Ultimos Temas
Reapertura [17/8]

Reapertura del foro!
Dominio personalizado!
Nuevos personajes Cannon disponibles
Nuevas tramas y actualizaciones
Anuncios
Our Staff
Gabriel
Admin
MensajePerfil
Amethyst
Admin
MensajePerfil
Gray
Admin
MensajePerfil
El staff esta disponible por me para cualquier duda que puedan tener. Si su problema es tecnico o no es personal se les pide que por favor utilicen el subforo de dudas /quejas y sugerencias ya que su duda podria ser tambien la de otro, de esta formar redistribuimos la información y ayudamos mas a nuestros usuarios. Agradecemos su colaboración
Links rapidos
Los reconocidos
Award
Award
Award
Los mas buscados
Wanted
Wanted
Wanted
Wanted
Normas Basicas
❧ Nada de Fisicos humanos, este es un foro anime
❧ El mínimo de líneas por post es de diez completas
❧ El tamaño predeterminado para los avatares es de 180x400 ni mas ni menos
❧ El tamaño máximo para las firmas es de 500x500 y se pueden tener máximo 2 en la firma visibles, si se quieren tener más se pueden meter entre Spoiler.
❧ Solo se puede mantener un maximo de 4 cuentas

Creditos & agradecimientos
El diseño del foro fue hecho por Sylver de Glintz, agradecemos a las comunidadesde Glintz por sus maravillosos tutoriales y trucos para nuestro foro y a la comunidad de Source Code por compartir los codigos que utilizamos para nuestro querido Silent. Las imagenes son de sus respectivos autores, solo fueron retocadas y editadas por el staff para mantener la armonia del foro. La trama es una ficcion original creada por el staff, con adaptaciones de otros escritos, modificados y adaptados a la ficción para nuestros propocitos. Agradecemos especialmente a Eniozu, Frejya, y Kata por su apoyo para nuestra comunidad. Y obviamente a todos los usuarios de Silent Soul que hacen todo esto posible.Ademas queremos incluir en la lista a nuestro corrector ortografico portatil (alias Gray) por su ayuda en la redaccion y correcciones para el foro. Gracias por ayudarnos a mejorarlo
» La Pluma y la Ficción [Cambio de botón-Elite]
Sáb Nov 07, 2015 10:22 pm por  Invitado

» [Privado] El orgullo está para tragárselo.
Miér Ago 19, 2015 4:44 pm por  Inm Ebonfear

» Cry Out [Re-apertura]
Lun Ago 17, 2015 8:20 pm por  Invitado

» [Combate Privado] Encuentro Prevenido
Sáb Ago 15, 2015 1:13 pm por  Marcel Dumont

» Holas Sigue vivo el foro?
Mar Jul 21, 2015 10:07 pm por  Moira LeNoire

» Galerías Vaynese [Tema libre]
Lun Jul 20, 2015 6:25 pm por  Mila Vaynese

» Sobre cuantos personajes se pueden tener
Vie Jul 17, 2015 6:36 pm por  Asmodeus Loki Akibeel

» Other World [re-apertura] Inuyasha, Naruto y Saint Seiya (élite)
Lun Jun 22, 2015 6:29 pm por  Invitado

» Fantasy based in reality // Afiliación Elite
Lun Jun 22, 2015 1:23 am por  Invitado

» Afiliación (Élite)
Jue Jun 18, 2015 11:52 am por  Invitado


She is dying in her bed, but she don't want to sleep [pv Anmael]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

She is dying in her bed, but she don't want to sleep [pv Anmael]

Mensaje por Lucy R. Daimaou el Mar Abr 07, 2015 2:50 pm


She is dying in her bed, but she don't want to sleep
ALL I CAN SEE IS DEAD, SO I ONLY CAN BRING DEAD


Que me pasaba? Desde cuando yo me comportaba así? Acaso era una faceta de mi anterior vida que no recordaba? Probablemente, aunque cuando abriera los ojos no recordaría nada de lo que había hecho.

Si, me encantaban los riesgos, siempre estar en la cuerda floja, entre la salvación y el negro abismo que se extendía bajo mis pies sin red de salvamento, siempre buscaba experiencias nuevas y más en aquella ciudad que parecía transmitir tanta tranquilidad y seguridad.
No iba a pasara nada interesante por allí? Es que acaso solo sabíamos estudiar? Y que había de la diversión? Aquello tenía que cambiar pero ya. Pero eso era lo que quería? Que había sido de la Lucy que solo quería estar a bien con todos y complacer a su amo?

