Ultimos Temas
Reapertura [17/8]

Reapertura del foro!
Dominio personalizado!
Nuevos personajes Cannon disponibles
Nuevas tramas y actualizaciones
Anuncios
Our Staff
Gabriel
Admin
MensajePerfil
Amethyst
Admin
MensajePerfil
Gray
Admin
MensajePerfil
El staff esta disponible por me para cualquier duda que puedan tener. Si su problema es tecnico o no es personal se les pide que por favor utilicen el subforo de dudas /quejas y sugerencias ya que su duda podria ser tambien la de otro, de esta formar redistribuimos la información y ayudamos mas a nuestros usuarios. Agradecemos su colaboración
Links rapidos
Los reconocidos
Award
Award
Award
Los mas buscados
Wanted
Wanted
Wanted
Wanted
Normas Basicas
❧ Nada de Fisicos humanos, este es un foro anime
❧ El mínimo de líneas por post es de diez completas
❧ El tamaño predeterminado para los avatares es de 180x400 ni mas ni menos
❧ El tamaño máximo para las firmas es de 500x500 y se pueden tener máximo 2 en la firma visibles, si se quieren tener más se pueden meter entre Spoiler.
❧ Solo se puede mantener un maximo de 4 cuentas

Creditos & agradecimientos
El diseño del foro fue hecho por Sylver de Glintz, agradecemos a las comunidadesde Glintz por sus maravillosos tutoriales y trucos para nuestro foro y a la comunidad de Source Code por compartir los codigos que utilizamos para nuestro querido Silent. Las imagenes son de sus respectivos autores, solo fueron retocadas y editadas por el staff para mantener la armonia del foro. La trama es una ficcion original creada por el staff, con adaptaciones de otros escritos, modificados y adaptados a la ficción para nuestros propocitos. Agradecemos especialmente a Eniozu, Frejya, y Kata por su apoyo para nuestra comunidad. Y obviamente a todos los usuarios de Silent Soul que hacen todo esto posible.Ademas queremos incluir en la lista a nuestro corrector ortografico portatil (alias Gray) por su ayuda en la redaccion y correcciones para el foro. Gracias por ayudarnos a mejorarlo
» La Pluma y la Ficción [Cambio de botón-Elite]
Sáb Nov 07, 2015 10:22 pm por  Invitado

» [Privado] El orgullo está para tragárselo.
Miér Ago 19, 2015 4:44 pm por  Inm Ebonfear

» Cry Out [Re-apertura]
Lun Ago 17, 2015 8:20 pm por  Invitado

» [Combate Privado] Encuentro Prevenido
Sáb Ago 15, 2015 1:13 pm por  Marcel Dumont

» Holas Sigue vivo el foro?
Mar Jul 21, 2015 10:07 pm por  Moira LeNoire

» Galerías Vaynese [Tema libre]
Lun Jul 20, 2015 6:25 pm por  Mila Vaynese

» Sobre cuantos personajes se pueden tener
Vie Jul 17, 2015 6:36 pm por  Asmodeus Loki Akibeel

» Other World [re-apertura] Inuyasha, Naruto y Saint Seiya (élite)
Lun Jun 22, 2015 6:29 pm por  Invitado

» Fantasy based in reality // Afiliación Elite
Lun Jun 22, 2015 1:23 am por  Invitado

» Afiliación (Élite)
Jue Jun 18, 2015 11:52 am por  Invitado


Por sobre los tejados - Priv. Ekaterina -

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Por sobre los tejados - Priv. Ekaterina -

Mensaje por Aurel di Genaro el Dom Dic 15, 2013 4:51 pm

Corría rápidamente por los tejados nevados de Bucarest. No iba a negar que era peligroso y sobre todo resbaladizo, pero como estaba en medio de una persecución la seguridad era lo que menos me importaba en esos momentos. Aquel sujeto que corría por delante de mí saltaba de tejado en tejado con una habilidad sobrehumana, algo que no me extrañaba del todo al saber que era un demonio. Y no cualquier demonio, ya que hace pocos minutos antes lo había visto saltar desde una ventana luego de masacrar a una pareja de ancianos. Estaba furioso y le haría pagar con la misma moneda aunque me tarde toda la noche persiguiéndolo…

Yo por mi parte no me quedaba atrás, si no lo había alcanzado todavía es porque no conocía aquellos tejados tan bien como él, pero estaba casi seguro que no faltaba mucho antes de que ya estuviera en mi línea de disparos. Y vaya que iba a disfrutar cuando lo estuviera.

Tiré uno de mis cuchillos arrojadizos y le atravesé de lado a lado un pie, lo que hizo que cayera rodando hasta aterrizar en un tejado plano de un edificio, golpeándose con el tanque de agua y desparramándose en el colchón nevado que se había acumulado por sobre las baldosas. Se escuchó un ruido seco en el impacto y luego un sonido metálico cuando aquel sujeto se contorsionó casi hasta perder la forma humana, parándose sobre manos y pies como si fuera un animal rabioso a punto de atacar, manchando con sangre de sus manos la nieve de su alrededor. Y bien sabía yo que esa sangre no era suya.

Quité indiferentemente otro puñado de cuchillos arrojadizos, preparándome para acabar con él de manera fría. Pero sin embargo una sombra proyectada sobre nosotros detuvo la pelea por unos segundos. Levanté mi vista curioso y bufé al ver como una figura descendía cerca nuestro.

- ¡No pongas tus sucias manos sobré él! ¡Es mío y lo vi primero! – le advertí a la nueva metiche, a la vez que lazaba otro puñal dándole de lleno al brazo de aquel demonio, dejándolo clavado contra un cobertizo que se encontraba en aquel lugar.
avatar
Aurel di Genaro
Estudiantes de Silent Soul
Estudiantes de Silent Soul

Mensajes : 116

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por sobre los tejados - Priv. Ekaterina -

Mensaje por Ekaterina Petrova D. el Jue Dic 19, 2013 2:27 am

72 horas 56 minutos 3 segundos, mis días en la inmunda Bucarest cobraban algo de sentido, al menos tenía un amplio cielo por el que volar, sin construcciones elevadas como rascacielos. Los humanos y su “progreso” era algo que no toleraba y mucho menos sus bulliciosas ciudades, pero como decía mi Maestro “El veneno se combate con veneno”.

Las únicas horas en las que podía volar con “libertad” eran en las que la ciudad era envuelta por el manto protector nocturno y la luna no reflejaba la luz, en situaciones así agradecía tener alas negras que se camuflaran en ese cielo sin estrellas, en ese cielo maldito…

Esta era la temporada en la que la ciudad era envuelta en la “suave cama blanca”. Los copos de nieve se precipitaban sobre la ciudad y sobre mi cuerpo. - ¡Tsk! ¡Justo en este momento tenía que nevar! – Refunfuñaba mientras sacudía las enormes alas negras para quitar la nieve acumulada. Llegué hasta algo parecido una calle residencial, no habían indicios de tiendas, tan solo casas y más casas. Algo que vi entre sobras me pareció de lo más raro, un par de hombres sostenían algo entre sus manos… ¡Un cuerpo! ¡Y de un ángel! - ¡Demonios! Justo ahora… - Susurraba para mí misma tomando la ruta contraria, el peor error. Al otro extremo de la calle había otra sombra corriendo entre los tejados. Pude ver que estaba embadurnado de sangre y apestaba a esencia de demonio - ¿Qué hace? – Pregunté de forma tonta a mi conciencia por lo que decidí seguirlo, al menos un demonio era menos peligroso que dos cazadores.

