y me guste hacer volar mi imaginación a puntos exagerados…

Sentía el ambiente cambiar drásticamente, demostrando cuanta hermosura podía brindar uno sin mucho esfuerzo. No había entender más que: sentir como una corriente cálida te va llevando como cascada que fluye suavemente, es Mia Me agrada saber que el aura que emanaba se esparcía poco a poco en mi propio ámbito, es decir, en los lugares que yo más me muevo y con eso conlleva que me adueñe completamente pero, ella estaba imponiendo el suyo propio. Invadiendo de la nada un lugar que a ella no se le ocurría venir por qué sí.

Pero algo más sentía, captaba una mirada. Sí, una mirada que se regocijaba en los sentimientos que dejaba a la vista. El embrujo de alguien que domina a la perfección su don por naturaleza: un pequeño gatito. Sí, era cómplice ahora mismo de saber que estaba escondido, pero no por cobardía sino para espiar - en términos correctos -. El destino podía ser tan caprichoso. Dejando claro que éste siempre será muy impredecible. Desde el momento en que reconocí a la joven, me llamó la atención. No sólo por su admirable cuerpo femenino, y su rostro atractivo, sino porque en definitivas era una de los míos y precisamente, no era capaz de reconocerla del todo como alguien sumamente capaz de defenderse sola. Es que, ¿tengo cara de haber tenido tiempo de conocerla en profundidad?, claro que no pues, ella nunca me lo ha permitido. Pero podría dictaminar quien era con pistas, sutiles indicios y un juego de palabras para sacarle información.

El maullido del animal provocó que me tomará desprevenido, intentarlo acallarlo con leves susurros pero era completamente inútil, ¡mira si un gato iba a entenderme! Chasquee mi lengua al sentir la voz contraria, y suspire dejándome en evidencia — Soy yo… — y cargué el minino en brazos, brindando un par de leves caricias mimosas ya que, era un fan de estos pequeños. — No pensé encontrarnos aquí, ¿casualidad? No lo creo. Yo prefiero llamarlo: destino. — Musite audaz, sonriendo y acercándome muy despacio. Obviamente, esperaba la típica respuesta demandante de ella, algo como: “¡Idiota!, ¡no digas tonterías!” o quizás un: “Ha, ¿eres un baka lo sabías?” Cosas así, sin embargo de alguna manera, me hacía sentir cercano a ella. “Las parejas que pelean son las más unidas…” reí internamente con ese pensamiento.
avatar
Gaspard H. Lecter
Nobleza Demoníaca
Nobleza Demoníaca

Mensajes : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El lenguaje de las flores | Mia

Mensaje por Kiara Xenidis el Jue Dic 19, 2013 12:00 pm

Mire hacia donde el minino seguía maullando, era demasiado obvio que alguien se había ocultado, a pesar de que quizas jamas lo hubiese descubierto de no ser porque el pequeño se había acercado a este, podía escuchar el intento nulo del contrario por callarlo, mas era totalmente inútil, yo ya sabía que el se encontraba ahí, y no lo dejaría pasar por alto, mas aun ya que se había escondido de mi.

No pude evitar abrir los ojos aún más ante la sorpresa de quien se trataba, aquel chico era inconfundible para mi, Su cabello rubio y ojos estaban prácticamente grabados en mis iris, olvidarlo literalmente me era imposible, ya que el me lo negaba siempre haciéndose notar cuando me veia, ademas de que se trataba de la persona en la que anteriormente pensaba “Claude Moreau”, pero no, nuevamente mi ceño se frunció demostrando mi descontento por encontrarme con el lo odiaba, lo unico que hacia cuando me veía era molestarme y aquello me irritaba, y cuando no era asi solia verlo rodeado de chicas, lo habia visto mas de una vez en la academia, más creo que el jamas me habia notado en  aquellas situaciones, claro, estaba muy ocupado con las chicas, por lo que  siempre daba media vuelta y me alejaba, mientras mas lejos de él estaba… mucho mejor para mi.

Bufe al ver como el pequeño gato se vendía tan fácil a los brazos del contrario…. era un traidor sin duda, mira que andarse tan amoroso y bueno con ese idiota cuando había sido yo la que lo había encontrado, suspire, sin duda el contrarme con el allí no había estado jamás en mis planes, bueno sinceramente ni siquiera el estar en el invernadero estaba en mis planes, pero lo hecho hecho estaba, enarque una ceja al escucharlo hablar, sin duda su sola presencia me irritaba, pero me irritaba más cuando abría la boca, si que sabia decir estupideces con ella.

