Ultimos Temas
Reapertura [17/8]

Reapertura del foro!
Dominio personalizado!
Nuevos personajes Cannon disponibles
Nuevas tramas y actualizaciones
Anuncios
Our Staff
Gabriel
Admin
MensajePerfil
Amethyst
Admin
MensajePerfil
Gray
Admin
MensajePerfil
El staff esta disponible por me para cualquier duda que puedan tener. Si su problema es tecnico o no es personal se les pide que por favor utilicen el subforo de dudas /quejas y sugerencias ya que su duda podria ser tambien la de otro, de esta formar redistribuimos la información y ayudamos mas a nuestros usuarios. Agradecemos su colaboración
Links rapidos
Los reconocidos
Award
Award
Award
Los mas buscados
Wanted
Wanted
Wanted
Wanted
Normas Basicas
❧ Nada de Fisicos humanos, este es un foro anime
❧ El mínimo de líneas por post es de diez completas
❧ El tamaño predeterminado para los avatares es de 180x400 ni mas ni menos
❧ El tamaño máximo para las firmas es de 500x500 y se pueden tener máximo 2 en la firma visibles, si se quieren tener más se pueden meter entre Spoiler.
❧ Solo se puede mantener un maximo de 4 cuentas

Creditos & agradecimientos
El diseño del foro fue hecho por Sylver de Glintz, agradecemos a las comunidadesde Glintz por sus maravillosos tutoriales y trucos para nuestro foro y a la comunidad de Source Code por compartir los codigos que utilizamos para nuestro querido Silent. Las imagenes son de sus respectivos autores, solo fueron retocadas y editadas por el staff para mantener la armonia del foro. La trama es una ficcion original creada por el staff, con adaptaciones de otros escritos, modificados y adaptados a la ficción para nuestros propocitos. Agradecemos especialmente a Eniozu, Frejya, y Kata por su apoyo para nuestra comunidad. Y obviamente a todos los usuarios de Silent Soul que hacen todo esto posible.Ademas queremos incluir en la lista a nuestro corrector ortografico portatil (alias Gray) por su ayuda en la redaccion y correcciones para el foro. Gracias por ayudarnos a mejorarlo
» La Pluma y la Ficción [Cambio de botón-Elite]
Sáb Nov 07, 2015 10:22 pm por  Invitado

» [Privado] El orgullo está para tragárselo.
Miér Ago 19, 2015 4:44 pm por  Inm Ebonfear

» Cry Out [Re-apertura]
Lun Ago 17, 2015 8:20 pm por  Invitado

» [Combate Privado] Encuentro Prevenido
Sáb Ago 15, 2015 1:13 pm por  Marcel Dumont

» Holas Sigue vivo el foro?
Mar Jul 21, 2015 10:07 pm por  Moira LeNoire

» Galerías Vaynese [Tema libre]
Lun Jul 20, 2015 6:25 pm por  Mila Vaynese

» Sobre cuantos personajes se pueden tener
Vie Jul 17, 2015 6:36 pm por  Asmodeus Loki Akibeel

» Other World [re-apertura] Inuyasha, Naruto y Saint Seiya (élite)
Lun Jun 22, 2015 6:29 pm por  Invitado

» Fantasy based in reality // Afiliación Elite
Lun Jun 22, 2015 1:23 am por  Invitado

» Afiliación (Élite)
Jue Jun 18, 2015 11:52 am por  Invitado


Odio a los callejones... - libre-

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Odio a los callejones... - libre-

Mensaje por Invitado el Dom Dic 08, 2013 7:47 pm

Definitivamente ese lugar era una bazofia. Pensó mientras pateaba una de aquellas bolsas de basura que invadían todo el callejón, sintiendo como se reacomodaban las cosas dentro, incluso escuchando el sonido de metal chocando. No necesitaba saber que había allí dentro como para ya saber que era inservible basura. ¡Cómo todo lo demás que lo rodeaba! El callejón estaba sucio, oscuro, hacía frio y se escuchaban los gritos de las parejas no tan felices discutiendo y algún que otro sollozo lastimero de algún gato en celo.

Bufó mientras volvía a correr otra de aquellas bolsas con la punta de las botas para poder hacerse con un espacio para pasar. Quería salir de entre la mugre, la suciedad y la desolación lo más rápido posible, pero se veía que aquel largo callejón tenía otros planes para él. Paso por sobre una persona dormida sobre cajas de cartón tan apiladas, tan dormida debido al alcohol barato que había ingerido que ni siquiera habrá notado el peso de aquel menudo muchacho al caminarle por sobre una mano.

- Bazofia… - rumió entre dientes con cierto asco y odio, al observar la cara llena de mugre y con una barba apelmazada de aquel borracho mugroso que estaba allí tendido. Si no fuera por los espasmos de los ronquidos de aquel ser y por las frases incoherentes que soltaba de vez en cuando, no hubiese dudado ni dos segundos a que estaba muerto, más que nada, por el horrible olor a putrefacción y suciedad acumulada que cargaba aquel sujeto dentro.