Si, me gustaba arriesgar, poner toda la carne en el asador cuando hacía algo, pero eso no quitaba que no tuviera algo de miedo al igual que excitación por sumergirme en aquellas negras aguas que veía desde la cima de la catarata en la que estaba sentado, dentro de mi imaginación.
Que debía de hacer? Saltar al vacío y entregar de lleno a aquel lago negro que parecía llamarme con fuerzas o bien quedarme para siempre sin correr riesgos sobre la caliente y seca piedra viendo mi vida pasar sin actuar?
Que debía de hacer? Que haría la verdadera Lucy? A quien de las dos le gustaba verdaderamente el riesgo? Quien era la verdadera? Pero antes de nada si quiera, había dos Lucys? Solo el tiempo lo diría...pero en aquel momento solo podía sentir como mi corazón latía con absoluta tranquilidad dejando que una suave brisa, que a saber de donde procedía, mecía con suavidad mi cabello.

Me levante, forzando a mi cuerpo a abandonar la calidad de la roca. Me puse de espaldas a la caída sin pensármelo por más tiempo y estiré mis brazos haciendo una especie de cruz dejándome caer hacia atrás como un peso muerto con los ojos abiertos como platos.
No tenía miedo, no temía nada, no tenía vértigo, quería verlo todo, grabarlo todo, retenerlo todo en mi mente, incluso el momento de mi muerte quería grabarlo a fuego en mi retina desde todas las perspectivas para poder ver una y otra vez esas experiencias vividas. Mi primer beso, mi primer amor, mi primer paso, mi primera risa, los momentos felices, los momentos tristes, cuando me partieran el corazón, todo...quería verlo todo y retenerlo en mi mente como un dragón hace con su preciado tesoro, porque si nosotros nos olvidáramos de esas pequeñas cosas, de nuestros recuerdos nos perderíamos y nunca sabríamos como volver a casa.

El viento movía con fuerza mis ropas agitándolas con rudeza por la velocidad que estaba alcanzando.
Ahora si cerré los ojos dejándome ir a lugares lejanos sintiendo como si casi pudiera volar como un pájaro, sin escoba, sin encantamientos, como si fuera un ave...el ave fénix de colores rojizas que resurgía de sus propias cenizas una vez había sido carbonizada. Que hermosa metáfora...nunca había visto ninguna pero esperaba algún día poder hacerlo, debía ser un hermoso espectáculo digno de ver si es que existían...
El aire continuaba recorriendo mi cuerpo, hinchando mis ropas acariciando mi nívea piel buscándome las cosquillas que me sacaron una enorme sonrisa.
Podía sentirme libre, era embriagador...

Abrí los ojos de golpe encontrándome a escasos centímetros del agua sumergiéndome de lleno en ella rompiendo la superficie del agua con mis manos.
La sensación de tener los ojos abiertos bajo el agua era algo desagradable y picaba un poco, pero no me importaba, quería verlo todo, grabar cada momento, todo.
Era precioso. Aquel lago negro era precioso, magnifico en su fealdad. Era pantanoso, con un montón de algas y residuos de fango con un fondo que no se podía ver por mucho que miraras. Era una oscuridad que casi hasta daba vértigo mirarla, pero estaba bien...
Ladeé mi rostro aun con los ojos clavados en ese fondo infinito y permanecí allí por unos momentos más dejando que el completo silencio me envolviera.

Volví a cerrar los ojos olvidándome de todo sumergido en la inmensidad del lago negro dejándome llevar hasta la otra orilla.