Manteniendo mi distancia vi como el ser demoniaco fue derribado lo que causó una gran sorpresa en mí. ¿Cómo era posible? No había nadie, o eso creía yo… Descendí con rapidez a una distancia considerable y mi asombro fue mayor. Un hombre que aparentaba ser joven estaba clavándole puñales al demonio. - »¿Otro cazador?« – Pensé con detenimiento, pero la respuesta que obtuve fue algo que no esperaba… Aquel sujeto estaba gritándome, como si fuese algún tipo de bestia protegiendo su presa. Pero… ¡¿Qué demonios le pasaba?! , tan solo estaba volando por aquel lugar, pero no podía dejar las cosas así…

- ¡¿Quién demonios crees que eres para dirigirte así ante mí?! – Exclamé llena de ira, una ira que iba despertando poco a poco. No tenía intención de cazar a ese demonio, no era mi oficio, pero… Con un movimiento rápido comencé a lanzar plumas tantos o más afiladas que el cuchillo que él empuñaba, dando como resultado que la cabeza del demonio se desprendiera del cuello.


- ¿Y bien? ¿Harás algo al respecto? – Pregunté llevando una de las manos cerca del rostro y sonriendo de modo desafiante.
______________________________

avatar
Ekaterina Petrova D.
Estudiantes de Silent Soul
Estudiantes de Silent Soul

Mensajes : 38

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por sobre los tejados - Priv. Ekaterina -

Mensaje por Aurel di Genaro el Jue Dic 19, 2013 3:03 pm

Aquella extraña sombra que había aterrizado sobre nosotros había resultado ser un ángel caído. O que otra cosa podía ser con aquellas alas tan negras como el carbón… Las conocía bastante bien como para dejarme engañar… No tenía ningún recelo contra aquel tipo de ángeles, después de todo muchos habían caído por cosas mundanas como el amor hacia un humano… Y otros por cosas peores como los deseos o la codicia humana que contamina a todo ser que la posea…
 
¿Quién era para hablarse así? ¡Un simple estudiante de Silent Soul que no quería que se entrometieran en sus asuntos! Yo no iba por ahí metiéndome en peleas ajenas. Y no la había visto ni una vez en mi vida como para que tratara de fastidiar mi cacería. Sin embargo lo hizo, disparó plumas filosas como chuchillos que se impulsaron por el aire hasta clavarse en mi presa. ¡Y hasta terminó por decapitarlo! Yo por mi parte, en ese momento había movido mis cuchillas lo suficientemente rápido como para convertir en simple pelusa negra flotando en el aire aquellas que se dirigían cercanas a mí. Miré con ira a aquella señorita, pateando fuera la cabeza de aquel sujeto lo suficientemente fuerte como para que fuera  a estrellarse contra el cobertizo del lugar. ¡Estaba cabreado! ¡Completamente cabreado!

- ¡Eso que acabas de hacer arruinó la posibilidad de descubrir porqué este maldito bastardo se metió en la casa de humanos honrados para masacrarlos brutalmente! ¡Acabas de arruinar las únicas posibilidades de conseguir que hablara y dijera quien estaba detrás de eso esto! – le grité con ira, con el rostro rojo debido a los esfuerzos por gritar. ¡Y ahora debía de deshacerme de un maldito cadáver sobre un tejado!

¡Ya me importaba una mierda ella! Grité con frustración apretando los puños a ambos lados de mi rostro. Saqué de mi chaqueta un líquido translúcido con un pulverizador. Lo rocié en todas las machas de sangre del lugar hasta que sólo quedo agua de ellas. Y para el cuerpo, sólo tiré un chorro de agua bendita sobre él y dejé que hiciera su trabajo hasta convertirlo en simple polvo y cenizas. – Espero que estés satisfecha ahora, cargando con una muerte en tu historia, caída… -dije secamente mientras veía como el viento esparcía las cenizas de lo que antes había sido un cadáver. Mejor ella que yo… Me dije a mi mismo, después de todo yo tampoco disfrutaba de matar muy a pesar de que se lo merecieran.
avatar
Aurel di Genaro
Estudiantes de Silent Soul
Estudiantes de Silent Soul

Mensajes : 116

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por sobre los tejados - Priv. Ekaterina -

Mensaje por Ekaterina Petrova D. el Vie Dic 20, 2013 6:08 pm

Esta ciudad tan solo me ocasionaba problemas, y claro toparme con tipos que me daban repulsión, y no me refería con exactitud a los demonios… La voz de aquel tipo me enervaba por completo, era una mezcla de reproches e indignación, ¡Que sujeto para más estúpido! Y seguía dando alaridos… como el animal salvaje que parece es…

- ¡¿Acaso eres tonto?! ¡Un demonio no tiene una razón específica para asesinar, ya que está en sus malditos genes! – Le gritaba haciendo una pausa corta para volver a tomar impulso y algo de aire - ¡Además fuiste tú quien con esos horribles gritos comenzó a molestar! – Terminaba de decirle caminando hasta un par de metros del cuerpo y de él.

El extraño sujeto hizo unos cuantos movimientos para limpiar los restos del demonio, ya no había manchas de sangre ni un cuerpo mutilado. ¿Caída? ¿Eso era lo que pensaba? – No tengo porque aclararlo, pero no soy un ángel caído, idiota, soy un ángel común y corriente – Le decía cruzándome de brazos y viéndolo con recelo, ¡Pero que tipo para más molesto!

- ¿Qué diablos harás ahora? ¿Seguir culpándome? O ¿Lloriquear? Si fueses más inteligente regresarías a la escena del crimen a investigar – Le mencionaba con gran molestia, No tenía la obligación de ayudarlo, pero tenía la corazonada que si dejaba esto aquí llevaría es maldita voz en mi cabeza por siempre.

- Los demonios nunca actúan solos, siempre hay un “cazador” y un “vigilante”, así que claro piensa un poco más… - Mencionaba llevando el indice derecho a la cien en señal de que él era un "idiota", esperando que volviese a abrir la boca para decir sus muchos estúpidos argumentos culpándome de algo.

_______________________________

avatar
Ekaterina Petrova D.
Estudiantes de Silent Soul
Estudiantes de Silent Soul

Mensajes : 38

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por sobre los tejados - Priv. Ekaterina -

Mensaje por Aurel di Genaro el Vie Dic 20, 2013 7:47 pm

- ¡Todos tienen un motivo superior para asesinar! ¡Él no era la excepción! – gruñí al verla acercarse… Si daba un solo paso más cerca de mí. ¡Dios odiaba decir aquello pero no iba a dudar ni dos segundos en echarla a patadas de allí! Estaba tan frustrado y era toda su culpa… ¡Y lo que faltaba más, me decía que yo era el molesto! – Mira niña, mejor lárgate antes de que causes más problemas… - la regañé mientras llevaba una mano a mis sienes, contando mentalmente hasta diez para tranquilizarme y tratar de solucionar todo eso con calma.  

- No juegues conmigo, alas-negras… - comenté con un bufido mientras guardaba la cantimplora de agua bendita nuevamente en mi cinturón. No podía engañarme, después de todo mi padre también era un caído. Trataba de tenerles respeto, pero aquellos que ya no eran favorecidos por Dios difícilmente eran ajenos a las maldades del mundo humano.

- Podrías seguir tu propio consejo, lloriquear y disculparte sería algo indicado para ti… - murmuré entre dientes, cruzándome de brazos. ¿Investigar la escena del crimen? Yo no era un consultor de la policía, nada me iba a detener de parecer un sospechoso si me metía en problemas. - ¿Quieres meterte en muchos más problemas niña…? – pregunté un tanto curioso. ¿Acaso no comprendía nada? ¡El meterse en una propiedad de manera ilegal y a demás interferir en una investigación policial era un crimen federal! Claro, aunque esa investigación no llevaría a anda puesto que el culpable se había carbonizado hace tan sólo pocos minutos.  

- No me digas como actúan los demonios… - dije con un bufido. ¿Acaso se creía que no conocía anda de ellos? ¡Desde que tenía memoria cazaba a bastardos como aquellos! No siempre era como ella decía, pero los que eran medianamente organizados y tenían objetivos claros actuaban de dos o más… - Tal vez si alguien no le hubiera cortado la MALDITA CABEZA ahora podría estar sacándole a la fuerza si es que trabajaba con alguien… - comencé a decir mientras agitaba las manos al aire, encaminándome en dirección a  la escena del crimen. No pensaba entrar, pero buscar a los alrededores y alertar a la policía no era hacer demasía. – Pero claro, la señorita perfección no acepta cuando se equivoca… ¡Ya podías decapitarlo después, Joder! – concluí con ira contenida mientras la esquivaba y sacaba mi móvil, marcando el número de la estación del policías.