Se contuvo de patear a aquel intento de humano y seguir su camino. Se sintió que si lo hacía habría sido como patear a un moribundo animal. Bufó y pateo con furia otra bolsa del camino. ¡La próxima vez caminaría cuadras extras para evitarse todos aquellos conflictos de tener que cortar camino!
Por fin distinguió otra de aquellas calles “decentes” (por lo menos no tenían la basura acumulada y no había personas durmiendo en los rincones). Aunque para ser sinceros, al ver la cantidad de personas que percibió caminando frente a las vidrieras prácticamente reconsideró el darse vuelta y volver por el camino en que había entrado. Tomó una gran bocanada de aire y volvió a para enfrentarse a las personas, dando paso hacia aquellas baldosas que por fin eran iluminadas con baldosas.

- ¡Eh! – se quejó cuando alguien atropelladamente choco contra él. A pesar de no haber esperado semejante bienvenida, se quedo firme en su lugar, devolviendo el impacto casi al mismo tiempo, observando como aquella persona caía al suelo. “¡Genial! Ahora todos estarán viendo en esta dirección” pensó con sarcasmo mientras observaba al la persona afectada, tendiéndole una mano para aparentar ser cortés y hacer que las personas a su alrededor vuelvan a meterse en sus asuntos. - ¿Estas bien? – añadió alzando una ceja, en un tono que no se molestaba siquiera en parecer amistoso, o enojado, sino más bien, completamente indiferente y ya.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Odio a los callejones... - libre-

Mensaje por Invitado el Miér Dic 11, 2013 9:40 am

Hoy es navidad, pensó cuando al fin pudo salir de esa horrosa prisión llamada escuela, ahora que tenía la obligación de ir todos los dichosos dias a clase sus dias se habían vuelto terribles, y no es como si no hubiera pensado en saltearse las clases, después de todo eso había hecho los primeros cinco días al entrar, pero después de su excesivo abuso de faltas habían optado por llamarlo cada vez que tuviera clase y tampoco le funciona decirles que ya iría, después de haberse escabullido un par de veces con la misma escusa y parecidas el jodido tipo que iba a despertarlo no se iba de su lado hasta que no lo veía entrar al salón!, eso era un fiasco, ¿porque alguien como el tendría que hacerle caso a un tipo inferior?, pateo una lata que había cerca suyo con fuerza, recordando eso le había puesto de mal humor.
La lata callo a unos metros de el haciendo disparar a un par de gatos asustados por el fuerte impacto. Freno en seco al ver esa ecena sacadole una sonrisa ladina, no tenia porque amargarse, después de todo ya estaba afuera y se había cobrado las suyas con aquel tipo...ah, solo esperaba que no descubiera tan rapido quien le habría estado haciendo pequeñas bromas por toda la semana.

Siguió caminando ahora llevándose ambas manos para sostener su nuca con una sonrisa divertida en su rostro, las calles de esa ciudad eran tan divertidas, o al menos ese barrio porque no parecía uno muy amoroso que digamos con tantos gritos, basura tirada y gente peleando sentía que ya estaban haciendo su trabajo por el.
Comenzo a caminar sin fijarse por dinde iba y es que ¿a quien le importa por donde va?, prefirió entretenerse viendo las desgracias ajenas, que en cierta forma no le divertían pero queria creer que si, porque sabia que en ese lugar no encontraría a nadie decente con quien jugar. Y no es que no hubiera probado, se había acercado a unos aparentes pandilleros para ver que tanto podían divertirlo, después de todo parecían peligrosos, ahora el problema se fundo cuando noto que ninguno estaba lo suficientemente luso como para coordinar dos palabras por si solos.-Malditos drogadictos..-Se quejo mirando de un lado a otro sin prestar atención al frente. Esa horrible caminata lo estaba cansando., incluso ya se estaba dando por vencido cuando...¡paff!, por arte de magia alguien apareció delante suyo y lo choco.

Callo al suelo, fue un golpe seco, así que para su desgracia dolió, no tanto como para que hiciera un escandalo, apenas y fue un golpecito, pero bien sabia que podia sacar provecho de eso, así que se llevo una mano a la parte baja de su espalda aun en el suelo y puso su mejor cara de dolor en practica nuevamente. Levanto la cabeza para ver quien debía ser el sujeto con quien choco extendiendole la mano y preguntandole si estaba bien. Sonrio de lado. ¡Hoy si es navidad!volvió a pensar irónicamente extendiendo su mano para tomar la ajena. —¿Yo? deberías preocuparte por ti.— Le dijo en un tono divertido al mismo tiempo que le sujetaba fuertemente y lo jalaba asía abajo para que calleja junto a el.

