Ultimos Temas
Reapertura [17/8]

Reapertura del foro!
Dominio personalizado!
Nuevos personajes Cannon disponibles
Nuevas tramas y actualizaciones
Anuncios
Our Staff
Gabriel
Admin
MensajePerfil
Amethyst
Admin
MensajePerfil
Gray
Admin
MensajePerfil
El staff esta disponible por me para cualquier duda que puedan tener. Si su problema es tecnico o no es personal se les pide que por favor utilicen el subforo de dudas /quejas y sugerencias ya que su duda podria ser tambien la de otro, de esta formar redistribuimos la información y ayudamos mas a nuestros usuarios. Agradecemos su colaboración
Links rapidos
Los reconocidos
Award
Award
Award
Los mas buscados
Wanted
Wanted
Wanted
Wanted
Normas Basicas
❧ Nada de Fisicos humanos, este es un foro anime
❧ El mínimo de líneas por post es de diez completas
❧ El tamaño predeterminado para los avatares es de 180x400 ni mas ni menos
❧ El tamaño máximo para las firmas es de 500x500 y se pueden tener máximo 2 en la firma visibles, si se quieren tener más se pueden meter entre Spoiler.
❧ Solo se puede mantener un maximo de 4 cuentas

Creditos & agradecimientos
El diseño del foro fue hecho por Sylver de Glintz, agradecemos a las comunidadesde Glintz por sus maravillosos tutoriales y trucos para nuestro foro y a la comunidad de Source Code por compartir los codigos que utilizamos para nuestro querido Silent. Las imagenes son de sus respectivos autores, solo fueron retocadas y editadas por el staff para mantener la armonia del foro. La trama es una ficcion original creada por el staff, con adaptaciones de otros escritos, modificados y adaptados a la ficción para nuestros propocitos. Agradecemos especialmente a Eniozu, Frejya, y Kata por su apoyo para nuestra comunidad. Y obviamente a todos los usuarios de Silent Soul que hacen todo esto posible.Ademas queremos incluir en la lista a nuestro corrector ortografico portatil (alias Gray) por su ayuda en la redaccion y correcciones para el foro. Gracias por ayudarnos a mejorarlo
» La Pluma y la Ficción [Cambio de botón-Elite]
Sáb Nov 07, 2015 10:22 pm por  Invitado

» [Privado] El orgullo está para tragárselo.
Miér Ago 19, 2015 4:44 pm por  Inm Ebonfear

» Cry Out [Re-apertura]
Lun Ago 17, 2015 8:20 pm por  Invitado

» [Combate Privado] Encuentro Prevenido
Sáb Ago 15, 2015 1:13 pm por  Marcel Dumont

» Holas Sigue vivo el foro?
Mar Jul 21, 2015 10:07 pm por  Moira LeNoire

» Galerías Vaynese [Tema libre]
Lun Jul 20, 2015 6:25 pm por  Mila Vaynese

» Sobre cuantos personajes se pueden tener
Vie Jul 17, 2015 6:36 pm por  Asmodeus Loki Akibeel

» Other World [re-apertura] Inuyasha, Naruto y Saint Seiya (élite)
Lun Jun 22, 2015 6:29 pm por  Invitado

» Fantasy based in reality // Afiliación Elite
Lun Jun 22, 2015 1:23 am por  Invitado

» Afiliación (Élite)
Jue Jun 18, 2015 11:52 am por  Invitado


traveling pages [Libre]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

traveling pages [Libre]

Mensaje por Invitado el Miér Dic 04, 2013 8:20 pm

Un par de ojos se despertaban en medio de la tarde, lo primero que apreciaron estos ojos de color oro fue el salir del sol, como aquel astro rey aparecía del oriente, iluminando a las oscura selva de cemento, que digo oscuras, si estás se encontraban más iluminadas que el cielo mismo, parecía como si aquella ciudad jamás durmiera, muy ocupada a decir verdad, en cambio el peliblanco si descansaba, pues todos necesitan tiempo para re ordenar sus ideas en soledad, aunque en realidad eso no era lo que el peliblanco hacía, simplemente se había quedado dormido en la terraza del edificio que llamaba hogar, para el resto de personas era conocido como biblioteca, había un libro al lado derecho de su cabeza, pues se había quedado dormido mientras leía -Creo que el libro de hoy no era muy interesante- Dijo denotando una sonrisa en su rostro, para si mismo obviamente, pues no era posible encontrar a alguien más en aquella terraza, más que su libro.