- ¿La estación del policía? Quería reportar un asesinato múltiple ocurrido en la intersección del bulevar Darcia y la Avenida Polonia, sí, frente al Parque Ion Voicu… - comencé a relatar a través del aparato a un oficial un tanto incrédulo y preocupado. Desde donde me encontraba, en un tejado a penas cubierto de nieve podía observar la terrible escena desde la ventana. Y parecía morboso la especificidad que podía dar de aquello. – El edificio verde, en el tercer piso, el departamento que da al lado del parque… Una pareja y lo que podría llegar a ser su hijo… - concluí de manera seria y solemne. ¿Sí había alguna duda de que estuvieran muertos? No, lamentablemente no había ninguna: por muy fuerte que sean aquellos humanos, no podían sobrevivir con sus cabezas despegadas de sus cuerpos... Irónico que su agresor hubiese acabado de la misma manera.

- Ahora, si pudieras volar y comprobar si hay pisadas en aquel techo harías algo de utilidad… - comenté mientras cambiaba mi parche de lugar, para poder aprovechar mi ojo entrenado para ver mejor en la oscuridad. Me tardaría en llegar hasta allí, pero si había habido un cómplice en todo aquello, ese sería el mejor lugar para poder observar y vigilar todo…

Luego de eso me asomé por el alfeizar. Desde allí podía ver ciertas cosas que antes pasaba de largo, cómo por ejemplo que todos los libros estaban en su lugar; los papeles del escritorio, a pesar de que el viento había revuelto seguían relativamente acomodados y la caja de seguridad que se asomaba por detrás de un cuadro de imitación de Rembrandt estaba inmaculada, sin señas de haber sido abierta o forzado. Dejaba claro que aquello no había sido un simple robo. sin embargo algo inusual llamó mi atención... Una carta clavada con un puñal sobre la puerta de madera... Una emperatriz por lo que se había alcanzado a ver. ¿Eso indicaba que no había sido un ataque al azar...? ¿O tal vez lo que importaban no habían sido las personas sino algo más allá?

Bufé de frustración, no podía interferir más que eso en aquel lugar si no quería represalias... Me encaminé hacia donde había indicado a aquella muchacha ir: no para librarme de su presencia cercana sino para que en verdad colaborara. No sabía si lo había hecho o no, pero por lo menos había podido tener mis momentos a solas para pensar y poder calmarme un poco.

- La emperatriz, tercer arcano, tres víctimas, piso número tres... - comencé a cavilar para mi mismo mientras miraba a mi alrededor desde aquella cúpula. ¿Eso significaba que ya había habido más víctimas? ¿Eso significaría que habría todavía más muertes? Suspiré, eso ya se estaba poniendo un tanto perturbador...

- ¿Alguna novedad...? - pregunté al escuchar un suave batir a mis espaldas. Podía ser ella o podía no serlo, pero me daba igual... Ya me había desecho de un cadáver aquella noche y otro más no haría la diferencia.
avatar
Aurel di Genaro
Estudiantes de Silent Soul
Estudiantes de Silent Soul

Mensajes : 116

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por sobre los tejados - Priv. Ekaterina -

Mensaje por Ekaterina Petrova D. el Sáb Dic 21, 2013 2:33 am

- ¿Niña? – Repetía inconscientemente, ¿Pero qué diablos pasaba ahora? Él estaba buscando que mi puño se impactara contra su estúpido rostro. - ¡Jah! Cuando tú estabas gateando yo ya tenía un centenar de años terrestres babas, así que es mejor que te calles de una vez. – Le decía observando como masajeaba los lados de su cabeza – Ahora el “señor” se indignara, vaya idiota – Pensaba furibunda ante esa actitud de “persona responsable”, si seguía así no podría controlarme y lo despedazaría.

- Deja de llamarme así, y no soy una caída. – Protestaba ante esa mirada de “sé lo quiere es no me engañas”. No era un ángel caído, pero no le daría razones para sentarnos y tomar él té para hablar de nuestras vidas. Esta ciudad está maldita y con ella todos sus habitantes.

- Pero tu rostro de jovenzuelo ingenuo quedaría mejor lleno de lágrimas, como una pequeña llorona – Le decía elevando a unos cuantos centímetros del suelo y mirándolo de cerca para imaginar cómo su rostro se retorcía al clavarle mis plumas en esos ojos.

Reclamos, reclamos… ¡Cómo odio a este sujeto! - ¡Cállate de una buena vez! ¡Si ALGUIEN no hubiese intervenido mi vuelo con sus malditos gritos no estaría aquí ahora! – Vociferaba agitando lo brazos como él había hecho momentos atrás. Vi como el sacaba del bolsillo un teléfono móvil ¿Acaso iba a llamar a alguien? Volee cerca de él y escuché de cerca su conversación  – ¿Un policía? Como si pudiesen hacer algo… Lo dicho su cerebro esta fundido. – Susurraba alejándome de él un poco y revisando los lugares contiguos.

- ¡Tsk!Gruñía por lo bajo – Iré porque quiero, no porque tú lo digas – Le decía mientras desplegaba las alas y volaba hasta la azotea del edificio verde. Una vez allí revise lo que parecía ser el conducto de ventilación, nada anormal, tampoco en los alrededores, pero algo llamó mi atención. Alcé nuevamente el vuelo y vi que el edificio se encontraba en un condominio conformado por otros tres edificios en un triángulo perfecto y uno al centro. Demasiado extraño.

Con rapidez me dirigía al sujeto que se encontraba en la ventana que daba hacia algo similar a un estudio. – Ninguna que parezca interesante, por ahora. – Le dije mientras observaba la carta que estaba calvada en la puerta de la habitación. – ¿Puedes traer eso de la puerta? – Le decía señalando la carta.
____________________________________

avatar
Ekaterina Petrova D.
Estudiantes de Silent Soul
Estudiantes de Silent Soul

Mensajes : 38

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por sobre los tejados - Priv. Ekaterina -

Mensaje por Aurel di Genaro el Sáb Dic 21, 2013 11:21 pm

- Por como te comportas, pareces una cría. – comenté secamente, mirándola de manera seria. Si tenía tantos años entonces su carencia de madurez ya no era sólo por su inexperiencia. Para mí sólo seguiría siendo una simple niña. No era cuestión de edad, era una cuestión de actitud…  

Puse los ojos me blanco y me giré. Como quiera, no le diría caída si eso la indignaba tanto, si tanto quería negar la realidad… Alas negras, palabras negras… Ella no traía otras cosas mas que desgracias, eso era lo que significaba ser un ángel caído. Llevar le peso del pecado en la espalda.

- Créeme que ya dejé la etapa de “jovenzuelo ingenuo” hace años. Ahora compórtate de una vez, no seas cría que eso deberías de dejarlo para mí… - puse los ojos en blanco mientras me giraba. ¿Acaso no entendía que antes de que siquiera una de sus plumas llegara a tocarme yo ya estaría lejos de su alcance? No iba a pelear contra ellas por simples motivos: no se me daba la gana.

- ¿Qué yo intervine tu vuelo con mis gritos? ¡Con esa actitud me sorprende que media ciudad no estuviera decapitada ya! Eres demasiado temperamental y eso te traerá problemas por si no lo sabías. – exclamé abriendo los brazos en cruz e inclinándome un poco hacia delante, soltando una risa seca. Seguramente no era la primera vez que se lo decían y tampoco iba a ser la última. A veces uno debía de aprender a callarse y aceptar las culpas. Y no podía creer que yo estaba diciendo esto pero… Uno no puede ir en actitud altanera por la vida.