Con el joven extraño ya a su lado le dedico una amplia y divertida sonrisa. —Ah~ parece que ahora si estamos a mano enano.— Se burlo aun con una tonta sonrisa adornando su rostro. —
Rápidamente se levanto del suelo, limpiándote la mugre adquirida durante el accidente. —Y bien, ¿a quien tengo el honor de molestar?— Dijo casi en un canto mientras miraba al joven en el suelo. Ah~ al parecer su día no seria tan aburrido y al  parecer navidad llegaría temprano este año y no traería carbón precisamente

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Odio a los callejones... - libre-

Mensaje por Invitado el Miér Dic 11, 2013 7:51 pm

Maldito aquel sujeto bastardo. Se dignaba a salir de la nada misma para chocarme y después incluso se retorcía de dolor como un gusano en el piso. Tuve que contener mis impulsos para patearlo e informarle sobre el asco que me daba verlo allí tirado. “Después de todo, la basura parece un buen sitio para ti…” pensé para mi mismo mientras le tendía la mano de mala gana y veía hacia mis espaldas las bolsas amontonadas. Las malditas bolsas que había tenido que empujar hasta llegar hasta allí para que aquella bazofia decidiera chocarse conmigo.

¡Y maldito sea otra vez cuando me tironeo y caí a su lado! ¡Ahora sí que mis ganas de golpearlo se veían incrementadas! Lo miré fijamente con odio, viendo como permanecía allí a mi lada como si nada, con aquella estúpida sonrisa en su cara. ¡Debería de asesinarlo allí mismo y darle sus tripas como aperitivo a los perros callejeros del lugar! Pero no, debía contenerme, debía… Debía… ¿Me había llamado enano? ¿Acaso había osado llamarme enano? ¡A la mierda! ¡Quería ver su sangre fresca desparramándose por la nieve! Lo miré temblando con odio y apretando mis dientes fuertemente. Se levantó y se sacudió como si nada la nieve de encima como si nada…

- ¡Te golpearé hasta la muerte! – grité con voz ronca por la ira acumulada. Sin siquiera tomarme las molestias de levantarme de allí, le lancé una patada de barrido directo a sus rodillas, deleitándome con el ruido al escucharlo caer. Me abalancé hacia él como un mero animal salvaje, ¿y qué?, después de todo lo era: me dejaba guiar por los instintos y el olor a sangre… Lo tomé por la cabeza y colocándome encima se la aplasté varias veces contra el suelo, cobrando venganza.

Me aparté de un salto al ver a mí alrededor a las personas que nos observaban. ¡Malditos herbívoros, métanse en sus asuntos! Me levanté y me sacudí la nieve, mirando con asco y odio a aquel joven. ¡Me había llamado enano! Bufé mientras me cruzaba de brazos, bastante decepcionado al no ver sangre por la acera, a la vez que agradecía no parecer haberlo dañado gravemente. Ya tenía demasiados problemas como para preocuparme por ello. - ¿Sigues vivo? – pregunté mientras caminaba hacia su lado, con un tono de completa indiferencia.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Odio a los callejones... - libre-

Mensaje por Invitado el Miér Dic 11, 2013 10:29 pm

No esperaba que el niño delante suyo reaccionara así, realmente no esperaba que reaccionara, no parecía alguien violento, ni parecía nada, a primera viste supuso que sería esas personas neutras a las que no les importaban nada, pero aun así pensó que podrían jugar un rato, tal vez intercambiar insultos o uno que otro roce a golpe. Pero lo que nunca espero fue esa reacción tan...¿animal? por parte del contrario, pero contra todo pronostico solo sonrió ante sus amenazantes palabras y extendió los brazos en señal de recibimiento. — Te espero enano.— Remarco la última palabra sabiendo que seguramente ese adjetivo calificativo le enojaría más, valla al final obtendría más diversión de la que esperaba

Gracias a sus tantas peleas que reacciono tirándose para atrás al ver las intenciones ajenas, lo malo fue que a esa corta distancia no pudo esquivarla y recibió parte del golpe cayendo al suelo, pero no le dolió, al menos no lo sentía ahora que estaba con la adrenalina al cien, pero si de algo estaba seguro era que si no fuera porque llego a tirarse hacia atrás le hubiera roto la pierna, de eso no había duda alguna, iba a levantarse para golpearlo y seguir insultándolo, hasta había pensado llamarlo duende, pero incluso antes de poder siquiera moverse ya tenía al maldito mono capuchino encima.
Casi se larga a reír cuando sintió el frío tacto de la sera contra su cabeza, después de tantas peleas ¿qué importaba una más?, solo debía esperar un día o dos, tal vez unas buenas horas de sueño y estaría como nuevo, se dejo golpear sin siquiera mover un musculo, solo con una sonrisa divertida en el rostro.