Desperté tosiendo con fuerza como si me hubiera ahogado en el lago que había dejado atrás en mi mente escupiendo algo de sangre y busqué con debilidad, en la inmensidad del día, alguien que estuviera por allí. Al parecer de nuevo el amo me había dado una paliza y ahora estaba despertando.
Los moratones se notaban en mi cara magullada y estos se seguían extendiendo por mi cuerpo. También tenia huesos rotos que se camuflaban de una manera casi perfecta bajo mis gordos ropajes. Dolía...pero al menos eso me mantenía caliente en aquella mañana de niebla de verano.
Era festivo, había poca gente a aquellas horas de la mañana y menos paseando por el cementerio. Pero estaba bien, ahora solo debía de encontrar el camino a casa y regresar. Tambaleándome. Tropezando.
Pero mis extremidades no me respondían, en aquellos momentos solo podía notar como la sangre dentro de mi cuerpo impregnaba todos mis sentidos y se esparcía lentamente por el interior de este llenándolo todo de un fuerte olor a metal y óxido.

Quería irme de allí. No quería seguir allí. Rompí a llorar.


Drink up baby, look at the stars.
I'll kiss you again, between the bars.

Lucy R. Daimaou
Ciudadanos
Ciudadanos

Mensajes : 8
Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: She is dying in her bed, but she don't want to sleep [pv Anmael]

Mensaje por Anmael el Miér Abr 15, 2015 10:05 pm

Roșu rosso ruĝa rød rot rouge lucy


No se equivocaba, era ella. Semanas atrás cuando por vez primera en esa década cruzó por su campo de visión un cúmulo de rojizos cabellos, dudó. Después de todo hacía mucho que sus caminos no se cruzaban y en medio del desorden que reinaba en esa época, producto de la ausencia de los dos entes más importantes en la jerarquía de la vida, no creyó que fuese realmente la criatura que él buscaba en su eterno vagar por el mundo. Pero bastó con observar su perfil para salir de dudas: ¡era ella! la bastarda que le había hecho sangrar tantas veces. ¿Pero qué hacía andando dócilmente por las calles de Bucarest?! ¿Dónde estaba su sed de carne y sangre?! El cuerpo era el mismo pero su esencia demoníaca parecía ya inexistente.

Por un tiempo la estuvo observando, en sigilo, lejos de su vista y comprobó, que aquello no era mas que una imitación, una inútil muñeca que se prestaba para los más sucios maltratos de un desconocido. ¿Cómo podía alguien como ella consentir tal ultraje? No. Eso no podía ser. Arrancaría de las entrañas la verdadera naturaleza de ese vampiro. Después de buscarle por tantos años, no iba a dar media vuelta.

Su dueño solía arrojarla en cualquier sitio, en ocasiones, ella misma escapaba. Pero sin importar el desenlace, al volver en sí siempre actuaba como una inútil, aceptando el trato que le daban como si ella no tuviera modo de frenar las agresiones. Que desperdicio. Pensó observando desde lejos a la menuda figura de tonos rojizos reaccionar después de una de tantas golpizas. –Hoy modificaremos la rutina.- dijo para sí abandonando la tumba que había tomado como asiento para vigilarla desde un punto ciego para la mocosa. Había adoptado su apariencia juvenil por no tener necesidad alguna de utilizar sus habilidades demoníacas, con fuerza media –superior  a la de los humanos- sería suficiente para masticar ese débil cuerpo que parecía haber olvidado su verdadero potencial.

Lo que inició con pasos despreocupados pronto se tornaron en movimientos más rápidos y firmes, hasta convertirse en una carrera a velocidad que lo delataría como no humano ante ojos mortales. Y con la carga que el correr le otorgó, se dejó ir con fiereza contra el pequeño cuerpo de su añorada peliroja. La abordó por la espalda mientras ella sollozaba como cría con una enferma sonrisa en el rostro al momento de agarrar la cabeza rojiza con la amplitud de su mano y echar todo su peso contra ella, derribándola y barriendo el suelo del cementerio con las suaves y moreteadas mejillas de la jovencita. Enredó esa misma mano en los largos cabellos para hacerse con el control de su cabeza, con saña clavó una rodilla en su espalda e inclinó el resto del cuerpo para hablarle lo más cerca posible al oído. –Por fin te encuentro, Daimaou… Sal de ahí, vamos, juguemos como en los viejos tiempos. Sangra como en ese entonces, mi querida Lucy…- Los verdes cabellos del demonio le ocultaban parcialmente el rostro, dejando a resguardo la intensa mirada con que aguardaba por la reacción de su enemigo y dejando a la vista su hambrienta sonrisa, esa por la que asomó la lengua que ansiosa fue a lamerle el oído. Quería que despertara, que resurgiera esa maldita alma que gozaba destrozar con sus propias manos y la única a la que enfrentaba con todas sus fuerzas para no convertirse él en la víctima. La misma alma que en tiempos aún más antiguos lo ayudó a sobrevivir y que lamentablemente ya no parecía recordar nada. Él había enterrado en su mas profunda oscuridad sensaciones que ese ser llegó a provocarle, una especie de sentimientos absurdos que seguro se le habían contagiado por rondar continuamente entre humanos. Basura que hasta la fecha no había encontrado forma de eliminar por completo.