Sonreí al escucharla antes de irse. ¿Por qué esa fase me resultaba tan conocida? Si no tuviera pelo platinado y alas negras podría hasta pensar que se trataba de Mia con uno de esos cosplays y cosas otakus. Suspiré, ahora ya sabía como lidear con aquella actitud podrida después de todo…

- Piénsalo un poco, no puedo simplemente meterme y modificar toda la escena del crimen. – dije mientras seguía en mi posición acuclillada contra el alfeizar, rebuscando entre mis múltiples bolsillos y compartimientos hasta sacar un catalejo lacado de uno de ellos y tendiéndoselo. – Es el tercer arcano, no hay duda de que es un mensaje. Tres muertes, tercer piso… ¿Viste algo sospechoso desde el tejado? No me sorprendería que antes que esto hubiese habido dos crímenes similares por la zona… - comenté mientras retiraba mi banda para el pelo y mi parche, colocándome la capucha sobre el característico cabello color fuego para ocultarlo y subiendo el cierre de mi cazadora. Si había algo más peligroso que un demonio desquiciado lo que menos me convendría sería llamar la atención.

- ¿Haz visto algo últimamente? Algo en los periódicos, por la radio… Cuando estabas volando… - pregunté luego de una última mirada hacia la habitación y trepando un piso más arriba, tratando de llegar hasta la azotea del lugar. Por suerte era un edificio antiguo, lleno de decoraciones por lo que trepar no era tan difícil y podía hacerlo con relativa rapidez. Claro, un paso en falso y caería al vacío… Pero todavía tenía mi escudo para cuidarme de los daños.

Para cuando llegué a mi destino pude verlo todo con claridad. El círculo que se formaba a través de la plaza, la iglesia alzándose a pocas cuadras de allí, coronando el pentágono que parecía formarse. - ¿Alguna idea de que hacer? Técnicamente podría rastrear si hay demonios en la zona, pero la ciudad está llena de ellos ahora y con tanto perímetro puede que ni siquiera funcione… - comenté mientras paseaba a paso veloz por la azotea, caminando mientras pensaba sobre todo aquello. ¡No podía dejar que la ciudad siguiera con todo ese caos!

Off rol:
Tenemos que llegar hasta una banda de chicos góticos y emos y que se crean que somos unos de ellos por como nos vestimos y por nuestra actitud sospechosa (??) La imagen mental simplemente me resulto hilarante x'D
avatar
Aurel di Genaro
Estudiantes de Silent Soul
Estudiantes de Silent Soul

Mensajes : 116

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por sobre los tejados - Priv. Ekaterina -

Mensaje por Ekaterina Petrova D. el Miér Dic 25, 2013 3:22 pm

Cerré los ojos y en mi rostro se proyectaba la molestia que me causaba su sola presencia. Levante uno de los brazos y con la mano hacia el gesto de “Si si bla bla bla”. No estaba escuchando, no tenía “por qué” solo quería librarme de su repugnante compañía lo más rápido posible.

- Vaya que molesto… - Le decía al muchacho escuchando que no traería el naipe. Suspire cruzándome de brazos y volé de un lado a otro cerca de él. - Así que Tercer Arcano.- El tercer Arcano es “La Emperatriz”. – Préstame eso – Le dije tomando el catalejo que sostenía en sus manos. Observe a través de él la carta. – Bien, en muy pocos casos la mujer de la carta lleva una Luna en sus pies, como en este caso. También se puede observar el símbolo en el cetro que lleva…- Comentaba intentando que me escuchara. – Bien, la Luna a los pies de una mujer tiene relación con la distorsión del tiempo. Y en su cetro se aprecia el símbolo de Venus, diosa pagana… tal vez son algún tipo de culto a deidades como estas… - Le explicaba según los conocimientos que poseía. – Además la Emperatriz representa la fortaleza femenina… Rayos esto parece muy complicado.

- Ahora que lo mencionas, últimamente han habido muchas tormentas eléctricas y cambios drásticos en el clima… y no son exclusivamente por posesiones demoniacas… - Manifestaba dirigiéndome a la azotea nuevamente, él iba escalado, algo lento y tedioso.  

¿Ahora qué haría? No se me ocurría que más, alguna relación entre el naipe y las muertes y el lugar… Todo era molesto, solo a mí se me ocurría involucrarme en algo así, pero no podía dar marcha atrás. Seguiría hasta el final. – Paganos… Mujer… tres… ¡Claro! ¡Lo tengo!  Vayamos al bar “Diosa de la luna”, estoy segura que encontraremos algo en ese lugar, basta con ver el símbolo en el nombre del bar… ¿Qué dices al respecto? -  Decía poniendo las manos en la cintura y levantando una ceja.

Símbolo del Bar :

_________________________________

avatar
Ekaterina Petrova D.
Estudiantes de Silent Soul
Estudiantes de Silent Soul

Mensajes : 38

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por sobre los tejados - Priv. Ekaterina -

Mensaje por Aurel di Genaro el Miér Dic 25, 2013 6:31 pm

- ¿No está clavada cabeza abajo? Incluso no parece de la baraja tradicional de los arcanos… - comenté luego de escucharla, mordiéndome el labio. Maldita sea, esta vez no eran simples crímenes de un desquiciado demonio, esta vez parecía algo… Mucho más peligroso. Suspiré, lo que ella decía tenía cierto sentido con respecto al simbolismo utilizado por los paganos. Yo sabía lo básico de ello, por lo que no me podía explayar de la misma manera en la que lo hacía ella. Por primera vez en la noche, me alegré de que estuviera junto a mí… Claro, aunque si ella no hubiese decapitado al maldito demonio eso mismo nos lo habría podido explicar él…

- ¿Acaso estas sugiriendo lo que creo que estas sugiriendo? – pregunté elevando una ceja, apurando mi marcha para subir al tejado lo más rápidamente posible. Suspiré pesadamente, deteniéndome unos segundos para observar por a través de una ventana a un par de niños durmiendo pacíficamente. No podíamos dejar que cosas como esas afectaran a esas pobres personas. ¡Eran humanos, no eran simples ratas de laboratorio como para que jugaran con sus vidas! Había que protegerlos. – El último rito que se realizó en esa ciudad fue hace ya meses… Y se habían usado nada más unos machos cabríos y huesos desenterrados… ¿Estas sugiriendo que alguien está tratando algo similar pero utilizando personas? – pregunté pesadamente, no pudiendo conciliar la idea del todo. Sonaba demasiado atroz… Y se requería una gran organización. Sin embargo, no me extrañaba que creyeran que era el punto exacto para intentarlo, después de todo, ahora la frontera entre lo terrenal y espiritual estaba más débil que nunca…

- Uhm… ¿Te refieres al que lleva el símbolo de la unicidad? No confío que encontremos nada en ese tipo de antros… Pero nunca está de más probar - comenté luego de soltar un suspiro, caminando unos pasos hacia atrás antes de comenzar a correr para saltar al tejado siguiente, con rumbo hacia aquel lugar que ella mencionaba. Esperaba que la suerte estuviera de nuestro lado, que encontráramos algo más que un grupo de chicos depresivos que se creían geniales por llevar cruces invertidas colgadas del cuello y pintalabios negros alrededor de los ojos. Malditos pardillos subnormales… Suspiré, sabiendo que estábamos a pocas cuadras de allí y saltando del edificio en el que estaba para caer con suavidad en el techo, dejando como rastros del escudo parcial que había convocado un par de chispas cristalinas que explotaron con el contacto de mis pies contra el suelo…. Si subir había sido tedioso bajar normalmente lo era mucho más.

- ¿Vamos? – le dije mientras le ofrecía un brazo para que se tomara de él si quería. Esperaba que ella supiera de igual manera que yo lo desesperados de público femenino que se podrían encontrar los clientes de aquellos lugares. O las frías que podían llegar a ser las chicas góticas con los machos de su especie… El bar era más oscuro y frío de lo que recordaba y, a pesar de las velas rojas y negras que ardían detrás de las ventanas tintadas, seguía pareciendo una pocilga… O tal vez era mi humilde opinión al odiar los lugares con relación a lo pagano, después de todo estaba mucho más limpio que los callejones de la ciudad y tenía una decoración mucho menos cutre que otros lugares de la zona que aparentaban ser “esotéricos”.