-Mmmm últimamente no he salido mucho, debería ir a ver cómo van las cosas en este caótico mundo- El peliblanco se sentaba, tallaba sus ojos y bostezaba, luego tomó el libro que estaba junto a él, se levantó y sin problema alguno comenzó a caminar a paso relajado -Parece un buen día, espero encontrarme una sorpresa- Dijo para si mismo mientras bajaba al nivel inferior del edificio, dejó el libro en su lugar y salió de inmediato, llevaba una simple camisa de botones de mangas largas , su confiable pantalón de gris y su infaltable libro de portada roja en su mano derecha, por supuesto este iba abierto y sus ojos color oro iban fijos en él, se fue caminando por las calles de la ciudad, como si fuese un humano cualquiera, solo que despreocupado, aparentemente claro está, a pesar de llevar sus ojos en el libro iba pendiente de su alrededor.

Caminó tanto que llegó a una sección de la ciudad a la que nadie acudía, era una sección abandonada de la ciudad, donde la naturaleza corría completamente libre, avanzaba sin problemas, se adueñaba de todo y sin ser detenida, cuando el peliblanco se dio cuenta de dónde había llegado, sonrió abiertamente -Vaya, este debe ser el lugar que vi desde la terraza aquella noche- Se asombró al ver un lugar como ese en aquella ciudad, un lugar tan pacífico, donde solo se escuchaba a las aves y algunos animales en libertad. Así Adrian caminó por el lugar aún con el libro en manos, hasta que se topó con un terreno inestable, ese se derrumbó y el a duras penas quedó sujetado de la raíz de un árbol -Ufff debo poner atención- Fue lo último que dijo tras haber quedado colgando de ese lugar

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: traveling pages [Libre]

Mensaje por Invitado el Miér Dic 04, 2013 10:23 pm

Dos figuras lejanas corrían aquella tarde, la escena era peculiar, eran como un Halcón detrás de una pequeña liebre que trataba de ocultarse entre la maleza, sin embargo como era de esperarse, el depredador tendría todas las de ganar. De un rápido salto lo que parecía una figura femenina se abalanzo sobre el pobre infeliz que esa media tarde era su ¿victima?. Con su mano izquierda se retiro la capucha mostrando sus finos cabellos castaños que brillaban de manera hermosa con el sol, tenia una piel blanca y aterciopelada que era combinada con unos ojos de color zafiro intenso y sus labios rojos carmesí que delineaban una sonrisa satisfactoria.

-Pensabas que escaparías de mi?. -Dijo apuntando con su hoja oculta, -Entrégame la llave y podrás irte.

Sonrió confiada, el niño", si un niño de aproximados 13 o 14 aterrado saco de sus desgastados y viejos bolsillos una llave que entrego a ella sin más, la castaña satisfecha se levanto ofreciéndole la mano, pero a cambio solo espero una huida aterrada de aquel pobre infeliz, si se hubiera negado habría muerto, ella suspiro mirando el artefacto que colgó en su cuello para mejor seguridad, hasta que escucho un sonido de algo o mejor dicho alguien cayendo. Por los que como un animalito curioso se acerco.

-Esta bien?

Pronuncio con una voz tan suave y dulce, la figura de la fémina le hizo sombra al desconocido que estaba en una situación un tanto "peculiar", desde aquel angulo se podía contemplar aquella estilizada y bien moldeada figura cubierta por ese largo saco azul marino, con una faja roja, cinturón de cuero y la capucha que ahora no cubría su delicado rostro. El cabello blanco de él le recordaba a alguien por lo que una tenue sonrisa se vio dibujada en las delicadas facciones de su cara, mientras se inclinaba para ofrecerle una mano, sus largos y finos dedos se acercaron de forma amigable.

-Leer mientras se camina no es seguro.

Susurro tenuemente para que solo él le pudiera escuchar, tras ello suspiro y permaneció aun amable.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: traveling pages [Libre]

Mensaje por Invitado el Jue Dic 12, 2013 1:18 am

Vaya situación en la que se vio envuelto el peliblanco, estaba colgando de una raíz, cualquier persona común se vería preocupada al respecto, pero no Adrian, el se veía tranquilo, a decir verdad, demasiado tranquilo tomando en cuanta la peligrosa situación en que se encontraba, de caer, se encontraría en peligro de caer a los niveles inferiores de ese edificio, corría riesgo de colapsar toda la estructura, una edificación sin mantenimiento y olvidada, no era la mejor opción para pasar el día, sobre todo si esta se encontraba en tal estado como para derrumbarse por completo, pero ese no era el caso y el peliblanco lo sabía bien, tal vez por eso su sonrisa, o tal vez no, realmente es muy difícil saber en lo que el arcángel estaría pensando.