Dejo escapar un suspiro pesado cuando el otro se alejo, escuchando las suaves palabras de los ciudadanos acercándose, algunos preocupados por el joven del piso y otros insistiendo en más pelea, ¿querían una pelea?, entonces se las daría. Se incorporo para poder quedar sentado en la calle, con su pequeño atacante aun frente suyo, le sonrío, pero ahora una sonrisa que demostraba su emoción, su locura, la adrenalina que sentía justo ahora. Se llevo una mano a la nuca, sintiendo los ligeros roces de raspones en la nuca, seguramente eso dejaría marca. Alzo la mirada para verle caminar como si nada pasará. — ¿eh? lo siento, un elfo enano me golpeo la cabeza con su varita mágica, no escucho bien. —  Volvió a burlarse ahora levantándose y sin perder tiempo se le lanzo, embistiéndolo. Trato de acomodarse encima suyo lo más rápido que pudo, ese juego era de reacción, quien no reaccionaba perdía y la verdad no tenía las ganas de dejarse ganar, así que con ambas manos sujeto la cabeza ajena con firmeza y se acerco a su rostro para hablarle. — No te vallas, ¡sigue jugando conmigo!  — Le pidió con un tono infantil, para nada comparado con lo que pasaba por su cabeza, y efectivamente uso esta para darle un fuerte cabezazo al contrario.  — Me sentiré triste si te vas. — Continuo su habladuría mientras le seguía golpeando de la misma forma, la verdad sabía que esa posición de todas las que pudo elegir era mala, tenía el tórax y costillas sin cubrir y las manos ajenas sin vigilar, pero le daba igual, de todas formas el dolor le causaba gracia.
Decidió dejar de cabecearlo, para sostenerlo de los costados y comenzar a girar ambos por el suelo, después de dos vueltas lo soltó dejando que este siga girando y mirándolo divertido, esperaba su siguiente sorpresa.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Odio a los callejones... - libre-

Mensaje por Invitado el Miér Dic 11, 2013 10:51 pm

Ese chico o era idiota o en verdad quería morir en mis manos. Apostaba más a la segunda opción, sentía que de esa manera más que golpearlo le estaba haciendo un favor. ¡Maldito infeliz idiota! Apreté los dientes al escucharlo. Así que habíamos pasado de enano a elfo… ¿¡ACASO ESTABA SUBIENDO DE CLASES EN SU ESTUPIDO CEREBRO O ALGO ASÍ!? Le atiné una patada al rostro, una fuerte al decir verdad, pero al estar justo levantándose en ese momento, pasó cerca de su oreja sin siquiera rozarlo. Una verdadera pena, debía de ya asesinarlo e irme de allí de una vez por todas.

Se lanzó para atacarme, cayendo sobre mí contra el duro asfalto y la fría nieve en mis espaldas. ¿Y se creía que me importaba? Eso no era NADA para mí. Tomó mi rostro y comenzó a golpearme. ¿En serio? ¿Cabezazos? ¿Acaso era un idiota completamente descerebrado…? Bueno, a demás de confirmarme que sí lo era también se estaba dañando a si mismo de esa manera. Sí, un bastando infeliz, una bazofia más idiota de lo que pensaba, un maldito herbívoro con más agallas que cerebro. Lo dejé estar, ya tendría tiempo para golpearlo cuando la sangre le llegara al maldito cerebro y comprendiera que se estaba lastimando tanto como me estaba tratando de lastimar a mí. Clavé mis uñas en sus manos, con la clara intensión de arrancarle un trozo de rostro de un mordisco. No me importaba que tuviera que comportarme, él se la había buscado de todas maneras…

Logré colar uno o dos rodillazos hacia él entre tanto barullo. ¿Por qué me hablaba como si creyera que tenía la intención de irme? ¡Me iría cuando tuviera su cabeza en una pica y una copa llena de su sangre! ¡Y me valía madres si eso era ilegal o no! Comenzó a hacernos girar, vaya pérdida de tiempo, como si eso nos afectara después de todo. Bufé mientras escupía hasta su rostro al verlo alejarse lentamente. Lo tomé por el cuello y pateando su estomago lo elevé por sobre mi cabeza, haciendo que impactara nuevamente sobre su espalda. ¿Qué diablos estaba haciendo? ¡Yo prefería pelear de pie como un hombre y no revolcándonos en el suelo como animales salvajes!

- ¿Así que hablabas de Elfos y de Varitas mágicas eh? – comenté con ira y con sarcasmo mientras en mis ojos azulados y fríos se reflejaba una nube violeta. Invoqué mis tonfas, casi sin preocuparme si alguien me estaba viendo o no. Ya lo iba a hacer entrar en razón a bases de golpes. – ¡Y cuida a quien le dices enano enclenque! – dije mientras lo veía tratar de levantarse, esta vez sin perder mi oportunidad de patear su cabeza y pisarla para mantenerla hundida en la nieve. Decidí sacarla, me daría asco si mis botas se mancharan con algo proveniente de él…

- ¡Vamos a jugar un rato! – comenté con la misma alegría perturbadora que él había utilizado antes, sonriendo de una manera un tanto siniestra, mientras duplicaba mis tonfas y les lanzaba un par. ¿Dónde quedaba el orgullo de pelear contra alguien desarmado…? Además sería bastante aburrido, y tenía a mi ventaja él saber cada secreto de ellas y como utilizarlas. Ah, y que podía hacerlas desaparecer a voluntad, eso también ayudaba…

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Odio a los callejones... - libre-

Mensaje por Invitado el Lun Dic 16, 2013 4:01 pm

Lo miro parpadeando un par de vez cuando al fin se levanto, luego le sonrió y levanto una de sus manos pasándola por la oreja que había estado cerca de sufrir un golpe proveniente de su pie. Se toco la oreja un segundo y luego la llevo hasta su frente haciendo como si se secará sudor. Claramente diciéndole "me salve" una típica y mala burla de su parte.