El guardia de la puerta nos miró fijamente hasta que nos acercamos a ella, cruzando una mano sobre la misma para tratar de impedirnos el paso. – Eh, sin clave no hay paso… - comentó con un tono tan desagradable como sus dientes amarillentos. Le clavé la mirada, sin dejarme intimidar por aquel intento barato de humano… Habría tenía mucho más efecto si hubiesen contratado como mínimo un Deimos.

- Quita. – dije secamente con un tono indiferente mientras aparataba su mano de un manotazo, No quería empezar una pelea, pero no estaba para aguantar toda aquella mierda. El guardia pareció con intentos de seguir discutiendo, pero puede que el billete que planté frente a su cara antes de entrar al bar lo había hecho cambiar de opinión.  

Una vez adentro, lo primero que pensé fue que agradecía que hubiesen sacado las cabezas cortadas de cabras y las cadenas del techo que había puesto durante el día de brujas pasado… Ah, y también que me estaba metiendo en un nido lleno de ratas. – Ya estamos aquí… ¿Y ahora qué? – pregunté con un suspiro, demostrándole mi clara incomodad al encontrarme en un lugar como aquel. Si supieran que era un Neflim, me lincharían a patadas y buscarían clavar mi cabeza en una pica… Y eso sin antes enterarse de cuento de los suyos ya me había cargado.

- Solo... No te alejes... ¿Sí? - le pedí con una leve sonrisa en mi rostro, sabiendo que si era peligroso para mí relacionarme con cierto tipo de clientela de lugar, mucho más lo era para ella: los ángeles caídos eran despreciados por los ángeles, sí, pero de igual manera eran odiados por los demonios.
avatar
Aurel di Genaro
Estudiantes de Silent Soul
Estudiantes de Silent Soul

Mensajes : 116

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por sobre los tejados - Priv. Ekaterina -

Mensaje por Ekaterina Petrova D. el Lun Dic 30, 2013 6:42 pm

El bar “Diosa de la luna” era un lugar concurrido por personas a las que se les pone la etiqueta de “desadaptados sociales”. Si bien era cierto aquel lugar era un nido de demonios y otras criaturas de la misma calaña tenía entendido que no era un lugar que representara un riesgo, pero ahora era el principal objetivo de mi acompañante y por ende mío también.

- Dejémonos de rodeos, sabes a lo que me refiero. – Respondí a su pregunta con una respuesta más que obvia. Era evidente que alguien trataba de canalizar energía para alguna especie de ritual o invocación, pero “para que” o mejor dicho “para quien”. – Sí… - Afirmaba con molestia. – Ya te dije, esos humanos muertos fueron utilizados como canalizadores. Las almas humanas contienen una cantidad grande de energía y si estas en su forma física mueren de una forma atroz se vuelven energía negativa, es simple. – Le explicaba con ademanes para que comprendiera del todo la situación. Mientras el más analizaba todo más tiempo era desperdiciado, en particular no me importaba nada de aquello, pero ya estaba involucrada.

- Ese tipo de “antros” como les llamas albergan a personas que no son precisamente humanos comunes, así que es cosa tuya. – Le dije mientras me cruzaba de brazos y hacia una mueca de desagrado. Lo estaba ayudando y aun así estaba poniendo “peros”, ¡Pero qué tipo! Al final de todo el sí decidió ir… Un idiota total… Desplegué el par de alas negras y me encaminé en dirección al bar, podía escuchar las pisadas del hombre al correr con premura de tejado a tejado, era extraño, un humano común no podría hacerlo por más que fuera un cazador…

Como si el tiempo no tuviese fin llegamos al dichoso lugar, callejones atrás yo había descendido para ocultar las alas y sacudirme el polvo de la ropa para luego encontrarme con el muchacho en la esquina del bar. Debíamos entrar juntos por lo que él me ofreció su brazo, una idea que me repugnaba adicionándole que no era necesario… - Solo esta vez. – Susurré de modo que solo es pudiera escucharme. Entrelazando mi brazo con el suyo avanzamos, era incomodo ya que él era más alto que yo. Uno de los guardias interceptó nuestro camino, pero de forma “hábil” el idiota aquel supo manejar la situación. El lugar era deprimente, sin duda solo eran una mala imitación de bandas góticas o dark, me era indiferente aquello, pero sentía como mi cuerpo repelía ese sitio por eso en un descuido mío apretuje el brazo de mi acompañante. »Patética« Pensé para mí misma.

Me aparté suavemente de él y mire hacia todos lados, ese día parecía ser muy productivo para el bar, estaba casi repleta aquella pocilga, sin embargo parecían esperar algo, que sucediera algo…-  No lo sé, pero este ambiente está demasiado cargado… - Le comentaba observando detenidamente como una mujer se alistaba para subir a aquel escenario improvisado. - ¿Eh? ¿Alejarme? Desearía estar a 50 metros de aquí. – Contesté con una sonrisa burlona. A pesar de sentirme un poco fuera de lugar por el ambiente no sentía debilidad o fatiga, pero cuando menos lo imaginé esa mujer empezó a cantar, el sonido me embargó y se infiltraba directo en mi cerebro, mientras más se intensificaba más débil me sentía. – E-ese… sonido… eso es… un hechizo de… de encarcelamiento para ángeles… - Las palabras salían con dolor, era como si agujas me traspasaran y drenaran mi energía.


Canción / Hechizo :

avatar
Ekaterina Petrova D.
Estudiantes de Silent Soul
Estudiantes de Silent Soul

Mensajes : 38

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por sobre los tejados - Priv. Ekaterina -

Mensaje por Aurel di Genaro el Jue Ene 02, 2014 12:28 pm

Me parecía algo sumamente atroz y desagradable que alguien asesinara humanos de una manera tan morbosa y sádica… ¡Solamente para utilizarlos como herramientas para otros propósitos! Me parecía mucho menos perturbador que un deimos los asesinara por estar celoso de su propia naturaleza humana… Pero utilizarlos como canalizadores de energía negativa era tan inhumano y despiadado que hasta hacía que mi estómago se comprimiera. Incluso por primera vez en la noche me alegré de que ella decapitara a aquel sujeto. Claro, todavía podría haber sido útil como fuente de información, pero se merecía aquel tipo de muerte… ¡Incluso se merecía una mucho peor!

No entendí si se refería a mí como un raro o si ya había descubierto que no entraba en la categoría “humano ordinario”. Daba igual, gruñí para mis adentros antes de continuar viaje, después de todo ella ya vería a lo que me refería cuando llegáramos a destino.

- Tuviste que haber venido cuando estaba en su máximo esplendor… Cabezas de cabras decapitadas recientemente chorreando por las paredes sostenidas en el techo con cadenas tan gruesas como para poder amarrar las anclas de los barcas… - comenté al sentirla un poco más insegura y pegándose un tanto hacia mí. Entendía lo que sentía, caída o no era un ángel. Y siempre había esa clase de incomodidad hacia los lugares donde se cargaban con demasiada energía demoníaca. Contando, a demás, de que no estaría segura del todo.

- Ya sabes a lo que me refiero, cuanto más a mi alcance estés más fácil será poder sacarnos de aquí a salvo… - comenté en un susurro, buscando que los oídos curiosos que parecían rodearnos no se percataran de nuestra conversación. Suspiré, si, definitivamente nuestra mejor opción era tomar a la persona que pareciera más sospechosa de todo el lugar y sacarlo a rastras de allí.

Aquella mujer comenzó a cantar y observé como mi acompañante se debilitaba lentamente, como si se sintiera verdaderamente mal, como si aquel simple hechizo estuviera funcionando. Y sabía que estaba funcionando, porque sentía dentro de mi sangre pequeñas punzadas de dolor. Sólo había algo para hacer y esperaba que todo funcionara. Saqué una cuchilla y con un rápido movimiento de la muñeca la arrojé contra los parlantes que mantenían al micrófono en funcionamiento. Lo único que se vio fue el brillo de la plata bajo las luces del escenario antes de que el parlante estallara, cargándose consigo a los otros parlantes cercanos. La mujer, asustada gritó y bajo del escenario, cubriéndose la cabeza con ambas manos cuando una de las luces se aflojó y terminó cayendo contra las tablas de madera.