De la nada la luz del sol era opacada y una silueta femenina se dibujaba en la pared del nivel inferior, esto se notaba por las pronunciadas curvas que notaba en la sombra, un cuerpo perfecto a decir verdad, pero nada que impresionara al pelinegro, no es regido por el físico de una persona, pues se trata de una persona muy inocente, respecto a lo físico y a las banalidades sexuales -Jamás pensé que leer sería peligroso- Respondía el peliblanco ante las palabras de la nueva acompañante, las cuales crearon una curva en su boca dejando ver una sonrisa en el distinguido rostro del chico -Tranquila, no te preocupes por mi, yo puedo solo- Adrian se columpiaba con la ayuda de sus piernas, esto lo hizo hasta que pudiera soltarse, una vez que se soltó su cuerpo giró, dicho cuerpo se elevo hasta caer en la orilla del hueco que se había creado, a duras penas, su libro por ningún momento dejó su mano, ni su sonrisa desapareció.

-Vaya, me salió igual al persona de un libro que leí, muy temerario en él llegar a hacer algo tan riesgoso, fui afortunado al poder hacerlo como él- El peliblanco se alejó de la orilla, al estar a un lado de la chica, guardó su mano en su bolsillo mientras la otra sostenía su libro -Agradezco tus intenciones ¿Sería posible saber el nombre de tan amable persona?- El arcángel llevó sus orbes color oro a los de la fémina, en esa posición se disponía a quedarse estático, de esta forma el viento andaría libre jugando con su blanca y pura cabellera, que si bien estorbaba su vista cuando el viento ejercía estos actos, el no la detendría, le gustaba dejar que su cabello anduviera libre, sin cosas que lo aten, para fortuna de ambos, el sol no los molestaría, pues una nube obstruía la luz del mismo, si, se que parece una novela dramática, pero el ambiente actuaba como quería en ese lugar, la naturaleza era libre de hacer lo que quisiera.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: traveling pages [Libre]

Mensaje por Invitado el Jue Dic 12, 2013 8:24 pm

Orgulloso, curioso, desinteresado, intrigante, una serie de adjetivos pasaron por la mente de la muchacha en el instante de las primeras palabras del joven de cabellera blanca, pero lo que principalmente llamaba su atención era aquel libro rojo que le causo curiosidad, si, en efecto todo artefacto que tuviera hojas y una llamativa tapa era producto de curiosidad para la jovencita; la razón era simple, nunca se cansaba de tener nuevos conocimientos. Sus comentarios le parecieron graciosos, un adjetivo más a la lista de Baratheon que no se intimido al soltar una ligera risa, hasta que él pregunto su nombre, ella esbozo una expresión de amabilidad dándose pauta para responder.

-Kardia -Menciono en ese característico tono elegante y suave de su voz -Baratheon -Y con aquello finalizo

Era una mujer altamente transparente, tras ello una ligera reverencia, estaba ya tan acostumbrada a las formalidades que aun a pesar de como iba vestida no evitaba presentarse en una manera cordial, casi como la realeza, que más podía esperarse de una niña que había sido criada por un viejo aristócrata Serbio. Volviendo a su anterior posición le ofreció su diestra, la muchacha desvió los ojos hacia el horizonte, hacia una buena tarde, el clima, aun que el lugar no era precisamente el mejor para pasar un rato libre no podía quejarse.

-Podría saber yo su nombre? -Pregunto entreabriendo sus labios de color carmesí nacarado.

Los cristalinos y polares ojos de la fémina se dirigieron al joven, que parecía no ser de aquel mundo, qué era?, un demonio?, no, su "aura" era distinta a la de todos los demonios que conoció, ángel, tampoco, o tal vez si, pero sin lugar a dudas, ella podía apostar que no era un Humano, y de serlo, seria uno diferente, demasiado diferente a los convencionales, hasta que sin reservas decidió cuestionar sobre aquel rojo libro que él joven llevaba en su mano.

-Se ve que es demasiado interesante o importante para usted, en los años que llevo recolectando libros y objetos viejos, no había visto titulo igual.