-urusai ¿destino? ¿eres un idiota? no digas estupideces, de existir el destino me odia bastante al parecer, digo por algo me encontré contigo hoy- musite tranquilamente mientras lo observaba acercarse, siendo sincera no quería estar mucho tiempo junto con el, lo mas seguro es que me hiciera enojar con solo unas palabras, ya que al parecer ese era su poder especial, pero creo que el intentar llevarme bien con el no seria mala idea, después de todo es la segunda persona que conozco en la academia -¿que haces aqui Moreau no se supone que tienes clases?¿o es que acaso estas huyendo de tus admiradoras?- enarque una ceja a pesar de que sabía que aquella primera pregunta me podía ser devuelta, volví mi vista al minino que estaba demasiado cómodo en los brazos del contrario, y aquello no hizo más que molestarme, sin duda alguna ese gato era un traicionero, suspire nuevamente, de nada servía cobrarle sentimientos a un animal.

desvié la mirada esperando que el contrario respondiese observando las plantas, sin duda había una gran variedad de flores, que de seguro eran cuidadas por alguien esforzado, sólo aquello podía notar por la salud de las plantas, eran como de cristal, mi sola presencia podrian marchitarse, o mejor dicho quemarlas, era literalmente un peligro en aquel lugar, mas creo que el observarlas no me haria mal, la más cercana a mi era una rosa roja, y no dude tocar la delicadamente, como si solo mi contacto fuese a romperla, sonreí levemente, sin duda ya entendía porque le gustaban tanto estas cosas -por cierto, ¿como has estado en la academia Claude?- musite casi como un susurro para volver a observar, sin duda aquello lo desconcertaba un poco, rara vez le preguntaba ese tipo de cosas, o lo llamaba por su nombre, más aquella pregunta sale sola y ya nada podía hacer, simplemente esperar la respuesta del contrario.
avatar
Kiara Xenidis
Estudiantes de Silent Soul
Estudiantes de Silent Soul

Mensajes : 236
Edad : 19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El lenguaje de las flores | Mia

Mensaje por Gaspard H. Lecter el Dom Dic 22, 2013 7:34 pm

Observé al pequeño amigo, recobijándose en mis brazos cómodamente. Al contrario del gato, ella no se alegraba  de verme, bueno, no esperaba la gran cosa. Después de todo, diga lo que diga es para ella siempre molesto aunque intente no serlo… Una molestia, por algo prefería mantenerme distante ¡Sí hay más chicas bonitas que ella!, pero algo me hacía siempre regresar. Un extraño sentimiento obsesivo de molestarla porque me divierte, algo que no consigo con ninguna chica que este detrás de mí porque sea lo que haga las haré suspirar de amor. En cambio, ella no es la típica que se deja conquistar fácil a menos que sea extremadamente cauteloso, como siendo caballero o muy amable. Nunca nos llevábamos bien pues, en cierto modo solo me verá como un idiota; su idiota y me alegraba por ello porque no encontraría otro reemplazo mejor que yo. Sinceramente me pondría celoso si eso pasará.

No evité reírme con su previsto comentario, no es difícil saber que dirá. Moví la cabeza ligeramente de un lado a otro en negación, sin desaparecer mi sonrisa. Si en estos momentos le dijera algo lindo, se sonrojará, se enfadará y por último, me pegará. Lo más sensato es aguantar — No creo que te odie. O puede que seas una acosadora y me sigas —deje que una risa melodiosa acompañará con la broma, igualmente ella no vendría ni porque le pagarán para estar aquí y más si sabe que me gustan estas cosas, lo mínimo que lograría es ahuyentarla y que escapé más lejos aún, tal cual liebre que salta hasta llegar a su hoyo. Carraspee, y seguí con esas incesantes caricias del suave pelaje. — Vine a encontrar inspiración… Espera, ¿acaso te preocupa si tengo admiradoras?, ¿acaso estas celosa? —sabía que no era posible, y el simple hecho de imaginarlo era un poema. Preferí jugar con eso, ver sus divertidas reacciones y esas actitudes enfadosas que la vuelven muy adorable.