- Nos encontramos afuera… - le susurré rápidamente, sintiendo como aquel hechizo comenzaba a perder efecto. La coloqué detrás de mi espalda y la empujé suavemente fuera del lugar, colocando una daga en sus manos por si encontraba problemas para salir de allí. Seguramente estaba pensando que yo la seguiría… Pero necesitaba seguir con el plan de encontrar a alguien sospechoso y sacarlo a la fuerza de allí. Sólo esperaba que no me confundiera de persona, sólo tenía una oportunidad.

- ¡Oye, ese sujeto me debe dinero! – grité amenazante una vez que la chica que me acompañara ya estaba lo suficientemente lejos como para que no la relacionaran conmigo. Me acerqué hacia el tipo del bar, que parecía estar observando un mapa de la ciudad mientras bebía una cerveza. Lo tomé por el hombro y lo tiré al suelo, haciendo que se enfadara conmigo. Las personas que nos rodeaban nos miraron curiosos por unos segundos, antes de que volvieran a lo suyo, después de todo, era una típica pelea de bar…

El sujeto me tiró un puñetazo a la mandíbula, y si no hubiese sido un Neflim, seguramente me la habría quebrado. Yo por mi parte lo necesitaba sano… Por ahora… Así que lo tomé de las solapas de la chaqueta antes de caminar hacia la pared más cercana e impactarlo allí. Él era fuerte, e incluso un poco más alto que yo. Pero observé a sus ojos y lo supe, que él era el sujeto indicado. Sonreí mientras lo golpeaba yo también, quebrándole algunas falanges de la mano al verlo tratar de sacar un cuchillo. Todavía tomándolo por la chaqueta lo arrastré hacia afuera… Allí era territorio hostil y no quería llamar mucho la atención.

Seguimos “luchando” hasta que logré arrástralo a un callejón. – No lo decapites, ya conseguimos a un cuervo que cante para nosotros. – le comenté a la sombra que había aparecido cerca de nosotros, sabiendo que había una sólo persona a la que le podría pertenecer. Golpeé a aquel sujeto para dejarlo tendido en el suelo y saqué una cuchilla amenazante, evitando que gritara o que huyera.

Podía sentir como la piel de mi mejilla se iba curando, pasando del violeta hasta el rojizo antes de desaparecer completamente. - A este me lo dejas a mí… - contesté con una sonrisa, mientras tiraba la cuchilla y canalizaba mi energía para poder soltar una flecha de la justica. Con esta, el sujeto se quedaría inmóvil y diría solamente la verdad, sin importar lo mucho que quisiera ocultarla. Ya podríamos sonsacar toda la información necesaria y, quien sabe, hasta tal vez no sea del todo necesario matarlo.

- Ahora sí, pregunta. – dije con aire indiferente una vez que la flecha de luz estalló contra su pecho antes de que las chispas se apagaran completamente. Ya estaba listo para un interrogatorio.
avatar
Aurel di Genaro
Estudiantes de Silent Soul
Estudiantes de Silent Soul

Mensajes : 116

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por sobre los tejados - Priv. Ekaterina -

Mensaje por Ekaterina Petrova D. el Miér Ene 08, 2014 6:06 pm

No imaginaba cómo diablos podría haber alguien en ese lugar que supiera los hechizos de encarcelamiento. Todos esos conjuros servían para atrapar a los ángeles rebeldes y llevarlos a los laboratorios o simplemente acabar con ellos, esa mujer sin duda alguna tenía que tener relación con los acontecimientos extraños de los que hablaba el muchacho. Entre el revuelo por la bulla y los gritos de todos esos muchachos adoradores de lo oscuro mi acompañante notó mi debilidad y con algo imperceptible para mi detuvo el cantar de la mujer, ocasionando que esta gritara. Aunque tenía los ojos entrecerrados sentía el calor del joven, una esencia cálida muy rara a la primera impresión que me dio. La fuerza empezó a regresar a mi cuerpo y mis sentidos se vieron menos afectados, mi acompañante me empujó al exterior del bar de una forma discreta depositando en mis manos una daga plateada. Aunque hubiese deseado reusarme a abandonar el lugar no contaba con mi poder a todo lo que daba por lo que me dejé llevar. El bar se situaba entre callejones de aspecto poco estilizados. – Maldición, esos bastardos se burlaron de mí. – Decía refunfuñando por lo bajo arrodillada en el suelo de ese callejón sin ningún otro tipo de presencia cercana. – Ese idiota… me salvó… ¡Rayos! ¡Ahora de seguro piensa que soy débil! – Exclamaba algo exaltada mientras me levantaba y sacudía  el polvo del vestido, recogiendo la daga plateada la miré por un momento, tenía cierta similitud a la espada que yo guardaba. El muchacho estaba demorando mucho lo que me preocupaba de cierto modo, no era una situación fácil ni llevadera.

Los minutos corrían al mismo tiempo que mi impaciencia crecía, de pronto a lo lejos pude ver dos sombras, una era la del joven que acompañaba y la otra un hombre más alto, pero lastimado. – Vaya, vaya ha atrapado algo… - Murmuraba acelerando el paso para acercarme a ellos y salir de las sombras. Observe un moretón en su mejilla. – Así que te dio algo de pelea, si tan estúpido no es. – Comentaba de forma hilarante observando al tipo en el suelo. - ¡Tsk! No soy una asesina desquiciada… - Le decía cruzándome de brazos al escuchar su parloteo. No iba por la calle arrancando cabezas. Un rayo de luz impactó contra el pecho del maltrecho hombre y este se retorció de dolor. – Muy bien pero déjame decirte que tengo métodos poco ortodoxos. – Le decía al muchacho convirtiendo tres plumas que tenía en la mano en filosas agujas. Cuando me disponía a clavar las agujas en el golpeado cuerpo del hombre vi como la mujer del hechizo corría por el otro extremo del callejón. - ¡Quédate aquí y sácale lo que puedas, ahora regreso! – Le grité desplegando el par d alas negras y persiguiendo a aquella mujer.
____________________________________

avatar
Ekaterina Petrova D.
Estudiantes de Silent Soul
Estudiantes de Silent Soul

Mensajes : 38

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por sobre los tejados - Priv. Ekaterina -

Mensaje por Aurel di Genaro el Jue Ene 09, 2014 12:34 pm

¿Métodos poco ortodoxos…? No iba a negar que aquel sujeto se merecía una buena paliza. Una descomunal hasta dejar la mayor parte de sus huesos molidos para ser exactos, pero la tortura me parecía algo sumamente inútil en esos momentos… Más que nada porque ya lo tenía atrapado con mi flecha de la justicia y no importaba lo mucho que tratara de ocultar algo, puesto que si lo sabía terminaría por decirlo quisiera o no. Sin embargo, guarde silencio y asentí sonriendo, después de todo nunca estaba de más un poco de diversión extra… ¡Y sin tener que mancharme yo las manos!
Sin embargo, algo hizo que ella cambiara de decisión. O alguien se podría hasta incluso decir. Un poco confundido la deje marchar, aunque siendo un poco sinceros hubiese preferido que sea ella la que pregunte: La flecha no duraba mucho tiempo y por como si fuera poco ella podría incluso hacer preguntas más útiles y precisas. Sólo esperaba que regresara antes de que el efecto concluyera y que no se metiera en más problemas de los necesarios.

- Bueno, entonces seremos solo tú y yo… - comenté de manera burlona mientras me inclinaba hacia él, acuclillándome a su lado y sosteniéndolo fuertemente por el cabello para obligarlo a mirarme fijamente a los ojos. El miedo siempre ayudaba, y mi acompañante había hecho un buen trabajo con todo el pequeño show de las plumas. - ¡Te confundes de tipo! Yo no te debo dinero… - comenzó a excusarse pobremente, tratando de apartarse lejos pero viéndose inmovilizado gracias a aquello que le había disparado. Incluso parecía más desconfiado de mí que antes, como si no hubiese relacionado todavía que todo había sido una tapadera y que yo era un Neflim en búsqueda de respuestas.