Kardia trato de no ser tan directa ni temperamental, ese no era su estilo, la muchacha camino algunos pasos hacia adelante, aun era muy temprano para regresar a la tienda, seguramente se aburriría ahí sola, con tantas y tantas cosas por acomodar, y de trabajo... bueno, la lista de esa semana había terminado, hasta que por su mente paso cierto pensamiento... la llave, dónde estaba la llave, recordó habérsela quitado al muchacho, pero no el guardarla, o quizá la guardo pero cayo de sus bolsillos, oh dilemas de la vida, dónde estaba, claramente no recordó que la había colgado en su cuello, por lo que comenzó a palpar entre su chaqueta y jeans, sin encontrar nada. Distraída, era la palabra correcta para encasillarla, distraída, curiosa, qué más podía mostrar esa joven?. Finalmente recordó que la llevaba sobre su largo y delgado cuello, haciéndola suspirar con tranquilidad.

Así, ella presto atención a su acompañante, y nerviosamente le volvió a sonreír, esperando no quedar como una total tonta frente a sus ojos dorados.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: traveling pages [Libre]

Mensaje por Invitado el Lun Dic 16, 2013 12:37 pm

"Muy educada" Ese fue el pensamiento primordial en la pacífica cabeza del peliblanco al notar la forma en que la fémina se presentaba, se notaba un deje muy claro de educación y elegancia, por ello podía descartar un par de cosas con respecto a la chica, una de ellas, que no se trataba de algún criminal o un vagabundo, pero tampoco podría pensar que era una persona libre de culpa alguna solo por una presentación educada, pues podría ser de esas personas que viven de apariencias, las llamadas "Lunas", ese tipo de personas que tienen una cara que muestra y otra totalmente oculta, pero esto no era de importancia alguna para el peliblanco, esto lo denotaba al mostrar una sonrisa gratificante en su rostro, si bien no sabía nada sobre ella, tenía una arma llamada "Preguntas" que le gustaba usar indiscriminadamente dejando ver la inmensa curiosidad del albino.

Que interesante nombre, sin embargo... Su vista se agudizaba un poco tratando de hacer memoria de cierto libro que leyó en algún momento de su vida, ese recuerdo llegó a él en un instante, recordó haber leído una referencia sobre dicho apellido, vagas referencias a decir verdad, de las cuales destacaban que era una familia antigua, era todo lo que decía -Tu familia data de muchos años y por lo que se, tienen un oscuro pasado- De un momento a otro la sonrisa del peliblanco se hizo más amable de lo normal -¿Me cuentas un poco sobre esa historia?- Adrian no tenía problema en preguntar las cosas de forma directa, sobre todo si tenía curiosidad al respecto, después de todo era su debilidad al igual que su virtud, el conocimiento o sabiduría, él solo quiere llevar cabo su rol y saber todo lo que le sea posible conocer.

La pregunta que la fémina le hizo, era algo que se esperaba, en vista de su formalidad al presentarse y su educación, era de esperarse que preguntara el nombre también, ya que son normas establecidas entre familias estrictas con respecto a la educación y etiqueta -Adrian Valieri, es un placer- la sonrisa de amabilidad prevalecía en todo momento en el peliblanco, pretendía hacer sentir en confianza a la contraria, dejaba ver al mismo tiempo esa personalidad intachable, siempre amable, en todo momento, incluso con los seres que se atrevían a dañar a sus querido hermanos menores, los humanos, pero a diferencia de la fémina, él no hizo reverencia, su orgullo se lo impedía, solo había alguien a quien le haría reverencia y a nadie más, por su parte el simplemente estrechó la mano de la fémina, pues tampoco le dejaría la mano en el aire, sin embargo la soltó ya pasados exactamente 30 segundos.

Luego apareció lo esperado, como siempre la curiosidad le ganaba a las personas con las que se topaba, siempre preguntan sobre aquel libro, que a decir verdad no tenía características llamativas, solo era un libro rojo, sin textura, totalmente liso, no presentaba ningún dibujo ni referencia titular en su portada, tal vez por eso era objeto de curiosidad, pues no se podía saber a simple vista el contenido del mismo -Si, es un libro muy interesante y mi posesión más valiosa- Adrian hizo una pausa entre sus palabras para mirar aquel libro y sonreír -Simplemente es único- Dicho eso su vista volvió hacia la fémina, esta parecía no querer volver, por lo que se le ocurrió una idea a tan ocurrente ser -Veo que como yo eres fan de la lectura- El peliblanco avanzó hacia la fémina -En vista de que el sol está por volver ¿Te parece una caminata? Se que pensarás que debo ser suicida por elegir caminar en un inestable lugar como este, pero tu podrás salvarme- Una leve risa por su propio comentario se hizo presente, haciendo saber que bromeaba, sin embargo se quedó esperando a la respuesta de la fémina mientras el solo volvía a mostrar su esplendor, pero a duras penas sobre el peliblanco, pues solo se notó un pequeño hueco entre las nubes que luego sería sellado.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: traveling pages [Libre]