En silencio la observe un buen rato, admirando la rosa que más destacaba en el invernadero: ella. Esa rosa que con tanta fuerza podía emanar calor, hacer que mis ojos no prestarán atención a otra cosa más que su presencia y esa aura que inspira a acosarla. No, no Claude, no debes dejarte llevar por una mocosa. Salí de la ensoñación con esa repentina pregunta, ¿por qué se interesaba de repente? Le miré extrañado, entre abriendo mis labios por la ligera impresión casi como si a ella se le hubieran aflojado los tornillos. — ¿No estarás enferma, verdad? —Demasiado fuera de lo común que ya pronunciara mi nombre, ¡hasta me dan escalofríos! Basta, debe estar en sus días y seguramente se rallo. Sí, es posible que sea algo de eso. Me acerque lo bastante para pegar mi frente con la suya, comprobando si su temperatura era la adecuada. Enfrentando miradas, por mi parte estaba muy concentrado en saber su estado. No tenía la intención de algo coqueto, ni nada de ese estilo sin embargo la descolocación de aquella pregunta es muy chocante.

Al parecer estas bien —suspiré separándome, y de paso entregándole a su amigo. — Es un placer encontrarte por este sitio. Si quieres puedes seguir mirando, prometo no molestarte. —levante mi mano derecha como si fuera en verdad un juramento frente a ambos, sea felino y dama. También esbocé una encantadora sonrisa, si la iba a ver paseando por aquí sería entretenido. Y sin duda sería difícil no querer molestarla, solo quiero hacer algo lindo por ella, por lo menos una vez.
avatar
Gaspard H. Lecter
Nobleza Demoníaca
Nobleza Demoníaca

Mensajes : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El lenguaje de las flores | Mia

Mensaje por Kiara Xenidis el Lun Dic 23, 2013 2:20 pm

Enarque una ceja al escucharlo ¿acosadora?¿yo? ya quisiera el que así fuera, mas para mi entre mas lejos este de él, mucho mejor para mi, me evitaba rabietas e insultos de mas, porque claro que el muy idiota sabia como hacer todo eso en mi -ya quisieras Moreau, ya quisieras- musite era mas que obvio que no era su acosadora, y jamas lo seria, ni que fuera una de las que estaba detrás de el, porque el muy idiota era demasiado coqueto con las demás chicas, y claro, las otras tontas caían redondito a sus pies, lastima que conmigo no le funcionara, e incluso me irritaban, quizas por ello jamas solía hacerlo, bueno mejor para mi.

-¿Preocupada? ¿Celosa?- enarque una ceja nuevamente, aunque un poco sonrojada -¡Claro que no estoy ni preocupada ni celosa! ¡¿quien crees que eres baka?! no me importa en lo mas mínimo que tengas admiradora, mejor para mi, quizas así me dejas tranquila- musite cruzándome de brazos, por estas cosas decía que lo único que hacia era molestarme, ni siquiera podía tener una conversación con el sin que terminara enojada de alguna u otra manera con el contrario y es que ¿no podía hacer comentarios que no me desagradecen? ¿era tan difícil? la respuesta era si, porque lo que a cualquier chica le gusta que le digan para mi terminaría en insultos y golpes, pero ¡no era mi culpa! esa era mi personalidad y punto, no había nada que pudiese hacer contra aquello.

-¡urusai urusai urusai BAKA! ¡es claro que no estoy enferma!- Grite con el ceño fruncido al escucharlo ¿enferma? ¿en serio? claro, yo no podía ser buena, tenia que estar enferma para tratarlo bien… si como no, ¿y así quería después que volviese a ser buena con el? al carajo, que se pudriese, no volvería a repetirlo, a la basura la promesa de que intentaría conocerlo mejor, el era un idiota y punto, jamas podría llevarme bien con el y punto, eramos agua y aceite, fuego y agua, definitivamente jamas podría coincidir con una persona como el, porque en nada nos parecíamos… y esa la pura verdad.

Me sorprendí al sentir que estaba tan cerca mio ¿cuando demonios se había acercado tanto? mi rostro debía estar hecho un poema, pero el sonrojo me llegaba hasta la oreja, no estaba a costumbrada a que el estuviese a tan poca distancia, solía estar al menos a medio metro de mi, pero no, ahora podía incluso notar como nuestras respiraciones chocaba, haciéndome poner aun mas roja que antes, si es que aquello era posible, no sabia que hacer, mi cuerpo no me respondía, estúpido Claude por hacer este tipo de cosas. Pero cuando al fin pude reaccionar el se separo, entregándome en el proceso a aquel que ahora declaraba como el “traidor” ya que ¿no estaba tan cómodo antes con el contrario? bueno, ahora se acurrucaba en mis brazos.