- ¿Qué tienes tú que ver en los asesinatos cercanos al Parque Ion Voicu? – dije secamente de manera seria sin siquiera escuchar sus palabras. Cualquier cosa que dijera sin que yo le preguntara era como el zumbido de un insecto para mí. Esperaba no haberme confundido con mi pesca. - Yo… Hago los planos, las medidas… Todos los tres focos tienen que quedar alineados y tienen que unirse… ¡Yo no mate a nadie, lo juro!  - comenzó a decir nervioso, como si ni siquiera pudiera creer que lo estuviera diciendo, como si todo sonara sumamente extraño incluso para si mismo.

- ¿Cuál es el objetivo? – Seguí diciendo secamente, observando mi reloj. No faltaba mucho tiempo para que eso acabara, sólo esperaba poder terminar con todas las preguntas antes de que eso sucediera. ¡Era sumamente interesante, después de todo, había capturado a alguien bastante útil! - Las muertes son focos… Los focos forman una trinidad… Ya hubo en el pasado en el mismo lugar, lo escogieron por eso para poder completar el hexagrama. Buscan… ¡Buscan abrir completamente las puertas del infierno y darle paso!

- ¿Quiénes buscan eso? – pregunté un poco más alterado, viendo como poco a poco los efectos parecían menguar. No podía permitir aquello, pero una vez que la flecha terminara de extinguirse no podría volver a lanzar otra. No si no quería terminar igual de moribundo, o incluso mucho peor, que él mismo. - La Tríada… Los hermanos oscuros… ¡No los conozco! ¡No se quienes son! Siempre cubren sus rostros con vendajes blancos y visten de negro… Me prometieron poder, ser un verdadero demonio… Inyectarme mucha más sangre demoníaca y purgar mi lado humano. ¿Entiendes? ¡Inmortalidad por sólo unas simples vidas humanas! – comenzó a decir desenfocando la mirada, mirándome fijamente a los ojos como un desquiciado y sosteniéndome de los brazos entre leves espasmos, sonriendo como si le hubiesen contando el mejor chiste del mundo. Se sostenía fuertemente de mí, lo que indicaba que el efecto de la flecha ya había terminado… Pero él ya se había resignado tanto a contestar mis preguntas que puede que incluso ya no se hubiese dado cuenta que estaba liberado de ella…

- ¿Cómo podemos frenarlo? – Pregunté en un tono asqueado, no compartiendo su idea de “un trato ejemplar”. ¿Tratos con demonios? Ese tipo era un idiota. - ¡No podrás hacerlo! Una vez que consigna suficientes ángeles y híbridos angelicales para trazar las líneas con su sangre ya no habrá vuelta atrás. ¡Nunca podrás saber que se encuentran debajo de la tierra, trazando esas líneas de manera subterránea! ¡No podrás nunca….! – comenzó a gritar como un desquiciado, dando más respuestas de las que le hubiese gustado dar. Y hubiese seguido si aquel puñal no hubiese viniendo volando hacia su cabeza. Hacia nuestras cabezas precisamente, pero había logrado moverme lo suficientemente rápido para quedar en buen recado, en un hueco de la pared donde sería casi imposible atinarme.

Pude ver el reflejo de la luz de la luna sobre la tela negra satinada sobre los tejados y vislumbre a aquel hombre saltar por los tejados alejándose de allí… Sólo esperaba que ella volviera rápidamente, luego de haber escuchado a aquel bastardo, me preocupaba por su bienestar.  


Off rol:
Luego edito y pongo los colores y eso <3

Ohohooh ya lo edite colorcitos rulz   


Última edición por Aurel di Genaro el Mar Feb 11, 2014 3:57 pm, editado 1 vez
avatar
Aurel di Genaro
Estudiantes de Silent Soul
Estudiantes de Silent Soul

Mensajes : 116

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por sobre los tejados - Priv. Ekaterina -

Mensaje por Ekaterina Petrova D. el Mar Feb 11, 2014 1:20 am

La diva que antes había embelesado al público con su voz ahora corrida como una vulgar ladronzuela de cuarta, escapado, ¿De qué? No lo sabía con seguridad, dudaba que se hubiera percatado de mi presencia ya que volaba a un ritmo discreto y la noche era mi aliada. ¿Entonces a que le temía tanto?

Decidí seguirla todo el trayecto que trazaba, por calles inmundas llenas de vagos y alcohólicos. – Vaya lugarcito te has buscado. – Pensé en voz alta pero de manera imperceptible para aquellos. No podía concebir como es que alguien pudiera saber un hechizo para encarcelar ángeles, como demonios tenia tales conocimientos y sobre todo para que necesitaba eso… Después de unos minutos interminables la mujer se escondió en algo parecido a un establecimiento de adivinación, la fachada era de un color rojo pastel, suave con tonalidades purpuras y un cartel de neón que decía: El futuro a tan solo unos pasos. – Tsk… estupideces…- Refunfuñé torciendo los labios y descendiendo sobre la acera húmeda, las alas se encogieron de inmediato. Observé con desconfianza el edificio enarcando una ceja para luego dejar escapar un fuerte resoplido. – Supongo que debo hacerlo, demonios… - Murmuré y di unos cuantos pasos al frente. Lo que dictaría el sentido común sería entrar por alguna entrada falsa o puerta trasera, pero mi orgullo me empujaba a ingresar por el frente, sin esconderme ni dar indicios equivocados de un presunto temor por mi parte. Abrí la puerta como si fuera cualquier otro lugar y lo único que podía ver era la luz tintineante de un foco amarillento que iluminaba las paredes de color azul oscuro y los viejos muebles, dejando en claro que solo una puerta grisácea estaba iluminada por la rendija con una luminosidad rojiza. Se podían escuchar susurros provenientes de la habitación, la curiosidad me impulsaba y creí pertinente no hacer ruido. Mi vista se perdía a través de las ranuras, ¡Lo que veía era asqueroso! Una persona completamente encapuchada estaba devorando los intestinos de la cantante del Bar… Tenía entendido que en la magia negra utilizaban ofrendas, pero esto era peor, magia de sacrificio, tan repulsivo…

- ¿Se te ha perdido algo pequeña? – Escuche la voz de una mujer mayor.

- Tal vez el sentido común…- Dije volteándome a verla, era una anciana de aspecto inofensivo cosa que no creía. - ¿Eres tú la dueña de este establecimiento? Que gusto tan pésimo… - Comente asqueada por lo que había visto.

- Jovencita, las apariencias engañan, justo como tú y esas hermosas alas negras.

Mi expresión cambió de repente, la ira se acrecentaba. – Te haré pedazos. – Levante las manos y un sinfín de plumas cayeron en ellas formando la espada que tanto amaba, filosa y pesada, llena de energía, algo que cortaba incluso el metal más resistente de en la Tierra. La empuñé y dirigí a la mujer.

-Oh no no señorita odio la violencia, por eso deberías dormir un poco, Phesmatos tribum …

La habitación daba vueltas y mi fuerza se desvaneció, indudablemente esa mujer era una bruja y quizás ese sería mi fin… Aquellas palabras... hechizos de absorción de energía astral, la espada se deshizo en muchas plumas ya que solo yo podía sostenerla y mi cuerpo fue levantado por la criatura que antes había devorado a la mujer, poniéndome grilletes en las manos «Que ridícula...» Pensé viéndome de esa forma tan vulnerable. Cerré los ojos y me perdí en el vació de la nada.

Off Rol:
Bueno se supone que al quedar inconsciente Seel la pequeña luz que ya conoces xD va a buscarte por ayuda .3.