Anmael
Vigilante
Vigilante

Mensajes : 5

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: She is dying in her bed, but she don't want to sleep [pv Anmael]

Mensaje por Lucy R. Daimaou el Vie Abr 17, 2015 4:17 pm


She is dying in her bed, but she don't want to sleep
ALL I CAN SEE IS DEAD, SO I ONLY CAN BRING DEAD


Jamas nadie había dicho mi nombre con tanto cariño y a la vez tanto odio. Fue una sensación extraña pero a la vez conocida. Un escalofrío recorrió de arriba a abajo mi espina dorsal haciendo que me tersa piel se pusiera de gallina. Que sensación. Mejor que el vértigo, que la adrenalina, que tirarse desde en un acantilado al vacío y gritar implosionando antes de chocar contra el suelo o romper esa película de agua. Ese agua fría que cuando te envolvía comenzaba a atrofiar todas tus articulaciones hasta que comenzabas a hundirte sin posibilidad de resurgir por culpa de las fuertes corrientes marinas que te movían como un muñeco a su voluntad.

Me hundía. Me estaba hundiendo en la oscuridad viendo pasar los rayos del sol que ni si quiera conseguían alcanzarme. Hundiéndome cada vez mas en el oscuro mar reflejado en el claro y cristalino cielo que siempre brillaba sobre mi rojiza cabellera.
Podía oírlo en mi voz, podía verlo en mis ojos, en mi forma de moverme, en mi respiración, se palpaba. Yo lo habia estado viendo desde hacía ya demasiado tiempo. Demasiados años. Podía ver como me hundía cada vez mas en ese oscuro mar esperando a que alguien me tendiera una mano y tirara de mi con fuerza para rescatarme.
Podía verme caer hacia las profundidades con los ojos bien cerrados preguntándome si alguien podría encontrarme tan abajo. No sabia a donde me dirigía, ni que iba a hacer, todos los días eran un enigma mientras esperaba que, tal vez, un rayo de luz me salvaría ilumimandome el camino. En ese momento extendería mi mano intentando aferrarme a el, pero de nuevo sería llevada por la marea preguntándome que había sido aquello que era tan cálido y deslumbrante, pues jamas había visto algo así en su oscuridad, pues en aquel lugar en el que me encontraba no llegaba la luz. Por ello ni si quiera sabia si era de día o de noche y aun así no podía dormir con tranquilidad por lo que solo me dejaba hundir a propósito perdiendo la esperanza.
Mis ropas se habían desgastado y mi sonrisa se había deformado, pero aun así me veía bella en mi gran soledad.
Quería expresar todos aquellos sentimientos que se agolpaban en mi silencioso corazón que poco a poco parecían desaparecer por mis temores que devoraban todo rastro de felicidad.
Nadie vendría a por mi. Nadie saltaría de esa oscuridad. Nadie tomaría mi mano y me gritaría que  escondía unos maravillosos colores que el mundo necesitaba, mientras que la espuma marina cantaba una canción de bendición. Nadie sacrificaría su corazón para salvar el mio.

Por ello solo escribiría una carta con todo lo que me quedaba a mi yo futuro para así recordar aquellos sentimientos y aquellas sensaciones. No quería volver a olvidar nunca mas. No quería volver a sentirme de aquella manera jamás. No sabía mi dirección, no tenía ni idea de donde estaría, pero que otro remedio me quedaba cuando ya me había rendido? Cuando ya me había autofusilando?
Ahora mismo estaba completamente hundida, era alguien que no sabia quien era, pero no podía negar que alguien había sido, pues estaba gravado a fuego en mi piel. Nadie podía comprenderlo, nadie sabia lo que había pasado, solo yo podía ver como desde un sitio lejano en el cielo Dios me apuntaba con el dedo riéndose de mi gritando que era una inútil, que me largara de su vista, que me pudriera en un agujero y que pagara por todo lo que había hecho y que no recordaba.
Solo la miseria crecía dolorosamente sobre mi.
Por estas razones le había dado la espalda al mundo y me resignaba callando todo lo que deseaba gritar. Por ello solo cantaba acallando la verdad de mis chillidos. De no hacerlo dispararía palabras mas pesadas que una bala de cañón.