Mensaje por Invitado el Miér Dic 18, 2013 2:39 pm

Baratheon solo se dispuso a escuchar lo que ahora su acompañante tenia por decir después de que ella se presento y cuestionara de manera directa lo que él tenia por mostrarle, claro solo si gustaba de hacerlo, no era nada tonto, mucho menos un hombre hostil o demasiado hostigoso, tenia la combinación perfecta entre la sutileza y reserva de caballerosidad, aquello agradaba a la mujer que ahora era cuestionada, su familia...

Hablar sobre los Baratheon no era problema para Kardia, malo hubiera sido tener que hablar sobre su naturaleza Demoníaca, aquella que aveces repudiaba tanto como amaba, suspiro antes de dar un pequeño pero jugoso resumen sobre su familia, si algo sabia Kardia mejor que nadie, era sobre esos sucios y oscuros secretos que escondía un apellido que se remontaba a varios siglos atrás, Baratheon dio pequeños pasos como una niña jugando, y luego se dejo caer sobre el suave pasto húmedo cerrando ligeramente los ojos como si ella tratara de revivir ese pasado.

-Nuestra es la Furia- Susurro muy despacio mientras varias diapositivas viajaban por su cabeza para poder contar una historia, su historia. -Los baratheon fue una de las escasas casas que quedo del Imperio Otomano, tenían tierras que se expandían desde Hungría, hasta las costas balcánicas, pero eso no era algo que se agradeciera a su inteligencia o poder económico. Todo lo que poseían era gracias a un pacto que tenían... Sacrificaban a su primogénito como ofrenda a una Sucubo, poderosa y temida por la Europa del medio evo.

Kardia abrió los ojos mirando al cielo azul y extenso como sus ojos, recordando que la sangre de esa Sucubo, corría por sus venas cual caudal de lava ardiente, pero eso no afectaba a su estado anímico, ya no como antes, las cosas eran diferentes y la vida de la Deimos tomaba un rumbo diferente, por lo que, con la calma que le caracterizaba continuo, no sin antes levantarse.

-Ella les dio ese poder de conquistar y tomar lo que quisieran a placer, siglos y siglos de poder hasta que un día la desgracia cayo sobre la poderosa casa de los ciervos, un hombre astuto miembro de esa familia preño a la Sucubo, no preguntes como porque ni yo lo sé, la sucubo pario un deimos el cual fue el tema de cólera entre ambos bandos, los baratheon gastaron hasta el ultimo centavo de su fortuna para que los exorcistas pudieran limpiarlos de todo el mal y podredumbre que sembraron con ese pacto. Dispuestos a asesinar el fruto de esa unión quisieron perseguirle, pero un día desapareció entre los brazos de su padre; por su parte el bando demoníaco, intento deshacerse de ese ser bastardo que mancillaría el nombre de la Sucubo, pero no tuvieron éxito.

Fue lo ultimo que dijo hasta escuchar el nombre de su acompañante, Adrian, Adrian no era un nombre que se escuchara en un lugar como Bucarest, por lo que considero en primera instancia que era un extrangero, quizá Italia?, sin más llego un apretón de manos algo bastante educado, ya no tenia que preocuparse por que él fuera una amenaza, por el momento, eso estaba de más, escucho claramente que ese curioso libro era su más grande posición, y luego la invito a caminar, Kardia no era una persona descortés.

-Regularmente deben salvar a las personas de mi, pero que va, para todo siempre existe una primera vez.- El comentario fue directo, era claro que ella no era un lobo que usaba el disfraz de un cordero, siempre la enseñaron a ser franca y directa, sin temor a avergonzarse de sus actos, y vivir con las consecuencias de estos.

Salvarle, claro, una mercenaria salvando a alguien, aquello era cómico de verdad, causando que la muchacha riera ligeramente, era su primera risa del día, tras los acontecimientos recientes que ocurrían en su vida, reír no era una actividad que Kardia hiciera mucho.

-Vamos entonces.

La muchacha comenzó a caminar entre el cálido clima, era curioso, el Invierno de frió y crudo se tornaba más cálido, aquello parecía obra divina?, oh las ironías de la vida.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: traveling pages [Libre]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.