¡Ten cuidado puedes romperte una uña! — Le aconsejo entre risas aun sobre el, ¿qué no se daba cuenta? creía que era algo obvio y que cualquiera viendo esa pelea podría darse cuenta que el solo estaba jugando por pura diversión  y ni siquiera le dolía, si lo sentía pero lo disfrutaba. Tal vez mañana le ardería un poco ¿pero que más daba? ensancho su sonrisa ante aquel pensamiento.

Se canso de el constante forcejeo del otro ¿qué no podía quedarse quieto?, tuvo que golpearle y sostenerle las piernas con las propias para que dejara de patearlo, y debía admitir que era un posición bastante incomoda, aun le sorprendía no haber perdido el equilibrio, seguro era por lo fuerte que sostenía la cabeza ajena.

....¿lo había escupido? se seco el rostro con el brazo de mala gana, ahora era otro tema. Ahora era personal. Se quedo refregándose esa zona hasta que sintió unas manos en su cuello y derrepente se vio alzado, se quedo unos minutos en blanco hasta que su espalda choco contra el frío piso.
Elevo la vista mirándolo con el ceño fruncido. Se levanto lentamente mientra lo escuchaba echar rabia.— Te contestaría pero no sé ladrar...— Le dijo en voz más calmada sin mirarlo. Y luego de recibir una fuerte patada en la cabeza se anoto mentalmente mirar más a ese enano. Recuerda Randy los enanos suelen ser ágiles, se dijo a si mismo levantando lentamente la cabeza del suelo.

¡Ya!, mejor pongámonos serios duende. — Definitivamente ya odiaba a ese enano con tendencia a las patadas. Se levanto ahora sin prestar atención a su desalineada ropa, estaba más serio producto de su molestia.
Miro los feos palos que le había lanzado, y..¿de donde aparecieron? ah~ al parecer se podrían entretener de otra forma.
Pateo los artefacto, el no aceptaba nada de nadie, mucho menos de alguien con quien estaba peleando. ¿Qué clase de loco era?.— ¿Qué es eso. ¿Tu regalo de disculpas?.— Bufo por lo bajo, aun molesto.

Dejo salir una carcajada llevándose ambas manos a los bolsillo, se inclino un poco hacía delante mirándolo. — Cinco minutos. No se te ocurra irte — Sentenció con una sonrisa irónica. Desapareciendo en ese mismo instante, dejando solo una fina cadena de humo grisáceo en su lugar.

Tuvo que ser más rápido de lo que era por costumbre en ir y venir de lugares lejanos, y como no tenía tiempo decidió ir a un lugar cercano y lo primero que se le cruzo fue la escuela, al primer lugar donde pensó ir fue al almacén de deportes y gracias al cielo había estado ahí. Tomo un bate de béisbol que encontró allí y luego paso por su habitación a buscar algunos cuchillos que tenía por ahí, no solía apuñalar, pero solía rasguñar.
Se los escondió bien dentro de la ropa,  como solía hacerlo, ahora se preguntaba porque no se lo había guardado dentro de su pantalón como solía hacerlo. Se hubiese ahorrado tiempo.
Ya sin perder tiempo decidió volver al único lugar que conocía fuera del instituto. Junto a aquel extraño y molesto tipo. Apareció justo detrás de el, la verdad no había calculado donde iba a caer, tenía mucha prisa como para hacerlo. — Lo siento por la tardanza~ — Le dijo nuevamente con aire juguetón sacudiendo el molesto artefacto en sus manos. — Siento no haber conseguido más palos, pero parece que tu tienes de sobra — Esta vez no espero a que el otro le contestará realmente no le interesaba ahora, se le abalanzo solo que esta vez volvió a desaparecer a apareció frente suyo.

Normalmente solo peleaba mano a mano, porque eso de aparecer y desaparecer era muy fácil y le facilitaba bastante irse cada vez que alguien le lanzaba un golpe y aparecer detrás suyo, así que esto solo lo usaba un par de veces.
Le propino un golpe con el puño justo en su mejilla, mientras que en su mano izquierda llevaba el bate que apenas y movía. Se movió un poco hacia su derecha sujetando al otro por la parte de atrás, jalándolo del cabello y poniéndose detrás de este. Dejo escapar una audible risa ante la situación, no por como lo tenía sino por lo que estaba sucediendo, ¿qué no había menos gente hace cinco minutos atrás?, volvió su vista al otro recordando que debía dejar de entretenerse con otras cosas cuando estaba con él.
Se giro nuevamente para mirarlo, levantando una pierna y pateándolo en la espalda soltándole el cabello, cuando este se alejo. — Me debes ya como 100 patadas, y me las cobraré. — Se quejo volviendo a sacudir el bate frente al otro a la altura de su rostro.