Me habían hecho daño. Estaba segura de ello. Por eso, cuando pudiera, yo les devolvería el doble. Era mi turno. Secuestraría todos los sueños que había abandonado por su culpa y los cumpliría una vez terminara mi venganza. Por cada minuto que se habían burlado de mi se lo devolvería. Podríamos decir que aquello era un golpe de estado a la vida. Pero y si yo también había hecho eso?

Una vez pensé que si colocaba mis sentimientos y los estructuraba podría seguir siendo una persona normal, pero como siempre me había equivocado. Una persona como yo jamas podría hacer eso. Me sentía confinada por el miedo a las voces de las multitudes sin corazón. Pero si me paraba a pensarlo yo era la primera que había perdido ese órgano tan vital en un ser que se considerara persona. Yo había sido el principal sujeto que los había rechazado, que había huido de ellos.
Tal vez al encontrarme con el hombre que me estaba haciendo daño en aquel momento, ese que hacía que algo dentro de mi se removiera, era una señal, algo que me decía que esta era la ultima oportunidad de enmendar mi error, el último escenario, el peor.
Allí ya no quedaban soldados, ni comandos, era una batalla a la defensiva.  Yo aguantaría. Incluso si hacían pedazos mi corazón los volvería a juntar, pues era solo mio!

La vida era demasiado brillante para mi, pero aun así quería estar en ella! Ser participe en ella! Caete, colapsa, tropieza, eso solo te hará avanzar y serán tus heridas de guerra, las evidencias de que has estado vivo!

El mundo sigue girando y tienes que seguirlo!
Lucy respondeme!
Lucy!

Quien era Lucy? Yo era Lucy, pero a la vez no lo era. Lucy había sido la primera mujer que había pisado la tierra. Ni simio, ni ave, ni reptil. Humano. Quien quería ser humano en estos tiempos tan locos? Nadie. Pero que era yo? Acaso no era humana? Una humana rara. Demasiado rara. Una que siempre acababa siendo rodeada por problemas y criaturas que supuestamente no le convenían en absoluto. Como en aquella ocasión.
No obstante, y aunque fuera lo más raro de aquella situación, me daba igual lo que aquella persona pudiera estarme haciendo, solo me importaba saber quien se escondía detrás de aquella voz rasgada que me había llamado con tanta dulzura y fuerza intentando arrancarme de mi propio ser.
Esa voz...me había llamado otras veces...cuando era pequeña. Si...podía recordarlo. Aquellos hermosos y perfectos días cuando el sol lo bañaba todo.

El frio incesante de la lluvia derretía sus heridas, pero en un rincón del anaranjado cielo del crepúsculo yo le estaba observando y le sonreía calidamente tendiéndole la mano pero sanar todas aquellas punzadas que su marchito cuerpo experimentaba.
Pero ahora todo era completamente diferente. Había crecido, ambos lo habíamos hecho y antes de darnos cuenta nos habíamos convertido en dos completos desconocidos. Ahora eramos capaz de decir las mentiras mas elaboradas, esas que incluso nos creíamos.
Había experimentado ya tanto dolor que parecía que nada me importaba ya, pero el no recordar a aquella persona que tanto había querido y que ahora se difuminaba en mi mente, dolía aun más.
Cada vez que veía ese sol rojizo ocultarse tras la fina línea del horizonte hacia que las lagrimas saltaran de mis ojos resbalando por mis mejillas pedía al cielo que mantuviera a ese borrón de su imagen lejos de mi.
No podía olvidarle. No quería. Porque mirara a donde mirara todo me recordaba a él. Aunque no pudiera verle. Todo mi cuerpo estaba lleno de cicatrices dejadas por él. Cicatrices que no me dejaban seguir.
Vete! Desaparece! Borrate de mi mente! No espera! Aun podía sentir sus brazos rodeándome contra su tibio cuerpo. Apretándome con fuerza haciendo que perdiera las mías.