-tsk ni siquiera me respondiste mi pregunta- susurre casi inaudiblemente, acariciando al minino entre mis brazos, -bien, espero que sepas mantener tus promesas Moreau- musite tranquilamente mientras me alejaba para ser sincera no estaba en mis planes quedarme mas tiempo en aquel lugar, pero por algún motivo había aceptado, por lo que al menos hoy conocería un nuevo lugar de la academia y es que, vamos este sitio es enorme! había escuchado que incluso tenían una pasajes secretos, mas estos no eran mas que rumores sin importancia alguna, pero de tan distraída que estaba, caí al suelo por culpa de la pata de una mesa -tsk demonios- susurre mientras observaba si el gato se encontraba bien, lo estaba claramente, pero se alejaba rápidamente, de seguro para volver a los brazos de Claude -traidor- le grite al pequeño minino viéndolo alejarse de mi posición dejándome en el suelo.
avatar
Kiara Xenidis
Estudiantes de Silent Soul
Estudiantes de Silent Soul

Mensajes : 236
Edad : 19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El lenguaje de las flores | Mia

Mensaje por Gaspard H. Lecter el Lun Feb 10, 2014 2:32 pm

Sé que existen chicas que son un verdadero reto, pero ¿Mia?, rayos, ella es un reto que en vez de lidiar de la mejor forma, acabamos gritándonos. Bueno ella, porque yo no me enojo a la ligera. Sacarme de mis casillas nadie lo ha probado, ni lo ha intentado pero odio existe en mi interior. Quien sabe de lo que soy capaz de hacer.  De manera inmediata, como si hubiera escuchado el cantar de una sirena que me desvía de mi camino, la miré completamente hipnotizado y al tiempo escondiendo ciertos comentarios hilarantes que podrían hacer enfadar hasta el más paciente de los hombres. Alcé la ceja, brindando cierta astucia en mis ojos, y así fue el modo en que descubría una señorita con alma de guerrera. — Celosa o no, te interesa recordarme mis admiradoras — Reí interiormente, no quería enfadarla más de la cuenta. ¡Mujeres!, sea lo que digas terminarán enojándose.

Se cruzó de brazos, pero eso incluso la hacía ver infantil y aniñada. Su estatura era más baja, y deje que mis orbes ámbar brillaran al apreciar su aparente cuerpo de dama. Si es que lo era… Aspiré aire, notando que la fragancia de las flores se camuflaban débilmente con el perfume de Mia, adoptando un rostro neutro pero relajado. No dije nada respecto a sus rabietas afirmando rotundamente que no había agarrado ningún virus – por fortuna –, ya que me iba a encargar de velar por la salud de mi futura esposa. E íbamos a tener una casa, hijos, tendría un reluciente coche para una capacidad de 4 personas… De pensarlo me mosqueaba, me daba pánico inclusive. Jamás pensé en que no tendría en opción de decidir con quien me casaría, aunque prefiero evitar imaginarme que acabaría como los típicos esposos: panza hinchada, cabeza calva y estar postrado en un sofá en tanto el fútbol se esté dando en la televisión. No quería ese estilo de vida, pero si uno activo.

Parpadee, estaba tan retraído en mi cápsula que pude capturar las frases susurrantes de mi nueva compañera. Abrí mis labios y pude emitir un simple: — ¿Eh? —Mordí mi labio, y di por sentando que no me iba a repetir lo anterior. O eso supuse. ¿Por qué siempre desconfiando?, claro, no podía echarle la culpa en ello, todos hemos pasado por duras lecciones de vida que nos han convertido en seres que no se atreven a arriesgarse a saltar de una. De improvisto Mia se dio duramente contra una mesa, cayendo al suelo, inmediatamente me acerque para acudirla y extendí mi brazo, mostrando preocupación verdadera por primera vez ante alguien — ¿Estas bien? — Pregunté, observando si no estuviera raspones o magulladuras en su delicada piel.

¿En que pensabas? — Le miré curioso, incauto, y cauteloso ante sus ojos debido a una pregunta tan directa. Me resulta bastante imposible que ella fuera tan descuidada, parecía ser una joven demasiado observadora para distraerse de forma inocente. Algo que llamó mi atención, pero a la vez lo desaprobaba por completo. A no ser que sea tonta. — Bueno, sea lo que sea. El universo se revela por llamarme tantas veces idiota — entoné serenidad, sin atisbo de intentar picarle; estaba muy seguro de lo que se venía por decir aquellas palabras.
avatar
Gaspard H. Lecter
Nobleza Demoníaca
Nobleza Demoníaca

Mensajes : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El lenguaje de las flores | Mia

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.