OFF ROL:
Te voy a contar algo graciosos(?) casi, CASI borro la contestación antes de postearla. Juro que si eso me pasaba me ponía en plan "no contestar hasta la semana que viene". Y como que se me extendió un poco, solo un poco(?.
Y por cierto, no sé si quieres que la policía venga ahora o dentro de un rato más

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Odio a los callejones... - libre-

Mensaje por Invitado el Lun Dic 16, 2013 9:41 pm

Se ve que no le agradaba que lo patearan cuando trataba de inmovilizar a su presa. Mal por él, seguirá haciéndolo hasta el cansancio. ¡Hasta el descanso eterno! Cuando este muerto y deje de respirar, consideraré el dejar de patearlo y golpearlo. ¡Su simple presencia me hacía querer ver sus sesos desparramados por la blanca nieve! Pero yo bien sabía que no podía causar un escándalo de grandes proporciones allí, por lo que sólo me quedaba contenerme y conformarme con quebrarle unos huesos y hacerlo llorar hasta que llame a gritos a su mamá…

La escupida lo distrajo lo suficiente como para que pudiera dar vuelta a las cosas. ¡Él maldito infeliz debería de tomar las cosas serias conmigo! Claro que ninguno estaba luchando a pleno potencial, pero yo quería causarle suficiente daño como para verlo llorar y derrumbarse como el herbívoro cobarde que era. ¡Ese bastardo me las iba a pagar porque…! ¿Por qué? ¡Ya me había olvidado, pero me las iba a pagar igual porque el motivo era suficientemente bueno!

- Creo que me resultará difícil ver tu cara y no reírme… - comenté entre dientes, escupiendo las palabras ponzoñosas entre dientes. Cada vez más se ganaba mi odio… ¡Y ni que él fuera tan alto! Suspiré, trataba de atacarme por mis puntos débiles y mi altura y carácter definitivamente los eran. Ya me gustaría ver si se seguía riendo cuando cuelgue su cabeza sobre una de las chimeneas del lugar y… Gruñí, debía controlarme… Tenía que controlarme… ¡Pero no quería hacerlo!

Si no quería mis armas que se joda. Chasqueé los dedos y las hice desaparecer antes de que cayeran rodando mucho más lejos de allí. ¿Regalo de disculpas? ¡Y yo que había tratado de ser justo con aquel infeliz! - Que te parta un rayo… - comenté con desprecio e indiferencia al verlo inclinarse y reírse. ¿Qué clase de reacción era esa en medio de una pelea? Ahora más que ver su sangre desparramada quería un collar con sus dientes, con cada uno de ellos. Bufé y me crucé de brazos. Ya había perdido el interés en aquel pringado, o por lo menos había creído eso antes de que despareciera.

Lo escuché hablar y tiré una tonfa contra su rostro. ¿Palos? ¡Claramente aquellas cosas no son tan sólo meros palos! ¿Es que acaso era tan idiota que no sabía diferencias las cosas que tenían agarraderas? Bufé al ver como la tonfa pasaba de largo, haciéndola estallar en una nube de llamas violáceas para convocar una réplica en mi mano. Si no hubiese desaparecido en aquel momento, estaría un paso más cerca de tener un collar con sus dientes, con por lo menos 4 incisivos en mis manos…

Cuando apareció frente mío, me incliné hacia el lado derecho, tratando de evitar el impacto del bate de beisbol que nunca llegó. Sin embargo, me dio de lleno en la mejilla. Y en aquel momento me preguntaba porque no había convocado un piano sobre su cabeza y ya. Claro, ahora lo recordaba, porque no lo quería muerto… Me tomó del cabello y me lo jaló mientras se volteaba. Rectificaba, si lo quería muerto pero no debía matarlo. Me pateo y me alejó de él casi al mismo momento en que me iba a girar para darle un cabezaso. Bufé al escucharlo, tendría que inventarse mejores movimientos que ese si quería cobrárselas todas… Sonreí altanero y dupliqué mis tonfas, una para cada brazo… Ahora las cosas se iba a poner un poco mas divertidas.

Las hice girar a una velocidad vertiginosa y corrí hacia él, amagando a un ataque directo. Bien sabía que aquel sujeto no era tan estúpido como aparentaba serlo, o que sus sesos derretidos funcionaban en ciertas ocasiones. Por lo que cuando estuve lo suficientemente cerca, me giré en redondo y golpeé con fuerza el aire que se encontraba a mis espaldas… O por lo menos lo que en su momento era aire. El crujir de algo físico chocando contra el frío metal me hizo sonreír, y pateé la masa, alejándola un poco más e mí… - Añádete otra más a la lista… - comenté con una sonrisa de autosuficiencia mientras lo miraba. No por nada había sobrevivido todos esos años…

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Odio a los callejones... - libre-

Mensaje por Invitado el Mar Dic 17, 2013 6:03 pm

Se levanto con un suspiro pesado, mirándolo serio, ah ¿ahora él hacía los chistes?. Gruño como animal ante la idea de lo que era ahora, un sucio animal, sinceramente prefería ser uno limpio. — ¿Esa es tú cara feliz?, no me imagino la enojada.. — Bufo molesto llevándose una mano a la nuca, más especifico el lugar pateado, anteriormente golpeado, ¿qué tenía con su cabeza? iba a terminar sin cabello en el centro de la cabeza si seguía empeñiandose con ese lugar .
Vio como esas cosas desaparecían con solo el chasquido de los dedos ajenos y se felicito mentalmente el no haberlos aceptado. — A ti dos.. — Le contesto a su insulto, sinceramente ya se estaba cansando de hablar, le dolía la cabeza, no iba a negarlo ¿Y como no le iba a doler?, dejo de tocarse el lugar lastimado y cuando vio su mano con ligeras gotas de sangre no hizo más que mostrarle el puño cerrado al pelinegro, para luego levantar el dedo medio, estúpido enano con adicción a las patadas.