Intenté voltearme para verle. Pero eso me hacia daño, por lo que simplemente me resigne como de costumbre dejando mi cuerpo como un peso muerto dejándome hacer por aquellos fuertes brazos y extremidades inferiores. Era una muñeca rota que se dejaba arrastrar por la corriente.
La gran Lucy del Paleolítico estaría muy disgustada conmigo de saber que llevaba su mismo nombre. El nombre de nuestra gran heroína.
Tosí un poco de sangre a la vez que mis labios se separaron preparándose para hablar-yo...-dije en un hilo de voz casi inaudible-yo...-ni si quiera sabia que iba a decir-odio la sangre...-fue lo primero que pasó por mi mente al recordar las palabras del hombre que continuaba sujetándome en aquella postura tan incomoda que hacia chasquear mis huesos.
De nuevo el silencio se instauró en el camposanto siendo minimamente interrumpido por una corriente de viento que removió mis cabellos rojizos decorando brevemente el cielo azul-Lucy no es un demonio señor...-susurré al escuchar mi apellido del cual renegaba-Lucy es solo eso...Lucy, aunque tampoco se como sabe el nombre de Lucy...-continué con una tranquila voz.

No tenía miedo. En realidad estaba sintiendo demasiadas cosas que me hacía no sentir nada, como si mi cuerpo estuviese colapsando en ese mismo momento preparado para implosionar. Rabia, odio, amor, ternura, felicidad, tristeza, lagrimas, sonrisas, muerte, dolor, todo, nada. Así era como me sentía. A penas podía respirar de la impresión. Quien era aquel tipo. Tenía que saberlo, no podía soportarlo! Me iba a estallar el cerebro!

Mi cuerpo se movió solo y con rapidez me eche hacia atrás haciendo que su mano quedara tras su espalda bloqueandole, tirandole al suelo sentándome sobre el. Desde cuando sabia yo hacer eso!? Por el amor de Dios, cuando había aprendido eso?
Rápidamente lo solté asustada de mi mismo y me aparté unos pasos hacia atrás haciendo una reverencia-lo siento muchísimo! Por favor no se lo diga a mi amo!-ahora el miedo se apoderaba de mi volviéndome a dejar en el punto de inicio. No obstante mi curiosa mirada no pudo contenerse y se elevó hasta el rostro contrario haciendo que mi rostro se desencajara.
Quien era ese tipo? Yo le conocía estaba segura de eso! Lucy jamás olvidaba una cara!
Por lo que rápidamente, olvidando el ataque gratuito que me había proporcionado antes, me aventuré a preguntar-no-nos.... conocemos?-la voz me temblaba un poco, ya que aunque mi mente lo hubiese casi borrado mi cuerpo seguía recordando.

Porque me dolía el pecho de aquella manera al ver aquellos ojos amarillos como los míos? Porque me temblaban las piernas que continuaban sangrando de las heridas? Porque mi cabeza vibraba como si fuera a reventar queriendo salirse de mi? Porque mis ojos tintineaban de aquella manera igual que cuando alguien se emociona al ver a alguien que ha esperado por mucho tiempo? Porque parecía que mi dormido corazón despertaba de un gran y profundo sueño? Porque aquel muchacho? Quien era?

Sin pensármelo dos veces me acerqué. Cojeando. Tropezando. Cayendo. Torpemente agarrando a su chaqueta. Elevé mi mirada posandola en la contraria-tu...-susurré-quien eres para Lucy?-mis ojos se llenaron de lagrimas-quien es Lucy!?-exclamé con fuerza totalmente confundida por él a la vez que las lagrimas saltaban de mis ojos desbordándose por mis mejillas a la vez que escondía mi rostro en el pecho de él.
Un llanto incontrolable. Una chica inestable.
Por un momento sentí como mis labios temblaron dando paso a una sonrisa macabra que volvió a desdibujar de inmediato.
Jamás me había sentido así...desde hacía mucho tiempo.



Bailar con la muerte no es buen plan,
yo prefiero que me mates tu a bailar.

Lucy R. Daimaou
Ciudadanos
Ciudadanos

Mensajes : 8
Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: She is dying in her bed, but she don't want to sleep [pv Anmael]

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 10:57 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.