Pd: Ponle el color D: me lo prometiste (?) xD

Ekaterina a Aurel:     
avatar
Ekaterina Petrova D.
Estudiantes de Silent Soul
Estudiantes de Silent Soul

Mensajes : 38

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por sobre los tejados - Priv. Ekaterina -

Mensaje por Aurel di Genaro el Mar Feb 11, 2014 3:54 pm

¡A la mierda con todo! No iba a quedarme allí agazapado y esperando mientras aquel infeliz que había osado atacarme corría tan impunemente por los tejados. Mi orgullo me reclamaba clavarle una daga en el corazón y bailar sobre su cadáver una vez de que callera completamente inerte hacia el suelo. Gruñí, mirando hacia ambos lados para asegurarme que estaba sin otra compañía indeseada…. Faltaría que me atacaran y terminaran por destruir todo el autocontrol que trataba de mantener para no volver a ese bar y prenderlo fuego hasta que sólo quedaran sus maltrechos cimientos. No era una persona violenta pero… ¡A LA MIERDA CON TODO!

¿Dónde carajos se había metido aquella chica…? Habíamos acordado que nos metíamos juntos en esto y que salíamos juntos, no podía simplemente dejándola vagar libremente por allí… No después de escuchar que buscaban sangre celestial para llevar a cabo su rito. Bufé, tendría que buscarla, y cuando la encontrara la encadenaría a mi muñeca para que no vuelva a irse por allí. Salí de aquella sucia pared y me dispuse a correr hacia la dirección que había tomado. ¿Qué la había hecho marcharse tan rápidamente y de esa manera? Y lo peor de todo era que la zona dejaba mucho que desear… Casi hacía parecer al bar una acogedora y pulcra cafetería…

No había avanzado mucho más cuando algo llamó mi atención. Avanzando titilante por la acera donde drogadictos yacía más allá de la inconciencia, una brillante y pequeña luz parecía flotar en el aire. Alcé una ceja mientras caminaba hacia ella, tendiendo la mano con la que aún aferraba la cuchilla para que pudiera posarse en ella. – Pero que … - comencé a decir mientras la lucecita revoloteaba a mi alrededor antes de emprender camino hacia uno de los sitios más rebuscados de la ciudad. La seguí, más que nada porque no parecía para nada peligrosa y no sentía maldad ninguna emanar de ella.

Cuando se detuvo frente a la puerta de un lugar barato de adivinación, ya tenía bastante claro que algo malo estaba pasando. Bufé, yendo al callejón que se encontraba al lado del mismo para entrar utilizando una escalera de incendio hasta el segundo piso. No fue difícil el ingreso, pero a penas puse un pie dentro del recinto, sabía que ya me habían notado. Ese hedor, humano pero corrupto, solo podía provenir de alguien que se había involucrado demasiado con la magia negra… Y el inconfundible olor a sangre corroboraba mis suposiciones de que se trataba de algún tipo de bruja.

Desenfundé la cuchilla restante y caminé con paso seguro por los muebles cubiertos de manteles tejidos que olía a moho y humedad. Ya, nadie normal se sentiría a gusto en un lugar como aquel. Bajé la escalera silbando, después de todo estaba en su territorio, no se podía ser discreto cuando estas parado sobre la telaraña de una gorda y vieja araña… Sonreí cuando la vi al pisar el último peldaño de la crujiente escalera de madera, observando como caían los cortinajes desde el tejo hasta el suelo… Y otra vez el inconfundible olor concentrado a muerte y sangre.

- ¿Necesitas algo querido…? – Escuché una voz antes de poder distinguir a la anciana mayor parada a mi lado, entrecubierta por las sombras y por el humo que salía de las borlas desde donde ardía en incienso. ¿Cuántos habrán caído en ese viejo truco? Ella llegó a curvar una sonrisa perturbadora antes de que la terminara atravesando con mis cuchillas, viendo su cabeza caer hasta el suelo antes de que estallara transformándose en una sustancia viscosa parecida al alquitrán… Sabía que había sido buena idea embardunar mis armas con agua bendita. Seguí silbando, bordeando aquel charco negruzco para evitar mancharme el suelo de las botas y pisoteando con un poco de asco cuando una mano surgió y trató de aferrarse a mi tobillo. Saqué la cruz de plata hueca que llevaba colgada al pecho y abriéndola vacié el contenido de agua bendita y sal allí, sonriendo con satisfacción al ver el humo acre emanar y los chillidos que llenaron todo el cuarto. Las brujas eran tan predecibles… Y siempre era sabido que nunca venían solas. Por eso no me extrañé al ver un ente repulsivo salir de una habitación contigua, arrastrando el cadáver destripado de lo que había sido la cantante del bar… Ahora ya tenía sentido porqué mi compañera había huido.

Mi expresión se endureció al ver detrás de aquel ser a la chica de cabellos blanquecinos atada con grilletes a la pared. Eso no podía significar nada bueno. El ente encapuchado chillo, mostrándome una boca con doble o triple filas de dientes y algo que se suponía que era un rostro completamente negro, sin ojos ni nariz. Me aparté con disgusto un paso, terminando pasado sobre los restos de la bruja, mientras aquella cosa se dirigía en carrera hacia mí.

Con un rápido movimiento rebané uno de sus brazos, cubriéndonos a ambos de su espesa sangre roja que tenía un olor a putrefacción avanzada… Tuve que contenerme de no vomitar mientras lo tumbada en el suelo de una patada y me posicionaba sobre él , sentándome sobre su pecho y elevando mi cuchilla en el aire, sobre su cabeza todavía encapuchada. – “Regna terrae, cantate Deo, psallite Domino, tribuite virtutem Deo. “ – comencé a recitar en un simple susurro, aumentando el volumen de mi voz a medida de que el ente comenzaba a chillar, aferrando fuertemente la cruz de mi pecho mientras aún mantenía mi cuchilla en su lugar. Era el rito para librarse de las presencias malvadas que poseían a aquel lugar, para deshacerse de todo lo que habrá invocado aquella bruja. – “Exorcizamus te, omnis immundus spiritus, omnis satanica potestas, omnis incursio infernalis adversarii, omnis legio, omnis congregatio et secta diabolica, ergo perditionis venenum propinare…” – Clavé mi cuchilla en su cuello, inmovilizándolo en el suelo mientras comenzaba a caminar por la habitación, santificándome. – “Vade, satana, inventor et magister omnis fallaciae, hostis humanae salutis… “ – continué mientras iba a la habitación conjunta, todavía oyendo los chillidos ensordecedores del ente. Aflojé los grilletes que sostenían a mi compañera contra la pared y la sacudí un poco, observando cómo iba despertando poco a poco vistos los efectos y las maldiciones desvaneciéndose. – “Humiliare sub potenti manu Dei; contremisce et effuge, invocato a nobis sancto et terribili Nomine Iesu, quem inferi tremunt.” – seguí recitando un poco más aliviado al verla bien, abrazándola a pesar de que terminé manchándola con aquella sangre espesa y putrefacta del ente.

- … “Gloria Patri…” – concluí mientras la conducía hacia la salida, sintiendo como poco a poco el lugar parecía querer derrumbarse. Prácticamente la cargué fuera hasta que estuviera lo suficientemente despierta para sostenerse por su cuenta.

- Joder… Olvidé mi cuchilla… - bufé una vez fuera, viendo con dolor como la casa se derrumbaba y dejaba un montón irreconocible de escombros y polvo. Sonreí al ver la pequeña luz volver a revolotear cerca nuestro antes de posarse sobre el hombro de la joven que acababa de sacar de lo que hasta hace pocos segundos era una casa.

Off Rol:
El ente en mi cabeza se vio algo así... http://vamosajugar.net/archivo/FF9/images/alien.jpg

La oración es la que usan en el exorcista (?) las demás sonaban demasiado extrañas y no daba xD

Y sobre editar... NO MUAHAHHA... mentira, ahora lo haré, pero no me golpees más (???)  
avatar
Aurel di Genaro
Estudiantes de Silent Soul
Estudiantes de Silent Soul

Mensajes : 116

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por sobre los tejados - Priv. Ekaterina -

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.