Bien, el enano podía sacar más palos de la nada así que tenía que tener ojos en la espalda para ver hacía donde eran dirigidos y ahora agradecía poder desaparecer y aparecer cuando quería y donde quería. Se acomodo el bate sobre los hombros con una sonrisa entretenida, le hubiera hablado pero no tenía ganas de seguir molestándolo y además parecía que el señor duende quería terminar rápido porque se le lanzo con sus feos palos, enterró sus pies en la fría nieve para no caerse por el golpe que recibiría y cuando pensó que vendría como gorila a tirarsele encima este lo rodeo, se quito el bate de los hombros pasándolo hacía su mano izquierda, iba a voltearse pero en ese mismo momento el otro le dirigió un golpe que recibió con el ante brazo, fue un golpe duro. No iba a decir que no lo sintió porque mentiría.
Justo antes de recibir la patada bajo el bate hasta la altura de la misma, haciendo que este recibiera el golpe por el.
Sonrío al ver que se daría vuelta desapareció dejando solo humo a su paso y apareció rápidamente detrás de el. — Error, ¡se la debes al bate! — Dijo rápidamente mientras sostenía el bate con ambas manos y le propinaba un golpe con fuerza justo en la sien. Ojala se te halla roto el cráneo, pensó de mala gana.

Se dejo impulsar por el ángulo que tomaba el bate girando con este lo más rápido que pudo y cuando volvió a estar a sus espaldas le dio una patada justo en la parte de atrás de la rodilla, más especifico donde estaría su tendón. — Pero me cobraré esa. —  Afirmo dando unos santos y agitando el bate.
Se dio vuelta al sentir mucho barullo detrás de el...¡¿En que momento se había juntado tanta gente?! malditos chismosos, pensó y bufo molesto mirando al otro, porque él tenía la culpa claro. — Parece que tenemos publico. — Dijo de mala girando la cabeza de un lado a otro para ver al resto de las personas ahí, sonrío burlón ante su nueva idea para ver si lo molestaba. — Es tu culpa!, los duendes llaman la atención. — Volvió a agitar el bate sobre la altura de su rostro y con la otra mano sobre su cadera, con el ceño fruncido como si realmente pensará eso.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Odio a los callejones... - libre-

Mensaje por Invitado el Mar Dic 17, 2013 9:57 pm

- Créeme que si te quedas mucho más tiempo por aquí la verás… - contesté con su siseo mientras lo veía refregarse la cabeza. Seguía cabreado y todavía  no recordaba porqué. Una vez que la adrenalina de la pelea y el olor a sangre subía hasta mi cerebro ya era demasiado tarde para calmarme, simplemente ya no podía hacerlo por las buenas. Ya tenía bastante con el autocontrol que estaba reservándome.

Hizo un gesto obsceno con el dedo. Wow, eso era tan maduro… Pusé los ojos en blanco, era mas crio que yo, y encima un completo idiota. Bufé y alcé una ceja, no iba a necesitar ese rayo después de todo, pensaba partirlo yo mismo… Con mis tonfas, con mis puños, a patadas… ¡No me importaba!

Bueno, por lo menos recibió uno de los golpes, aunque el otro parecía haberlo bloqueado con el bate. Y me lo dejo bien claro cuando me golpeo con el mismo al reaparecer a mis espaldas. Gracias al impacto tenía tiempo suficiente y sabía su posición exacta, y su patada hubiera afectado más si no hubiese doblado las piernas para suavizar el golpe. Golpeé una patada barrida que impactó contra sus rodillas y escuché un ligero crujido y un tintineo antes de escuchar caer algo al suelo… Y estaba seguro que esa vez no había sido por el maldito bate. Me aparté de un salto. Esperaba recibir un golpe más fuerte, ya que se daba las mañas de gran luchador… Fue tan sólo una caricia, aunque acomodó unas cuantas ideas en su lugar. Ahora sí que quería su cabeza en una pica y no me importaba si debía arrancársela con los mismos dientes para obtenerla. Sonreí de manera perversa mientras hacía tronar los huesos de mi cuello y volvía a sostener mis tonfas en su lugar.  

Si en algún momento me importaba la gente del lugar, había sido antes de que la pelea se tornara más seria. Quería sangre y no me bastaba ver la que tenía en las manos. No hasta que caída desde su cuerpo como una catarata directo desde su cuerpo hasta el suelo. Tal vez si clamaba piedad tendría clemencia con él y no lo asesinaría.

No le presté atención a su comentario, ya estaba nuevamente en ataque. Tiré una tonfa hacia uno de sus costados utilizando el ruido que hizo al impactar contra un tacho de basura metálico como distracción. Lo tomé de la cabeza e impacté con su rostro contra una de las fachadas de las casas, arrastrándolo. Le hubiese aplastado el cráneo allí mismo si no me hubiesen sostenido entre tres personas y alejarme de allí. Parecían dispuestos a mantenerme de esa manera hasta que las cosas se calmaran, después de todo, les entretenía una pelea callejera, pero no querían ver muerte en su casa. ¡Ni que ese chico estuviera hecho de papel! Sabía que podría aguantar muchos más golpeas de los que ellos creían. Bufé y chiflé, haciendo uso de mi segundo poder. En pocos segundos, unos cuervos que pasaban por allí vinieron en mi ayuda, atacando con garras y uñas a aquellos que me mantenían apresado. De esa manera era mejor, yo les hubiere hecho mucho más daño.

Con un simple movimiento, eliminé mis tonfas y las reemplacé con miles de púas, todas dirigiéndose hacia donde estaba este sujeto que tanto me había fastidiado. Podía desaparecer, pero mis púas eran mucho más rápidas… Sonreí con autosatisfacción y aproveché el momento para echarme a correr, claro lo más que podía hacerlo con una pierna un tanto coja y un dolor de cabeza terrible. Si la policía iba a llegar allí no quería estar para cuando eso sucediera. Y ahora ya estaba cargando con las consecuencias negativas de la lucha.

Off rol:
Hio! Se me ocurrió una idea, terminemos este tema aquí y si sales un poco malherido puedes cruzarte con Xerrac que es un pan de dios y tratará de curarte y ahí tenemos el primer encontronazo! Si te dejas herir por las púas por lo menos en un brazo sería todavía mejor, ya que Xerrac insistiría en retirarlas...

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Odio a los callejones... - libre-

Mensaje por Invitado el Miér Dic 18, 2013 9:04 pm

Oh si como no, mejor sería decir que su expresión siempre era la misma, incluso cuando se intento hacer el buen tipo y le tendió la mano para ayudarlo tenía cara de que iba a morderle la mano en cuanto se la tendiera. Rodó los ojos cuando termino de escucharlo, sin decirle palabra alguna, aunque mentalmente se prometió que si llegaba a volver a ver a ese tipo luego de esto le regalaría una mascará de un payaso, así por lo menos fingía mejor.

Se molesto un poco cuando vio que el otro al igual que el había recibido un golpe, pro esquivado el otro, aunque también ese pensamiento le sacó una leve risa mientras estaba detrás de el, que seguramente supuso el pelinegro tomaría como un acto raro y hasta estúpido.
Para su suerte la posición de ambos era bastante incomoda para pelear directamente aunque a el le favorecía poder verlo mientras el otro no lo hacía, y eso lo comprobó cuando el otro dirigió nuevamente una patada a su rodilla, seguramente se había empeñado con ella, pero no le daría el gusto de rompérsela, al menos no hoy. Se movió para atrás y solo sintió el ligero tacto del choque, esa estúpida nieve que les rodeaba lo resbalaba y lo comprobó cuando callo sentado sobre esta por pisar mal. Iba a gritar de frustración y luego descargarla con el otro, pero se callo cuando vio que aun seguía de espaldas a el

Se paro para quejarse pero luego de su comentario sobre la gente notó que el otro ya no quería hablar, y cuando le lanzo uno de esos feos palos iba a moverse, pero al momento reacciono en que ni siquiera le había apuntado a el... — Idiota.. — Murmuro por lo bajo, Oh no, no te quitaré los ojos de encima a menos que vuelva a resbalar...pensó para el mientras lo miraba con el ceño fruncido, pero no pudo evitar girar la cabeza al sentir el molesto ruido del metal golpeado, momento que tomo el otro para golpearle la cara y eso lo enojo, así que envió un codazo fuertemente en dirección hacía su costilla y dando en el blanco. Y hubieran seguido con lo mismo, pero de repente dejo de sentir presión sobre su cabeza y ya no había nada detrás de el, se giró para ver como tres personas le sostenía, jodidos metidos. Dio pasos firmes para llegar a el, no iba a golpearlo si lo estaban sosteniendo solo empujarlo y darle contra el piso, pero a penas intento acercarse se le pusieron más personas en el camino. Gruño molesto, pero al segundo las personas eran perseguidas por cuervos, pestaño un par de veces, sin entenderlo muy bien.

Cuando volvió su vista hacía el frente el muy hijo de perra del pelinegro le había lanzado púas, se giró hacía un lado y quiso desaparecer pero no llegó a hacerlo antes que unas tres se enterraran en su brazo derecho. Gimió de dolor, esas cosas se le habían enterrado, y miro al estúpido enano correr...y no, esto no podía quedar así, hizo fuerza de voluntad y apareció a unos pasos delante que el, saco el cuchillo que había tenido con el todo el tiempo y se lo clavo de lleno en un brazo moviendolo un poco, se giró al escuchar la alarma de la policía, hora de irse. — No tires el cuchillo, me la debes. — Se quejo con voz ronca antes de desaparecer, si llegaba a volver a verlo y no tenía su cuchillo si iba a romperle algo.

Spoiler:
Ya, lo deje como para terminar ahí. No sé si empiezas el otro tema tu o yo.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Odio a los callejones... - libre-

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.